Jóvenes en movimiento: cambios y mitos en la participación política

En este texto, Enrique Pérez Reséndiz discute sobre aquellos mitos populares que acusan a las y los jóvenes de una supuesta falta de interés y participación política.

Texto de 01/02/24

participación política

En este texto, Enrique Pérez Reséndiz discute sobre aquellos mitos populares que acusan a las y los jóvenes de una supuesta falta de interés y participación política.

Tiempo de lectura: 7 minutos

Hace algunos años leí el artículo titulado "10 mitos y realidades sobre la participación juvenil" del Dr. José Antonio Pérez Islas; sin ese texto esta reflexión no hubiera sido posible. Reconocimiento a quien lo merece.

En el panorama actual de la participación política juvenil, se manifiestan una serie de cambios sustanciales que se atribuye, en gran medida, a la integración de la tecnología y las plataformas sociodigitales en la sociedad. Las y los jóvenes experimentan una transformación en su acceso a la información y en su manera de involucrarse en la esfera política en comparación con generaciones pasadas. La rápida propagación de la información a través de plataformas en línea ha permitido a prácticamente cualquier sector de la sociedad participar en asuntos políticos con mayor inmediatez e impacto. En este sentido, son los jóvenes quienes mayormente utilizan de manera activa las tecnologías digitales como medio para expresar su respaldo o protestar contra situaciones específicas. Ejemplos tangibles en México incluyen movimientos de activismo digital en defensa de los derechos humanos, participación en manifestaciones locales motivadas por problemáticas medioambientales y el uso de hashtags para generar conciencia sobre cuestiones sociales particulares.

“La juventud mexicana contemporánea está moldeando activamente la participación política mediante nuevas formas de expresión que se apartan de las prácticas tradicionales.”

Este cambio en las formas de participación política también pone de manifiesto la desconfianza de las y los jóvenes hacia las instituciones políticas tradicionales (fenómeno documentado por las distintas encuestas de juventud en nuestro país desde el año 2000), pues buscan canales alternativos para expresar sus opiniones y contribuir al diálogo político. Además, se observa una mayor conciencia global entre los jóvenes mexicanos, quienes participan activamente en movimientos sociales que trascienden las fronteras nacionales y abordan problemas de relevancia global, como el cambio climático y la justicia social. La tecnología y las plataformas sociodigitales actúan como catalizadores para este cambio, facilitando una participación más directa, autónoma e innovadora en la política. Este fenómeno impulsa una redefinición de la participación política juvenil, caracterizada por una mayor diversidad de voces, un enfoque en la inclusión y una descentralización de la información. La juventud mexicana contemporánea está moldeando activamente la participación política mediante nuevas formas de expresión que se apartan de las prácticas tradicionales.

El desencanto de las y los jóvenes con la política institucional ha generado un cambio significativo en sus preferencias y modalidades de participación política en México. Se parte del supuesto de que, al sentirse desconectados de las instituciones políticas tradicionales, los jóvenes buscan alternativas que se alineen con sus valores y preferencias.

Desmontando algunos mitos sobre la participación política juvenil

Pese al aumento  —en términos cualitativos y cuantitativos— en las formas de participación política de la juventud derivado de la incorporación de tecnologías y de las formas y modalidades alternativas, aún persisten diversos mitos que influyen en la percepción errónea de la sociedad respecto a la implicación de este sector poblacional en asuntos políticos. Uno de los mitos prevalecientes es el desinterés total, pues se asume que las y los jóvenes carecen por completo de interés en la política. Contrariamente a esta creencia, la realidad demuestra que los jóvenes pueden participar de formas menos convencionales como se ha señalado líneas arriba, desafiando con esto la noción de apatía política. En el contexto mexicano, esta percepción se desmitifica a través de la participación activa de la juventud en movimientos sociales, como el movimiento estudiantil de 1968, o más recientemente el movimiento #YoSoy132 durante las elecciones presidenciales de 2012, lo que evidencia su compromiso con las cuestiones políticas. Aún más, para contrarrestar dicho mito basta con ingresar a alguna de las plataformas sociodigitales existentes y rastrear algún tema de interés público; si bien no son exclusivamente jóvenes quienes participan, comparten y debaten, sí son los grandes protagonistas de esta forma de acción política. Basta recordar las campañas de #PosMeSalto #TodosSomosAyotzinapa o las diferentes denuncias en relación a los lords y ladies en nuestro país.

