Fratelli tutti: De encíclica papal a un proyecto de política global

María Fernanda Torres Rodríguez, miembro del grupo México en el Mundo, explica cómo surgió la Escuela Política Fratelli Tutti, cuáles son sus objetivos y por qué es un proyecto innovador formación política.

Texto de 15/06/22

María Fernanda Torres Rodríguez, miembro del grupo México en el Mundo, explica cómo surgió la Escuela Política Fratelli Tutti, cuáles son sus objetivos y por qué es un proyecto innovador formación política.

La figura papal es una investidura milenaria. Su origen se remonta al apóstol San Pedro, quien, de acuerdo con la religión cristiana, recibió de Jesús la misión de dirigir y ser la cabeza fundacional de la Iglesia católica. Por ello, es considerado el primer papa de la historia.

Al hablar de los sumos pontífices, la primera concepción suele ser religiosa; no obstante, históricamente el papa ha ostentado un importante peso político internacional. Por un lado, en la historia antigua fungió como un líder religioso con gran influencia en las decisiones políticas de los gobernantes de Europa Occidental. Por otro lado, en la historia contemporánea ha ostentado como Jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano, lo que lo convierte en un actor relevante dentro de la política internacional.

El actual jerarca de la Iglesia católica, el papa Francisco —cuyo nombre secular es Jorge Mario Bergoglio— nació en Buenos Aires, Argentina, y fue Arzobispo de su ciudad natal. Resultó electo como sucesor papal el 13 de marzo de 2013, tras la renuncia del papa Benedicto XVI y con la correspondiente votación del cónclave del Colegio Cardenalicio. Además de ocupar el sitio como el papa número 266 de la historia, lo más relevante fue que se convirtió en el primer latinoamericano en estar al frente del papado en los más de dos mil años de la institución católica.  

A nueve años del inicio de su pontificado, Francisco ha sido considerado un papa revolucionario por sus valores de austeridad, sencillez y su gran preocupación por los temas sociales. Como parte de su labor, el pontífice ha publicado hasta el momento tres encíclicas, documentos doctrinarios en los que se comparte la posición de la Iglesia católica sobre asuntos relevantes para la institución o sus creyentes: Lumen fidei (2013), dirigida a los Obispos, a los Presbíteros y a los Diáconos, a las Personas Consagradas y a todos los Fieles laicos “sobre la fe”; Laudato si’ (2015), “sobre el cuidado de la casa común”, es decir, el cuidado del medio ambiente; y Fratelli tutti (2020), “sobre la fraternidad y la amistad social”, en la que alerta sobre los riesgos de un mundo cerrado.

“Francisco ha sido considerado un papa revolucionario por sus valores de austeridad, sencillez y su gran preocupación por los temas sociales”.

Lo anterior cobra mayor pertinencia en el contexto de la pandemia de covid-19 que ha afectado al mundo durante los dos últimos años y frente al cambio climático. Estos retos globales dejan claro que las problemáticas actuales trascienden todas las fronteras, por lo que se necesita de la solidaridad universal, la cooperación internacional y el multilateralismo para resolverlos. Bajo este pensamiento, el papa Francisco ha enfatizado que “la fraternidad universal es el ancla para la salvación de la humanidad”.

En este sentido, con preocupación ante estos desafíos de alcance global y el estado de la política actual, el papa Francisco lanzó una iniciativa sin precedentes, inspirado en esta última encíclica: la Escuela Política Fratelli Tutti (EPFT), un proyecto pedagógico global que tiene como misión reimaginar la política y reorientarla hacia su esencia verdadera, que es el bien común, tomando como pilar fundamental la cultura del encuentro.

Para la EPFT se seleccionó a 50 jóvenes de 34 países, en los que se encuentran representados los cinco continentes. Son 27 mujeres y 23 hombres, entre 18 y 30 años, que hablan diferentes lenguas y pertenecen a diversos ámbitos como el público, el privado y el social; también profesan diversas religiones y tradiciones espirituales: católicos, judíos, musulmanes, hindúes; además, provienen de contextos personales y realidades nacionales distintas, entre los que se encuentran profesionistas, estudiantes, cuatro refugiados y algunos representantes de pueblos originarios. Sin embargo, dentro de esta gran diversidad, todos comparten un anhelo y vocación común: construir un mundo mejor y más justo, a través de la política.

La beca comprende un año de formación con actividades presenciales y virtuales, que inició en noviembre de 2021 con la presencia del papa Francisco impartiendo la primera clase; además, incluye cinco encuentros internacionales, de los que tres son globales y dos experiencias de campo grupales para trabajar con comunidades sobre distintas problemáticas en cinco países: España, Mozambique, Argentina, Italia y Liberia. El objetivo es desarrollar el sentido de la escucha a través del encuentro con el otro, para identificar los dolores de la comunidad y desarrollar un proyecto de impacto para atender desafíos como la desigualdad, la depresión, la falta de oportunidades para jóvenes, la violencia de género y la crisis ambiental.

“Este proyecto de formación política resulta innovador y completamente distinto a otros programas académicos internacionales de liderazgo, donde sólo se busca dotar de herramientas técnicas y de gestión para ganar una elección”.

Este proyecto de formación política resulta innovador y completamente distinto a otros programas académicos internacionales de liderazgo, donde sólo se busca dotar de herramientas técnicas y de gestión para ganar una elección. Por el contrario, en la EPFT lo importante no son las estrategias para ganar campañas, sino formar políticos con un corazón y una mente sanos, abiertos a la escucha sincera y sensibles a los dolores del otro. Es decir, formar jóvenes políticos con una genuina vocación de servicio para que, al llegar a los espacios de toma de decisión, vean a la política no como un fin, sino como un medio para generar bien común en sus comunidades.

De esta forma, en esta apuesta formativa se espera sembrar un semillero que rinda frutos con estos jóvenes como nuevos líderes en sus países, con impacto en sus comunidades. Además que, al mismo tiempo, se consolide una red para la suma de esfuerzos internacionales. Y, finalmente, que como Embajadores de la fraternidad universal, a través de la diplomacia pública y el poder suave, permitan un acercamiento, intercambio y entendimiento entre la diversidad de culturas y naciones representadas en esta Escuela. 

Porque como ha dicho el papa Francisco:  “una política que no es capaz de dialogar para evitar una guerra, es una política derrotada”. Ante los tiempos convulsos que vivimos, es imperante una política basada en la escucha, el diálogo y la fraternidad universal. EP

Este País se fundó en 1991 con el propósito de analizar la realidad política, económica, social y cultural de México, desde un punto de vista plural e independiente. Entonces el país se abría a la democracia y a la libertad en los medios.

Con el inicio de la pandemia, Este País se volvió un medio 100% digital: todos nuestros contenidos se volvieron libres y abiertos.

Actualmente, México enfrenta retos urgentes que necesitan abordarse en un marco de libertades y respeto. Por ello, te pedimos apoyar nuestro trabajo para seguir abriendo espacios que fomenten el análisis y la crítica. Tu aportación nos permitirá seguir compartiendo contenido independiente y de calidad.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER


DOPSA, S.A. DE C.V