Corea del Norte más allá de la caricatura

Corea del Norte, de lejos y a la distancia, parece una dictadura unidimensional, regida por un tirano inmaduro con poder nuclear y poco respeto por los valores familiares. Apenas heredó el cargo, hizo ejecutar a su tío, Jang Song-thaek, por supuestos “crímenes contra el Estado”. Todo apunta a que también mandó matar a su medio […]

Texto de 17/06/17

Corea del Norte, de lejos y a la distancia, parece una dictadura unidimensional, regida por un tirano inmaduro con poder nuclear y poco respeto por los valores familiares. Apenas heredó el cargo, hizo ejecutar a su tío, Jang Song-thaek, por supuestos “crímenes contra el Estado”. Todo apunta a que también mandó matar a su medio […]

Corea del Norte, de lejos y a la distancia, parece una dictadura unidimensional, regida por un tirano inmaduro con poder nuclear y poco respeto por los valores familiares. Apenas heredó el cargo, hizo ejecutar a su tío, Jang Song-thaek, por supuestos “crímenes contra el Estado”. Todo apunta a que también mandó matar a su medio hermano, Kim Jong-nam, alguna vez heredero principal al trono y más tarde desterrado por sus coqueteos con el capitalismo.

Las representaciones simplistas y maniqueas de Corea del Norte son muy comunes. Por un lado, la del paraíso terrenal comunista; por el otro, la tiranía infernal. En ambos casos, se suele pensar a este país como homogéneo y hasta cierto punto igualitario.

La realidad norcoreana cuenta otra historia. Su sociedad está fuertemente estratificada. Existen privilegios de todo tipo (principalmente económicos) para quienes son cercanos al régimen de Piongyang. Éstos son los principales beneficiarios del mercado inmobiliario que, como en Cuba, es el signo más distintivo de la lenta disolución del socialismo.

¿Cómo sabemos esto? Porque, a pesar del secretismo del Gobierno de Kim Jong-un y del empeño que pone en venderle al mundo la ficción socialista de su país, la realidad norcoreana ha sido documentada. Particularmente interesante (y tristísimo) es el documental de Mark Davis en el que sigue a un representante de la organización humanitaria care, quien, durante la época de la hambruna, intenta acordar con las autoridades locales la donación de alimentos a los necesitados. Las negociaciones se traban debido a la falta de transparencia del Gobierno norcoreano. Finalmente, acceden a llevarlo a zonas empobrecidas, donde Davis logra tomas verdaderamente descorazonadoras. El documental puede encontrarse en YouTube con el título The 1997 Famine That Still Affects North Korea Today.

Otro gran documento es North Korea Confidential. Private Markets, Fashion Trends, Prison Camps, Dissenters and Defectors. En este libro, Daniel Tudor y James Pearson ofrecen un fresco integral de ese extraño y trágico país: la incipiente actividad económica privada (que el Gobierno optó por solapar a partir de la hambruna), las características de la división social actual, las actividades de recreo del norcoreano de a pie, la moda y tendencias que empiezan a revelarse, el incremento en el uso de celulares (aunque sea sólo para sacarse selfies), así como la cuestión de quién realmente tiene el poder.

North Korea Confidential expone la complejidad que subyace tras las caricaturas que suelen representar a Corea del Norte. Ni todos los ciudadanos son autómatas que viven y mueren por su líder, ni el dominio está concentrado en un solo individuo o una sola familia. Más bien, como lo explican los autores, el país está regido por una “colección de facciones contrapuestas y agentes de poder que compiten por control político, influencia y dinero”. Así, si pensamos que Kim Jong-nam formaba parte de una de estas facciones que pueden estar amenazando la estabilidad del mandato de Kim Jong-un, podemos entonces empezar a explicarnos por qué el hermano incómodo acaba de ser asesinado de forma tan hollywoodesca en Malasia. AGR

* Daniel Tudor y James Pearson, North Korea Confidential.  Private Markets, Fashion Trends,  Prison Camps, Dissenters  and Defectors, Tuttle Publishing, Tokio-Rutland, Vermont-Singapur, 2015.

Este País se fundó en 1991 con el propósito de analizar la realidad política, económica, social y cultural de México, desde un punto de vista plural e independiente. Entonces el país se abría a la democracia y a la libertad en los medios.

Con el inicio de la pandemia, Este País se volvió un medio 100% digital: todos nuestros contenidos se volvieron libres y abiertos.

Actualmente, México enfrenta retos urgentes que necesitan abordarse en un marco de libertades y respeto. Por ello, te pedimos apoyar nuestro trabajo para seguir abriendo espacios que fomenten el análisis y la crítica. Tu aportación nos permitirá seguir compartiendo contenido independiente y de calidad.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER


DOPSA, S.A. DE C.V