Becarios de la Fundación para las Letras Mexicanas: Teatro en el cielo

Alejandro Adame, becario de la Fundación para las Letras Mexicana en el área de poesía, presenta un poema en tres partes.

Texto de 20/12/22

Alejandro Adame, becario de la Fundación para las Letras Mexicana en el área de poesía, presenta un poema en tres partes.

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Se enrolla el telón de la noche. 

Se instala el día en el escenario: 

El agua de luz se desborda 

del pozo del sol: se esparce 

su espesura y humedece 

de fuego al mundo. 

El pájaro baila

en la porosa pista de la nube,

entra en ella, se regodea 

por la caricia de vapor, 

se inflaman sus plumas,

se hincha su pecho

y desaparece en el horizonte. 

(Como el minutero del reloj

que avanza imperceptiblemente,

o el lento crecimiento de las uñas,

o como el destino circular

que busca la luna

intentando burlar el movimiento…

así van cambiando 

los colores del día.

Todo va empalideciendo. 

Va imponiéndose el reino de la ausencia.

El día es un cuerpo que agoniza,

se vacía, se desangra,

se desgrana la luz.)

Se cansan los párpados

de la luz, se entrecierran, el paisaje

cesa, padece, cede

como la herida fresca

que suple la cicatriz de sombra. 

La tarde, ese largo letargo…

La tarde, ese toro debilitado,

echado en un pastizal 

indeciso entre mirar

el este o el oeste. 

Ya viene la noche galopando. 

Los ojos de la luz 

están a punto de cerrarse. 

La luna 

está cansada de remar. 

La luna, 

el recuerdo del sol,

el fantasma del alba,

el eco del brillo. 

La noche: 

el paisaje con el que sueña el vacío. 

(La mañana, la tarde, la noche,

esos tres actos de la obra, 

se repiten, como alternan

los colores en un tablero de ajedrez.)

Se desenrolla el telón. 

Se instala la noche en el escenario: EP

Relacionadas

DOPSA, S.A. DE C.V