Política económica y políticas públicas: 2024-2030

El Centro Tepoztlán Víctor L. Urquidi, en su proyecto México próspero, equitativo e incluyente. Construyendo futuros 2024-2030 , presenta la sección Construcción de un sistema económico próspero, equitativo y sostenible, coordinada por Rosa María Ruvalcaba, Francisco Suárez Dávila y Susana Chacón.

Texto de 29/01/24

El Centro Tepoztlán Víctor L. Urquidi, en su proyecto México próspero, equitativo e incluyente. Construyendo futuros 2024-2030 , presenta la sección Construcción de un sistema económico próspero, equitativo y sostenible, coordinada por Rosa María Ruvalcaba, Francisco Suárez Dávila y Susana Chacón.

Tiempo de lectura: 11 minutos

El principal reto para cualquier país es lograr el bienestar de la población. Esto requiere combatir la pobreza, eliminar las carencias que resultan de la falta de ingreso y de los obstáculos que existen para la superación personal. Lograr una mayor movilidad social es fundamental para el bienestar y para que se logren las aspiraciones personales y familiares y se llegue a vivir la vida que se sueña vivir, que se quiere vivir.

Para lograr este bienestar y movilidad social, la política económica y las políticas públicas deben estar específicamente dirigidas a asegurar y lograr las condiciones mínimas necesarias para estos fines: empleo, salud, educación y seguridad son esenciales. 

Nada de esto sucederá sin una continua creación de empleo, empleo que solo puede generar la inversión y un gasto público bien dirigido. 

¿De qué tamaño es el reto de generación de empleo?

El reto de la creación de empleo es enorme. Hoy sumando a los desempleados, a los que han dejado de buscar empleo por no haber encontrado y a los subocupados, hay más de 11 millones de personas con necesidad de empleo de tiempo completo. Mirar la tasa de desempleo, de 2.7% en agosto del 2023, que solo representa a 1.8 millones de personas, es engañarnos. Esta tasa ignora a 5.2 millones de personas que dejaron de buscar empleo, porque no lo encontraron, y a otros 4.8 millones, que solo trabajan unas pocas horas a la semana.

“Hoy sumando a los desempleados, a los que han dejado de buscar empleo por no haber encontrado y a los subocupados, hay más de 11 millones de personas con necesidad de empleo de tiempo completo”.

Adicionalmente, y esto acentúa la urgencia, cada año llegan 3.7 millones de jóvenes a edad de trabajar; de estos, por diversas razones, solo se incorporan a la búsqueda de trabajo y a tratar de emplearse 2.2 millones. Y esto sucederá continuamente durante los próximos 20 años.

La escasez de talento, de técnicos y especialistas, que con esfuerzos locales de capacitación y entrenamiento acelerados se va resolviendo lenta y muy parcialmente, empresa por empresa, es una clara preocupación y un claro indicador de los retos en el ámbito laboral. Requerimos un esfuerzo nacional, y sobre todo a nivel estatal, indudablemente coordinado con los generadores de puestos de trabajo. Sin esta comunicación esencial, no tendremos el capital humano que requiere el futuro.

¿Qué esperar de la relocalización, del nearshoring?

El proceso de relocalización que está sucediendo —nearshoring— puede correr el riesgo de no ser aprovechado para cambiar la situación de crecimiento mediocre de nuestro país en los próximos años, y no durar el tiempo suficiente para que su impacto se extienda, tanto verticalmente en las actividades económicas, como en amplitud territorial. Podríamos perder de nuevo esta oportunidad para lograr un impacto más generalizado de esta nueva inversión, tal como lo perdimos, con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) el cual sí llevó a un crecimiento importante de las exportaciones con la llegada de firmas extranjeras y permitió la incorporación de algunos proveedores nacionales a esta cadena de suministro. Sin embargo, hoy, para lograr estas exportaciones, importamos casi todos los insumos, partes, etcétera. Nos convertimos en una gran maquiladora. Nuestras importaciones temporales casi igualan las exportaciones.

