¿Hay una manosfera en la 4T? Explorando el antifeminismo en Twitter

En este texto, César Morales Oyarvide y Antonio Villalpando Acuña describen, de forma aguda y precisa, un fenómeno muy actual: el antifeminismo en Twitter.

Texto de y 27/08/21

En este texto, César Morales Oyarvide y Antonio Villalpando Acuña describen, de forma aguda y precisa, un fenómeno muy actual: el antifeminismo en Twitter.

En los últimos años, de forma casi simultánea a la alternancia en el gobierno de México en 2018, hemos sido testigos del crecimiento de un nuevo tipo de discurso machista en el país, sobre todo en internet. Este se ha convertido en un extraño compañero de viaje de la llamada Cuarta Transformación (4T).  

Este discurso, que gira en torno al negacionismo de fenómenos como el pacto patriarcal o la brecha salarial de género y a la oposición abierta al feminismo, ha sido tradicionalmente enarbolado por sectores de la derecha radical mexicana sin un vehículo electoral específico, salvo algunos partidos minoritarios como el extinto Partido Encuentro Social, antiguo aliado del gobierno. 

Sin embargo, de forma contraintuitiva debido a la plataforma en principio igualitarista y de izquierda del gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), estos discursos se han arraigado también en un sector importante de los simpatizantes del gobierno mexicano: varones activos sobre todo en redes sociales y críticos constantes del movimiento feminista. Pese al trabajo de muchas mujeres obradoristas, que dentro y fuera del mundo virtual han empujado desde el día uno la incorporación de las demandas del feminismo a la agenda gubernamental, no es extraño que las redes afines al gobierno se llenen de hombres que lanzan calificativos como “feminazis” o “fakeministas”. Proponemos llamar a este fenómeno la manosfera de la 4T. ¿En qué consiste? ¿Cuál es su contexto? ¿Cómo explicar su crecimiento? Este texto es un primer intento para responder estas preguntas.

“Pese al trabajo de muchas mujeres obradoristas, que dentro y fuera del mundo virtual han empujado desde el día uno la incorporación de las demandas del feminismo a la agenda gubernamental, no es extraño que las redes afines al gobierno se llenen de hombres que lanzan calificativos como “feminazis” o “fakeministas”. Proponemos llamar a este fenómeno la manosfera de la 4T”.

Antifeminismo sin fronteras ideológicas. De la manosfera de la derecha a la manosfera de la 4T

Como explica el politólogo Cas Mudde en su obra The far right today, la derecha radical contemporánea tiene entre sus rasgos más notorios la existencia de un sexismo hostil, que combina una masculinidad frágil y agraviada con la misoginia más violenta. Esta característica de la nueva derecha ha sido alimentada por un conjunto de subculturas digitales que, desde internet, han nutrido esta corriente política en tiempos recientes, tales como los incels (célibes involuntarios) —un conjunto de hombres que consideran que el mundo y las mujeres les niegan su “derecho” al sexo—, los pickup artists o “artistas del ligue” —que desde YouTube “enseñan” cómo tener sexo rápido con mujeres—, así como algunos grupos de gamers.

Lo anterior tiene relación con el surgimiento de lo que en inglés se ha conocido como la manosphere, una red informal de sitios web, blogs y foros en línea que promueven una ideología neomachista o de supremacía masculina, definida por su odio hacia las mujeres y su vociferante oposición al feminismo. Ejemplos de estos sitios son Château Heartiste, Return of Kings, algunos foros de 4chan y la web extinta SlutHate. La existencia de la manosfera (la hispanización ampliamente utilizada de manosphere, aunque debería ser “machósfera” o algo similar para que tenga sentido en español) sería una simple anécdota, si no estuviera asociada a casos de acoso en línea, así como algunos incidentes de violencia material fuera del mundo virtual como feminicidios y homicidios. Como puede suponerse, este fenómeno está íntimamente asociado al crecimiento reciente de la derecha radical, sobre todo en Estados Unidos.

Nuestra pregunta es ¿existe algo similar a la manosfera dentro de la esfera digital de la 4T? Y de ser así, ¿cómo y cuándo se manifiesta?

“Si bien la nueva derecha gobierna sólo en un puñado de países, hoy el verdadero peligro es que sus ideas, sus narrativas y la manera en que encuadran ciertos temas influyen a políticos y ciudadanos autodefinidos como centristas o de izquierda”.

