Un ejemplo de compromiso social: Don Eugenio Garza Sada

Don Eugenio Garza Sada dejó una profunda huella no solo en las personas que lo conocieron, sino también en las generaciones de jóvenes que siguen su legado, sus ideas y su humanismo.

Texto de 05/09/22

Don Eugenio Garza Sada dejó una profunda huella no solo en las personas que lo conocieron, sino también en las generaciones de jóvenes que siguen su legado, sus ideas y su humanismo.

La historia de Don Eugenio Garza Sada es la de un joven proveniente de Monterrey, Nuevo León, nacido en 1892, en una época en la que apenas empezaban a existir ciudades industrializadas. Durante esos mismos años, su padre emprendía la aventura que sería montar la cervecería Cuauhtémoc y no solo eso, sino migrar a los Estados Unidos luego del levantamiento armado de 1910 que generó un ambiente de muchos cambios en el país.

Garza Sada no dejó ir las oportunidades que su mismo contexto le brindaba. Muy pronto se convirtió en un estudiante inagotable, que creía en el potencial de la educación para ser agente de cambio, y fue en el Massachussets Institute of Technology (MIT) donde obtuvo el título de ingeniero civil en 1916. Esto es importante ya que de todas sus vivencias y experiencias ahí, le vino la inspiración para crear el Tecnológico de Monterrey en 1942. Aunque comenzó con 350 alumnos y aún menos profesores, hoy sin duda es una de las instituciones académicas más prestigiosas tanto a nivel nacional como internacional, con 32 campus a lo largo de toda la República.

Cortesía: FEMSA
Cortesía: FEMSA

Conocido como una persona sensible que se interesaba por el bienestar de quienes lo acompañaban. De hecho, solía decir que “el respeto a la dignidad humana está por encima de cualquier consideración económica”. Con el tiempo, sus ideas fueron materializándose como, por ejemplo, contribuir a la fundación de la Sociedad Cuauhtémoc y Famosa para que todos los trabajadores de la cervecera recibieran prestaciones laborales. De la misma manera, creó un conjunto habitacional para los trabajadores, conocido como la Colonia Cuauhtémoc.

Es importante reconocer que don Eugenio Garza Sada fue un empresario con visión social que cuidaba de sus colaboradores y privilegiaba lo humano por encima de todo. Por ello, el Premio Eugenio Garza Sada —creado e instituido por FEMSA y el Tecnológico de Monterrey hace 29 años— reconoce a quienes, como don Eugenio, contribuyen día con día al desarrollo del país a través de acciones que mejoran la calidad de vida de todas las comunidades. 

Cortesía: FEMSA
Cortesía: FEMSA

De hecho el Premio Eugenio Garza Sada es un homenaje a su trayectoria y liderazgo, cuyos ganadores y ganadoras tienen cualidades similares a los valores que inspiraron a Garza Sada como su responsabilidad con la educación y la atención especial a su comunidad. Las tres categorías de las que consta el premio; Liderazgo empresarial humanista, Emprendimiento social e Innovación social estudiantil, buscan distinguir a personas, organismos o instituciones no gubernamentales (por ello, cada categoría está dirigida a cierto público: empresarios, asociaciones civiles y estudiantes del Tec de Monterrey y Tecmilenio), sin fines proselitistas o de lucro, con capacidad empresarial y compromiso social para el bienestar de su entorno; que busquen activamente resolver problemáticas sociales o ambientales con una visión innovadora, sistémica y, por supuesto, sostenible.  

Este premio es uno de los legados más importantes de don Eugenio Garza Sada, pues los ganadores no solo son acreedores a una escultura (titulada “Luz Interior”, hecha por la artista Yvonne Domenge), un reconocimiento escrito, y dos millones de pesos en premios repartidos entre las tres categorías, sino que se vuelven parte de una colectividad que todo el tiempo está buscando mejorar el país en vista de un futuro mucho más prometedor para las generaciones venideras. EP

Este País se fundó en 1991 con el propósito de analizar la realidad política, económica, social y cultural de México, desde un punto de vista plural e independiente. Entonces el país se abría a la democracia y a la libertad en los medios.

Con el inicio de la pandemia, Este País se volvió un medio 100% digital: todos nuestros contenidos se volvieron libres y abiertos.

Actualmente, México enfrenta retos urgentes que necesitan abordarse en un marco de libertades y respeto. Por ello, te pedimos apoyar nuestro trabajo para seguir abriendo espacios que fomenten el análisis y la crítica. Tu aportación nos permitirá seguir compartiendo contenido independiente y de calidad.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER


DOPSA, S.A. DE C.V