El papel del Congreso en la política exterior

El grupo México en el Mundo presenta una serie de textos que abordan la actual política exterior y el debilitamiento institucional.

Texto de 27/07/22

El grupo México en el Mundo presenta una serie de textos que abordan la actual política exterior y el debilitamiento institucional.

Al estudiar la política exterior de México, en ocasiones el análisis se limita a la acción del poder ejecutivo. Sin embargo, si bien la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM) establece en el artículo 89, fracción X, que la conducción de la política exterior es una facultad y una obligación que corresponde al titular del poder ejecutivo, no hay que perder de vista a otro actor fundamental en la materia: el poder legislativo.

Este poder, depositado en un Congreso General que se conforma por dos Cámaras ⸺el Senado de la República y la Cámara de Diputados⸺, tiene la competencia de observar y dar seguimiento a la política exterior del ejecutivo, para garantizar que se implemente en cumplimiento con sus principios constitucionales, así como en línea con la política interna, la defensa del interés nacional, el bienestar de los connacionales y el desarrollo del país. Incluso, en caso de ser necesario, el papel del poder legislativo es representar un contrapeso de las decisiones del poder ejecutivo.

En este sentido, el artículo 69 de la Constitución faculta a ambas Cámaras a realizar anualmente el análisis del Informe de Gobierno del Presidente de la República y citar a los secretarios de Estado a comparecer para evaluar las acciones emprendidas desde el ejecutivo. Tradicionalmente, el Senado de la República, por su competencia en materia internacional, ha llevado a cabo la comparecencia del secretario de Relaciones Exteriores. Además, el artículo 93 faculta a las Cámaras a requerir información por escrito o convocar a los secretarios de Estado, en cualquier momento, para que informen cuando se discuta una ley o algún asunto de sus respectivos ramos. 

Por otro lado, en materia legislativa, el artículo 73, fracción XX, dicta que el Congreso tiene la facultad para expedir las leyes de organización del cuerpo diplomático y del cuerpo consular mexicano; por lo que las colegisladoras tienen una injerencia relevante en instrumentos normativos fundamentales en la materia, como la Ley del Servicio Exterior Mexicano (SEM).

Es importante señalar que, particularmente corresponde al Senado la competencia constitucional en materia internacional. La CPEUM señala en su artículo 76, numerales I, II y III, como facultades exclusivas del Senado: 1) analizar la política exterior desarrollada por el ejecutivo federal, contemplando tanto al presidente como al secretario de Relaciones Exteriores; 2) aprobar los tratados internacionales y las convenciones diplomáticas que el ejecutivo federal suscriba; 3) ratificar el nombramiento del secretario de Relaciones Exteriores; 4) ratificar los nombramientos de los embajadores y cónsules generales, así como de los empleados superiores del ramo de Relaciones Exteriores, como son los subsecretarios, y 5) autorizar al ejecutivo la salida de tropas nacionales fuera de los límites del país, y el paso de tropas extranjeras por el territorio nacional.

Aunado a lo anterior, el Senado lleva a cabo la labor de diplomacia parlamentaria con Congresos de otros países, principalmente mediante la celebración de reuniones interparlamentarias y acercamiento con organizaciones internacionales, embajadas en territorio mexicano y otros actores internacionales, tanto gubernamentales como no gubernamentales. También, el Senado de la República puede realizar, desde la presidencia de su mesa directiva, posicionamientos ante la coyuntura internacional. Además, desde esta Cámara puede impulsarse la implementación de la política exterior desde el ámbito local, mediante el trabajo que puede realizarse con los Congresos estatales y promover la armonización legislativa de los compromisos internacionales adoptados por México en las leyes estatales. Finalmente, el Senado tiene un papel relevante que muchas veces pasa desapercibido e incluso no se le da el uso suficiente: dar a conocer a la población mexicana sobre la participación de México en organismos y foros multilaterales, así como sobre la firma de nuevos acuerdos internacionales y las implicaciones nacionales que derivan de ellos.

Para llevar a cabo el trabajo legislativo en los asuntos internacionales, tanto el Senado como la Cámara de Diputados cuentan con Comisiones de Relaciones Exteriores. Por sus facultades más amplias con relación a la política exterior, históricamente el Senado de la República ha contado con un mayor número de comisiones especializadas en los temas internacionales.

Sin embargo, desde el inicio de la LXIV Legislatura, que comenzó en septiembre de 2018, bajo el principio de austeridad republicana promovida por el presidente Andrés Manuel López Obrador, se tomó la decisión de reducir el número de comisiones existentes en el Senado. Entre ellas, las Comisiones de Relaciones Exteriores fueron las que sufrieron la principal reducción.

Durante las LXII y LXIII Legislaturas, de septiembre de 2012 a agosto de 2018, se contaba con 64 comisiones ordinarias, de las cuales 8 dedicaban su competencia a los asuntos internacionales: 1) la Comisión de Relaciones Exteriores; 2) la Comisión de Relaciones Exteriores África; 3) la Comisión de Relaciones Exteriores América del Norte; 4) la Comisión de Relaciones Exteriores América Latina y el Caribe; 5) la Comisión de Relaciones Exteriores Asia-Pacífico; 6) la Comisión de Relaciones Exteriores Europa; 7) la Comisión de Relaciones Exteriores Organismos Internacionales, y 8) la Comisión de Relaciones Exteriores Organismos No Gubernamentales.

