La política financiera internacional a través de la Secretaría de Hacienda y el Banco de México

El grupo México en el Mundo presenta una serie de textos que abordan la actual política exterior y el debilitamiento institucional.

Texto de 13/07/22

El grupo México en el Mundo presenta una serie de textos que abordan la actual política exterior y el debilitamiento institucional.

La política financiera internacional de México, ejecutada principalmente por la Secretaria de Hacienda (SHCP) y el Banco de México (BM), ha demostrado a lo largo de la historia que pudo ser simultáneamente un instrumento poderoso de nuestra política económica y un brazo eficaz de nuestra política exterior. ¡Indispensable interrelación!

La SHCP y el BM son las instituciones responsables de manejar la relación y las políticas con los importantes organismos financieros y económicos multilaterales y regionales: el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial, el Banco de Pagos Internacionales (BIS), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y, en parte, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​.

I. Una perspectiva histórica de su contribución al orden financiero internacional

Para apreciar la importancia de la política financiera internacional de México, debe ubicarse dentro de una breve perspectiva histórica. El orden internacional de la posguerra se establece en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial. Una pieza importante fue la creación de las nuevas instituciones financieras, el FMI y el Banco Mundial. Para ello, se convocó a la gran Conferencia de Bretton Woods de 1944. La delegación de México fue encabezada por el Secretario de Hacienda, Eduardo Suárez, con funcionarios de la SHCP y del BM. Lograron algunas de las mayores aportaciones. El secretario Suárez fue electo como Presidente de una de las tres comisiones: la de temas de cooperación internacional, junto con la de Keynes, sobre el Banco Mundial y Harry White de Estados Unidos, sobre el FMI. La delegación mexicana presentó la propuesta de que el Banco Mundial no debería ser solo de reconstrucción, como querían los europeos, sino de fomento para apoyar a los países en desarrollo. En “gobernanza”, así como se estableció que las cinco grandes potencias designara cada una su representante en la Junta de Gobierno, se logró reservar en los estatutos dos posiciones en exclusiva para las repúblicas latinoamericanas.

Cuando en la crisis monetaria internacional y energética de 1973 se creó un Comité de Ministros para la Reforma del Sistema Monetario Internacional, México propuso que se creara en paralelo un Comité para el Desarrollo. Varias veces los ministros de Hacienda mexicanos los han presidido. Antes había contribuido a que, como contrapeso al Grupo de los 10 países avanzados, se creara el Grupo de los 24, 8 por continente para la defensa de los países en desarrollo.

México jugó también un papel fundamental en la creación, en 1960, de un banco para el financiamiento de América Latina: el BID. De significación fue la destacada presidencia de Antonio Ortiz Mena, Exsecretario de Hacienda durante 17 años, de 1970 a 1982. Bajo su conducción se dieron importantes reformas.

En reconocimiento al prestigio de los funcionarios financieros mexicanos, se ha elegido a un mexicano para dirigir los dos más importantes organismos de cooperación económica-financiera que agrupan a las principales economías capitalistas: en la OCDE, José Ángel Gurría, Exsecretario de Hacienda (y también de Relaciones Exteriores), y a Agustín Carstens, Exsecretario de Hacienda (y también Exgobernador del BM) para el BIS, el Banco Central de Bancos Centrales. Ejercieron su cargo en forma casi simultánea. Así, México ha podido influir a lo largo del tiempo en el sistema financiero internacional.

II. Definición de la política financiera internacional y sus instrumentos 

La SHCP y el BM tienen como función definir y ejecutar las políticas en materia financiera internacional: política cambiaría y de tasa de interés, manejo de las reservas internacionales, administración y negociación de la deuda externa, que se convirtió en un tema fundamental. En años recientes, la lucha y la cooperación en materia de lavado de dinero, la participación de bancos extranjeros en México y los acuerdos de doble tributación e intercambio de información fiscal han cobrado importancia. Ejercen la representación de México, en materia financiera, con otros gobiernos y en todos los foros internacionales y regionales.

Ha sido fundamental la coordinación con la Secretaría de Relaciones Exteriores y la de Economía. Esta ha sido fundamental en tiempos de crisis, como ejemplo, la de 1982; Hacienda, negociando la deuda y Relaciones Exteriores actuando en líneas paralelas con el Grupo Contadora. Asimismo, se reforzaba en la negociación de nuevos grandes convenios como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, ahora el Tratado México, Estados Unidos y Canadá, y el Acuerdo de Libre Comercio de América Latina. Muchos de nuestros más destacados embajadores fueron financieros.

III. Evolución de la política financiera internacional y su contribución a nuestro desarrollo económico

Esta política ha sido puesta a prueba en las décadas recientes, en las diversas crisis, la de 1976, 1982, 1994 y 2008. En términos generales fueron negociaciones muy firmes, con competencia técnica y soluciones creativas, particularmente con Estados Unidos y los organismos internacionales.