Por otra parte, nos enfrentamos a varios obstáculos que entorpecen y dificultan la actividad y la inversión en nuevos proyectos. Existen otras regiones o países donde los obstáculos y problemas que tiene nuestro país son menores o no existen. Varios estados en Estados Unidos ya están captando una parte importante de esa relocalización, no solo de empresas americanas —reshoring que están volviendo a su país de origen, sino de muchas empresas asiáticas que ya están ubicándose en Estados Unidos. También se está dando la relocalización —friendshoring que lleva a muchas empresas antes ubicadas en China, a reubicarse en países como Vietnam, Corea e incluso Canadá, entre otros.

Sí hay una llegada de nuevas inversiones a México y sí tendrá un efecto, sin embargo, podría ser temporal, o peor, repetirse la experiencia del TLCAN que hemos mencionado, desperdiciándose una oportunidad importante. (Rodrik, 2023)

La solución para lograr un crecimiento más acelerado y una generación de puestos de trabajo que satisfaga las necesidades de empleo del país, y un mayor bienestar, no va a venir solo del exterior. En nuestro país hay varios obstáculos que limitan estos flujos. Pero no solo para la inversión extranjera, también para la nacional.

“La solución para lograr un crecimiento más acelerado y una generación de puestos de trabajo que satisfaga las necesidades de empleo del país, y un mayor bienestar, no va a venir solo del exterior”. 

Los retos a los que se enfrenta el país son varios. Con una población superando los 130 millones, el empleo, la educación, los servicios de salud y la capacitación de los jóvenes que se integrarán al mercado laboral son, sin duda, los retos que con más urgencia requieren ser resueltos. La infraestructura actual también es un límite a la inversión, que es fundamental para la satisfacción de las necesidades de la sociedad. La inseguridad es una preocupación cotidiana para la población, las empresas y los futuros inversionistas.

En nuestro país es necesario resolver estos problemas y además tomar otras medidas para lograr generar los empleos y el crecimiento que requiere nuestra población.

Política industrial e inversión

Un crecimiento superior al que hemos tenido requiere una combinación de varios factores, pero un elemento esencial es la creación de consensos con el sector privado tanto para definir las prioridades de infraestructura, como para el logro de un crecimiento sectorial a partir de un correcto diseño de política industrial. La comunicación y una colaboración iterativa entre el sector privado y el gobierno es fundamental. Más que de una regulación diseñada desde el gobierno, top-down, la comunicación y el intercambio de ideas son una condición esencial para el desarrollo en los diversos sectores. El apoyo sectorial a empresas en diversos campos puede expandir la actividad económica y apoyar a las empresas nuevas y pequeñas, tanto como a aquellos proyectos de grandes dimensiones. (Juhász R. et al. 2023).

La inversión es la base del crecimiento y el bienestar, tanto la inversión nacional como la extranjera; no obstante, la inversión pública, es fundamental, desempeña un papel central, tanto en infraestructura como en educación, salud y seguridad. La inversión pública complementa e induce a la privada, tanto a la nacional como a la extranjera.

Incrementar la inversión total en el país es la única solución para lograr la creación del empleo que requerimos. A través de una mayor inversión, se crea riqueza y por supuesto, ingresos superiores para el gobierno. 

El incremento de la inversión también responde a una correcta estructura de incentivos y a reglas de juego claras, estables y confiables. Las condiciones para lograr un proceso sostenido de alta inversión, además de las reglas de juego, son tener una buena infraestructura, de nuevo, educación y capacitación. La inversión potencial del nearshoring solo podrá tener un impacto significativo en el país, en cada estado, si se ofrecen estas condiciones.

Una política industrial que esté dirigida a fortalecer las actividades en manufacturas, en los sectores industrial, primario y de servicios, permitiría que los beneficios de la nueva inversión se extiendan geográfica y sectorialmente.

La participación del Estado es fundamental. El Estado debe participar. La pregunta no es si el Estado debe o no participar, sino cómo participar. (Juhász R. et al. 2023). 

