Observatorio Internacional | ¿Ganamos o perdemos con la reforma energética?

A partir de la propuesta de la reforma energética, Susana Chacón analiza puntualmente la importancia del cumplimiento de los compromisos globales relacionados con el T-MEC, el TIPAT, el Acuerdo con la Unión Europea y el Acuerdo de París en materia de medio ambiente y cambio climático.

Texto de 28/10/21

A partir de la propuesta de la reforma energética, Susana Chacón analiza puntualmente la importancia del cumplimiento de los compromisos globales relacionados con el T-MEC, el TIPAT, el Acuerdo con la Unión Europea y el Acuerdo de París en materia de medio ambiente y cambio climático.

Al iniciar el sexenio de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), se aprobaron los cambios de las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y se aceptó mantener el nuevo marco institucional trilateral que se presenta en el nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC). Su gobierno comienza no sólo con los compromisos y responsabilidades implicadas con sus socios en América del Norte —Estados Unidos y Canadá—, sino también ratificando sus compromisos internacionales con el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TIPAT), el Acuerdo con la Unión Europea y el Acuerdo de París en materia de medio ambiente y cambio climático. Con la participación de México en el mundo se aseguraron los mecanismos que favorecerían el desarrollo futuro de México y la presencia de la administración de AMLO en el cumplimiento de sus compromisos internacionales. En este documento no se busca estudiar ni comentar la propuesta del Ejecutivo Federal, dado que eso ya se ha hecho en otros foros. Me interesa rescatar los elementos implicados en la importancia de cumplir o no con los compromisos globales y destacar cómo un incumplimiento afectaría el desarrollo del país y de los mexicanos. La dinámica global busca encaminar al sector energético hacia el uso de energías limpias y desarrollo sustentable para contrarrestar el cambio climático. México consideró importante entrar en esa dinámica ya que no sólo favorece su desarrollo, sino que lo posiciona internacionalmente con una mirada de futuro. El inicio de la administración de AMLO comenzó coincidiendo con este planteamiento. Nos encontramos ante la posibilidad de retomarlo sin perder nuestros beneficios futuros. Los compromisos conllevan resultados de mediano y largo plazo que, en algunos casos, no se ven en lo inmediato. Es importante para los ciudadanos mexicanos mantener una visión del presente sin descuidar el futuro.

Lo anterior es sustancial dado que:

A) Al plantear objetivos comunes en materia energética, tanto con los países de América del Norte como con nuestros aliados internacionales, se busca encontrar reciprocidad en situaciones en que los países tienen diferentes niveles de desarrollo, pero al momento de satisfacer estos objetivos comunes los beneficios serán para todos, en forma proporcional.

B) Al contar con acuerdos e instituciones internacionales, se fomenta un ambiente de certidumbre que facilita el entendimiento entre los países. Lo anterior es necesario para México: es la forma de asegurar inversiones que fomenten el desarrollo del país, no sólo ahora sino en el mediano y largo plazos. Los países miembros de un acuerdo están sujetos a obligaciones similares, pero cuentan también con los mismos derechos.

C) El desarrollo de México se ve favorecido por su participación con sus aliados estratégicos no sólo en materia de integración regional, sino también para ser uno de los actores de mayor competitividad a nivel global. Lo anterior asegura a los mexicanos —ya que existen reglas claras— que los niveles de bienestar de la sociedad sean cada vez mejores. Al participar en la dinámica internacional, mejoramos la vida de los mexicanos.

“El desarrollo de México se ve favorecido por su participación con sus aliados estratégicos no sólo en materia de integración regional, sino también para ser uno de los actores de mayor competitividad a nivel global”.

Ahora bien, ¿cuáles son los beneficios, en materia energética, al mantener nuestros compromisos internacionales, particularmente en el marco del T-MEC?

