Texto-poema a partir There was perhaps de Alejandra España

He pensado en el suspiro para hablar de esta pieza de su poesía de la intersección de la palabra y la imagen de su poesía de peso y de movimiento. Un mecanismo intangible detona el alma, o el no conocimiento: y ese saber permea más allá de todo sistema porque introduce en las hendiduras de […]

Texto de 31/12/20

He pensado en el suspiro para hablar de esta pieza de su poesía de la intersección de la palabra y la imagen de su poesía de peso y de movimiento. Un mecanismo intangible detona el alma, o el no conocimiento: y ese saber permea más allá de todo sistema porque introduce en las hendiduras de […]

He pensado en el suspiro

para hablar de esta pieza

de su poesía

de la intersección de la palabra y la imagen

de su poesía de peso y de movimiento.

Un mecanismo intangible detona el alma, o el no conocimiento:

y ese saber permea más allá de todo sistema porque introduce en las hendiduras de nuestra identidad algo así como un sumergirse mar adentro

que nos otorga la conciencia total.

Sumergirse y sentir el oleaje.

Tal como el último dibujo del libro (un libro hecho de dibujos y textos, dibujos que se pliegan y descomponen formando nuevas figuras, nuevos textos):

allí, mirando la inmensidad de las aguas,

un hombre, el hombre, antes o después de sumergirse, sobre la playa de una isla frente al

océano, resguardado por las montañas:

nadie, nada,

el principio, o el final,

no lo sabemos.

Algo jamás pensado.

Dice Alejandra España.

Tal vez existía

O tal vez fuera

Si acaso existió o existiera o

quizás hubo

un tal vez.

13 x 20 centímetros

con tipografía a mano, de la autora, y de Nicolas Jenson, grabador y tipógrafo francés, francés como Redón el hijo de Odile

uno de cuyos orígenes

a First Vision Attempted in the Flower

fuera impreso en la Imprenta Lemercier

en 1883,

como impreso fue este por Malpaís en los talleres de Cráter Invertido.

Como en aquellos orígenes

hay en este suspiro

una síntesis de sueños y quimeras:

de lo imposible

de lo real imposible

las dos caras del mundo que en realidad no son dos sino compuertas que se abren hacia el infinito.

Quizás el arte es acertar en el blanco que despliega el mecanismo de apertura de esas puertas:

y hacer posible

el resonar con las cosas.

Y resonar, considero, con los entes y las cosas, es imprescindible, porque nos da sentido, nos expande y materializa como espíritus más allá de lo físico.

Y algo en mí resuena, profundamente, con esta pieza:

There was perhaps

me dice algo

y me conmueve.

Lo tomo y lo desenvuelvo 

–es ya la provocación de un ritual–

y la lectura me sale naturalmente en desorden;

porque las posibilidades son matemáticamente exactas y simbólicamente ilimitadas:

porque esta no es la primera vez que este juego se juega pero sí es la primera vez que se juega con tinta negra y palabras negras trazadas sobre blanco, desde un espacio que amalgama el interior al exterior,

los lenguajes de la mirada y de la palabra, el lenguaje del objeto, del libro que sólo es libro por ser objeto

y desde una perspectiva de pájaro hasta un atisbo del hueso.

Primero el poema escrito:

su sonido, su lectura en voz alta

el modo en que las palabras caen sobre el silencio y dan y toman forma y cuerpo

el modo en que en este hechizo de la creación o de la destrucción surge, precisando al sujeto en medio del caos,

un quizás, un yo, un tú

(just MY confusing mind / A whisper for YOU)

y eso YO y ese TÚ se van introduciendo despacio

se localizan

focalizan

entierran suave pero incisivamente el maremágnum en la realidad, en una clara realidad, la realidad del vaso.

Empiezo por el segundo fragmento porque es el primero que, al desplegar el envoltorio la camisa el cartel, ubico.

Lo leo sin parar porque no puedo detenerme: me llama y me impele el ritmo y la sonoridad y el sentido del there was perhaps.

Ya estoy ahí

ya me habló

ya me dijo tanto

como un suspiro

que no dice nada y lo dice todo.

Ya me habló

Ya hablamos.

Busco darle orden.

Voy al primer fragmento

pero la realidad me interrumpe la lectura.

Me detengo.

Voy a la cocina por el vaso de agua (necesito ver, tomar el vaso de agua)

y al volver decido mejor tomar el libro; lo hojeo, de atrás hacia delante,

leo los textos exactamente de atrás hacia delante:

y veo a aquél hombre en la inmensidad

sobre la playa

todo en negros 

–pero la portada es tinta azul–

trazos negros disímiles, en su peso, en su línea, en la intención que soportan y en el registro al que aspiran (Blake Blake).

Y pienso:

Ella      se atreve.

She dares to…

Primero la imagen, luego el texto, entonces, ahora.

En él se asienta

la repetición de las palabras

a way to be conscious of all

la reconstrucción del vacío de este viaje introspectivo que es una invitación al viaje, o bien una bitácora del viaje, o un trazo del origen.

Una especie de caldo primigenio.

La trayectoria de lo divino.

There was perhaps THE FACT THAT YOU NOTICED IT

(Pero mientras tanto me pregunto: los troncos cortados… el libro que se posa… ¿fue o será?)

Alejandra España juega con el tiempo.

Tira los dados y juega.

Rezuma los homenajes que hace o, más que homenajes, devociones,

y vuelve a ellas no para citarlas ni para usarlas sino para narrarlas desde su propia percepción

para interrogarlas

como la continua forma de indagación que es el arte:

la insuficiencia del lenguaje y la imprecisión de la visión a través de la suficiencia del lenguaje y la precisión de lo visible, advierto.

Advierto, también, porque la defiendo, la necesidad de lo inacabado por continuo,

y advierto, asimismo, que este pequeño no-conocimiento, este libro, se escapa de las manos antes de hacer una afirmación pero abre la exhalación como vaho en el frío.

Decía Henri Bergson que los pensamientos simultáneos se producen a través de la intuición.

La intuición, digo yo, es como una piscina templada a la que te echas a nadar sin ropa.

El poema-imagen-pieza-invento-ilustración-silueta-palabra

el poema objeto no es objeto

es poema, poesía

es ritual

es la incógnita

es un beyond

es la muerte con minúscula, y la Muerte con mayúscula

es el brote de la vida

es something deep inside

un árbol

un suspiro:

a matter of perception.EP

ale-espania-casi-final

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER

Relacionadas

DOPSA, S.A. DE C.V
T.  56 58 23 26 / 55 54 66 08 /
56 59 83 60

Morelos 23,
Del Carmen,
Coyoacán,
04100,
Ciudad de México