Hay una gran variedad de medidas gubernamentales que podrían apoyar el desarrollo de los diversos sectores en la economía, no solo en el mejoramiento de la infraestructura, sino en el apoyo al establecimiento de plantas y promoción de inversión, incluso participando en proyectos productivos con capital y participando en los procesos de inversión. El Estado puede y debe apoyar el desarrollo de cadenas productivas que complementen la actividad exportadora, y apoyen el fortalecimiento del mercado interno. Es el momento de pensar en coinversiones público-privadas, no solo para infraestructura, eso no es novedad, sino en actividades productivas.

Infraestructura

Durante varios sexenios la inversión pública en infraestructura ha pasado a tener un lugar muy secundario en los presupuestos anuales de la federación. Tal vez el principal obstáculo para la inversión y la productividad es la escasa infraestructura con la que contamos. 

No existe la capacidad de generación de energía eléctrica, por ejemplo, para satisfacer la necesidad de la industrialización que, potencialmente, podría tener lugar. Varias decisiones de inversión por parte de empresas internacionales, tanto en el sureste como en el bajío, se han revertido por esta razón.

En el establecimiento de una infraestructura sólida, con perspectivas de las necesidades del futuro, ya no se diga, de las actuales, se requiere acordar las prioridades con los usuarios. Se requiere crear un consenso sobre las prioridades y complementar la obra con el sector privado. Las necesidades rebasan por mucho la capacidad y los recursos del gobierno.

Es notorio el mínimo desarrollo de vías férreas, este importante medio de transporte ha sido ignorado y la velocidad a que se viaja en la red existente es extremadamente baja. Las carreteras han tenido un mantenimiento mínimo y no ha habido un verdadero desarrollo del resto de la infraestructura: puertos, aeropuertos y carreteras son un obstáculo serio a la actividad económica. Las filas interminables de tráilers no solo en la frontera, sino al interior del país, en las arterias más importantes, son crecientes. La infraestructura en el país se quedó muy atrás de los requerimientos presentes y del futuro. 

Esto obstaculiza y encarece el desarrollo de la industria, tanto nacional como la de capital extranjero, reduce la productividad y la competitividad.

Educación

La educación es fundamental para lograr la integración de estos 40 millones de jóvenes a una actividad productiva y remunerativa. Por ello, es crítico llevar a cabo una revisión del sistema educativo, con la cual se asegure que los niños y jóvenes adquieran los conocimientos, las técnicas y las habilidades necesarias, no solo para una exitosa integración a la vida laboral y a las actividades productivas, donde puedan tener un empleo bien remunerado y satisfactorio, sino para la creación de una sociedad de información y conocimiento.

La mejor educación y capacitación están claramente correlacionadas con el empleo. Hay que tener presente que el empleo y mejores remuneraciones son la única forma de reducir la pobreza. Además, la única forma de resolver la informalidad, que ha impedido acceso a servicios de salud, a un sistema de pensiones, y ha reducido la productividad en el país, es la creación amplia y generalizada de empleo.

“El empleo informal solo desaparecerá creando mucho más empleo, de tal manera que el menor desempleo obligue a la mejoría en las condiciones de trabajo, reduciendo así la informalidad laboral”.

El empleo informal solo desaparecerá creando mucho más empleo, de tal manera que el menor desempleo obligue a la mejoría en las condiciones de trabajo, reduciendo así la informalidad laboral. No hay posibilidades de reducir la pobreza, mejorar la movilidad social, disminuir la desigualdad y eliminar la informalidad sin la creación de empleo.

El gasto en una educación que prepare a nuestros jóvenes para lo que viene en este siglo debe ser una de las más altas prioridades.

Salud

Un elemento fundamental que debe sustentar y acompañar permanentemente tanto la formación de los niños y de los jóvenes, como la vida de los adultos y de los adultos mayores es un sistema de salud de calidad, al que se tenga acceso con el menor costo posible. La construcción de un sistema de salud integral, de calidad, y universal, es prioritario. Un sistema de seguridad social exitoso, además de los servicios de salud debe incluir un sistema de pensiones que garantice el bienestar en el retiro.

