Observatorio Internacional | Voces de Cuba

Durante los últimos días, las protestas en Cuba han estado presentes en los medios internacionales. Susana Chacón brinda una visión de la situación actual y las implicaciones del movimiento encabezado por los jóvenes cubanos.

Texto de 21/07/21

Durante los últimos días, las protestas en Cuba han estado presentes en los medios internacionales. Susana Chacón brinda una visión de la situación actual y las implicaciones del movimiento encabezado por los jóvenes cubanos.

El 11 de julio Cuba tomó al mundo por sorpresa. Fuimos testigos de un sinnúmero de marchas en diferentes ciudades que no se limitaron al malecón de La Habana y se extendieron por toda la Isla. Fue un despertar de la sociedad civil que dejó atrás el miedo a la represión del régimen y salió con un grito desesperado para exigir libertad, respeto a sus derechos, contar con sustento suficiente de alimentos y medicinas. Los jóvenes, en especial, se saben muy lejanos a Fidel y Raúl Castro; no responden, como los viejos, a seguir con ideologías ni culto hacia sus personas. Al actual mandatario, Miguel Díaz-Canel no sólo no le tienen respeto, sino que lo consideran un muy mal gobernante. La sociedad cubana demostró que la dictadura y el totalitarismo no corresponden a sus necesidades, como sucedió en las tres generaciones de atrás.

Los nuevos cubanos se mueven en un mundo digital que les ha ofrecido conocer realidades muy distintas a la propia y que les permite contar con expectativas de libertad que históricamente les ha negado el régimen. Aprovecho este espacio para compartirles una experiencia que, en 2017, un grupo de Asociados del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (COMEXI) vivimos en Cuba. En una estancia de trabajo, conocimos la forma en que periodistas independientes, blogueros, organismos no gubernamentales, académicos y jóvenes empresarios, buscaban espacios para dar a conocer la realidad cubana al mundo y trataban de salir adelante por medios muy distintos a las restricciones estatales.

El programa COMEXI-Voces de Cuba construyó espacios de diálogo en más de 50 sesiones en México con estos jóvenes con el fin de escucharlos, conocer sus objetivos y limitaciones, y buscar puentes que permitieran favorecer una transición política, económica y social de la Isla hacia nuevas perspectivas. El programa concluyó con nuestro viaje a La Habana. Permítanme retomar algunas de las vivencias de aquella estancia que, sin duda, ayudan a entender lo que ha sucedido estas últimas semanas.

“…desde hace menos de una década, la sociedad ha estado en búsqueda de medios alternativos de expresión que no se limiten a los gubernamentales”.

En Cuba, existen en especial tres periódicos que son los más importantes y que expresan las notas oficiales de la nomenclatura, pero que no reflejan lo que realmente sucede. El Granma, el diario Juventud Rebelde y el periódico Trabajadores. Para los periodistas independientes, como bien sabemos, en Cuba el derecho a la libertad de expresión no está garantizado y el acceso a la información es muy acotado. Los tres medios mencionados son impresos, ahora también digitales, y llegan a los lugares más recónditos de la Isla. El discurso oficial tiene un alcance en toda la población, lo que no sucede con otros medios. 

Formalmente para ejercer el periodismo en la Isla, se debe ser parte de la Unión de Periodistas Cubanos y trabajar para los medios estatales aceptados. No obstante, desde hace menos de una década, la sociedad ha estado en búsqueda de medios alternativos de expresión que no se limiten a los gubernamentales. De ahí que los jóvenes hayan logrado tener acceso a medios digitales y a un internet que, a pesar de ser muy costoso y no ser abierto sino bastante controlado, les ha ofrecido ventanas de diálogo hacia afuera. Aunque desde los años noventa hay internet en la Isla, la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA) abrió su acceso al público a partir de 2013.

El internet está regulado por la Ley de Seguridad de la Información, que no permite que llegue a los domicilios particulares, por lo que tiene que ser utilizado en centros educativos, lugares de trabajo y otras instancias públicas donde las capacidades tecnológicas son escasas y controladas por la verificación estatal. En este escenario, los periodistas independientes han tenido el interés de promover el debate nacional de una manera distinta y evitando la confrontación. Saben que es importante proponer temas y alternativas en forma positiva para evitar ser silenciados por el régimen. Su compromiso es con la población y buscan ofrecerle mejores formas de vida.

“Después de haber hecho una labor de varios años, en la que se nota que cada vez tienen menos miedo de expresar lo que viven a pesar de las represalias, lograron un impacto que posiblemente sea el comienzo de un modelo diferente, ajeno a la dictadura”.

