Humedales: guerreros contra el cambio climático

Le preguntamos a nuestro biólogo de cabecera qué son los humedales y por qué importan. Para entender qué pasa en Xochimilco con la construcción de un puente vehicular y qué es lo que ha pasado con humedales a lo largo de todo el país, es importante primero conocerlos y entenderlos. La única forma que tenemos de contar con un ambiente más saludable es cuidando y conservando el entorno de la mejor manera posible.

Texto de 14/09/20

Le preguntamos a nuestro biólogo de cabecera qué son los humedales y por qué importan. Para entender qué pasa en Xochimilco con la construcción de un puente vehicular y qué es lo que ha pasado con humedales a lo largo de todo el país, es importante primero conocerlos y entenderlos. La única forma que tenemos de contar con un ambiente más saludable es cuidando y conservando el entorno de la mejor manera posible.

¿Qué es un humedal?, ¿hay de distintos tipos?

Cuando hablamos de un humedal nos referimos a un ecosistema donde el agua siempre será el elemento protagónico. En estos ecosistemas, el agua puede inundar el suelo hasta los dos metros (o hasta seis en humedales marinos) o estar justo por debajo, cerca de la superficie. Se trata de sistemas intermedios entre los terrestres y acuáticos.

Otro aspecto importante de los humedales son las plantas que en él habitan (base de cualquier ecosistema), ya que deben tolerar la inundación. Hablamos de nenúfares, tulares, sauces o plantas subacuáticas, entre otros. ¿Has escuchado que alguien dice que sus plantas se ahogaron porque las regaron demasiado? Bueno, esto ocurre porque las plantas respiran a través de sus raíces para absorber algunos nutrientes; bajo el agua, hay menos oxígeno disponible, así que las plantas acuáticas o semiacuáticas tienen modificaciones para sobrevivir. Por ejemplo, varias hierbas “bombean” el aire desde sus hojas hasta abajo o tienen raíces áreas que les sirven como esnórqueles para respirar, como los mangles. 

Al decir que son ecosistemas intermedios entre terrestres y acuáticos, hablamos de que una amplia variedad que van desde las zonas árticas hasta los tropicales. Los podemos encontrar marinos (como los arrecifes), estuarinos (que están donde se mezcla el agua dulce y salada, como los manglares) y continentales, como aquellos que están en los bordes de los ríos, lagos o pantanos (pueden ser lacustres, en lagos, o palustres, cuya entrada de agua es únicamente dulce). Finalmente, todos pueden ser temporales —es decir, sólo durante una época se inundarán— o permanentes. 

¿Cuál es la importancia ambiental de los humedales?

Los humedales son ecosistemas altamente productivos: las plantas tienen el agua a su disposición, por lo que generalmente los suelos en los que están son ricos en nutrientes; esto provoca que crezcan rápidamente y generen alimento para todos. Por eso son fuentes de vida donde muchas especies hallarán hogar, refugio y alimento, incluidos nosotros. Un ejemplo claro son los arrozales, de los que obtenemos el arroz, aunque hay otros donde se crían diversos peces y crustáceos. Se estima que una hectárea de manglar contribuye con 37, 500 dólares anuales a la industria pesquera

Los humedales también tienen otras funciones: sirven como barreras físicas frente a fenómenos naturales, ya que funcionan como recipientes que contendrán el agua y evitarán inundaciones en otras zonas; además, las plantas que habitan el humedal, como los árboles, detendrán la fuerza del oleaje y el viento, lo que ayuda a prevenir no sólo la erosión de ese ecosistema y otros aledaños, sino incluso las muertes humanas. También le dan más tiempo al agua para que penetre el suelo y llegue a los mantos freáticos, en vez de que se escurra por la superficie y se evapore o se vaya al mar. Se les llama “riñones naturales”, ya que filtran y limpian el agua que consumimos de contaminantes orgánicos (también el agua que consumimos). 

