Cartas a la administración

México, DF, a 17 de abril de 2015. María Eugenia Hernández Castillo Administradora de los Condóminos Tigre 277 Por medio de la presente quisiera expresar mi descontento con respecto al ruido que hace el elevador desde hace ya varios días. Pareciera que un animal de tamaño mediano está atrapado en la parte exterior de la […]

Texto de 23/07/16

México, DF, a 17 de abril de 2015. María Eugenia Hernández Castillo Administradora de los Condóminos Tigre 277 Por medio de la presente quisiera expresar mi descontento con respecto al ruido que hace el elevador desde hace ya varios días. Pareciera que un animal de tamaño mediano está atrapado en la parte exterior de la […]

México, DF, a 17 de abril de 2015.

María Eugenia Hernández Castillo

Administradora de los Condóminos Tigre 277

Por medio de la presente quisiera expresar mi descontento con respecto al ruido que hace el elevador desde hace ya varios días. Pareciera que un animal de tamaño mediano está atrapado en la parte exterior de la cabina, o bien, en el grupo tractor.

Espero que se llame a un especialista competente para que solucione el problema. He pasado noches terribles.

Atentamente

Lic. Jesús Ignacio Miranda Chávez

_____

México, DF, a 25 de abril de 2015.

María Eugenia Hernández Castillo

Administradora de los Condóminos Tigre 277

Le agradezco mucho que la reparación del elevador se haya llevado a cabo. Me estaba resultando muy difícil conciliar el sueño, sobre todo los fines de semana cuando algunos vecinos llegan a horas sinceramente inconvenientes.

Atentamente

Lic. Jesús Ignacio Miranda Chávez

_____

México, DF, a 13 de mayo de 2015.

María Eugenia Hernández Castillo

Administradora de los Condóminos Tigre 277

Escribo la presente para informarle que el próximo 22 de mayo festejaré mi cumpleaños número ochenta. Por este motivo recibiré la visita de mi hermana, María del Rosario Miranda, quien vive en Guadalajara y vendrá acompañada de una de sus hijas (aún no sé cuál de las dos, le informaré oportunamente). Espero que los porteros, tanto el del día como el de la noche, puesto que desconozco la hora exacta de su llegada, estén al tanto, ya que sé que son muy celosos de su trabajo. Significaría una verdadera pena para mí que no se les permitiera el acceso.

Atentamente

Lic. Jesús Ignacio Miranda Chávez

_____

México, DF, a 17 de mayo de 2015.

Estimado Lic. Jesús Ignacio Miranda

Propietario del departamento 305 de los Condóminos Tigre 277

Presente

Escribo con motivo de la carta recibida el día 13 del presente concerniente a la visita de su hermana, la Sra. María del Rosario Miranda.

Le informo con mucho gusto que no hay ningún inconveniente en que usted reciba visitas cualquier día a cualquier hora. No es necesario avisar con anticipación.

Sin más por el momento, quedo a sus órdenes.

María Eugenia Hernández

Administradora

_____

México, DF, a 18 de mayo de 2015.

Estimada María Eugenia Hernández Castillo

Administradora de los Condóminos Tigre 277

Le agradezco mucho su respuesta. Mi hermana me ha informado que vendrá acompañada de su hija María Elena Salas Castillo Hernández alrededor de las 18 hrs.

Atentamente

Lic. Jesús Ignacio Miranda Chávez

_____

México, DF, a 26 de mayo de 2015.

Estimada María Eugenia Hernández Castillo

Administradora de los Condóminos Tigre 277

Antes que nada quisiera saludarla y agradecerle las facilidades proporcionadas a mis familiares la semana pasada. No obstante, el motivo de la presente es que me veo en la penosa necesidad de informarle a usted que los vecinos recién llegados a este edificio al departamento 304, justo al lado del de un servidor, el día 23 de mayo del año en curso, han incurrido en una serie de acciones ciertamente molestas para el resto de los condóminos. Las enumero a continuación:

– Entrar y salir pasada la medianoche.

– Recibir visitas que permanecen hasta altas horas de la madrugada.

