Heridas en las letras: libros poco conocidos sobre la Segunda Guerra Mundial

Citlalmina Guadarrama recomienda cuatro libros poco conocidos sobre la Segunda Guerra Mundial.

Texto de 29/09/22

Citlalmina Guadarrama recomienda cuatro libros poco conocidos sobre la Segunda Guerra Mundial.

La Segunda Guerra Mundial dejó una cicatriz profunda en la memoria colectiva de toda la humanidad. Hay muchas narraciones devenidas de esa gran historia oficial que aprendemos en la escuela, vemos en películas o incluso leemos en los principales títulos del estante temático en librerías. A continuación recomendamos algunas perspectivas poco comunes acerca de uno de los capítulos más oscuros en la historia del ser humano.

La ambivalencia sin elección

Cuando las palomas cayeron del cielo (Salamandra, 2013) fue ganadora del prestigioso Nordic Prize, otorgado por la Academia Sueca. La escritora finlandesa Sofi Oksanen presenta tres voces de las que poco se ha hablado. Esta novela se desarrolla en Estonia, país donde Edgar y Roland combaten en una invasión soviética. Ambos forman parte de los muchos jóvenes estonios que pasaron por los campos de adiestramiento alemanes en Finlandia, y que veían a la Alemania nazi como salvadores frente a la opresión soviética.

Justo en el medio de los dos bandos conocemos a Juudit, esposa de Edgar, quien duda de esta visión protectora de los nazis. Sin duda, el punto de vista de los países bálticos frente a la Segunda Guerra Mundial dista mucho de las versiones, fuertemente influenciadas por la visión occidental, que generalmente llegan a nosotros.

La reacción intelectual

A Sandor Márai le tocó conocer no sólo el mundo de la guerra, sino en lo que se convirtió después de ella. Exiliado de su país tras la invasión alemana, fue testigo de la transformación capitalista, socialista e imperialista a la que quedaron expuestos la mayoría de los países por parte de las grandes potencias. Si bien conocemos múltiples visiones de grandes escritores, artistas y pensadores acerca de los acontecimientos globales, pocos los abordan con el temple y la crítica de Márai.

Liberación (Salamandra, 2012) fue escrita entre julio y septiembre de 1945, poco después de los hechos históricos narrados; permaneció inédita hasta el año 2000, cuando se cumplió el centenario del nacimiento del autor húngaro. Relata la desesperación de personas recluidas en un sótano con la promesa de la llegada del ejército soviético a otorgarles la tan ansiada “liberación”.

La mala reputación como identidad

Pocas veces nos ponemos a pensar qué pasó con los alemanes después de la Segunda Guerra Mundial. Aquellos provenientes de la nación que fuera considerada el gran villano del mundo solo unos años antes. La autora e ilustradora Nora Krug fue testigo de las reacciones desagradables de la gente al escuchar su acento en sus viajes. Sin embargo, antes de refugiarse en el pensamiento simplista de que la agredían, compartió la rabia de sus interlocutores, al comprender la historia que acababa de escribirse de su país.

Es entonces cuando emprende un viaje en el que desmenuza la construcción de la identidad cultural de una forma nunca antes comprendida. Viaje que documenta en Heimat. Lejos de mi hogar (Salamandra graphic, 2020), ilustrando la resignificación de lo que conocemos como patria y raíces.

La supervivencia manchada de dolor

“Tú podrás regresar, porque eres joven, pero yo ya no volveré”; esta simple frase que Marceline Loridan-Ivens escuchó pronunciar a su padre en el tren donde viajaban al ser deportados al campo de Auschwitz-Birkenau en abril de 1943, quedó grabada en su memoria para siempre y es el origen de este relato extraordinario.

Y tú no regresaste (Salamandra, 2015) es una carta abierta, escrita a sus 86 años, a un padre que, efectivamente, no sobrevivió al infierno. No obstante, al avanzar en la lectura de las escasas 96 páginas, notamos que aquella Marceline de 15 años ya poseía una firmeza con la que, incluso después de todo el despojo de la guerra, sigue sin permitirse el sufrimiento. EP

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER

DOPSA, S.A. DE C.V