Otro mito, el de la supuesta falta de conocimiento político entre los jóvenes, es una percepción arraigada en muchas sociedades, y México no es la excepción. Sin embargo, esta idea no solo resulta simplista, sino que también pasa por alto la complejidad del entorno político y social en el que viven los jóvenes mexicanos. En primer lugar, es esencial reconocer que la capacidad de comprender y participar en asuntos políticos no está determinada por la edad (una visión profundamente adultocéntrica). Las y los jóvenes pueden tener una comprensión profunda y significativa de los problemas políticos y sociales que afectan al país. En México, la participación en debates en línea, la difusión de información a través de blogs y el activismo digital han desempeñado un papel crucial en el agenciamiento juvenil. La tecnología ha permitido que las diversas voces sean escuchadas a través de plataformas digitales. Además, la diversidad de opiniones políticas entre la juventud mexicana es notable. No todos comparten las mismas ideas, y la variedad de perspectivas enriquece el debate democrático y la toma de decisiones. En resumen, la percepción de que los jóvenes carecen de conocimiento político es un mito que no se sostiene frente a la realidad de la participación activa y comprometida de este grupo etario en la vida política y social de su país. Su acceso a la información y su capacidad para utilizar la tecnología como herramienta son aspectos que desafían la idea de su supuesta ignorancia política.

El mito de la falta de compromiso sugiere que los jóvenes no están dispuestos a comprometerse a largo plazo con causas políticas. Esto también es falso. Contrariamente, muchos jóvenes prefieren formas de participación que reflejen su compromiso, como el activismo digital o la suscripción de causas de carácter global. Ejemplos en México incluyen campañas en redes sociales para exigir justicia en casos de violencia de género o movimientos estudiantiles que persisten en la lucha por una educación más equitativa y accesible. La participación en movilizaciones específicas es una forma destacada de participación juvenil y pone de manifiesto el error al considerar a las y los jóvenes como sujetos apáticos y desinteresados por la política. Los jóvenes mexicanos se han involucrado activamente en manifestaciones y protestas, abogando por temas que consideran esenciales y ligados a sus valores, como la justicia social y la igualdad. Ejemplos notables incluyen su participación en movimientos feministas, exigiendo un alto a la violencia de género y el reconocimiento de los derechos de las mujeres.

“Es esencial reconocer que la participación política evoluciona con el tiempo y que las formas de involucramiento de las y los jóvenes pueden diferir de las generaciones anteriores…”

El involucramiento en movimientos sociales que promueven causas específicas constituye una característica distintiva de la participación política juvenil. El activismo en temas como el cambio climático, los derechos LGBTQ+ y la justicia racial refleja la diversidad de preocupaciones que motivan a los jóvenes a unirse a movimientos que van más allá de las fronteras nacionales.

¿Comparar o no comparar? Esa es la cuestión

Comparado con generaciones anteriores, las y los jóvenes de hoy tienden a estar más conectados globalmente, lo que influye en su percepción y participación en cuestiones políticas. La diversidad de voces y perspectivas se ha convertido en un enfoque central, marcando una diferencia significativa con generaciones anteriores en las que la participación política podría estar más centrada en temas nacionales y de formas mucho más estructuradas y formalizadas. Lo que las miradas adultocéntricas pueden no entender acerca de la participación política juvenil es la flexibilidad en las formas en que la juventud elige involucrarse en la actualidad. Mientras que la participación tradicional en partidos políticos y elecciones sigue siendo relevante, la creatividad y la innovación, las plataformas digitales y la diversidad de agendas son cada vez más evidentes.

Comparar las formas de participación política entre jóvenes de distintas generaciones es problemático debido a las diferencias en el contexto histórico, tecnológico y social en el que cada grupo se desenvuelve. Las generaciones más jóvenes crecen en un entorno caracterizado por avances tecnológicos y cambios sociales que pueden influir en sus métodos y niveles de participación política de manera significativa. El acceso a la información y las herramientas digitales ha transformado la forma en que los jóvenes se involucran en la política, con un énfasis en el activismo digital y el uso de plataformas sociodigitales para expresar opiniones y promover causas.

