México incumple compromisos

México llega a la COP 27 con las manos vacías: los objetivos planteados para el 2030 no se van a alcanzar.

Texto de 08/11/22

México llega a la COP 27 con las manos vacías: los objetivos planteados para el 2030 no se van a alcanzar.

El fenómeno del cambio climático representa, en este momento, el mayor reto para la humanidad, tanto para los gobiernos de todos los países sin excepción, como para la ciencia. Los acuerdos a nivel mundial, dirigidos por la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC), resultan fundamentales para lograr el objetivo marcado en el Acuerdo de París que busca evitar un incremento mayor a 1.5 °C de la temperatura media de la atmósfera del planeta a finales de siglo.

Lamentablemente, los acuerdos que algunos países firman y se comprometen a cumplir, no lo hacen. Es el caso de México que, en la Reunión de las Partes (COP 21 de París 2015) de la UNFCCC, se obligó a una reducción del 22% de los gases Efecto Invernadero al 2030 y a la generación del 35% de electricidad por medio de Energías Renovables (EERR) en el 2024, objetivos que no se van a alcanzar.

“México llegará a la COP 27 en Egipto con las manos vacías. Sin haber hecho la tarea y sin una hoja de ruta de las acciones que puede realizar para cumplir las metas.”

México llegará a la COP 27 en Egipto con las manos vacías. Sin haber hecho la tarea y sin una hoja de ruta de las acciones que puede realizar para cumplir las metas.

Por el contrario, las políticas energéticas y de combate al cambio climático adoptadas por la administración del presidente López Obrador van exactamente al revés de los compromisos firmados por México en el Acuerdo de París y ratificados por el Senado de la República.

Esta situación es muy grave porque además del ridículo mundial al que se expone nuestro país por incumplir sus compromisos, nos aleja cada día más de los objetivos planteados y complica a futuro la solución de los problemas.

El gobierno federal ha decidido frenar de tajo la generación de electricidad por medio de EERR y reactivar viejas termoeléctricas de la CFE que operan con combustóleo. Esta política es totalmente regresiva. No solo representa una contaminación exorbitante, emitiendo a la atmósfera millones de toneladas de CO2 al año, contrario a los acuerdos internacionales que por otra parte, afecta de forma directa la salud de millones de personas.

Además de políticas regresivas, López Obrador destruyó la autonomía de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y buscó eliminar al Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC). No pudo eliminarlo pero redujo su presupuesto a un mínimo. En la administración del presidente Felipe Calderón era de 290 M$ y López Obrador lo dejó en 168 M$, anulando prácticamente sus funciones.

Esta política energética retrógrada quedó evidenciada en la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica (LIE). No fue como se dijo entonces, ni la confiabilidad del sistema eléctrico nacional (SEN), ni el fortalecimiento de la CFE. El objetivo de esta reforma absurda e inconstitucional fue darle soporte a una política energética basada en la mayor extracción de petróleo para refinarlo y supuestamente lograr la autosuficiencia en gasolinas.

Este objetivo es ilusorio por varias razones: actualmente se importa el 60% de las gasolinas, las seis refinerías en el país apenas alcanzan eficiencias del 45%; los equipos de desulfuración funcionan mal; solo dos de ellas cuentan con coquizadoras, proceso fundamental para reducir la producción de combustóleo; emplean 10 veces más trabajadores que en las refinerías de Estados Unidos. Bajo estas condiciones, es imposible que mejore la capacidad de refinación y que tengamos autosuficiencia.

Actualmente, las refinerías de PEMEX producen 25% de gasolinas contra 32.6% de combustóleo, un subproducto sucio y con altísimo contenido de azufre, que ya nadie lo quiere ni regalado. Como referencia, las refinerías en EUA y en la UE, producen menos del 3% de combustóleo.

Al no poder PEMEX vender el combustóleo en mercados internacionales, debido a su alto contenido de azufre (de 4 a 6 %), la decisión salomónica del gobierno fue cerrar las puertas a las energías renovables, a la transición energética y ordenar quemar todo el combustóleo contaminante en las viejas termoeléctricas obsoletas y contaminantes que hay en el país.

“…la decisión salomónica del gobierno fue cerrar las puertas a las energías renovables, a la transición energética y ordenar quemar todo el combustóleo en las viejas termoeléctricas obsoletas y contaminantes que hay en el país.”