Uno de los fenómenos más preocupantes de la nueva ola de derecha radical existente hoy en el mundo es lo que el politólogo Cas Mudde llama su mainstreamización. De tratarse de movimientos políticos situados en los márgenes, hoy se encuentran en el centro del tablero. Si bien la nueva derecha gobierna sólo en un puñado de países, hoy el verdadero peligro es que sus ideas, sus narrativas y la manera en que encuadran ciertos temas influyen a políticos y ciudadanos autodefinidos como centristas o de izquierda. Piénsese, por ejemplo, en la migración, cada vez más entendida, en los hechos, como un asunto de ley y orden, incluso por partidos formalmente socialdemócratas e internacionalistas. Nuestro planteamiento es que el sexismo hostil que puebla la esfera digital de las nuevas derechas puede haber contagiado a las “benditas redes sociales” del obradorismo, pese a tratarse, en principio, de un movimiento progresista. 

La Cuarta Transformación, las “benditas redes sociales” y la #RedAMLO

Es difícil de exagerar el peso del mundo digital en la campaña que llevó a la presidencia a López Obrador, así como en la comunicación del gobierno que encabeza. En su primer discurso tras ser declarado vencedor de las elecciones de 2018, el presidente electo agradeció su apoyo a lo que llamó “las benditas redes sociales”. La frase ha sido una de las muchas que, acuñadas por AMLO, han hecho fortuna y son prácticamente una marca registrada. Desde su perspectiva, estos nuevos canales de comunicación fueron los que le permitieron conectar como candidato con algunos votantes y romper el “cerco mediático” a través del cual la mayoría de los medios de comunicación convencionales en México (canales de televisión y periódicos) había adoptado una posición hostil hacia él desde la campaña de 2006. 

El interés de AMLO por las redes sociales puede ilustrarse con dos hechos: en primer lugar, el privilegiado espacio que ocupan en sus conferencias matutinas diarias un grupo de “youtubers” y “blogueros” que, pese a tener credenciales periodísticas bastante cuestionables, se han convertido en los interlocutores predilectos del gobierno, por encima de los medios tradicionales. Algunos de estos comunicadores llegaron a buscar una curul bajo las siglas de Morena en las pasadas elecciones de junio. En segundo lugar, puede recordarse la iniciativa del presidente de crear una red social propia para los simpatizantes de la 4T. El pasado 15 de enero propuso la creación de una red social para los simpatizantes de su gobierno como una manera, afirmó, de evitar la censura, a raíz de la suspensión de la cuenta de Twitter de Donald Trump.

El que el mundo digital sea la sede del reciente crecimiento del sexismo hostil, así como la importancia que las redes sociales han tenido en el movimiento de apoyo al gobierno de López Obrador, hacen que espacios como Twitter sean un objeto ideal para poner a prueba la hipótesis de la existencia de una “manosfera en la 4T”, así como para explorar sus características. 

Para ello, nos hemos enfocado en Twitter, que en México es la red social digital más vinculada a la discusión pública de noticias políticas, y hemos centrado nuestra atención en la llamada #RedAMLO; esta es una comunidad de tuiteros y tuiteras, la mayoría usuarios reales de esta red social, cuya consigna es amplificar la comunicación política de Morena e impulsar la difusión de los mensajes de la administración federal. De acuerdo con el análisis de Raúl Olmedo-Neri, dicha red está constituida por 8,586 usuarios conectados a través de 26,649 vínculos. Los lugares desde donde se realizan más publicaciones son, previsiblemente, Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara.

Tres momentos del desencuentro entre la 4T y el movimiento feminista 

La llegada de López Obrador y Morena a la presidencia de México generó altas expectativas en el país. Por primera vez en la historia de nuestro país, una alianza política agrupada alrededor de una agenda de izquierda conquistó el poder ejecutivo federal. Muchos colectivos progresistas, entre ellos algunas organizaciones feministas, interpretaron que este cambio involucraría también una ambiciosa agenda a favor de la igualdad de género y los derechos de las mujeres, un hecho cuya plausibilidad ha sido cuestionada. 

“Probablemente la frase que de forma más elocuente resume la resistencia de López Obrador y el movimiento que encabeza a abrazar la causa de las mujeres es una que repitió por última vez el pasado marzo, cuando declaró que él no se consideraba “ni machista ni feminista”, sino humanista”.