Además, las preocupaciones y prioridades de cada generación pueden variar considerablemente, lo que hace que la comparación directa sea incompleta y potencialmente engañosa. Las generaciones mayores pueden haber estado más enfocadas en cuestiones como la seguridad nacional o la estabilidad económica, mientras que los jóvenes tienden a centrarse en temas como el cambio climático, la igualdad de género y la justicia social, como se ha señalado. Estas diferencias en las preocupaciones reflejan cambios en la estructura social y en los valores culturales a lo largo del tiempo.

Es esencial reconocer que la participación política evoluciona con el tiempo y que las formas de involucramiento de las y los jóvenes pueden diferir de las generaciones anteriores debido a nuevas herramientas y plataformas disponibles. En lugar de enfocarse en comparaciones directas, es más constructivo comprender cómo cada generación se compromete con la política dentro de su propio contexto histórico y social, reconociendo las limitaciones y oportunidades únicas que enfrenta cada grupo etario para fomentar un diálogo más comprensivo y enriquecedor sobre la participación política intergeneracional.

Sin embargo, se mueve…

¿Qué caracteriza las formas de participación política actual de las y los jóvenes en México? Algunos jóvenes buscan formas creativas y no convencionales de involucrarse, como la creación de organizaciones no tradicionales o el uso de tecnologías para promover el cambio social. En México, organizaciones como Ririki Intervención Social trabajan con jóvenes para utilizar el arte y la cultura como herramientas de cambio y concientización en temas como la diversidad sexual y la igualdad de género. La innovación política se manifiesta en la participación de los jóvenes en organizaciones no tradicionales y en el uso de tecnología para crear nuevas formas de implicación política. En México, colectivos como La Sandía Digital han logrado involucrar activamente a jóvenes en la producción y promoción de productos comunicativos, con un enfoque de género, a través de campañas digitales y la utilización de tecnologías para difundir información de manera efectiva. La movilización rápida se ha convertido en una característica distintiva de la participación política en la era de las redes sociales. La convocatoria a protestas y manifestaciones en tiempo real a través de estas plataformas ha demostrado ser una estrategia efectiva.

El impacto de las tecnologías digitales ha sido fundamental en la redefinición de la participación juvenil. En México, la movilización rápida a través de redes sociales ha sido evidente en movimientos como el de los Estudiantes de Ayotzinapa, donde la información y la solidaridad se difundieron con rapidez para exigir justicia ante la desaparición de los 43 estudiantes. La plataforma para la expresión que brindan estas tecnologías ha permitido a los jóvenes mexicanos conectarse con otros que comparten sus puntos de vista, amplificando su impacto y generando un sentido de comunidad. La conexión entre activistas se ha facilitado enormemente, permitiendo la colaboración entre defensores sociales de diferentes partes del mundo. Movimientos como Okupa son ejemplo de dichas formas de conexión y articulación entre lo local y lo global.

“La conexión entre activistas se ha facilitado enormemente, permitiendo la colaboración entre defensores sociales de diferentes partes del mundo.”

La participación política juvenil en México está lejos de ser apática, ignorante o descomprometida, desafiando los mitos arraigados en la sociedad. Las y los jóvenes se involucran activamente a través de diversas modalidades, desde el activismo digital hasta la participación en movimientos sociales, lo que demuestra un profundo compromiso con causas que consideran esenciales. La evolución en comparación con generaciones anteriores se manifiesta en una mayor conectividad global, un enfoque en la diversidad y una flexibilidad en las formas de participar. Es crucial que se reconozcan y valoren la riqueza de opiniones y la creatividad que caracteriza la participación política juvenil contemporánea en México. EP

Este País se fundó en 1991 con el propósito de analizar la realidad política, económica, social y cultural de México, desde un punto de vista plural e independiente. Entonces el país se abría a la democracia y a la libertad en los medios.

Con el inicio de la pandemia, Este País se volvió un medio 100% digital: todos nuestros contenidos se volvieron libres y abiertos.

Actualmente, México enfrenta retos urgentes que necesitan abordarse en un marco de libertades y respeto. Por ello, te pedimos apoyar nuestro trabajo para seguir abriendo espacios que fomenten el análisis y la crítica. Tu aportación nos permitirá seguir compartiendo contenido independiente y de calidad.

Relacionadas

DOPSA, S.A. DE C.V