Seguridad y protección civil

Una condición fundamental para el desarrollo armonioso de la sociedad y de la inversión y la creación de empleo es la seguridad personal y patrimonial, sin esta, sobra insistir, estaríamos lejos de poder lograr la inversión y el empleo que se requiere.

Política económica y políticas públicas

¿Cómo superar estos retos y lograr bienestar generalizado? La política como instrumento de desarrollo, la política económica y las políticas públicas, bien alineadas son los instrumentos para lograr los objetivos anteriores en una diversidad de campos. 

  1. Reglas claras de juego: eje rector de las políticas públicas

El eje rector de las políticas públicas debe ser asegurar una estructura de incentivos correcta, que permita que se logren las aspiraciones de toda la población.  Esto requiere reglas de juego clara y estables y organismos que se responsabilicen de preservarlas y de hacerlas cumplir, así se establece una referencia para prepararse y participar en la vida social y productiva. Una estructura de incentivos correcta es una condición esencial para lograr el bienestar y reducir la pobreza en el menor tiempo posible. Sin reglas claras de juego, sin instituciones, à la North, no existe una estructura de incentivos que permita a la población y a los diferentes agentes en general, empresas y proyectos industriales, planear y lograr los objetivos que se planteen. Ni siquiera el gobierno entenderá su papel, ni todas las posibilidades que tiene para lograr estos objetivos sociales.

  1. Creación de consensos

Acuerdos políticos y consensos. ¿Consensos en qué campos?

En todos los campos posibles. Dados estos elementos, y mirando la historia de nuestro país, un factor fundamental, es la creación de consensos y pactos sociales. Comunicación continua, interacción entre sector privado y gobierno es fundamental. Y no necesariamente solo con las cúpulas. La inversión es local, los permisos son locales, se trata de una comunicación regional continua, entre los gobiernos estatales y municipales y los creadores de empleos. 

Un acuerdo entre gobierno, trabajadores y sector privado, de otra parte, determinando las reglas de juego también para una mejor distribución es esencial. Entre otros temas, está definir los mecanismos para que haya una mejor distribución del ingreso, vía fiscal y salarial, para crear una sociedad moderna y un mercado interno suficiente que soporte un crecimiento más acelerado.

La distribución del ingreso actual no permite que exista un mercado interno que sea suficiente para sostener la generación de empleo que requieren nuestras nuevas generaciones. Hoy, el 70% de nuestros trabajadores, formales e informales, gana menos de dos salarios mínimos, sí, el 70%. Ese es nuestro mercado interno, evidentemente no existe.

  1. Política monetaria y financiera

Mantener la estabilidad de precios y cuidar el poder adquisitivo, con una política monetaria y cambiaria bien dirigida es parte de la condición de estabilidad macro y la estabilidad social. La política cambiaria debe asegurar que el tipo de cambio nos de la competitividad necesaria y no inhiba, con una sobrevaluación excesiva y demasiado duradera, la inversión en la producción de bienes para la exportación.

El propiciar un mayor otorgamiento de crédito con mejores condiciones es uno de los retos más grandes que tiene hoy la política financiera. Las tasas excesivamente altas que tenemos hoy son regresivas y no ayudan a reducir la inflación, que provino de escasez, ya que el crédito como proporción del PIB es menos de 30%. Estas tasas están elevando el costo del financiamiento de todos los agentes, incluido el gobierno. Se requiere un manejo más dinámico y tal vez de menor ortodoxia en la política monetaria. 

  1. Política fiscal

Una reforma fiscal para crecer y para crear empleo, y un gasto para bienestar y generación de empleo.

Asegurar un sano desempeño de las finanzas públicas y un presupuesto suficiente que permita los logros mencionados anteriormente es la tarea básica del gobierno federal. En la actualidad los recursos públicos, muy escasos, han obligado a un endeudamiento creciente, que pareciera poner en duda la capacidad del estado para cubrir sus funciones fundamentales, después de cubrir el servicio de la deuda. Los déficits futuros deberán estar dedicados sólo a proyectos de inversión, siguiendo además lo establecido por la ley, y aunque estos déficits pueden crecer, deberán volver, después del 2024 a una senda de crecimiento no explosiva. Se requerirá una cuidadosa política de financiamiento. Se pueden mantener déficits crecientes, en tanto no superen de manera excesiva el crecimiento de la economía.

