Friday, 22 May 2015
Artículos relacionados
Oportunidades
Blog | Norteando | Patrick Corcoran | 10.08.2011 | 0 Comentarios

PatrickCorcoran

Aunque Coneval dice que el aumento en el presupuesto del programa se ha dado “sin sustento”, una nueva investigación sobre los impactos de Oportunidades ofrece más evidencia de los beneficios del famoso programa. Muchos reportes previos ya habían demostrado que Oportunidades, anteriormente llamado Progresa, puede tener un fuerte impacto inmediato en la vida de los jóvenes inscritos, pero debido a la corta vida del programa (empezó durante la administración de Zedillo), no hubo mucho estudio de los efectos a largo plazo.

La nueva investigación, llamada “Do Conditional Cash Transfers for Schooling Generate Lasting Benefits?”, de Jere R. Behrman, Susan W. Parker, y Petra E. Todd, economistas de la Universidad de Pennsylvania en caso de Behrman y Todd, y del CIDE en caso de Parker, mide los resultados para los inscritos en el programa cinco años y medio después de que salgan, en cuanto a la educación y la vida laboral de los niños y niñas anteriormente inscritos.

Los resultados arrojados por el estudio son bastante positivos. Los inscritos se dividen en varias categorías, según el tiempo que estuvieron en el programa (un año y medio o cinco años) y la trayectoria académica que ya llevaron al inscribirse. En casi todos los casos, los jóvenes que pasaron por Oportunidades pasan más años en la escuela, y es menos probable que acaben trabajando en la agricultura, cosa que los autores interpretan como signo de una mejoría en la calidad de vida.

Lo fuerte de la relación varía entre categorías distintas, y no son cien por ciento significativas. (Por ejemplo, estar en Oportunidades no demuestra el mismo beneficio para un grupo de niñas que entraron al programa con menos que tres años de escuela en 1997.) Pero en el estudio más comprensivo de Oportunidades, los impactos son contundentemente positivos.

Los autores también ofrecen un análisis de costo-beneficio, para ver si los beneficios superan el precio de Oportunidades. Aquí también los autores están bastante positivos, escribiendo que “los beneficios del programa son muchas veces más grandes que los costos en casi toda circunstancia…” Y eso es sin tomar en cuenta los beneficios sociales de tener jóvenes más sanos y con mayor nivel de educación, que recae en el sistema de seguro social y hasta la seguridad pública.

Lo que no queda claro es si los niños de Oportunidades tendrán ventajas a lo largo de su vida profesional, es decir, las ventajas que se les da a los inscritos perduran por plazos más largos. Otra manera de ver el asunto es si los inscritos disfrutan unos años más productivos, o si realmente marca un cambio en la ruta de sus vida. Esos datos nos darán una mayor idea sobre las posibilidades y los limites de Oportunidades. Eso se sabrá hasta unas décadas más.

Pero hay mucha causa por optimismo respecto a este programa. Una de las grandes observaciones sobre la ayuda social de William Easterly, uno de los economistas que más critica la asistencia anti-pobreza, es que todos somos criaturas de incentivos. Hacemos las elecciones que hacemos, tomamos las decisiones que tomamos, por el incentivo que percibimos. En el ejemplo más sencillo, trabajamos para tener el pago cada quincena. Evitamos pleitos porque nos disgusta recibir trancazos.

En cambio, las políticas públicas que ignoran o distorsionan los incentivos típicamente fracasan. Para los países pobres, la asistencia proporcionada por el simple hecho de ser pobre distorsiona los incentivos, porque premia la misma pobreza que busca erradicar. Además, suele generar intereses fácticos que dependen de la ayuda internacional continua –es decir, la pobreza– les beneficia: los gobiernos corruptos, los ONG, etcétera. Así que no es solamente que fracasan en sus pretensiones de ayudar a los pobres, pero muchos programas generan otros impactos perniciosos más allá que el fracaso, que imponen nuevas barreras para la prosperidad.

Lo que me gusta de Oportunidades es que no tuerce los incentivos que llevan a la gente hacia el éxito. Premia la educación y la salud, cosas que a nivel personal son fundamentales para la prosperidad. Oportunidades es una sola herramienta en la lucha contra pobreza, y por más bueno que sea, no sustituye una economía robusta. Sin embargo, todo parece indicar que es de los programas más eficaces que se han implementado.

Dejar un comentario



A setenta años del fin de la Segunda Guerra Mundial
La semana antepasada, en varias capitales de todo el mundo, se realizaron eventos para festejar el 70º aniversario del fin de la fase europea de la Segunda Guerra Mundial (la guerra del Pacífico tenía que esperar unos meses más). Los festejos marcaron lo que quizá sigue siendo el esfuerzo colectivo más monumental de la historia […]
Estados Unidos y América Latina: una relación ambivalente
Desde siempre, la percepción de la relación entre Estados Unidos y sus vecinos latinoamericanos ha sido en cierto grado ambivalente. Por un lado, las quejas de una falta de interés de Washington en su propio vecindario son, y siempre han sido, un montón. Las columnas de Andrés Oppenheimer son un ejemplo prominente y representativo, pero […]
Las elecciones en puerta y la falta de confianza en la democracia
Mientras los comicios de medio sexenio se acercan, muchos analistas y comentaristas han dedicado unas palabras a un tema de interés eterno: la desilusión popular con la democracia mexicana. Hay muchas causas recientes de esta sensación generalizada: los estudiantes de Iguala, la casita de Angélica Rivera, la masacre en Tlatlaya y los helicópteros de David […]
La Guerra Fría ya terminó
Durante más de medio siglo, la división básica entre los países del hemisferio Occidental, por lo menos en términos de política exterior, ha sido: los cubanos por un lado y los gringos por otro. Claro, es un poco simplista, ya que había países (el más prominente siendo México bajo los gobiernos del PRI) que tejía […]
Acuerdo con Irán
El pasado jueves, si usted vive en una zona de Manhattan, Washington, Londres o Tel Aviv (entre otras ciudades), quizá notó un sonido medio raro, como una gran estampida de elefantes, inmediatamente después del anuncio del acuerdo nuclear entre Irán y los poderes de Occidente. Eso fue el apuro colectivo de miles y miles de […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (125.697)
...

La distribución del ingreso en México (40.218)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (31.828)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (23.689)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria? (18.464)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Indicadores económicos de México febrero 2015
INEGI y Camacro

Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos