Boca de lobo: La agenda la dicta el Comandante Borolas

Boca de lobo es el blog de Aníbal Santiago y forma parte de los Blogs EP

Texto de 16/10/19

Boca de lobo es el blog de Aníbal Santiago y forma parte de los Blogs EP

“Me estoy muriendo”, gime el agente en su estertor, empujada su voz por el soplo final de sus pulmones, y luego oímos, entre ruegos de auxilio de su compañero, un “ahhh, ahhh” extirpado desde las entrañas por quién sabe qué inconmensurable dolor.

No vemos nada, pero imaginamos el cuerpo desangrado de un moribundo en Aguililla, no lejos de aquí. Al lado del agonizante, el grito estéril de su colega: “K8, K8, compañeros lesionados, K8, K8, de volada por favor, dense prisa”. Del K8 no hay nada, ni un susurro, solo silencio mortuorio. Si nadie responde, menos aún alguien se dará prisa para defenderlos ni devolver vida a los retazos de carne.

El lunes oíamos la transmisión de ese “K8” descargado por gargantas de policías michoacanos que osaron entrar en tierra del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y pensaba: aunque no tengamos idea de qué se trata ese K8, ese inútil clamor, es el mismo que descargamos los mexicanos desde hace 13 años. Nuestro K8 es la súplica al gobierno para que invierta la realidad con estrategias nuevas, inteligencia y paz, no con plomo que multiplica plomo.

No nos responden: como el convoy de cinco patrullas que dejó en Michoacán 14 muertos (y al parecer siete levantados), solo oímos “estamos recabando pruebas, se harán las investigaciones pertinentes, lamentamos los hechos, que las mamás cuiden a sus hijos” o el insultante “hemos logrado un punto de inflexión en la violencia” del secretario de Seguridad en horas de la masacre. O sea, oímos nada. O sí, oímos “Nos tumbaron a todos casi, güey, a todos los conocidos. Entre ellos está Caín, está Ever, está el comandante Sergio Reynel. Hasta ahora van 14 que hemos encontrado”, como se filtró en otra grabación.

La emboscada de Aguililla a los policías estatales nos dio audios espeluznantes. Y también nos dio un microcosmos de todo lo que se hace mal en esta guerra de Calderón que AMLO prosigue.

Los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán fueron enviados a un operativo porque era mandato de un juez, y solo por eso, como si no debiera mediar la prudencia, “¡aviéntense, valientes!”. Así les fue: la labor de inteligencia de la 4T es fina como la del Comandante Borolas.

—Vayan y agárrenlos, lo ordena un juez.

—Sí, Comandante Borolas. ¿No necesitaremos la ayuda de la Guardia Nacional?

—No sean negativos. Cualquier problema solo pidan K8 y vamos a ayudarlos.

Los sobrevivientes regresan a la comandancia:

—¿Y los otros?

—Nos mataron 14, Comandante Borolas.

—Ah, bola de pend…

Ese pudo ser el diálogo inicial y final del operativo torpe y criminal, que en realidad fue un suicidio.

“El hijo de tu puta madre de tu regional, para qué nos mandó hasta acá si no viene el güey. Se les pide K8 y ningún hijo de su puta madre nos contestó”, fue otro de los audios, este sí de verdad.

El CJNG dejó en uno de los parabrisas de los vehículos en cenizas una cartulina roja fluorescente con este mensaje: “A todos los policías michoacanos lacras que apoyen a los templarios viagras, trollanos y chocomiles de Tepeque se los cargará la verga. Att CJNG”.

¿Sabrá AMLO que sólo en una pequeña porción de Michoacán, solo en un fragmento de uno de los 32 estados, se disputan el poder tantos grupos delictivos como CJNG, viagras, trollanos y chocomiles? ¿Tiene una somera idea de cómo aniquilar esa encrucijada de la delincuencia organizada que este año suma casi 25 mil asesinados?

Si votaste esperanzado de que encararía el drama del narco con ideas distintas, acaso que al menos legalizaría la mariguana, el presidente lo aclaró hace días: “no está en nuestra agenda”. Sí está continuar la guerra con una Guardia Nacional que ni siquiera atina a actuar donde debe, o con policías estatales mandados cruelmente al patíbulo.

Aguililla probó que la agenda del gobierno contra el crimen es armas, caos, improvisación e ignorancia, la misma que hace 13 años dictó su peor enemigo, del que tanto se mofa, el vergonzoso Comandante Borolas. Otra vez gritamos, K8. EP

DOPSA, S.A. DE C.V
T.  56 58 23 26 / 55 54 66 08 /
56 59 83 60

Dulce Olivia 71,
Villa Coyoacán,
Coyoacán,
04000,
Ciudad de México