Gasto público

Uno de los principales instrumentos de las políticas públicas es el presupuesto del gobierno federal. Un presupuesto estructurado y bien planeado con las prioridades bien definidas para lograr, sin desperdicio, los objetivos que requiere el país es fundamental.  Esto demanda una revisión importante de la estructura del gasto público para dar prioridad a los objetivos de educación, salud, infraestructura, seguridad y del sistema de justicia. Los recursos son muy escasos y las carencias y necesidades muy grandes. Solo una visión que vaya resolviendo en el corto plazo, en etapas, con prioridades, podrá crear las condiciones para una mejor distribución del ingreso: esto requiere inversión y una política industrial activa, aunado a resolver las necesidades de salud, de educación y de seguridad.

Política tributaria

Se requiere una revisión del sistema tributario, de impuestos y tasas. El diseño de una reforma fiscal que permita tener los recursos necesarios para lograr los objetivos planteados y para sentar las bases de un crecimiento más alto. Indudablemente cualquier reforma, como en las economías más exitosas, y más en México, por el nivel de informalidad, debe considerar la revisión de los impuestos al consumo, incluso considerar modificaciones al IVA y compensar ese costo a los grupos de menores ingresos, i.e.  una renta universal. 

Revisar los impuestos especiales a la gasolina, al tabaco y al alcohol es esencial, ya que son una fuente estable e importante de ingresos, y además, todos ellos  progresivos. Por ejemplo, para el IEPS de alcohol, bastaría con un cambio de sistema para gravar de mejor manera el consumo, pasando a gravar la cantidad de alcohol, un cobro ad-Quantum y no al precio, ad-Valorem como existe hoy, lo que podría agregar a la recaudación medio punto adicional del PIB y más, en el mediano plazo. 

Una revisión del impuesto sobre la renta también parece necesaria. Con estas medidas en conjunto, considerando los efectos de los impuestos al consumo más el efecto simultáneo en el impuesto sobre la renta, se puede incrementar el ingreso del Gobierno en hasta 3 o 4 puntos del PIB, en relativamente poco tiempo. Los impuestos al flujo, como el anterior IETU, permiten una mejor fiscalización y mayor recaudación.

Se requiere además una revisión de las finanzas estatales y una modificación de sus medidas fiscales locales. La tenencia generalizada en todos los estados sería un acuerdo inicial importante, probablemente deba estar orquestado por la federación, o por el Congreso.

  1. Justicia y estado de derecho

El sistema judicial es esencial para lograr una estructura de incentivos correcta en la economía que procure la inversión, el bienestar, la creación de empleo y la movilidad social. Es la base del funcionamiento de una sociedad y de una economía. Las experiencias históricas y económicas lo confirman de manera contundente. EP

Referencias

Juhász, R., Lane, N, Rodrik, D. 2023. The New Economics of Industrial Policy. Annu. Rev. Econ. 16: Submitted.

Ciuriak, D and Curtis, J.M. T 2013. The Resurgence of Industrial Policy and What it Means for Canada. IRPP Insight. June 2013| No. 2

Rodrik, D. 2023 “Mexico in the New Global Economy: Another Chance? October,2023. At the Economic Forum 2023 Organized by the American Chamber of Commerce Mexico.

Este País se fundó en 1991 con el propósito de analizar la realidad política, económica, social y cultural de México, desde un punto de vista plural e independiente. Entonces el país se abría a la democracia y a la libertad en los medios.

Con el inicio de la pandemia, Este País se volvió un medio 100% digital: todos nuestros contenidos se volvieron libres y abiertos.

Actualmente, México enfrenta retos urgentes que necesitan abordarse en un marco de libertades y respeto. Por ello, te pedimos apoyar nuestro trabajo para seguir abriendo espacios que fomenten el análisis y la crítica. Tu aportación nos permitirá seguir compartiendo contenido independiente y de calidad.

Relacionadas

DOPSA, S.A. DE C.V