Bruselas se vuelve a sentir deseada

En este texto, Jeannette Hennequin analiza tanto la adhesión de Ucrania a la Unión Europea como la invasión rusa a este país, al ser dos procesos contemporáneos actuales que dan luz sobre la situación actual de Europa.

Texto de 16/08/22

En este texto, Jeannette Hennequin analiza tanto la adhesión de Ucrania a la Unión Europea como la invasión rusa a este país, al ser dos procesos contemporáneos actuales que dan luz sobre la situación actual de Europa.

El Euromaidán marcó un antes y un después en la historia moderna de Ucrania, pero la agresión a gran escala por parte de Rusia suscitó el inicio del sueño europeo de este país: en junio, la Unión Europea (UE) aceptó la candidatura de Ucrania y Moldavia para que ambos países pasen a formar parte del bloque europeo. De no haber tomado esta decisión, Bruselas hubiera mandado el mensaje de que la Unión está dividida y es débil frente a Moscú; además, la resistencia ucraniana no hubiera tenido el éxito del cual presume ahora. Ahora bien, esta decisión sólo es eso: una decisión. Se debe terminar la guerra para poder comenzar a hablar de las reformas que exige la UE para el proceso de adhesión. Si algo tienen en común la adhesión de Ucrania y la agresión rusa es que en ambos casos el proceso no es ni fácil ni rápido. Tanto Zelensky como Putin querían un proceso apresurado; el primero para entrar inmediatamente a la UE y el segundo para recuperar el control geopolítico de su zona de influencia. Para ambos, el proceso tampoco ha sido tan fácil como esperaban. 

“Si algo tienen en común la adhesión de Ucrania y la agresión rusa es que en ambos casos el proceso no es ni fácil ni rápido”.

La justificación rusa para llevar a cabo esta invasión ha sido la defensa de su seguridad nacional ante la ampliación de la OTAN al Este, así como la “desnazificación” del país para proteger a los rusófonos residentes en Ucrania, quienes supuestamente están sufriendo un genocidio. Al respecto, Ucrania defendió su identidad y su derecho a elegir su propio destino, lo cual tocó sensibilidades en Occidente. En consecuencia, la UE decidió apoyar a Ucrania y reconocer su candidatura, lo que quizás nunca hubiera sucedido en ausencia de guerra. 

Si en enero de este año alguien me hubiese preguntado sobre las posibilidades de que Ucrania formase parte del bloque europeo en un futuro medianamente cercano, muy probablemente hubiera respondido con una negativa, alegando que el país no estaba preparado ni política ni económicamente para un tal proceso; seguido de esto, hubiera argumentado que tampoco veía un compromiso por parte de Bruselas por inmiscuirse en una confrontación directa con Rusia; y, finalmente, hubiera dicho que en la fila de espera están primero Albania, Montenegro o Macedonia del Norte. 

Sin duda, esta adhesión tomará tiempo y demandará reformas importantes a fin de acercar al país a los estándares europeos; ya que inclusive con las dadivosas ayudas de la UE, la entrada podría tomar alrededor de 15 o 20 años y no existen garantías de éxito. Esto debido a que, una vez que un país es reconocido como candidato, debe adoptar los criterios de Copenhague: instituciones estables, economía de mercado e implementación del acervo comunitario. Este último punto implica transponer los 35 capítulos del acervo comunitario a la legislación nacional, en temas tan diversos como el libre movimiento de personas, derechos de propiedad intelectual, energía, agricultura, entre otros. 

“De lograrse lo anterior, Ucrania mejoraría significativamente la calidad de vida de sus ciudadanos mediante una amplia inyección de capital y la mejora de su sistema judicial”.

De lograrse lo anterior, Ucrania mejoraría significativamente la calidad de vida de sus ciudadanos mediante una amplia inyección de capital y la mejora de su sistema judicial. A modo de ejemplo, la entrada de Rumanía en la UE, en 2007, impulsó el crecimiento económico al punto de triplicar sus ingresos y ser una de las economías europeas que más creció en los últimos años.1 

En cuanto a seguridad se refiere, Ucrania pasaría de ser “el” pivote geográfico entre Rusia y Occidente a ser una frontera política y militar, debido a que, en el artículo 42 del TUE se establece el compromiso de prestar ayuda y asistencia a cualquier miembro que sufra una agresión armada en su territorio2. Como bien menciona Javier Solana, antiguo secretario general de la OTAN, la UE de hoy tiene todos los elementos de una política exterior eficaz, pero ahora en lo que se debe de enfocar es en la aplicación de dicha política y en el desarrollo de capacidades de respuesta con sus socios más cercanos3

Si bien existe un consenso sobre su entrada, es importante mencionar que la adhesión requiere la unanimidad por parte de la membresía y algunos países se mostraron reticentes en un principio. Aunado a esta situación, la UE experimenta también el cansancio de la ampliación de sus fronteras, especialmente con países menos desarrollados, puesto que la ampliación impide la profundización de reformas y la implementación de proyectos dentro de la misma. Al respecto, los recursos financieros de la UE ascienden a tan sólo el 1% del PIB del bloque y con eso se financian todos los proyectos. En este sentido, desde la gran ampliación al Este, el bloque no ha podido recuperar sus niveles económicos previos a 2004, a causa de las continuas adhesiones y ayudas. En palabras más simples, las rebanadas del pastel se van haciendo cada vez más chicas. 

“…no se ha discutido exhaustivamente el desafío que conlleva la adhesión ucraniana, la cual implicará sacrificios como la reestructuración o la eliminación de sectores no competitivos”.

