Ntuku’un in y otros poemas

Nadia López García, poeta mexicana bilingüe tu’un savi-español, comparte una selección de siete poemas: “Ntaá ña ka’un me ntuchinuu kunchee ra chaku- ka´vi ntìì. koi ká’an ntaa kachi nivi me tu´un tsaa titsi ùni kii isu.” / Mienten los que dicen que en mis ojos
han leído la muerte. No hablan verdad los que aseguran que nuestra lengua morirá en tres días venado.)”

Texto de 16/07/20

Nadia López García, poeta mexicana bilingüe tu’un savi-español, comparte una selección de siete poemas: “Ntaá ña ka’un me ntuchinuu kunchee ra chaku- ka´vi ntìì. koi ká’an ntaa kachi nivi me tu´un tsaa titsi ùni kii isu.” / Mienten los que dicen que en mis ojos
han leído la muerte. No hablan verdad los que aseguran que nuestra lengua morirá en tres días venado.)”


Ntuku’un in

Memoria

¿Tsa´an ntìì?
kachi,
paa, ta sa´a tutsi ana.
 
¿Ñantaka’i savi Íín?
ntakatu’un,
ta suku kaxi 
in tutsi ña nii.
 
Miki so’ó chaku tu´un
yo’oku in, paa ntsa’ùn ichi
koo kákaku, saa koi tu´un,
ntuku´un in nikiku Kàkà.
 
Kan’cha tu´unku
ra yu´u chi’i yu’ú,
koo ní’i, koo tu´un.


¿A qué huele la muerte?
decías,
mientras te hacías tristeza, padre.
 
¿Qué color tendrá la lluvia? 
preguntabas,
mientras en tu garganta crujía
una rabia ya antigua.
 
Jamás en tus oídos retumbó la voz
de tu primera raíz, porque fuiste
camino no andado, pájaro sin voz,
memoria hecha cal.
 
Porque cortaron tu palabra
y bajo tu lengua sembraron miedo,
silencio.


Koi kukana 

No estoy triste
Ntaá ña ka’un me ntuchinuu
kunchee ra chaku- ka´vi ntìì.
koi ká’an ntaa
kachi nivi me tu´un
tsaa titsi ùni kii isu.

Na kuchaa so’o yó`ò káchi
yùù kàkà ñuu ka’un koi ñaño ìì,
tsa’ni mana kata tikoso 
ra mee kátsi tachi.

Kumi tu´un ìì sèè
Ntuku nána:
Koi kunana, ká’an.
Koi kunana.

Me yo’o nai me niì,
me tu´un koi tsaa.


Mienten los que dicen que en mis ojos
han leído la muerte.
No hablan verdad 
los que aseguran que nuestra lengua 
morirá 
en tres días venado. 

Escucho el rumor de las piedras de cal
y cantera de esta ciudad sin dioses,  
desvelo el canto de los grillos que no
son y devoro el silencio del aire.

Hay una súplica escondida
que busca salir:
No estoy triste, me repito.
No estoy triste.

Mientras mi raíz 
corra por mi sangre,
mi lengua
              no morirá. 


Ntakua’a

Retorno

Kàsi kue kueni, káka ichi,
so’o yó`ò ñu’ú koi  i’i
in uvi
kúni ñu´ú taan.


Mee tsa´an yúkú café,
me tsa´an icha kù’ù
ra chazoo nai luu yúkú,
in kana ñu´ú  mitu’ùn.


Yo´ó,
patsa´nu  ra matsa´nu víkò,
yutu ra loma,
konta’vi víkò kuxi.

Kachi in uvi ku´na
kuá’á chikui inkaa ichi yucha
kaku chàa ra ñà’an 
se’e savi.

Kachi in uvi ku´na
ku’na yutu paa
ra kutu’va tu´un savi.
Kachi in uvi ku´na,
yo´ó,  ntsiò ñuu savi.



Vichi koi ña’an
konta’vi víkò.


A tientas, ando los caminos,
vuelvo sobre el barro cocido
que alguna vez 
fue tierra que tembló.

Respiro las matas de café,
respiro el verde de los yerbajos
y escucho el crecer de pequeñas
plantas,
el aullido de una tierra,
ya desierta.

Aquí,
los abuelos son nubes,
árboles y cerros,
neblina gris.

Cuentan que en algún tiempo 
por las calles corrieron ríos
 de los nacieron hombres y
mujeres de lluvia.

Dicen que en algún tiempo
se abrió el árbol padre 
y de ahí aprendimos 
la lengua de la lluvia.

Dicen que en algún tiempo,
aquí, vivió mi pueblo.

Hoy no hay más
que neblina.

Ta’án
Herencia


Ta’in ta nai
ke’en ta nai yutu,
mitu’ùn,
i’in.

Fuimos la estirpe que creció
como crecen ciertos árboles,
solos,
mudos.


Choko ncha´i

Hormiga negra


Yu’ú íín nùù
mee koi kunchee.


Íín katsu nùù ra yu´u tu ´un.


Koi ntuku’un ini tu ´un,
kata ra yee ìì.


Yu’ú nchá’i ichi
iì ntuchinuu 
ra chikatu tu´unku.

Koi ntuku’un ini nchanùù maa
koi kunchee
ntuchinuu si’i,
koi tu´va  
nchii kuaku tuisiku.




Koi ntuku’un ini saá me patsa´nu
ra matsa´nu  kachi kua’an ñu ´úku
ra stuva tachi
saa koi ntaka’an.



Koi  ntuku’un ini kukana
ntí’o  ñuu 
koi íín ntusu 
ra kù’ù kan’cha
ra ntìì nikanchii. 


Mee mà’na choko ncha´i,
káka ichi  ntika
ra kana yu’ú ñu´ú
niì yava.


Mee mà’na choko ncha´i,
ntí’ì ñu´ú.









El miedo tiene rostros 
que aún no conocemos. 

Tiene maneras distintas
de comernos la cara 
y la voz.

Te hace olvidar palabras, 
voces 
y lugares sagrados.

El miedo es un lodo seco
que nos duele en los ojos 
y nos amarra la lengua.

Te hace olvidar el llanto de las
madres
que no han vuelto a mirar
los ojos de sus hijos,
que todavía no encuentran
dónde poner 
su dolor. 


Te hace olvidar la rabia de los
abuelos
que fueron despojados de sus
tierras
y derribados por el viento
como pájaros sin memoria.

Te hace olvidar la tristeza 
de todos los pueblos 
que fueron silenciados
y que fueron como hierba que se
corta
y muere al sol.

He soñado hormigas negras,
caminan en procesión
y aúllan el miedo
que siente la tierra
por tanta sangre vertida. 

He soñado hormigas negras
que presagian el final.







Este País Logo

RECIBE LO MEJOR DE

ESTE PAÍS

29 AÑOS DE

TENDENCIAS Y OPINIONES

DOPSA, S.A. DE C.V
T.  56 58 23 26 / 55 54 66 08 /
56 59 83 60

Dulce Olivia 71,
Villa Coyoacán,
Coyoacán,
04000,
Ciudad de México