Setenta años de la televisión mexicana, una transformación en pantalla

La televisión comercial mexicana cumple setenta años con uno de los retos más significativos: continuar con la enseñanza de 30 millones de niños y jóvenes, en medio de una pandemia. Este es un artículo elaborado en alianza con Contextual.

Texto de 31/08/20

La televisión comercial mexicana cumple setenta años con uno de los retos más significativos: continuar con la enseñanza de 30 millones de niños y jóvenes, en medio de una pandemia. Este es un artículo elaborado en alianza con Contextual.

La mañana del 3 de agosto de 2020, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador subió al estrado en el salón de la Tesorería de Palacio Nacional. La conferencia matutina tenía como propósito informar sobre un tema trascendental para el presente y futuro de los niños y jóvenes mexicanos. Detrás del presidente desfilaron los representantes de cuatro cadenas comerciales de televisión en el país; las más importantes.

Después de abordar otros asuntos rutinarios, López Obrador dio la palabra al secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, quien finalmente anunció que el regreso a clases en medio de la pandemia por el COVID-19 sería vía remota y que la enseñanza se transmitiría por la pantalla de los televisores, a través de la señal de Televisa, Televisión Azteca, Imagen Televisión y Milenio Televisión. En su turno, los señores de los medios aprovecharon para hablar de su compromiso social con los mexicanos; del enorme reto que significa la impartición de la educación escolar para la televisión mexicana; del alcance de su señal; de las posibilidades que se abren con este acuerdo.

El arreglo incluía un pago de 450 millones de pesos por los servicios de educación remota a 30 millones de estudiantes inscritos en nivel preescolar, primaria, secundaria y bachillerato; unos 15 pesos por cabeza.

La anécdota del compromiso de las televisoras comerciales fue anunciada por los periódicos nacionales. Excélsior tituló su nota principal: “Arrancará en TV el nuevo ciclo escolar”; Milenio, “Se unen televisoras al plan Aprende En Casa de la SEP”; La Jornada, “AMLO: a distancia con apoyo de la tv, el retorno a clases”; Reforma, “’Pacta’ AMLO con televisoras”; El Universal, “Dejarán la escuela 1.4 millones de estudiantes”. Y bueno, no está de más decir que los dos primeros periódicos de la lista son medios “hermanos” de dos cadenas de televisión.

El pasado 24 de agosto, millones de niños y jóvenes comenzaron clases televisadas. El primer día de clases —como es costumbre —presentó problemas de adaptación y de conectividad. Pero hasta ahí. Existe en la sociedad mexicana una especie de resignación ante la imposibilidad de otros escenarios para este reto educativo, quizá el más desafiante en décadas. 

Más allá de los cuestionamientos al modelo elegido por el gobierno federal, el monto por la contraprestación y los desencuentros entre López Obrador y los cuatro hombres que representan a la televisión comercial, el anuncio se dio a menos de un mes de que en México se cumplan siete décadas de que se transmitió por primera vez una señal audiovisual para televisores. Es decir: a setenta años del inicio de la televisión mexicana.

A siete décadas de su lanzamiento, ¿cómo eran los medios de comunicación? ¿Qué relación mantenían los empresarios de los medios y el presidente? ¿Cómo registraron algunos periódicos nacionales este acontecimiento? Este es un viaje entre la tinta y el papel de algunos ejemplares de periódicos de esos días.

La “novedosa” historia de la televisión

El arranque de la televisión mexicana no se entendería sin la relación entre el empresario poblano Rómulo O’Farrill y el presidente veracruzano, Miguel Alemán Valdés.

En 1944, el director del periódico Novedades, Ignacio Herrerías, se oponía a que el nombre de Miguel Alemán Valdés apareciera en las boletas. El destino llevó a que se organizara una huelga y, en una de las protestas, lo asesinaran, dejando acéfala a la empresa “Publicaciones Herrerías”. Meses después, su viuda tuvo que hacerse cargo sin éxito del negocio. Así que mejor decidió poner en venta el periódico Novedades.