– Escuchar música a horas poco adecuadas.

– Fumar cigarrillos cuyo humo invade el pasillo y mi departamento.

Espero se tomen las medidas convenientes para que el problema se solucione oportunamente. Sería una verdadera desgracia que este respetable edificio, en el que he vivido por más de cuarenta años, se convirtiera en uno de esos multifamiliares en los que reinan la anarquía y el caos.

Atentamente

Lic. Jesús Ignacio Miranda Chávez

_____

México, DF, a 9 de junio de 2015.

Estimada María Eugenia Hernández Castillo

Administradora de los Condóminos Tigre 277

Temo que la carta que dirigí a usted el día 26 de mayo se haya perdido. En ella manifesté mi molestia con respecto a los hábitos de los vecinos recién mudados al departamento 304. Quiero hacer de su conocimiento que escucho ruidos poco convencionales provenientes de dicha vivienda, como si arrojaran puñados de monedas al piso y arrastraran sillas de un lado a otro sin cesar. El volumen de la televisión y la música es insoportable y el azotar de la puerta mi tormento durante las noches. Sin embargo, lo peor de todo es el humo que sale por su balcón y se introduce por mi ventana. Es como si recorriera el paramento del edificio con la intención de entrar a mi habitación. Le ruego que se tomen medidas.

Atentamente

Lic. Jesús Ignacio Miranda Chávez

México, DF, a 21 de junio de 2015.

Estimada María Eugenia Hernández Castillo

Administradora de los Condóminos Tigre 277

Desconozco el motivo por el cual mis cartas anteriores han sido ignoradas. En ellas describí las molestias que me ha ocasionado la reciente mudanza de los vecinos del departamento 304, contiguo al de un servidor. Debo informarle que además de que el ruido se ha incrementado día a día, cuando no creí que eso fuera posible, las continuas visitas que reciben, todas ellas fumadoras, sin duda, generan grandes cantidades de humo de cigarrillo, lo que ha deteriorado mi salud de manera importante. El humo se cuela por debajo de mi puerta, recorre el pasillo y llega hasta mi cuarto impidiéndome conciliar el sueño.

La tos que ya padecía se ha vuelto crónica. He sentido mareos con frecuencia y el olor es insoportable. Comienzo a pensar que actúan de forma malintencionada. Me han visto, saben que vivo junto a ellos, que soy un hombre mayor. ¿Qué pretenden?

Atentamente

Lic. Jesús Ignacio Miranda Chávez

_____

México, DF, a 2 de julio de 2015.

María Eugenia Hernández Castillo

Administradora de los Condóminos Tigre 277

No voy a insistir en la razón de su silencio. No sé si usted tenga algún tipo de relación con esta joven y desconsiderada pareja que atenta contra mi salud y mi vida, o simplemente no quiera usted perder su valioso tiempo dirigiendo unas líneas a este anciano. En cualquier caso, me siento en la obligación de seguir informándole de lo que ha ocurrido en este piso del edificio que tiene a su cargo.

Hace unos días, mientras intentaba conciliar el sueño, escuché un ruido de tal intensidad que me obligó a levantarme y dirigirme a la sala, que colinda directamente con la de los vecinos. El sonido no cesó en ningún momento a pesar de que me llevó algunos minutos salir de la cama, ponerme las pantuflas y la bata y caminar hasta allá. No soy ningún adolescente.

Todo ese tiempo escuché a través de la pared la caída de diversos objetos metálicos. Era como una interminable cascada de cubiertos, cacerolas y utensilios de cocina. Quise quedarme un momento más para descubrir la fuente de dicho estruendo, cuando un remolino de humo entró por una rendija y me provocó tal acceso de tos que volví a rastras a la cama, donde permanecí los dos días siguientes.

Ya que he desistido de apelar a su deber como administradora, ruego ahora a su sentido humanitario.

Atentamente

Lic. Jesús Ignacio Miranda Chávez

_____

México, DF, a 18 de julio de 2015.

