Relación con Centroamérica: la migración al centro: Cómo desagregar el fenómeno de la migración

El grupo México en el Mundo presenta una serie de textos que abordan los desafíos para la política exterior de México en 2022. En este texto, Jorge A. Schiavon explica qué se debe analizar para comprender el fenómeno migratorio.

Texto de 19/01/22

El grupo México en el Mundo presenta una serie de textos que abordan los desafíos para la política exterior de México en 2022. En este texto, Jorge A. Schiavon explica qué se debe analizar para comprender el fenómeno migratorio.

Para entender el fenómeno migratorio de manera integral e identificar la manera en que favorece u obstaculiza el desarrollo, es recomendable, en primer lugar, desagregar el análisis en los cinco componentes internacionales fundamentales que lo integran: 1) emigración (salida del país analizado como origen a otro país de destino); 2) inmigración (entradas al país estudiado como destino desde otro país de origen); 3) tránsito (flujo que entra al país de análisis desde otro país de origen, pero que sale a un tercer país de destino); 4) retorno (regreso de emigrantes a su país de origen), y 5) refugio o asilo (solicitud de protección internacional en el país de estudio como destino, desde otros países de origen). 

Asimismo, debe tomarse en cuenta que la emigración, la inmigración y el tránsito pueden darse de manera regular (es decir, respetando las políticas y las reglas migratorias de los países de origen, tránsito y destino) o irregular (en incumplimiento a dichas políticas o normas). Por su parte, el retorno puede ser voluntario (porque así lo decide libremente la persona migrante) o forzado (como parte de un procedimiento de regreso no deseado o deportación). Una vez que ha sido desagregado el fenómeno migratorio en sus cinco componentes y se han tomado en cuenta las variaciones en cada uno de ellos, es posible indagar su impacto positivo o negativo sobre el desarrollo.

En segundo lugar, es esencial analizar la migración como un fenómeno y no como un problema. Si la migración es vista como un problema, se esperaría que hubiera una solución al mismo. Sin embargo, si se le identifica como un fenómeno, entonces pueden proponerse opciones de política pública y acciones concretas para su mejor manejo, administración y conducción, buscando un objetivo tripartito (que sea lo más ordenada, segura y regular posible) y que, a la vez, ocurra respetando los derechos humanos de las personas migrantes, la mejora de sus condiciones de vida y la reducción de sus vulnerabilidades, es decir, generando desarrollo.

Todos los países tienen el derecho soberano de ejecutar aquellas políticas migratorias que consideren las más apropiadas para su interés nacional, sin presiones ni intervenciones externas. Sin embargo, con base en sus compromisos internacionales, las políticas migratorias de todos los países deben ser públicas y claramente comunicadas. Asimismo, para propiciar el desarrollo, deben ser integrales, tomando en cuenta los cinco componentes internacionales del fenómeno migratorio y la realidad del sistema migratorio (meso y norteamericano en el caso mexicano) en el cual se encuentran inmersas. Idealmente, deben considerar e integrar los intereses, las preferencias y las prioridades de los principales actores públicos, privados, sociales, académicos e internacionales en el tema.

En tercer lugar, en la definición y ejecución de las políticas en la materia, para analizar su impacto sobre el desarrollo, debe evaluarse si siguen las “5-Cs” (concepto de autoría intelectual propio) de las buenas políticas migratorias (entre más observen estas características, más propiciarán el desarrollo y, viceversa, entre menos sean aplicadas, más lo obstaculizarán): 1) coherencia (aquello que se exige a los países de destino en términos de derechos humanos, seguridad, Estado de derecho y debido proceso, también deben ser garantizados en los países de origen, tránsito y retorno); 2) consistencia (la aplicación de las leyes migratorias debe respetar los derechos humanos y legales de las personas migrantes); 3) coordinación (debe existir estrecha coordinación entre las secretarías y las agencias responsables de la aplicación de las leyes migratorias del gobierno federal, estatal y local; 4) cooperación (debe promoverse la cooperación entre los países de origen, tránsito, destino y retorno para una administración integral del fenómeno migratorio), y 5) corresponsabilidad (todos los países del sistema migratorio deben apropiarse de su responsabilidad compartida como países de origen, tránsito, destino y retorno).

Finalmente, en cuarto lugar, dado que la migración es un fenómeno complejo, para analizar su impacto sobre el desarrollo debe desagregarse su análisis en las variables causales que lo generan, las cuales, de manera sintética, se pueden agrupar en dos tipos: 1)push (las que empujan a salir del lugar de residencia); y 2)pull (las que jalan a migrar hacia un destino en particular). Cada una de ellas puede ser desagregada nuevamente en varios tipos de variables explicativas: políticas, económicas, de seguridad, medio ambiente, sociales (reunificación familiar y redes migratorias), entre otras, para explicar la migración en sí o su impacto sobre otras variables, como el desarrollo. EP

Documento completo: Desafíos para la política exterior de México en 2022

Este País se fundó en 1991 con el propósito de analizar la realidad política, económica, social y cultural de México, desde un punto de vista plural e independiente. Entonces el país se abría a la democracia y a la libertad en los medios.

Con el inicio de la pandemia, Este País se volvió un medio 100% digital: todos nuestros contenidos se volvieron libres y abiertos.

Actualmente, México enfrenta retos urgentes que necesitan abordarse en un marco de libertades y respeto. Por ello, te pedimos apoyar nuestro trabajo para seguir abriendo espacios que fomenten el análisis y la crítica. Tu aportación nos permitirá seguir compartiendo contenido independiente y de calidad.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER


DOPSA, S.A. DE C.V