En lo que refiere a la reticencia de ciertos países, algunos dudaban de la vialidad en materia económica, puesto que el PIB de Ucrania representa sólo la mitad del de Bulgaria (miembro más pobre de la Unión), mientras que las dudas de otros están más ligada a la cuestión política con Rusia. De igual modo, otra preocupación entre algunos países de la UE es la cuestión de la gobernabilidad, ya que, a mayor número de miembros, se vuelve más difícil construir consenso. Por último, no se ha discutido exhaustivamente el desafío que conlleva la adhesión ucraniana, la cual implicará sacrificios como la reestructuración o la eliminación de sectores no competitivos. 

Tampoco podemos dejar de lado el tema de la corrupción, problema persistente en Ucrania con niveles tan elevados como en México, Gabón o Níger. Según el Índice de Percepción a la Corrupción 2021 de Transparencia Internacional, en una escala de 0 a 100, Ucrania obtuvo 32 en puntuación (y México 31), en la que la puntuación de 100 equivaldría a “corrupción inexistente”, mientras que 0 sería “corrupción elevada”. Dicho esto, si comparamos Ucrania con algunos de los países que fundaron la Comunidad Europea, el puntaje queda muy detrás, con Bélgica y Francia en 73 y 71 puntos, respectivamente4

Sin embargo, no todo es visto negativamente en su candidatura. Ucrania, por sí sola, podría incrementar la seguridad alimentaria de la UE, puesto que su campo es capaz de alimentar a 600 millones de personas, más que toda la población del bloque.5 Asimismo, en términos de territorio y población, pasaría a ser el país con mayor extensión territorial y el quinto en población6 También, tiene una industria metalúrgica de gran tamaño (tercer productor de acero en Europa), así como importantes reservas de uranio, oro y manganeso.7 De igual forma, su población está altamente educada, con una tasa de matriculación terciaria de más del 80%, lo que aportaría capital humano y nuevas oportunidades de inversión.

Queda claro que brindarle la oportunidad a Ucrania de incorporarse al bloque europeo puede significar una cuestión de vida o muerte para este país dispuesto a realizar los cambios necesarios para alcanzar su objetivo. Según las encuestas, más del 90% de los ucranianos desea entrar a la Unión8. Pero cabe preguntarnos ¿cuánto tiempo durará la guerra? Porque lógicamente un país en guerra no tiene la capacidad de llevar a cabo reformas. Por lo pronto, el reconocimiento de su candidatura permitirá que Ucrania tenga mayor claridad en cuanto a su futuro como país independiente y dejará de estar en la ambigüedad de formar parte de uno u otro bando. Será un proceso largo y costoso para Bruselas y Kiev, pero la defensa de la libertad habrá valido la pena. Muy probablemente, este evento pasará a formar parte de la historia de la construcción europea, la cual aparentemente aún no termina. Además, Bruselas vuelve a sentirse deseada, al tiempo que gana popularidad y fuerza. EP

  1. The World Bank. The World Bank in Romania. 2022. Consultado el 5 de agosto de 2022, en: https://www.worldbank.org/en/country/romania/overview []
  2. Solana, Javier. “Ucrania y la UE, indispensables para la seguridad en Europa”. El País. 26 de enero de 2022. Consultado el 5 de agosto de 2022, en: https://elpais.com/opinion/2022-01-26/ucrania-y-la-ue-indispensables-para-la-seguridad-en-europa.html []
  3. Ídem []
  4. Transparency International. “El Índice de Percepción de la Corrupción 2021”. 25 de enero de 2022. Consultado el 5 de agosto de 2022, en: https://www.transparency.org/es/press/2021-corruption-perceptions-index-press-release []
  5. Lizarralde, Chema. “Ucrania, granero del mundo: los datos que explican por qué tantos países dependen del campo ucraniano”. 20 minutos. 11 de mayo de 2022.  Consultado el 6 de agosto de 2022, en: https://www.20minutos.es/noticia/4998045/0/ucrania-granero-del-mundo-los-datos-que-explican-por-que-tantos-paises-dependen-del-campo-ucraniano/ []
  6. Eurostat. “Population on 1 January”. 11 de julio de 2022.  Consultado el 6 de agosto de 2022, en: https://ec.europa.eu/eurostat/databrowser/view/TPS00001/bookmark/table?lang=en&bookmarkId=c0aa2b16-607c-4429-abb3-a4c8d74f7d1e []
  7. ICEX. Ficha país de Ucrania. 2021. Consultado el 7 de agosto de 2022, en: https://www.icex.es/icex/es/navegacion-principal/todos-nuestros-servicios/informacion-de-mercados/paises/navegacion-principal/el-pais/informacion-economica-y-comercial/estructura-de-la-oferta/index.html?idPais=UA []
  8. Reuters. “Record number of Ukrainians support joining EU, backing for NATO membership falls – poll”. 5 de abril de 2022. Consultado el 7 de agosto de 2022, en: https://www.reuters.com/world/europe/record-number-ukrainians-support-joining-eu-backing-nato-membership-falls-poll-2022-04-05/. Esta encuesta fue realizada a 1500 personas en territorio ucraniano, excepto en las parte de Crimea y en el Donbás []
Este País se fundó en 1991 con el propósito de analizar la realidad política, económica, social y cultural de México, desde un punto de vista plural e independiente. Entonces el país se abría a la democracia y a la libertad en los medios.

Con el inicio de la pandemia, Este País se volvió un medio 100% digital: todos nuestros contenidos se volvieron libres y abiertos.

Actualmente, México enfrenta retos urgentes que necesitan abordarse en un marco de libertades y respeto. Por ello, te pedimos apoyar nuestro trabajo para seguir abriendo espacios que fomenten el análisis y la crítica. Tu aportación nos permitirá seguir compartiendo contenido independiente y de calidad.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER


DOPSA, S.A. DE C.V