María Eugenia Hernández Castillo

Administradora de los Condóminos Tigre 277

Comienzo a pensar que probablemente me ha tomado por una persona senil que no sabe lo que dice, que imagina cosas o que sufre paranoia. Sin embargo, puedo asegurarle que está usted equivocada. Esta misma mañana escuché golpes tan fuertes que estuve a punto de llamar a la policía; a pesar de que no le tengo especial estima a la pareja vecina no le deseo ningún mal a nadie.

Mi salud ha empeorado día tras día debido a las continuas noches en vela en las que imagino lo que puede estar ocurriendo tras la pared que separa mi departamento del de junto y, por supuesto, a mis severos problemas en las vías respiratorias.

En caso de que usted aún dude de la veracidad de lo que le he relatado en las últimas semanas, adjunto en un sobre un pañuelo con la sangre que me provocaron los accesos de tos.

Atentamente

Lic. Jesús Ignacio Miranda Chávez

_____

México, DF, a 31 de julio de 2015.

María Eugenia Hernández Castillo

Administradora de los Condóminos Tigre 277

A pesar de que nuevamente no he recibido respuesta por su parte creo que es mi deber hacer de su conocimiento que estoy sinceramente preocupado por las actividades que puedan estarse llevando a cabo en el departamento número 304. El día de ayer sentí un ascenso considerable en la temperatura del área de la sala y el comedor, por lo que me acerqué a la pared hasta tocarla con la palma de la mano. Ardía. Fue como tocar una sartén dispuesta para freír tocino. Puede usted confirmarlo viendo las ampollas que aún me escuecen. Hasta ahora no podido encontrar la causa a tal irregularidad. Suplico a usted que realice una discreta investigación en dicha vivienda.

Atentamente

Lic. Jesús Ignacio Miranda Chávez

México, DF, a 16 de agosto de 2015.

María Eugenia Hernández Castillo

Administradora de los Condóminos Tigre 277

Me pregunto si soy yo el único habitante de este edificio que dirige a usted este tipo de cartas. No puedo creer que el resto de los vecinos no manifiesten quejas sobre la pareja recién llegada. Lo he comentado con mi hermana María del Rosario y ella tampoco lo entiende. Me ha dicho que planea visitarme nuevamente en septiembre y que me ayudará a esclarecer lo que ocurre con ellos.

Mientras tanto sigo padeciendo por los vicios de estos jóvenes. Estamos en pleno verano y es imposible estar con las ventanas cerradas. Sin embargo, si las abro entra una humareda que mi frágil pecho no puede resistir. Carmen, mi difunta esposa, nunca hubiera permitido que viviera en semejante sufrimiento.

Aunque dudo que sea de su interés, toda la mañana en el departamento contiguo han estado arrastrando y arrojando objetos contra la pared que colinda con la mía. No sé de qué pueda tratarse, pero sin duda están acumulando una gran cantidad de sospechosas pertenencias. El día de ayer estuvieron utilizando el elevador toda la tarde. ¿No le preocupa lo que pueda estar ocurriendo en este edificio?

Atentamente

Lic. Jesús Ignacio Miranda Chávez

_____

México, DF, a 27 de agosto de 2015.

Estimado Lic. Jesús Ignacio Miranda

Propietario del departamento 305 de los Condóminos Tigre 277

Presente

Antes que nada le pido una disculpa por no haber contestado a sus cartas anteriores. Espero que comprenda que puede resultar difícil contestar de manera individual las inquietudes de cada uno de los 120 departamentos de cuya administración me encargo.

Escribo para informarle que el Sr. José María Rodríguez y su esposa Elena Rodríguez abandonaron el departamento número 304 de su edificio el 15 de junio de este año, debido a la muerte de la madre de ella, en Buenos Aires, de donde no han vuelto desde entonces. El departamento se encuentra vacío y ha sido puesto a la venta.

Sin más por el momento, quedo a sus órdenes.

María Eugenia Hernández

Administradora  

DOPSA, S.A. DE C.V
T.  56 58 23 26 / 55 54 66 08 /
56 59 83 60

Dulce Olivia 71,
Villa Coyoacán,
Coyoacán,
04000,
Ciudad de México