Inclusión laboral: una forma de construir comunidad

A través de la generación de oportunidades laborales es posible contribuir directamente para que las personas en situación de vulnerabilidad puedan salir de esta condición.

Texto de 06/12/21

A través de la generación de oportunidades laborales es posible contribuir directamente para que las personas en situación de vulnerabilidad puedan salir de esta condición.

Contenido patrocinado

En el mundo actual, parece cada vez más difícil no solo acceder a ciertos puestos de trabajo, sino simplemente conseguir empleo. Si además, la persona que busca trabajo se encuentra ante alguna situación de vulnerabilidad, la búsqueda es más desalentadora. Determinadas situaciones llevan a ciertos grupos poblacionales a estar en desventaja en el mercado laboral, al no contar con el mismo acceso a oportunidades que el resto de las personas. Las oportunidades laborales y de desarrollo suelen ser más difíciles alcanzar para personas refugiadas, personas con alguna discapacidad, adultos mayores, entre otros.

Debido a las barreras sistémicas de la desigualdad y la discriminación en el país, estos grupos poblacionales se enfrentan a mayores dificultades para obtener un empleo digno y crecer en una empresa. Conscientes de la importancia de la inclusión, algunas empresas han tomado la responsabilidad de generar acciones efectivas que facilitan y acercan más oportunidades de empleo digno y crecimiento en equidad e igualdad. Son conscientes de que a través del empleo se puede revertir la condición de vulnerabilidad de las personas.

La falta de inclusión de las diversidades es una de las mayores desventajas en el mundo laboral. En los últimos años, una de las empresas que ha tomado medidas para impulsar la inclusión es FEMSA. Anabel Olivas, responsable de Inclusión y Diversidad en FEMSA y una de las personas que ha abierto camino para facilitar el empleo de estos grupos, explica que no solo se busca emplear a este grupo, sino generar un ambiente donde todas las personas se sientan incluidas, tengan posibilidades de desarrollo y sean reconocidas por su talento y generación de valor en condiciones de igualdad.

En un inicio, FEMSA se enfocó sus esfuerzos principalmente en impulsar la inclusión laboral de personas con discapacidad y adultos mayores. Más adelante, reconociendo la situación que viven las personas refugiadas y las dificultades para encontrar empleo a la que se enfrentan, se dieron a la tarea de explorar de qué manera podrían incluir a ese grupo dentro de su fuerza laboral. El primer reto al que se enfrentaron fue conocer la situación de los refugiados, y saber si era posible emplearlos y cómo.

Las personas refugiadas son aquellas que se han visto en la necesidad de dejar repentinamente su país como única opción para proteger su vida y la de su familia. Son personas que quizás en su país realizaron estudios profesionales o que ya tenían alguna trayectoria laboral y que han tenido que dejar atrás todo y comenzar desde cero en un país diferente. Pese a su preparación, a veces por miedo a lo desconocido, por desconfianza, por falta de información, prejuicios o simplemente por indiferencia, los posibles empleadores suelen descartar o discriminar a estas personas.

Para promover la inclusión de personas refugiadas, FEMSA se acercó y pidió la asesoría del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR México. Asimismo, FEMSA y sus Unidades de Negocio se sumaron a la Alianza Tent Partnership for Refugees, una red de más de 130 grandes empresas comprometidas con la integración de los refugiados en sus comunidades de acogida. Con esta alianza, se comprometieron a continuar con la labor de inclusión de refugiados en los centros de trabajo y a seguir explorando nuevas formas de apoyarlos alrededor de América Latina.

Hoy en día más de 450 personas refugiadas trabajan en las tiendas OXXO. Además, FEMSA ha seguido trabajando por la inclusión de otros grupos; tan sólo en FEMSA Comercio, se cuenta con la participación de más de 930 colaboradores con discapacidad y 3200 colaboradores adultos mayores.

Anabel Olivas explica cómo los colaboradores refugiados, las personas con discapacidad, los adultos mayores y personas en situación de vulnerabilidad, además de contribuir con su trabajo a la productividad del negocio, “nos recuerdan que somos parte de una comunidad en la que todos somos iguales, y en la que juntos estamos construyendo un mejor lugar para vivir”. EP

Este País se fundó en 1991 con el propósito de analizar la realidad política, económica, social y cultural de México, desde un punto de vista plural e independiente. Entonces el país se abría a la democracia y a la libertad en los medios.

Con el inicio de la pandemia, Este País se volvió un medio 100% digital: todos nuestros contenidos se volvieron libres y abiertos.

Actualmente, México enfrenta retos urgentes que necesitan abordarse en un marco de libertades y respeto. Por ello, te pedimos apoyar nuestro trabajo para seguir abriendo espacios que fomenten el análisis y la crítica. Tu aportación nos permitirá seguir compartiendo contenido independiente y de calidad.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER


DOPSA, S.A. DE C.V