Esta es la verdadera razón que impulsó la reforma a la LIE: obligar a la CFE a operar estas termoeléctricas para consumir la mayor cantidad de combustóleo que se produce. Es una decisión que debilita y hace más ineficiente a la CFE, pero lo más grave fue el freno a las EERR.

En lugar de reducir emisiones a la atmósfera, que es un compromiso internacional, se están incrementando exponencialmente. Pero el mayor problema de esta reforma será la afectación a la salud de millones de mexicanos.

La Secretaría de Medio Ambiente del Estado de Guanajuato ha revelado datos que demuestran el grave daño a la salud que representa la generación de electricidad quemando combustóleo:

◆ A finales de 2020, las refinerías de Salamanca y Tula tuvieron un exceso de inventario de combustóleo y un incremento del 26% respecto del año anterior, el cual no se ha logrado vender en el mercado internacional. 

◆ El 15 de febrero de 2021 la CFE puso a disposición del CENACE (Centro Nacional de Control de Energía) las centrales generadoras de Tula y Salamanca, bajo la consideración de usar solo combustóleo con el fundamento de “contribuir a la continuidad del suministro eléctrico nacional”.

◆ El 19 de febrero de 2021 las estaciones de monitoreo Cruz Roja y Nativitas registraron un incremento en las concentraciones horarias de dióxido de azufre (SO2) hasta 10 veces mayor que en días anteriores.

◆ Del 19 de febrero al 8 de marzo, se superó el valor establecido de la NOM-022-SSA1-2019, la cual establece el límite de 75 partes por billón (ppb) de exposición en una hora. Durante este periodo de tiempo, se registraron valores de 250 ppb.

◆ Se informó de incrementos en las concentraciones de partículas menores o iguales a 2.5 micrómetros (PM2.5), hasta de 89 µg/m3, cuando el máximo permisible por la misma norma es de 45 µg/m3 de exposición en 24 horas. El incremento en las concentraciones de PM2.5 coincide con el aumento observado en las concentraciones de SO2.

Queda demostrado que al quemar combustóleo en las viejas termoeléctricas se disparan las concentraciones de SO2 y de partículas PM2.5. Asimismo, múltiples investigaciones revelan que la exposición a concentraciones altas de SO2 reportan un aumento en el número de muertes por cáncer de pulmón asociado a este contaminante. Adicionalmente, se demuestra la sinergia entre el SO2 y otros contaminantes como el benzopireno, así como las partículas PM2.5, que participan en procesos carcinogénicos.

Esta situación de contaminación en Salamanca se repetirá en todas las comunidades aledañas a la operación de viejas termoeléctricas que consuman combustóleo. Mucho peor será el caso de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, que recibirá directamente los gases contaminantes de la termoeléctrica de Tula.

En la reciente reunión de López Obrador con John Kerry, Enviado Especial de los EUA para el Clima, López Obrador se comprometió a impulsar políticas que reduzcan las emisiones. Esto es totalmente falso: lo que está provocando es exactamente lo contrario.

Se supone que en la Reunión de las Partes (COP 27), que se lleva a cabo justamente ahora en Egipto, la delegación mexicana presentará nuevos objetivos de NDCs (Contribuciones Determinadas a nivel Nacional) para establecer compromisos más altos de reducción de emisiones.

Es evidente que López Obrador no reconoce que ha incumplido todos los compromisos establecidos como país en la Convención Marco sobre el Cambio Climático y menos reconocerá que su política energética es totalmente contraria a los objetivos mundiales para el combate al cambio climático. EP

Este País se fundó en 1991 con el propósito de analizar la realidad política, económica, social y cultural de México, desde un punto de vista plural e independiente. Entonces el país se abría a la democracia y a la libertad en los medios.

Con el inicio de la pandemia, Este País se volvió un medio 100% digital: todos nuestros contenidos se volvieron libres y abiertos.

Actualmente, México enfrenta retos urgentes que necesitan abordarse en un marco de libertades y respeto. Por ello, te pedimos apoyar nuestro trabajo para seguir abriendo espacios que fomenten el análisis y la crítica. Tu aportación nos permitirá seguir compartiendo contenido independiente y de calidad.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER


DOPSA, S.A. DE C.V