Observatorio global | Alemania y México en la Asamblea General de Naciones Unidas de septiembre 2020

La especialista Susana Chacon nos comparte un conversatorio (imaginario) con Angela Merkel y Andrés Manuel López Obrador

Texto de 30/09/20

La especialista Susana Chacon nos comparte un conversatorio (imaginario) con Angela Merkel y Andrés Manuel López Obrador

Este texto lo dedico a la labor y profesionalismo del Servicio Exterior Mexicano de Carrera. Sin recursos ha hecho maravillas y cuenta con un personal de excelencia para tener la mejor política exterior del país.

La semana pasada, del 22 al 29 de septiembre,  se llevó a cabo la 75° Asamblea General de Naciones Unidas (ONU) en Nueva York. A diferencia de todas las pasadas, ésta estuvo marcada por la situación de la pandemia del COVID-19 y por la recesión económica global que es, sin duda, mucho más profunda que la de los años treinta del siglo pasado. En esta ocasión, el tema que se decidió discutir para el 2020 fue “El futuro que queremos, las Naciones Unidas que necesitamos: reafirmar nuestro compromiso colectivo con el multilateralismo, afrontar la COVID-19 mediante la acción multilateral eficaz”. Dado el escenario de aislamiento, es la primera ocasión desde la fundación de la ONU en 1945, en la que los jefes de Estado no asisten personalmente a Nueva York. Es también la primera ocasión en la que por la misma pandemia y por el acercamiento que permite el uso de las nuevas tecnologías, se tuvo la presencia de 173 jefes de Estado. Esto nunca se había visto. Por lo general se contaba con la participación de ochenta a cien pero nunca 173. Se presentaron todo tipo de discursos virtuales. Los más importantes respetaron el tema establecido e hicieron propuestas muy concretas como en los casos de Francia, Argentina y Alemania. Otros fueron más beligerantes como EEUU y China. Algunos hablaron de la situación interna de sus respectivos países pero respondiendo siempre a la temática de la ONU, como fueron el de Chile y Sudáfrica. Otros, como México, se olvidaron del mundo, de la problemática global actual y de lo que significa la cooperación internacional. Como si México no fuera parte del mundo se equivocó de foro y se evidenció, una vez más, que el gobierno actual no tiene interés por la  política exterior.

Ahora bien, tomando en cuenta los discursos de dos Jefes de Estado, la Canciller Angela Merkel de Alemania y el presidente López Obrador de México, me permito compartir un conversatorio imaginario con ambos, con dos visiones muy opuestas del mundo, de la importancia futura de Naciones Unidas y de la situación crítica en la que todos estamos inmersos. En este diálogo fungiré como moderadora con el fin de encauzar la reflexión.

Susana Chacón (SCH): Bienvenidos a este espacio de construcción de futuro para las Naciones Unidas y para pensar las decisiones de gobernanza global que debemos tomar en diversos y muy delicados aspectos. Quisiera, para comenzar, que nos compartan cómo asumieron el 75 aniversario de la Asamblea General de esta Organización.

Canciller Angela Merkel (CAM): Las Naciones Unidas se fundaron hace 75 años. Hoy, después de todo este tiempo, deseo a las Naciones Unidas y a sus miembros el coraje, la perseverancia y el sentido de comunidad necesarios para afrontar juntos las tareas comunes. Con esto en mente, me gustaría agradecer a todos por su compromiso y desearles una semana exitosa en este año de aniversario. 

Presidente López Obrador (AMLO): Me limité a hacer el siguiente comentario: Me da mucho gusto comunicarme con ustedes por el motivo del 75 aniversario de las Naciones Unidas.

SCH: En 1945 el mundo era otro. ¿Qué rescatarían de aquel momento?

CAM: El surgimiento de la ONU fue precedida por la Shoah, una ruptura de la civilización cometida por Alemania y la Segunda Guerra Mundial, que Alemania desató. Después del final de estos horrores, fue necesario un nuevo orden mundial -una comunidad- para mantener la paz en el futuro. Este orden fue creado con las Naciones Unidas en 1945.

AMLO: Quisiera enfatizar que el padre de Benito Mussolini era gran admirador de nuestro Benito Juárez. Por esta razón, decidió ponerle a su hijo Benito. Sí, Benito Mussolini.

SCH: Recordemos que Benito Mussolini, dictador fascista de derecha fue quien, junto con Adolfo Hitler, ocasionaron los horrores que con humildad Canciller, usted mencionó.  Ahora bien, las funciones de paz de la Organización han sido múltiples. ¿Siguen siendo válidas?

CAM: A lo largo de las décadas, su esfera de actividad se ha ido ampliando cada vez más, porque no solo han contribuido y siguen contribuyendo a la consolidación de la paz en todo el mundo –como en el Afganistán o en Mali-, sino también al enjuiciamiento de los crímenes de guerra, por ejemplo en Kosovo.

AMLO: Nosotros el próximo fin de semana estaremos conmemorando el sexto aniversario de la desaparición de los 43 en Ayotzinapa. Desde entonces, básicamente no se ha enjuiciado a ningún responsable. El Fiscal Hertz dice que hay militares involucrados.

SCH: En materia económica, ¿de qué forma ha propiciado la ONU un alivio para las economías más lastimadas?