En 1949, el empresario O’Farrill adquirió el periódico Novedades, y en esos días algunos secreteaban que el poblano era prestanombres de Miguel Alemán Valdés. A partir de su incursión en los medios, O’Farrill pronto expandió su negocio. El 6 de diciembre de 1949, Novedades publicó que el empresario O’Farrill informaba sobre la creación de Televisión de México S.A. y que había viajado a Estados Unidos para adquirir el equipo y material para lanzar la estación televisora Mex TV-NOVEDADES. Anunciaron que, “en breve”, México contaría con una planta de televisión.

“El arranque de la televisión mexicana no se entendería sin la relación entre el empresario poblano Rómulo O’Farrill y el presidente veracruzano, Miguel Alemán Valdés.”

Pero no todos eran tan optimistas. El 7 de marzo de 1950, El Nacional periódico paraestatal cuantificó la llegada de la televisión con un costo de 300 mil dólares de aquellos años. Y calificó a la importación de los “televisorreceptores” como “la parte más difícil”: estos serían importados por “varios hombres de negocios” que ya habían solicitado permiso a la Secretaría de Economía.

Emilio Azcárraga Vidaurreta, el pionero de la radio mexicana, había quedado fuera de la carrera por el lanzamiento de la televisión, pese a haber solicitado antes que O’Farrill el permiso para iniciar con las transmisiones. Y no fue así, en alguna medida, porque tampoco manifestó su apoyo a Miguel Alemán para convertirse en candidato presidencial, apostando por el otro “gallo” del partido: Miguel Henríquez Guzmán.

Desde que se anunció que las ondas de la televisión viajarían por los aires en el país y que el dueño del periódico Novedades sería el encargado de transmitirlas, este impreso se convirtió en la publicación principal que le dio seguimiento. El 13 de julio de 1950, el regente Fernando Casas Alemán y el empresario David Cervantes, representante de Novedades, recibieron la primera planta móvil para transmitir la señal de la televisión. Consignó que Casas Alemán felicitaba a Rómulo O’Farrill por este “éxito”. Lo que significaba que la primera transmisión estaba cerca.

Los medios durante la mitad del siglo pasado

El presidente Miguel Alemán Valdés (1946-1952) simbolizó la modernización del país. Fue un mandatario que igual apostó por el asfalto en viaductos y carreteras como porque el país luciera al menos un poco como las grandes metrópolis de Estados Unidos. Claro que esa apuesta se materializó más en la capital que en el resto del país.

En el ámbito de la comunicación y los medios, durante el sexenio de Alemán las oficinas de prensa comenzaron a emitir boletines de manera sistemática, más allá de hechos relevantes en la vida pública, con lo que se centralizó la información. Esto significó el crecimiento de los presupuestos en publicidad gubernamental.

Y como parte del presupuesto, se “regularizó” el pago chayote o embute a los reporteros de la fuente. A nivel empresarial, Alemán Valdés mantuvo una buena relación con los directivos de los periódicos: el 7 de junio de 1951, los empresarios de la prensa nacional le rindieron un homenaje en agradecimiento por “hacer posible el ejercicio de la libertad de prensa”. Ese mismo año el gobierno federal ordenó transportar en trenes los rollos de papel que se encontraban en la frontera para evitar una crisis de desabasto de este insumo en los impresos. Después de este gesto, al año siguiente, se repitió el protocolo entre empresarios de la prensa y el presidente instituyéndose el Día de la Libertad de Prensa en el restaurante Grillón, del entonces Distrito Federal.

Parte de la “modernización” significó una creciente “invasión” de publicaciones extranjeras en español, resultado del decreto de “puertas abiertas” a la importación de impresos. Al país llegaron revistas como Life en español, Visión, Selecciones del Reader’s Digest, entre otros. Y también la importación del modelo de televisión norteamericano, uno que apostaba por el entretenimiento en pantalla y a la publicidad como su principal fuente de ingresos.

La primera transmisión

El 31 de agosto de 1950, el día previo al cuarto informe de gobierno de Miguel Alemán Valdés, la televisión en México inició con discursos seguidos por un programa artístico. Algunos historiadores y académicos han retomado el 1 de septiembre como el arranque. Sin embargo, más bien fue ese día el que los periódicos informaron sobre el acontecimiento que transformaría gradualmente la política, la cultura y la vida en prácticamente todo el país.

