Manejo integrado del fuego: prevenir es combatir

¿Cuáles son las estrategias y los recursos con los que contamos para atender un incendio forestal? Astrid Rivera presenta cómo la desaparición del Fonden ha influido en el combate a los incendios y cómo esto ha dado paso a otro tipo de colaboraciones. Resalta la importancia de aprovechar las herramientas que tenemos para, principalmente, fomentar las actividades de prevención e integrar a habitantes de las zonas de alto riesgo a estas estrategias.

Texto de 15/09/21

¿Cuáles son las estrategias y los recursos con los que contamos para atender un incendio forestal? Astrid Rivera presenta cómo la desaparición del Fonden ha influido en el combate a los incendios y cómo esto ha dado paso a otro tipo de colaboraciones. Resalta la importancia de aprovechar las herramientas que tenemos para, principalmente, fomentar las actividades de prevención e integrar a habitantes de las zonas de alto riesgo a estas estrategias.

El fuego es un elemento que mantiene el equilibrio en los ecosistemas forestales, sin embargo, el cambio climático ha generado que los incendios sean cada vez más intensos; lo cual, aunado a la falta de presupuesto y la falta de una política de prevención, aumenta la vulnerabilidad de los suelos forestales ante los efectos de estos siniestros.

Del total de incendios forestales registrados en este 2021, 735 ocurrieron en ecosistemas sensibles al fuego, afectando una superficie de 47 671 hectáreas. Entre los ecosistemas sensibles al fuego se encuentran la Selva Baja Caducifolia, Selva Baja Espinosa Caducifolia, Selva Mediana Caducifolia, Manglar, Bosque de Oyamel, Selva Baja Perennifolia, entre otros.

Datos de la Conafor señalan que, entre 2015 y lo que va de este año —con corte al 9 de septiembre—, se han registrado 47 mil 224 incendios forestales, afectando una superficie de 3 millones 79 430 hectáreas. Los años en los que más siniestros se registraron son 2016 y 2017, con 8 300 y 8 682, respectivamente.

Pese a la cantidad de incendios que han sucedido en los últimos años, los recursos para las instituciones ambientales no han incrementado en la misma medida; organizaciones ambientales, como Greenpeace, han señalado que desde 2012 se ha reducido en 48% el presupuesto a Conafor. Para el 2022, el Proyecto de Egresos de la Federación plantea destinar 18 millones 705 371 pesos a esta institución.

“…se ha fortalecido la coordinación interinstitucional, por lo que la atención a estos siniestros no recae sólo en la Conafor, sino que participan otras instituciones, como Protección Civil.”

Carlos Samayoa, coordinador de ciudades Sustentables de Greenpeace, comentó que los recortes presupuestales, así como la desaparición del Fonden han influido en el combate a los incendios; sin embargo, reconoció que se ha fortalecido la coordinación interinstitucional, por lo que la atención a estos siniestros no recae sólo en la Conafor, sino que participan otras instituciones, como Protección Civil.

“Se ha fortalecido la colaboración interinstitucional. Cada vez vemos más agentes participando, como la Marina. Se ha engrosado el nivel de colaboración interinstitucional y de alguna manera eso ha mitigado la falta de recursos, ya sea por parte del Fonden, o de la Conafor”, dijo.

World Resources Institute

Pese a que la coordinación entre instituciones ha mejorado, Samayoa considera que la disminución de presupuesto ha afectado el fortalecimiento de las comunidades y ejidos ya que, al haber menos recursos, hay menos población involucrada en la detección y mitigación de incendios.

“Hay que cuidar que esa participación siga siendo impulsada, también es una  excelente medida de retribución económica a las actividades de cuidado de las masas forestales, de las que dependemos para garantizar una absorción  de dióxido de carbono y evitar pérdida de áreas de valor ambiental”, apuntó.

Afectaciones de los incendios

Christoph Neger, investigador del Instituto de Geografía, explicó que los incendios pueden tener diferentes impactos dependiendo de la intensidad del fuego y del ecosistema en el que haya ocurrido; los efectos pueden ser desde la muerte de arbustos, árboles adultos, hasta la erosión del suelo, y pueden perdurar por años.

Detalló que hay ecosistemas que requieren que haya cierta cantidad de incendios como parte de sus procesos ecológicos, sin embargo, advirtió que las afectaciones por actividades humanas alteran el equilibrio natural, lo cual provoca que los incendios sean más intensos y tengan efectos negativos en la vegetación.

“En ecosistemas donde están adaptados al fuego, puede haber efectos negativos si se suprimen demasiado los incendios. En estos ecosistemas, que están adaptados a los incendios, estos sólo son dañinos si están fuera de su balance natural. Pero hay otros ecosistemas como las selvas, las zonas tropicales, zonas templadas, el bosque de oyamel, que son sensibles a los incendios forestales, puesto que el fuego puede causar más daño en ellos; pueden pasar décadas para que se recuperen, puede estar tan afectado que sólo, mediante alguna actividad humana se puede recuperar el ecosistema”, apuntó.

Neger indicó que con el cambio climático ha aumentado mucho la longitud de las temporadas de incendios forestales, destacó que entre más seca esté la vegetación, se incendia con más facilidad; ante esta situación, advirtió que los incendios aumentarán, por lo que resaltó la importancia de impulsar una política de prevención de estos desastres.

“Hace falta mucha más coordinación en el tema de la prevención, porque el combate es muy costoso y peligroso. Lo mejor sería evitar los incendios. Es muy importante fomentar las actividades de prevención”, dijo.