Por otro lado, se destaca su trabajo como sumideros de carbón. Ya dijimos que en estos sistemas hay mucha producción vegetal y, por lo tanto, mucha fotosíntesis; es decir, las plantas del humedal transforman el dióxido de carbono en oxígeno. También reciben material orgánico de otros ecosistemas y lo retienen allí, principalmente en el suelo. Se puede decir que secuestran el dióxido de carbono (gas de efecto invernadero) incluso más que cualquier otro ecosistema terrestre o acuático, convirtiéndose en nuestros grandes aliados para enfrentar el cambio climático.  

“Los humedales son ecosistemas altamente productivos: las plantas tienen el agua a su disposición, por lo que generalmente los suelos en los que están son ricos en nutrientes; esto provoca que crezcan rápidamente y generen alimento para todos.”

¿Tienen relevancia para México? 

Nuestro país ocupa el segundo lugar a nivel mundial con mayor número de humedales de importancia internacional, los cuales son reconocidos por la Convención RAMSAR, un acuerdo internacional para la protección de los humedales por ser el hábitat de especies amenazadas, así como por su importancia ecosistémica y cultural. Están distribuidos a lo largo de las zonas costeras y continentales de nuestro país, algunos de ellos son el Lago de Chapala, Parque Nacional Cabo Pulmo y el Sistema Lacustre Ejidos de Xochimilco y San Gregorio Atlapulco, el cual destaca por ser de los pocos humedales que quedan en el Valle de México y su función ecosistémica es vital para esa zona del país. 

¿Qué especies se encuentran en los humedales?

Se encuentra una gran diversidad de aves acuáticas, reptiles, anfibios, peces, insectos y plantas que están adaptados para vivir en el agua. Algunos de ellos se encuentran en peligro de extinción como el ajolote (Ambistoma mexicanun, endémico de Xochimilco), la ninfa mexicana (Nymphaea mexicana) y la culebra listonada (Thamnophis scaliger), los tres habitantes del humedal xochimilca. 

¿Qué pasa si desaparece un humedal?

Al perder un humedal, no sólo desaparece el hogar de diversas especies y sus funciones ecosistémicas. También se pierde todo el trabajo que ya había hecho ese ecosistema, como el carbono secuestrado. Hay que imaginar todos los años que el ecosistema estuvo “robando” y almacenando carbono para que de pronto, de sopetón, desaparezca y todos esos gases regresen a la atmósfera. Alterar o perder un humedal aceleraría el cambio climático. 

¿Cuáles son los principales riesgos para los humedales?

Se estima que desde 1900 se han perdido el 64% de los humedales del planeta, esto ocurre porque muchas veces son poco valorados ya que se perciben como sitios baldíos, con olores desagradables (por el intercambio de gases, por ejemplo) y sitios que deben ser drenados para ser usados con otros fines. Por lo tanto, el cambio de uso de suelo para actividades agrícolas, ganaderas y desarrollo de infraestructuras son grandes amenazas. 

¿Cómo podemos proteger a los humedales?, ¿cuál es el beneficio de protegerlos?

Nosotros como sociedad civil debemos levantar la voz por estos ecosistemas ya que no sólo son el hogar de diversas especies, sino que cumplen funciones irremplazables que garantizan nuestra vida en el planeta. Son fuente de alimento, barrera contra fenómenos naturales, filtro natural del agua y nuestros guerreros para mitigar el cambio climático. 

Debemos ser participativos e identificar los humedales que se encuentren cerca de nuestra ciudad. Nosotros podemos ser los defensores de esos valiosos ecosistemas:  empecemos por los que tengamos más cerca. EP

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER

Relacionadas

DOPSA, S.A. DE C.V
T.  56 58 23 26 / 55 54 66 08 /
56 59 83 60

Dulce Olivia 71,
Villa Coyoacán,
Coyoacán,
04000,
Ciudad de México