El 1 de septiembre de 1950, Novedades tituló su noticia principal de la primera plana “La televisión, el más nuevo adelanto, ya funciona en México”. También reportó que el evento del lanzamiento de la televisión ocurrió en el Jockey Club del Hipódromo de las Américas. En sus páginas, a través de desplegados, diversas empresas y organizaciones políticas felicitaron al empresario Rómulo O’Farrill por este “logro”. En una de sus notas, se reprodujo el discurso de O’Farrill y algunas palabras del vicepresidente de la Corporación Americana de Radio, el señor Brunet, así como del titular de comunicaciones Agustín García López.

El columnista Lauval llegó a vaticinar que todos los presidentes rendirían su informe a través de la televisión, como lo había hecho Miguel Alemán.

“El 31 de agosto de 1950, el día previo al cuarto informe de gobierno de Miguel Alemán Valdés, la televisión en México inició con discursos seguidos por un programa artístico.”

La televisión significaba una “amenaza” al sistema de medios en el país, al menos es una lectura de la ausencia del acontecimiento en los principales periódicos nacionales el 1 de septiembre. Tanto El Universal como Excélsior no consignaron el arranque de las transmisiones. El primero prefirió dedicarle páginas y páginas al aniversario 25 de la creación del Banco de México (Banxico); el segundo consignó la adquisición de un préstamo de más de mil millones de pesos que estaba por consumarse por parte del gobierno federal.

Se puede interpretar que, por intereses económicos y políticos, Novedades dio mayor cobertura al lanzamiento del canal 4 XH-TV en 1950. Sin embargo, El Universal y Excélsior también se beneficiarían del acontecimiento:

Los periódicos nutrieron sus páginas de planas de publicidad, principalmente Novedades. Los impresos publicaron desplegados pagados con felicitaciones a O’Farrill y claro, al presidente Alemán por el discurso. Tanto el primero como el 2 de septiembre, se pueden ver las inserciones de la marca de televisores “Admiral”. La tienda Palacio de Hierro también anunció en esos días que en sus establecimientos estaban a la venta los aparatos y que en las tiendas había demostraciones de la “maravilla” de la televisión.  Mientras que la empresa RCA, quien apoyó a O’Farrill en este negocio, anunciaba que “¡la maravilla de la televisión es desde hoy una magnífica realidad en México!”.

A setenta años

La televisión comercial mexicana cumple setenta años con uno de los retos más significativos: continuar con la enseñanza de 30 millones de niños y jóvenes, en medio de una pandemia. En 1950, en el país habitaban 25.8 millones de personas. Las cifras nos hacen dimensionar el reto. También en un momento en el que los contenidos de las plataformas globales de streaming representan una amenaza para sus ingresos. Las redes sociales y los recientes cambios en los hábitos de consumo de sus audiencias, han disminuido su poder político.

El país ha cambiado en setenta años en sus distintas dimensiones: la democrática; la económica; la educativa; la de la vida urbana y rural; la de la inseguridad. En otras, continúa con los retos que no hemos podido superar: las desigualdades; la pobreza; y, para efectos de este texto: la relación entre el poder del presidente y los empresarios de la televisión en el país. A setenta años de su lanzamiento, la televisión mexicana se ha transformado, sí, pero sólo en pantalla. EP

Bibliografía:

Musacchio, Humberto, Historia crítica del periodismo mexicano, México, Luna Media Comunicación, 2016.

Krauze, Enrique, La presidencia imperial, México, Tusquets, 1997/2013.

Rodríguez Castañeda, Rafael, Prensa vendida. Los periodistas y los presidentes, México, Grijalbo, 1993.

Fernández, Claudia,  Paxman , Andrew, El tigre. Emilio Azcárraga y su imperio, México: Grijalbo, 2013.

Hemerografía:

Novedades

El Universal

Excélsior

El Nacional

Archivo de la Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada de la Ciudad de México.

DOPSA, S.A. DE C.V
T.  56 58 23 26 / 55 54 66 08 /
56 59 83 60

Dulce Olivia 71,
Villa Coyoacán,
Coyoacán,
04000,
Ciudad de México