Diversificación: un anhelo que no se cumple: La relación económica con China

El grupo México en el Mundo presenta una serie de textos que abordan los desafíos para la política exterior de México en 2022.

Texto de 26/01/22

El grupo México en el Mundo presenta una serie de textos que abordan los desafíos para la política exterior de México en 2022.

El desarrollo de México está estrechamente vinculado a una mejor inserción en la economía mundial que contribuya cada vez más al crecimiento incluyente, a la productividad, a la competitividad y a la generación de empleos mejor remunerados. Las ventajas competitivas del país, derivadas de su ubicación geográfica, vocación manufacturera, capacidad exportadora agroalimentaria, perfil demográfico y participación en el andamiaje jurídico internacional de libre comercio, son singulares y con gran potencial hacia el futuro. 

Por su peso e incidencia económica global, China es un socio obligado para México. Es nuestro segundo socio comercial y el tercer destino de nuestras exportaciones, con una tendencia ascendente y sostenida. A diferencia de la mayoría de los países del hemisferio, los intercambios bilaterales no se concentran en la exportación de materias primas, abriendo mayores posibilidades para la diversificación y aumento en el valor agregado de lo que producimos. 

Conforme crece la dimensión económica de la relación se perfilan líneas de continuidad en las prioridades gubernamentales mexicanas, independientemente de la administración en turno. Estas deben consolidarse con una perspectiva de largo plazo a partir de estrategias sensibles a realidades geopolíticas y a nuestra pertenencia al mercado norteamericano. 

Inversión en México 

Como en los casos de Japón y Corea del Sur, las oportunidades más promisorias radican en sectores vinculados a nuestra planta manufacturera y a las cadenas mundiales de suministro. Se requiere una estrategia integral de identificación y atracción de inversión productiva en estrecha colaboración con las entidades federativas. Deben seguir consolidándose mecanismos novedosos, como el fondo de inversión China-México, establecido en 2014 y dirigido por la Corporación Financiera Internacional del Banco Mundial. 

Inversión en China 

México es la única economía latinoamericana ⸺y de las pocas economías emergentes⸺ con inversión productiva significativa en China, en sectores como los de alimentos procesados, autopartes, químicos industriales, materiales de construcción y desarrollo de software, entre otros. A partir del 1 de enero de 2022, la inversión mexicana en China se verá beneficiada por la entrada en vigor de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP), con su acceso privilegiado a otras catorce economías de Asia-Pacífico. Deben ampliarse las acciones de acompañamiento y apoyo a nuestras empresas para impulsar su consolidación, expansión e igualdad de trato legal y regulatorio. 

Oferta exportable y participación en el comercio

México debe impulsar una mayor participación en el mercado chino y la ampliación de su oferta exportable a partir de un mejor conocimiento y aprovechamiento de las oportunidades que este ofrece. Asimismo, debe desarrollar programas específicos que permitan una mayor participación de las pequeñas y medianas empresas mexicanas en los intercambios comerciales. 

Agroalimentos

China es el mayor importador mundial de agroalimentos. En los últimos años, se han negociado protocolos de acceso para un amplio abanico de productos agroalimentarios mexicanos. Su máximo aprovechamiento ⸺de la mano de productores y exportadores⸺ debe ser un objetivo prioritario, así como la identificación de otros productos en los que tengamos una oferta exportable que justifique la negociación de protocolos fitosanitarios adicionales. 

Conectividad aérea directa

En la era posterior a la pandemia de covid-19, debe impulsarse la reactivación de las rutas que nos conectaban con Beijing, Guangzhou y Shanghái, con su consecuente efecto multiplicador sobre los flujos turísticos y los negocios. 

Contactos empresariales

Conforme crece y se diversifica, la relación económica trasciende cada vez más los contactos entre gobiernos. México debe seguir impulsando y apoyando el diálogo de las empresas mexicanas con sus contrapartes, y apoyarlas en el desarrollo y articulación de sus estrategias de exploración y posicionamiento en el complejo mercado chino. 

Conclusión

La relación económica con China no puede sustraerse de su dimensión política. El diálogo político y el amplio andamiaje institucional construidos en medio siglo de relaciones diplomáticas, así como la interacción en mecanismos como el G-20 y en organismos como la Organización Internacional del Comercio, han permitido sortear dificultades, administrar diferencias e identificar oportunidades. En un contexto global, marcado por la incertidumbre y las crecientes fricciones geopolíticas, esta dinámica debe seguir profundizándose. Está en nuestro interés nacional. EP

Documento completo: Desafíos para la política exterior de México en 2022
Desafios-para-la-politica-exterior-de-Mexico-en-2022_03

Este País se fundó en 1991 con el propósito de analizar la realidad política, económica, social y cultural de México, desde un punto de vista plural e independiente. Entonces el país se abría a la democracia y a la libertad en los medios.

Con el inicio de la pandemia, Este País se volvió un medio 100% digital: todos nuestros contenidos se volvieron libres y abiertos.

Actualmente, México enfrenta retos urgentes que necesitan abordarse en un marco de libertades y respeto. Por ello, te pedimos apoyar nuestro trabajo para seguir abriendo espacios que fomenten el análisis y la crítica. Tu aportación nos permitirá seguir compartiendo contenido independiente y de calidad.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER


DOPSA, S.A. DE C.V