Chamba digital: la promesa de volver a ser nómadas

¿Trabajar a distancia es mejor para todos? En este texto, Efraín Salazar, “Fra”, escribe sobre la promesa incumplida del trabajo a distancia.

Texto de 01/07/21

¿Trabajar a distancia es mejor para todos? En este texto, Efraín Salazar, “Fra”, escribe sobre la promesa incumplida del trabajo a distancia.

No recuerdo el nombre de la película, pero sí la sensación que me provocó: un gringo escapaba de la monotonía del trabajo de oficina y abría su computadora en playas caribeñas para realizar sus labores con sueldo de un trabajo de tiempo completo pero con un coco para acompañarlo. 

— Mamá, yo quiero trabajar de eso.

Durante los siguientes años, la idea de trabajar de manera remota fue permeando en la cultura popular y aprendí que existían conceptos como Home Office y Nómada Digital, los cuales no son sinónimos pero sí se refieren a un tipo de trabajo que te permite desarrollarte profesionalmente gracias a herramientas de comunicación digital. 

Y no fui el único: toda una generación millennial aprendió que internet no sólo era un catalizador para la discusión científica, la propagación cultural o el consumo de noticias, sino que además todos estas ramas (y muchas más) estaban creando un burbujeante caldo de cultivo para nuevas posiciones laborales, con nombres que nos sonarían alienígenas:

  • User Experience designer
  • Community manager
  • Content creator
  • Google and Facebook Ads buyer
  • Funnel specialist

Estos son trabajos que no podrían existir en otra época. Brevemente viene a mi memoria el caso de los afinadores de piano: a principios del siglo XX se vivía un boom económico en Estados Unidos; la creciente clase media podía permitirse lujos que antes estaban destinados a los dueños de los medios de producción. Cada vez más hogares contaban con pianos (y con tiempo para que los miembros de la familia practicaran música)… y con ello el empleo de afinador se volvió indispensable. 

Hoy vivimos en un México hiperconectado. Según datos del INEGI hay 86 millones de cibernautas en el país, 76% de la población mayor de 6 años. El confinamiento derivado de la pandemia en 2020 ayudó a que se incrementara el uso de las plataformas digitales, ya que ese año registró el mayor aumento de los últimos años. 

“Mientras que el mundo está entrando en una recesión económica como resultado de la pandemia, las vacantes para puestos de tecnología se multiplican”.

La evidencia nos dice que vamos entrando al cenit de la era digital: un contraste donde se demuestra esto es en la cantidad de puestos existentes. Mientras que el mundo está entrando en una recesión económica como resultado de la pandemia, las vacantes para puestos de tecnología se multiplican.

Estamos hablando del futuro del trabajo, el cumplimiento de una promesa que nos hicieron los productos culturales de final del siglo. Hay un futuro que nunca llegó: el de los autos voladores, los robots que se encargan de todas las tareas del hogar, la comida deshidratada como una práctica común dentro de las familias… pero el trabajo remoto ya está aquí, con puestos de necesidad indiscutible. 

Hay un viejo dicho: “no se debe desperdiciar una buena crisis”. Y en México estamos en un momento crucial para legislar mejores condiciones para la fuerza laboral que se está incorporando a los trabajos del futuro. La ley actual contempla el pago de servicios de internet para quienes trabajan desde casa, y las modificaciones al artículo 994 de la Ley Federal del Trabajo, contempla que se multará con entre 21 mil 122 y 422 mil 450 pesos al patrón que permita el “bullying” en los centros de trabajo.
Ambas son buenas noticias, pero son necesarios mecanismos que no solo existan en el papel sino que fomenten las relaciones laborales fructíferas en una industria que puede significar un detonante económico en nuestro país. EP

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER

Relacionadas

DOPSA, S.A. DE C.V
T.  56 58 23 26 / 55 54 66 08 /
56 59 83 60

Morelos 23,
Del Carmen,
Coyoacán,
04100,
Ciudad de México