  1. La abundancia energética es una de las principales ventajas comparativas de América del Norte para su desarrollo regional. 
  2. Contar con energía competitiva es el principal incentivo, para que productos intensivos en energéticos sean producidos en la región y para todo el mundo.
  3. La integración energética regional permite el crecimiento y la colaboración para la inversión y el desarrollo de tecnologías limpias y renovables que nos ayuden a cumplir con los intereses internacionales. 
  4. En nuestro quehacer cotidiano, contar con energía competitiva y limpia asegura el respeto de los derechos y garantías de los mexicanos a un medio ambiente sano, a la salud y al acceso de un desarrollo sustentable que incremente su bienestar.

“Al reducir el acceso al uso de energías limpias y al favorecer el uso del combustóleo y carbón, los mexicanos pagarán costos mucho mayores en los diferentes productos”.

Con la propuesta del Ejecutivo Federal de reforma constitucional en materia energética, ¿qué pierde México al cambiar las reglas del juego e incumplir con sus compromisos internacionales en materia energética?

  1. Al reducir el acceso al uso de energías limpias y al favorecer el uso del combustóleo y carbón, los mexicanos pagarán costos mucho mayores en los diferentes productos.
  2. Utilizar energéticos fósiles en la generación eléctrica ocasionará impactos nocivos para la salud de los mexicanos.
  3. México necesita urgentemente inversión para fomentar el desarrollo del país. Al cambiar las reglas, la inversión nueva no sólo no llega, sino que la existente se irá a países que les aseguren el acceso a energías limpias para cumplir con los estándares internacionales.
  4. Los inversionistas buscarán aliados, en otros países, que respeten los Certificados de Energía Limpia (CEL), ya que incentivan la producción de energía renovable a la escala que exigen los compromisos climáticos. 
  5. Los países que no cumplan con los compromisos internacionales en materia de cambio climático y de uso de energías limpias, recibirán multas y demandas no sólo por parte de los gobiernos que sí cumplen, sino también de empresas e inversionistas que se vean afectados. Esto sería negativo para el desarrollo del país, dado que el número de demandas será muy alto. El costo inmediato posiblemente no será para el gobierno actual, sino para las nuevas generaciones de jóvenes que se verán comprometidas a pagar durante las próximas décadas las consecuencias de las decisiones que hoy se tomen. El bienestar de los mexicanos se ve afectado directamente.
  6. Se detendrá la construcción de infraestructura para el transporte de energéticos. Es decir, la interconexión transfronteriza de ductos, líneas de transmisión, ferrocarriles, autotransporte de carga y comercio marítimo para el transporte de energéticos y derivados, se verá afectada revirtiendo el desarrollo alcanzado hasta ahora. En un mundo con un dinamismo como el actual, frenar el desarrollo de infraestructura compromete también el beneficio para las nuevas generaciones.
  7. Al incumplir con los compromisos internacionales, México corre el riesgo de llegar en rezago y aislamiento frente a una nueva configuración de políticas públicas y flujos de inversión, por lo que se puede frenar el rumbo de la transición energética del país en lugar de profundizar la búsqueda del desarrollo aprovechando su inserción internacional.

“El sector energético mexicano ha sido, es y será por largo tiempo el motor de desarrollo del país. Las decisiones que hoy se tomen, marcarán el rumbo futuro de México y de su participación internacional”.

Dado lo anterior, urge que la sociedad mexicana y sus representantes en la Cámara de Diputados y en el Senado consideren los puntos mencionados con el fin de obtener los mejores resultados para el país. El sector energético mexicano ha sido, es y será por largo tiempo el motor de desarrollo del país. Las decisiones que hoy se tomen, marcarán el rumbo futuro de México y de su participación internacional. Estamos a tiempo de hacer los ajustes requeridos y de retomar el camino global para bien del desarrollo nacional. EP

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER

Relacionadas

DOPSA, S.A. DE C.V
T.  56 58 23 26 / 55 54 66 08 /
56 59 83 60

Morelos 23,
Del Carmen,
Coyoacán,
04100,
Ciudad de México