Durante la LXIV Legislatura, de septiembre de 2018 a agosto de 2021, al aplicar las medidas de la austeridad republicana, se pasó de las 64 comisiones existentes a un total de 46 comisiones ordinarias, de las cuales se recortaron 3 de las 8 dedicadas a temas internacionales, dejando solo 5 de ellas: 1) la Comisión de Relaciones Exteriores; 2) la Comisión de Relaciones Exteriores América del Norte; 3) la Comisión de Relaciones Exteriores América Latina y el Caribe; 4) la Comisión de Relaciones Exteriores Asia-Pacífico-África, y 5) la Comisión de Relaciones Exteriores Europa. Además, en el transcurso de la Legislatura se crearon dos comisiones especiales sobre temas internacionales: 1) la Comisión Especial de Seguimiento a la Implementación del Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), y 2) la Comisión Especial para el Seguimiento a la Implementación de la Agenda 2030 en México.

En el transcurso de la LXV Legislatura, que comenzó en septiembre de 2021 y concluirá en agosto de 2024, aunado a las 5 comisiones mencionadas anteriormente, a finales de febrero de 2022 se sumó la creación de una nueva comisión especializada en materia internacional: la Comisión de Organismos Internacionales, por lo que ya se cuenta con 6 Comisiones dedicadas al seguimiento de la política exterior, de un total de 47 comisiones ordinarias del Senado. Sin duda, este es un logro importante ante el contexto internacional actual, en el que los desafíos globales, como la pandemia de covid-19 y el cambio climático, nos han demostrado la necesidad de la cooperación internacional y la vigencia del multilateralismo, especialmente del Sistema de las Naciones Unidas, para buscar respuesta a estos retos que trascienden todas las fronteras y tienen implicaciones nacionales en todos los países.

En lo que respecta a los principales temas internacionales que se han abordado durante las LXIV y LXV Legislaturas se encuentran los procesos de comparecencia y, en su caso, ratificación de los nombramientos diplomáticos, alrededor de los que han surgido grandes controversias, ya que en diversas ocasiones se han privilegiado los perfiles políticos sobre los de carrera de miembros del SEM. En materia legislativa, la discusión, la dictaminación y la aprobación más relevante ha sido la reforma a la Ley del SEM en materia de igualdad de género y no discriminación, de noviembre de 2021.

En cuanto a acuerdos internacionales, la aprobación del T-MEC ha sido una de las más relevantes; el seguimiento a las negociaciones de la modernización del Acuerdo Global entre México y la Unión Europea (TLCUEM), que se espera llegue pronto al Senado para su discusión y votación; la aprobación del Acuerdo de Continuidad Comercial con el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte, ante su salida de la Unión Europea; la aprobación del Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe, mejor conocido con el Acuerdo de Escazú, así como la aprobación de acuerdos comerciales, de inversiones y de servicios aéreos con diversos países, convenios de cooperación cultural, y la aprobación y las enmiendas a convenios internacionales.

Como se ha visto, el Congreso es un actor fundamental para el seguimiento de las decisiones tomadas por el ejecutivo en materia de política exterior y para la discusión de los desafíos globales actuales. Por ello, resulta pertinente fortalecer las facultades del poder legislativo en materia de política exterior para, al mismo tiempo, coadyuvar al diseño de una mejor política exterior por el ejecutivo.

Finalmente, a continuación se mencionan algunas acciones que podrían llevarse a cabo en lo que resta de la presente Legislatura: 1) mantener una estrecha comunicación entre el ejecutivo y el legislativo para una adecuada coordinación en las posiciones y en las decisiones de México en el ámbito internacional; 2) mayor acercamiento con el SEM, así como con los embajadores y cónsules generales para observar el cumplimiento de sus planes de trabajo, presentados en comisiones del Senado durante sus procesos de comparecencia, y estar al tanto del desempeño de los titulares de estas misiones diplomáticas en el exterior; 3) promover más nombramientos diplomáticos de carrera sobre los nombramientos políticos, y demandar en estos últimos que sus perfiles cuenten con experiencia internacional y las credenciales necesarias para representar a México en el exterior; 4) promover reformas a la Ley del SEM o nuevos instrumentos legislativos que fortalezcan tanto al cuerpo diplomático de carrera como el funcionamiento y las capacidades de la Cancillería, y 5) visibilizar más activamente desde el Senado la participación de México en organismos internacionales y dar a conocer los instrumentos internacionales adoptados, con sus respectivas implicaciones nacionales. EP

Documento completo: Política exterior y debilitamiento institucional

Mexico-en-el-Mundo-2-FINAL-2

Este País se fundó en 1991 con el propósito de analizar la realidad política, económica, social y cultural de México, desde un punto de vista plural e independiente. Entonces el país se abría a la democracia y a la libertad en los medios.

Con el inicio de la pandemia, Este País se volvió un medio 100% digital: todos nuestros contenidos se volvieron libres y abiertos.

Actualmente, México enfrenta retos urgentes que necesitan abordarse en un marco de libertades y respeto. Por ello, te pedimos apoyar nuestro trabajo para seguir abriendo espacios que fomenten el análisis y la crítica. Tu aportación nos permitirá seguir compartiendo contenido independiente y de calidad.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER


DOPSA, S.A. DE C.V