El mayor ejemplo fue la política financiera ante la crisis de la deuda de 1982 a 1988. Cada crisis obligó a un procedimiento parecido. En la llamada “visita de las siete casas”, los funcionarios financieros, bajo el liderazgo del Secretario de Hacienda, visitaban al Secretario del Tesoro, al Gobernador de la Reserva Federal, a los dirigentes del FMI y del Banco Mundial, para pedir apoyos financieros. Su respuesta era fijar condiciones a veces “draconianas” para que se ajustara la capacidad de pago de México, involucrando restricciones al gasto, y luego reformas estructurales. Como ejemplos, en el verano de 1982, Jesús Silva Herzog, entonces Secretario de Hacienda, fijó desde el inicio, con firmeza, los parámetros de las futuras negociaciones; el Secretario del Tesoro, ante quinientos banqueros deudores, indicó que sin apoyo tendríamos que entrar en moratoria. Cuando en 1985 se paralizaron las negociaciones y no nos daban recursos, México planteó que entonces pagaría, pero en pesos, en un fideicomiso en el BM ⸺se llamó “la bala de plata”⸺, lo que provocó pavor entre los acreedores y pronto se llegó a un acuerdo. En junio de 1984 se promovió una reunión de deudores latinoamericanos, el Consenso en Cartagena (estuvieron presentes la SHCP y Relaciones Exteriores), que nuevamente provocó temores de una moratoria y ayudó a las negociaciones posteriores.

En 1994, México tuvo el dudoso honor de detonar la crisis del tequila, en la que se logró, con el presidente William Clinton, el mayor paquete financiero de apoyo: 50 000 millones de dólares. Nuevamente el Congreso mexicano, de acuerdo con el ejecutivo, descartó las condiciones que quería imponer el Congreso estadounidense para liberar recursos (romper relaciones con Cuba, exigencias migratorias, etc.), por lo que se dio un crédito directo, con menos condiciones, de la Tesorería. Recientemente se ha dado relativa estabilidad en las relaciones extremas por las políticas ortodoxas seguidas hasta el momento, pero sí se dio en septiembre de 2020 un episodio “bochornoso” de nuestra política exterior, en que México, con una posición ambigua y débil, dejando “colgado de la brocha” a Argentina y a otros países, con el reclamo de varios líderes hispanoamericanos, no se opuso a la violación de una norma del BID: ¡el presidente debe ser latinoamericano! y no bloqueó la elección del pésimo candidato de Trump, Mauricio Claver-Carone, un cubanoestadounidense.

IV. Cooperación financiera internacional

La SHCP creó la Dirección General de Asuntos Hacendarios Internacional, y el BM, una Dirección Internacional, que han promovido una destacada y eficaz cooperación internacional, sobre todo en el ámbito regional. Fue iniciativa de Hacienda, con la crisis del petróleo en 1974, crear el Acuerdo de San José, muy valioso apoyo a Centroamérica, financiando 30% de la factura petrolera a 5 años, que se extendía a 20, con una tasa de interés de 2%, si se aplicaba a proyectos de infraestructura. Se ingresó como miembro extra subregional y se aportó capital al Banco Centroamericano de Integración y al Banco de Desarrollo del Caribe, que han sido instrumentos útiles. 

V. Situación institucional

La SHCP y el BM, como se aprecia, han hecho una contribución al desarrollo de México, que se debe en parte a la cuidadosa selección de cuadros técnicos, enviándolos a posgrados en el exterior, y con la propia formación interna; es decir, un servicio de carrera económico-financiero, como el Servicio Exterior de la Cancillería. Esto iba de la mano con buenos sueldos y prestaciones, con lo que se limitó al mínimo, particularmente en el BM, los casos de corrupción. Dado que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha privilegiado la estabilidad financiera y el equilibrio de las finanzas públicas, respetando la autonomía del BM, se ha preservado en alguna medida la integridad de sus equipos técnicos, y el impacto institucional ha sido menos dañino que en otras dependencias. Sin embargo, ha habido fuga de talentos en la SHCP, el BM y los sectores controlados por ellos, como la Comisión Nacional Bancaria y los bancos de desarrollo. La austerocracia está dañando la administración pública en su elemental capacidad de administrar, y al gobierno de gobernar eficazmente. ¡Serio problema! ¡Debemos rescatar la institucionalidad!

Documento completo: Política exterior y debilitamiento institucional

Mexico-en-el-Mundo-2-FINAL-2

Este País se fundó en 1991 con el propósito de analizar la realidad política, económica, social y cultural de México, desde un punto de vista plural e independiente. Entonces el país se abría a la democracia y a la libertad en los medios.

Con el inicio de la pandemia, Este País se volvió un medio 100% digital: todos nuestros contenidos se volvieron libres y abiertos.

Actualmente, México enfrenta retos urgentes que necesitan abordarse en un marco de libertades y respeto. Por ello, te pedimos apoyar nuestro trabajo para seguir abriendo espacios que fomenten el análisis y la crítica. Tu aportación nos permitirá seguir compartiendo contenido independiente y de calidad.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER


DOPSA, S.A. DE C.V