Con la llegada de Díaz-Canel en 2018, se ofreció internet para todos, incluido en los móviles, cosa que no se ha cumplido. Sin embargo, el espacio digital les ha dado a los independientes alcances inexistentes tan sólo una década atrás. A pesar de las presiones y amenazas del régimen, han encontrado que sus voces se escuchen. Es de esta manera que se explican las marchas multitudinarias del pasado 11 de julio. Las redes sociales y los medios digitales fueron clave para que la gente saliera a las calles. Después de haber hecho una labor de varios años, en la que se nota que cada vez tienen menos miedo de expresar lo que viven a pesar de las represalias, lograron un impacto que posiblemente sea el comienzo de un modelo diferente, ajeno a la dictadura. 

Fueron los medios independientes los que realmente han movido a la sociedad. Entre los más importantes está elTOQUE, que es una plataforma que reúne a jóvenes periodistas, blogueros y productores multimedia cubanos; al contar historias con protagonistas de la Isla, en formato online y offline, al ser breves, rigurosos y creativos llegan a un público amplio dentro y fuera de Cuba. Este medio cuenta con recursos económicos de Holanda que le ha permitido sobrevivir y expandirse. El Estornudo es una revista independiente de periodismo narrativo que tiene vínculos, comunicación y retroalimentación con actores y medios del exterior. El periódico digital 14yMedio se fundó en 2014 con la intención de informar a la sociedad cubana sobre diferentes noticias. Por su parte, El Diario de Cuba contiene artículos y noticias sobre Cuba y el mundo; su sede está en Madrid, pero tiene una oficina en La Habana.

Internet sin conexión es una de las formas como trabajan los periodistas y blogueros independientes. Dado que deben aprovechar el poco tiempo de acceso a internet, lo que hacen es guardar en una USB toda la información que descargan, así como los diálogos escritos con sus lectores, además de los nuevos textos que van a publicar. Esto lo hacen en tiempos muy cortos. Ya en sus computadoras personales, sin internet, retoman la información que descargaron y contestan a sus lectores; guardan eso en la USB para igualmente subir a la red los nuevos datos, respuestas-diálogos y textos en plazos muy reducidos.

“Es importante apoyar estos esfuerzos: realmente son los que expresan lo que sucede en lo cotidiano y permite apreciar las carencias vividas diariamente”.

Aunque el acceso a internet es todavía muy bajo en la sociedad cubana, el movimiento que comenzó en 2013 es cada vez mayor y no va a parar. Es un hecho que la población necesita de apoyos del exterior para que la cobertura sea más amplia y se facilite una transición pacífica. Si bien cuentan con apoyos de Holanda, Lituania, Estonia y Finlandia, no es suficiente dado que el proceso de cambio no será inmediato. Se dará en un mediano y largo plazos en los que es cada vez más evidente que las nuevas generaciones buscan un modelo distinto al de los hermanos Castro. Para ellos, el principal boicot es el que les impone el régimen y no lo que viene de afuera. A diferencia de sus padres y abuelos, no se identifican con la dictadura y el acceso a medios digitales les ha abierto expectativas y fronteras muy distintas. Los medios independientes han permitido un diálogo y comunicación directos no sólo entre los mismos cubanos, sino con el exterior. Es importante apoyar estos esfuerzos: realmente son los que expresan lo que sucede en lo cotidiano y permite apreciar las carencias vividas diariamente.

En estas dos últimas semanas, el presidente Biden ha hablado de armar un plan de apoyo en el que no sólo se renueve el flujo de remesas a la Isla, sino que se promueva un programa en el que desde EUA, posiblemente vía satélite, se facilite el acceso a internet a los cubanos. Con esto se abriría una oportunidad para que, aunque lento, el cambio interno se dé por otros medios.

En la actualidad existe todavía un problema de choque generacional en el que la élite gubernamental tradicional no está dispuesta a ceder el poder y los jóvenes buscan otra cosa. Hacia adelante hay varias posibilidades: o se reprimen violentamente los movimientos sociales como lo han hecho hasta ahora, o se empieza, paulatinamente, a abrir espacios de cambio. Aunque lo último parece lejano, es lo más deseable no sólo para la Isla, sino también para toda la región. EP

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER

DOPSA, S.A. DE C.V
T.  56 58 23 26 / 55 54 66 08 /
56 59 83 60

Morelos 23,
Del Carmen,
Coyoacán,
04100,
Ciudad de México