A pesar de que la presente administración ha tenido avances en algunos temas fundamentales para las mujeres, el más evidente el establecimiento —por primera vez en la historia nacional— de un gabinete paritario, no es ningún secreto que el gobierno federal y el presidente han tenido una serie de agrios desencuentros con el feminismo a lo largo de sus primeros tres años de gobierno. Probablemente la frase que de forma más elocuente resume la resistencia de López Obrador y el movimiento que encabeza a abrazar la causa de las mujeres es una que repitió por última vez el pasado marzo, cuando declaró que él no se consideraba “ni machista ni feminista”, sino humanista

Como expone la lingüista Violeta Vázquez-Rojas Maldonado en un texto dedicado a analizar la relación entre la 4T y los reclamos de las mujeres,1 los posicionamientos del presidente ante las demandas de las mujeres mexicanas han sido vagos o francamente opuestos a varias de las exigencias del movimiento feminista Vázquez-Rojas enlista tres ejemplos: la legalización del aborto, las protestas feministas y la violencia contra las mujeres. Las respuestas del presidente son ampliamente conocidas: el aborto le parece un tema de consulta, lo relevante de las protestas feministas es cuidar el patrimonio y, según él, un 90% de las llamadas al 911 por violencia contra las mujeres son falsas.

Tomando como punto de partida lo anterior, exploramos la manosfera de la 4T en tres momentos específicos que se convirtieron en hitos dentro de esta historia de desencuentros: los días 8 de marzo de 2020 y 2021, y la nominación como candidato a gobernador de Guerrero por Morena de Félix Salgado Macedonio, político acusado de violación.

La manosfera de la Cuarta Transformación: un análisis exploratorio

Al ser un fenómeno relativamente reciente, nos abocamos a realizar un análisis exploratorio de la manosfera de la 4T. Para hacerlo, desarrollamos un análisis de sentimientos y de texto de los tuits emitidos en el entorno de la #RedAMLO a nivel nacional mediante el uso de R y Python, dos herramientas de investigación muy conocidas. Esto nos permitió darnos una idea de qué se dice y qué emociones transmite la comunicación de esta red cuando temas vinculados con el feminismo adquieren mayor exposición.

Conformamos una modesta base de datos con los tuits emitidos por cuentas asociadas con la #RedAMLO mediante la búsqueda de palabras como “feministas”, “fakeministas”, “infiltradas”, “provocadoras”, “feminazis” y “Macedonio” en distintas combinaciones. Como mencionamos, realizamos tres consultas en tres periodos distintos: el 8 de marzo de 2020, el 8 de marzo de 2021 y del 25 de marzo de 2021 al 6 de junio de 2021 para el caso de la consulta sobre Salgado Macedonio. Obtuvimos 2,362, 2,546 y 5,222 tuits, respectivamente. Sometimos esa muestra a un análisis de sentimientos de ocho emociones básicas: cuatro positivas (anticipación, alegría, confianza y sorpresa) y cuatro negativas (ira, tristeza, miedo y repudio).

8 de marzo de 2020

Lo que revela el análisis de los tuits de la #RedAMLO en torno al 8M de 2020 es una confrontación entre bandos cuya conversación se dirime entre la ira y el miedo.

El análisis de texto reveló que la idea principal entre los hombres asociados con la #RedAMLO sobre las manifestantes del 8M de 2020 es que se trataba de “acarreadas” (101 menciones) cuyos actos de “vandalismo” serían tratados con “impunidad” (38 menciones) por el hecho de ser mujeres. Destacan la caracterización de las feministas como personas “faltas de cerebro” (18 menciones) y el rechazo hacia el paro de mujeres (24 menciones) convocado dicho año. Estas ideas son lo que nutre el tono iracundo de la comunicación de esta red en esa fecha. 

Por ejemplo:

“Esto es feminismo ???? Esto es vandalismo, falta de valores y de cerebro !!! Una cosa es manifestarse y otra incitar a la violencia y al vandalismo !!! #Feminazi

Fuente: elaboración propia.

8 de marzo de 2021

En los tuits del 8M de 2021 observamos dos cambios. Por un lado, hubo menos tuits con emociones positivas, pero el sentimiento de alegría aumentó debido a la presencia de mensajes dirigidos hacia las mujeres que forman parte de la #RedAMLO por parte de los hombres expresando mensajes de “felicitación”. De modo similar, algunos usuarios expresaron una reconstrucción de las mujeres como “madres trabajadoras y amorosas”.

Por otro lado, hubo más comunicaciones con sentimientos negativos el 8M de 2021 que el de 2020. Un evento detonador de esta tendencia fue la decisión de blindar Palacio Nacional con vallas metálicas, las que algunas manifestantes atacaron con mazos y sopletes, lo que motivó una respuesta represiva por parte de la policía de CDMX. En este caso, nos llamó la atención que a las manifestantes se les construyera como agresoras (ira), mientras que a las policías se las tomó por víctimas (miedo). También es digno de mencionarse que en esta muestra salió a relucir la tendencia a relacionar la figura de Claudio X. González con las feministas con el argumento de que el empresario las financia para “desestabilizar al gobierno”. 