Información proporcionada por Conafor, detalla que el tratamiento que se debe seguir para llevar a cabo la restauración de una superficie afectada por un incendio, donde los propietarios y legítimos poseedores de terrenos forestales están obligados a llevar a cabo, la restauración en el plazo máximo de dos años.

El artículo 121 de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable (LGDFS) (pp. 52), indica que “cuando los propietarios y legítimos poseedores de los predios dañados demuestren su imposibilidad para cumplir directamente, podrán solicitar el apoyo para realizar dichos trabajos a las autoridades de los tres órdenes de gobierno”.

World Resources Institute

En este sentido, la Federación, a través de la CONAFOR implementa una estrategia de restauración con enfoque de Manejo Integrado del Territorio (MIT), misma que se instrumenta a través del Programa Apoyos para el Desarrollo Forestal Sustentable; la cual orienta la atención hacia áreas degradadas, afectadas por incendios y/o plagas y enfermedades. Cabe destacar que los propietarios o legítimos poseedores de estos terrenos podrán presentar solicitud de apoyo en los conceptos que sean de su interés.

“En términos prácticos, a través de los Consejos Forestales Estatales presididos por los Gobiernos de los Estados y las Promotorías de la CONAFOR, analizan los diferentes Programas del sector forestal, incluyendo el de incendios forestales, plagas y restauración para su atención en el territorio específico en cada una de las entidades federativas”, detalla la tarjeta informativa proporcionada por Conafor.

Hacia el manejo integrado del fuego

“…se requiere establecer un modelo integrado de los incendios, cuyo enfoque sea la prevención de los incendios forestales y el fortalecimiento de las comunidades….”

José Zúñiga, gerente de Bosques del World Resources Institute (WRI), comentó que se requiere establecer un modelo integrado de los incendios, cuyo enfoque sea la prevención de los incendios forestales y el fortalecimiento de las comunidades, pues son ellos los primeros en participar en el control del fuego cuando ocurre un incendio; destacó que la falta de presupuesto limita la capacitación de las comunidades para que puedan atender los incendios.

“Tenemos que pensar que cuando hay un incendio, los primeros que lo atienden son las personas locales, en lo que llega la Sedena, la brigada de Conafor, Protección Civil, los diferentes cuerpos, los municipales”, señaló.

Destacó que la formación de brigadas comunitarias, es la mejor estrategia para el alcanzar un Manejo Integrado del Fuego, puesto que al ser los miembros de una comunidad los primeros en acudir a un incendio, deben de contar con los conocimientos, así como las herramientas necesarias: palos, picos, camiones bomba, bomba de agua, entre otras.

“Tenemos que fortalecer las comunidades, antes de atender la emergencia, debemos prevenir. La estrategia de las brigadas comunitarias de manejo integral de fuego, es la mejor estrategia y la mejor inversión.”, resaltó.

World Resources Institute

Zúñiga comentó que un mecanismo que puede implementarse para prevenir los incendios, son las quemas controladas, mediante las cuales se busca la disminución de combustibles existentes en el interior del bosque o área verde; además de cortar la continuidad horizontal de los combustibles mediante las brechas cortafuegos o líneas negras. Con esta práctica los terrenos forestales son menos vulnerables a incendiarse durante la época de secas.

Ciencia: Herramienta para prevenir incendios

Miguel Ángel Pequeño, integrante de la Sociedad Mexicana de Recursos Forestales y director de la Plataforma de Divulgación Con-Ciencia, explicó que investigadores encabezados por la Universidad Juárez del Estado de Durango con apoyo de instituciones como Conafor y el fondo Conacyt-Conafor, desarrollaron un sistema de predicción de peligros de sistemas forestales, el cual se encuentra disponible en un portal web.

“…esta herramienta le brinda a los tomadores de decisiones información sumamente potente para conocer la ubicación, distancia, tamaño, e intensidad de los peligros futuros relacionados con el fuego en sistemas forestales del país.”

Se trata de una herramienta de apoyo para la toma de decisiones en manejo del fuego del país, la cual ayuda al monitoreo y detección pronta de incendios, y a largo plazo ayuda también para estar preparados para los incendios recurrentes.

“Gracias a este sistema que se actualiza con cada paso de satélite nos ayuda a predecir el numero esperado de incendios en un futuro, así como la detección y localización posible donde se podrían presentar, además de contar con un histórico que podría orientar sobre el impacto o las dimensiones que pudieran tener para estar preparados para controlarlo”, apuntó.

Indicó que el monitoreo de esta herramienta le brinda a los tomadores de decisiones información sumamente potente para conocer la ubicación, distancia, tamaño, e intensidad de los peligros futuros relacionados con el fuego en sistemas forestales del país.

El especialista señaló que “las labores de investigación realizada desde las universidades por investigadores de todo el país a lo largo de los años y en conjunto con actores gubernamentales se traducen en herramientas operacionales potentes, reales y al alcance de todos los manejadores del fuego del país”.

El uso de este tipo de herramientas, que ayudan a la prevención de los incendios, los aportes de la academia, la coordinación interinstitucional; sumado a la capacitación de los habitantes de comunidades, son la clave para lograr un mejor manejo de este tipo de fenómenos. EP

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER

Relacionadas

DOPSA, S.A. DE C.V
T.  56 58 23 26 / 55 54 66 08 /
56 59 83 60

Morelos 23,
Del Carmen,
Coyoacán,
04100,
Ciudad de México