CAM: Durante las últimas décadas, las Naciones Unidas han favorecido con apoyos e instrumentos para mejorar la situación laboral y productiva  de países que afrontan varias carencias. Además, han desempeñado un papel importante en el hecho de que hoy en día sólo la mitad de las personas viven en la pobreza extrema que hace veinte años o han logrado erradicar la viruela en todo el mundo.

AMLO: A diferencia de lo que ha hecho el mundo, en México ya estamos saliendo de la recesión económica. Con los programas de apoyo para los adultos mayores y jóvenes construyendo futuro, hemos aliviado, asistencialmente, la pobreza del país.

SCH: ¿Por qué en diversos momentos, los alcances de la ONU han sido limitados?

CAM: Con demasiada frecuencia las Naciones Unidas se ven obligadas a quedarse cortas en sus ideales porque los intereses de los distintos miembros impiden repetidamente que el sistema de gobernanza funcione como debería.

AMLO: En México tenemos el T-MEC con América del Norte. No pensaría nunca contradecir a mi amigo Trump en la ONU. Lo que ellos propongan, mi gobierno lo respalda suavecito. Sin confrontaciones.

SCH: ¿Cómo ven la necesidad de participar en el mundo y en la cooperación internacional?

CAM: Para cualquier gobierno que piense que puede arreglárselas mejor por su cuenta, está equivocado. Nuestro bienestar es compartido y nuestros sufrimiento también. Somos un solo mundo.

AMLO: La mejor política exterior es la política interna. No es necesario que participe en eventos internacionales.

SCH: ¿De qué manera sugieren que se pueda intensificar una presencia más activa?

CAM: Esto se expresa, entre otras cosas, en los numerosos acuerdos internacionales de hermanamiento de ciudades. Porque es sobre todo en las ciudades y comunidades, en la vida diaria local, donde se decide si  y cómo podemos hacer frente a los desafíos mundiales.

AMLO: Les comparto que en lo local, hice la rifa de un avión presidencial para ochenta pasajeros que no se vendió y tampoco se rifó. Todo lo contrario.

SCH: ¿Cómo consideran que la pandemia debe tratarse desde lo global?

CAM: La pandemia de coronavirus es sólo un ejemplo que demuestra que los problemas mundiales requieren comprensión y cooperación a través de las fronteras nacionales y a todos los niveles.

AMLO: En México ya aplanamos la curva y estamos saliendo del problema. Ya instruí a mi canciller y a nuestro embajador ante ONU y están comprando medicinas en el mundo y pronto tendremos la vacuna.

SCH: ¿Qué sería lo prioritario para el buen funcionamiento de Naciones Unidas?

CAM: En última instancia, Las Naciones Unidas sólo pueden ser tan buenas como sus miembros estén de acuerdo. Por ejemplo, incluso con las cuestiones de seguridad más difíciles, como la situación en Libia y la tragedia en Siria, se debe hacer todo lo posible para encontrar respuestas comunes y, por lo tanto, viables a pesar de todos los reveses. Turquía por ejemplo, en materia de migración, aceptó la propuesta de la Unión Europea (UE) de convertirse en Tercer País Seguro para los migrantes. La UE, por supuesto que le da los fondos y recursos necesarios, para que puedan cumplir con esta labor humanitaria.

AMLO: En materia de migración por primera vez, ya somos un Tercer País Seguro de facto. Trump nos lo pidió y yo acepté. No nos dan ningún tipo de apoyo pero decidí aceptarlo a pesar de los costos. Lo que les pase a los campamentos de los migrantes, no le corresponde a los mexicanos resolverlo. 

SCH: Todo el mundo habla de la necesidad de llevar a cabo reformas en Naciones Unidas. ¿Ustedes qué opinan?

CAM: Esto fue particularmente importante para Alemania durante nuestra participación temporal en el Consejo de Seguridad. Lo vimos desde entonces. Muy a menudo el Consejo de Seguridad se bloquea cuando se necesitan decisiones claras. Urgen reformas. Las Naciones Unidas deben evolucionar para hacer frente a los desafíos mundiales del siglo XXI. Alemania está dispuesta a seguir asumiendo la responsabilidad en este proceso, y lo hará con gusto en un Consejo de Seguridad ampliado.

AMLO: No tengo ninguna opinión.

Así pues, después de este conversatorio imaginario, nos encontramos frente a dos visiones totalmente opuestas con dos contextos distintos. Desde la puesta en escena de Alemania, la oficina desde la que despacha la Canciller Merkel, una sala de juntas con tecnología de punta, mobiliario moderno y siempre con una visión de futuro y el escenario de López Obrador, un despacho del pasado, en Palacio Nacional, sin tecnología adecuada y con visión de pasado. La política exterior mexicana quedó, una vez más, totalmente desdibujada. La presencia de México en el mundo, también. Ahora bien, en 2024 la labor del Servicio Exterior Mexicano será titánica para recuperar el vacío que este gobierno está dejando ante el mundo. El país cuenta con todos los elementos y la estatura para tener un liderazgo regional y global de primer nivel. Falta entender la importancia del mundo para el desarrollo mexicano. EP

DOPSA, S.A. DE C.V
T.  56 58 23 26 / 55 54 66 08 /
56 59 83 60

Dulce Olivia 71,
Villa Coyoacán,
Coyoacán,
04000,
Ciudad de México