Por ejemplo:

“Las #Feminazis financiadas por @ClaudioXGG que golpearon a las mujeres policías y a otras mujeres y les aventaron #BombasMolotov para golpear al gobierno de la #4T que NO ha reprimido NINGUNA manifestación apesar que estas han sido violentas en extremo #RedAMLO”

Fuente: elaboración propia.

Caso Salgado Macedonio

En el caso de los tuits referidos al caso de la candidatura de Félix Salgado Macedonio, observamos menos comunicaciones con emociones negativas por parte de la #RedAMLO, así como un incremento en algunas positivas producido por cuentas de mujeres de la misma red que celebraron el retiro de la candidatura al político (pese a que no se le retiró por las acusaciones de violación en su contra). Pese a ello, notamos una tendencia en los hombres de la #RedAMLO a increpar a los colectivos feministas llamándoles “fakeministas” (89 menciones). También destacó la aparición de un componente partidista y la referencia al INE bajo la premisa de que las “fakeministas” eran “hipócritas” y “oportunistas” por celebrar que le quitaran la candidatura a Salgado. 

Por ejemplo:

“A ver Fake feministas oportunistas, a Felix Salgado Macedonio le quitan candidatura por no presentar informe de precampaña, y lo único que evidencian y no hay que olvidar es como el PRIAN tiene las manos metidas hasta los codos en el INE”.

Fuente: elaboración propia.

AMLO y la manosfera 

El análisis de la conversación en Twitter de la #RedAMLO durante estos tres momentos es una primera muestra de cómo el nuevo machismo y, sobre todo, el antifeminismo en las redes sociales no es un fenómeno exclusivo de las comunidades digitales cercanas a la derecha, sino que peligrosamente se ha vuelto una práctica extendida también entre los seguidores de movimientos con una agenda considerada más a la izquierda. ¿Cómo podemos explicar el origen y crecimiento de esta nueva ofensiva? Por el momento, sólo podemos hacer conjeturas. Una de ellas es el papel que puede tener el propio presidente como protagonista y principal vocero de la 4T. 

Como expone Vázquez-Rojas, el núcleo de la ruptura entre Andrés Manuel López Obrador y el feminismo está en la resistencia, de parte del presidente, a aceptar la existencia de la opresión patriarcal como un tipo particular de dominación, diferente a la racial y de clase. En sus conferencias mañaneras, AMLO ha reiterado que, a pesar de respetar al movimiento feminista, su gobierno considera que lo principal es la lucha por la igualdad social (léase, económica), “donde no haya una sociedad en la que unos cuantos tienen todo y la mayoría carece de lo indispensable”. A la par de esta ruptura, la agenda de género ha sido adoptada —genuinamente o no— de forma reciente por algunos críticos de López Obrador, lo que ha convertido al movimiento feminista, a ojos de algunos simpatizantes de la 4T, en un caballo de Troya de la oposición política.

“…la manosfera visible en la actualidad puede ser resultado de un proceso en el que ciertos sectores del obradorismo —anteriormente “censurados” por los estándares de la corrección política— hoy podrían sentirse validados a partir de algunas declaraciones del presidente. No todo el obradorismo es antifeminista, ni todo el antifeminismo digital está vinculado a la 4T”.

De cara a la manosfera de la 4T, lo importante de esta ruptura es que puede legitimar la creación y reproducción de narrativas neomachistas entre sus seguidores. Como explica la especialista en políticas públicas y género Patricia Guzmán, la manosfera visible en la actualidad puede ser resultado de un proceso en el que ciertos sectores del obradorismo —anteriormente “censurados” por los estándares de la corrección política— hoy podrían sentirse validados a partir de algunas declaraciones del presidente. No todo el obradorismo es antifeminista, ni todo el antifeminismo digital está vinculado a la 4T. Sin embargo, la relación entre ambos es innegable: un fenómeno contradictorio pero real, que es necesario discutir y combatir. EP


1 “El impostergable reclamo de las mujeres” en Hernán Gómez y Blanca Heredia (eds.), 4T Claves para descifrar el rompecabezas, Grijalbo, 2021.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER

DOPSA, S.A. DE C.V
T.  56 58 23 26 / 55 54 66 08 /
56 59 83 60

Morelos 23,
Del Carmen,
Coyoacán,
04100,
Ciudad de México