Pobreza: un mal que no debe durar cien años

En 25 años, la pobreza ha permanecido igual en proporción y ha crecido en magnitud. El factor central son los bajos ingresos. Donde sí ha habido mejoría es en algunas carencias sociales, sobre todo en condiciones y servicios de la vivienda. No así en acceso a la seguridad social. Para reducir sustancialmente la pobreza y […]

Texto de 23/04/16

En 25 años, la pobreza ha permanecido igual en proporción y ha crecido en magnitud. El factor central son los bajos ingresos. Donde sí ha habido mejoría es en algunas carencias sociales, sobre todo en condiciones y servicios de la vivienda. No así en acceso a la seguridad social. Para reducir sustancialmente la pobreza y […]

En 25 años, la pobreza ha permanecido igual en proporción y ha crecido en magnitud. El factor central son los bajos ingresos. Donde sí ha habido mejoría es en algunas carencias sociales, sobre todo en condiciones y servicios de la vivienda. No así en acceso a la seguridad social.

Para reducir sustancialmente la pobreza y la pobreza extrema en las próximas décadas, se requieren cambios de política económica que permitan la mejora del ingreso de los trabajadores de baja remuneración y la creación de un sistema universal de protección social, independiente de la condición laboral.

Ingresos y pobreza en 25 años: 1989–2014

La “foto” de la pobreza de hace 25 años se ve casi igual que la actual. Es una coincidencia casi exacta, es trágica. Foto de la pobreza en 1989: 53.2%. Foto de la pobreza en 2014: 53.3%.1 La pobreza extrema pasó de 22.7 a 20.6%, una reducción de solo dos puntos porcentuales en 25 años.2 La población que vive en pobreza pasó de 44.7 millones a 63.8 millones de personas. Cada año se ha sumado poco más de medio millón de personas en promedio.3

La población que vive en pobreza extrema por la dimensión de ingresos, es decir con ingreso insuficiente para adquirir una canasta básica de alimentos, pasó de 19 millones de personas a 24.6 millones. Son 224 mil más cada año en promedio.

La coincidencia asombrosa de los datos de pobreza o pobreza extrema entre 1990 y 2014 no implica que no haya habido variaciones en estos 25 años. La pobreza llegó a casi 70% en 1996 y la pobreza extrema a 37%. También ha tenido niveles más bajos: en 2006, la pobreza extrema bajó hasta 14% y la pobreza a 42.9%. Son 10 puntos porcentuales menos que el dato actual.

Reducción de carencias sociales

La dimensión de carencias sociales sí ha mejorado en estos 25 años, aunque no en todos los aspectos. La seguridad social sigue siendo la carencia “dura” y no ha cambiado en décadas.

Entre 1990 y 2015, las viviendas con piso de tierra pasaron de 19.3 a 3.6%. Los servicios en vivienda también mejoraron en estos 25 años: electricidad, de 86.6 a 98.7%; agua entubada en vivienda, de 75.7 a 94.6%; drenaje, de 63 a 93.2%; servicios sanitarios, de 74.1 a 97.1%.4

También ha habido una mejora sustancial en la afiliación a servicios de salud. La población sin acceso a salud pasó de 60% en 2000 a 17.3% en 2015. Son 20.6 millones de personas aún sin afiliación a un sistema de salud.

La carencia que no se ha modificado sustancialmente es la falta de seguridad social. En el año 2000, había más del 60% de la población sin derechohabiencia a la seguridad social; en 2015, casi el 60% de la población.

Prospectiva

Hay dos grandes escenarios tendenciales posibles. Si se mantienen el ritmo y la dinámica del crecimiento económico excluyente sin crisis graves, la pobreza se reduce muy lentamente. Todos los avances se pierden con aumentos de precios y turbulencias económicas que afectan los ingresos. Con el escenario tendencial actual, también puede haber reducción de las carencias, excepto en seguridad social.

El único escenario de reducción sustancial requiere dos grandes cambios: una política económica incluyente para fortalecer la capacidad productiva de los sectores rurales y urbanos de bajos ingresos, incorporar a jóvenes y mujeres a mercados laborales formales con buena remuneración, e incrementar los salarios mínimos. En la política social, un sistema de protección social universal, con el “paquete” completo de medidas de seguridad social: pensiones, seguro por incapacidad y desempleo, servicios de cuidado y, por supuesto, acceso efectivo a la salud.

La exigencia ciudadana de cambios que transformen las actuales políticas ineficaces y excluyentes es urgente. Los cambios apremiantes son (1) incremento a los salarios mínimos por encima de la línea de pobreza, (2) un padrón único de beneficiarios y datos abiertos en los programas sociales, y (3) mecanismos de acceso efectivo a la salud.

México es una economía media con un gran potencial de crecimiento. Reducir sistemática y significativamente la pobreza y en particular la pobreza extrema debe ser un objetivo del país. EstePaís

1 Las fuentes de datos originales son las encuestas nacionales de Ingresos y Gastos de los Hogares del INEGI para ambos años. Se usan las variables de pobreza “por ingresos” por ser los únicos datos disponibles previos a 2008. Para el dato de 1989, se usa el estimado por Miguel Székely en Pobreza y desigualdad en México entre 1950 y el 2004, Sedesol, serie Documentos de Investigación, núm. 24, julio de 2005, p. 15. Para 2014, se usa el dato oficial del Coneval que se refiere a la población con ingreso inferior a la línea de bienestar.

2 Para la variable de pobreza extrema, se usan los datos estimados por Székely, óp. cit., para el dato de 1989 correspondiente a “pobreza alimentaria”, y para 2014, el dato oficial del Coneval de población con ingreso inferior a la línea de bienestar.

3 Ib.

4 Cálculos de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza con datos del Censo de Población y Vivienda 1990 y la Muestra Intercensal 2015 del INEGI.    

______

ACCIÓN CIUDADANA FRENTE A LA POBREZA es una iniciativa de la sociedad civil organizada para impulsar acciones efectivas contra la pobreza y la desigualdad, www.frentealapobreza.mx.

DOPSA, S.A. DE C.V
T.  56 58 23 26 / 55 54 66 08 /
56 59 83 60

Dulce Olivia 71,
Villa Coyoacán,
Coyoacán,
04000,
Ciudad de México