Acciones urgentes para México. Carta para México de parte de una epidemióloga en tiempos de COVID-19

Este artículo presenta los datos científicos más recientes en torno a la sintomatología por COVID-19, así como la efectividad de estrategias e intervenciones que el gobierno mexicano puede acatar para disminuir el impacto de transmisión.

Texto de 15/06/20

Este artículo presenta los datos científicos más recientes en torno a la sintomatología por COVID-19, así como la efectividad de estrategias e intervenciones que el gobierno mexicano puede acatar para disminuir el impacto de transmisión.

Varios estados de la república mexicana aún no están preparados para una ‘nueva normalidad’. Aun estando en cuarentena, existe una gran movilidad en los espacios públicos. Muchos de los estados apenas inician su lucha contra COVID-19 y el número de personas infectadas va en incremento, lo que señala que las medidas preventivas para evitar la infección por COVID-19 son muy importantes. El tener una distancia física de otras personas fuera de nuestro hogar y lavarnos las manos antes de tocar nuestra cara son dos de las medidas más efectivas para evitar el contagio y salvar vidas.

Varios estados en México iniciaron de manera muy temprana la restricción de movilidad y la gente se encuentra cansada. El calor es un factor contribuyente a la inquietud de la gente que quiere salir a hidratarse y refrescarse. 

Este es el momento para reforzar acciones y prepararse para el primer golpe de la pandemia de COVID-19 en varios estados y ciudades de México. Las comunidades marginadas y los estratos de bajo nivel socioeconómico, así como las microempresas serán los más afectados. Sin embargo, hay mucho por hacer para prevenir que México sea mayormente golpeado por COVID-19.

Recapitulando lo sucedido hasta el momento

En diciembre de 2019 se dio a conocer un nuevo brote infeccioso en Wuhan, China, una ciudad de gran densidad poblacional, en la que la venta de animales salvajes y su consumo es muy común. Este factor y esta práctica en ambientes insalubres propiciaron las condiciones perfectas para que personas que tuvieron contacto con animales infectados se contagiaran con un tipo de coronavirus que logra sobrevivir y transmitirse en humanos. Al virus se le identificó y se le nombró SARS-CoV-2; este provoca la enfermedad de coronavirus (COVID-19), uno de los siete coronavirus identificados al momento que pueden infectar a seres humanos.

Figura 1. Línea del tiempo: resumen de los sucesos relacionados a COVID-19

Importancia de tomar cartas en el asunto

Para darnos una idea de la severidad de la situación, durante la temporada de influenza estacional de 2018 se registraron 7466 casos y 848 muertes por influenza. A solo poco más de 3 meses del inicio de la pandemia en México ya se registran más de 78,000 casos confirmados acumulados y más de 8000 muertes por COVID-19 en México.

Aunque el número de personas que han padecido COVID-19 aún es bajo en varios estados, se espera que este número aumente paulatinamente. Si no se toman las medidas preventivas y no se hace una preparación profunda por parte del gobierno, población y negocios, se deben esperar fuertes oleadas de COVID-19 durante este y el próximo año, con un alto riesgo de incremento nuevamente en el invierno. 

Las consecuencias de esto será una mortalidad aumentada, una sobrecarga al sistema de salud, lo cual tendrá repercusiones en otros sectores de salud, y mayor afectación económica para toda la población mexicana. 

¿Qué nos dice la ciencia?

De acuerdo con uno de los reportes de investigación más reciente del Imperial College, se espera que la pandemia de COVID-19 impacte de manera más drástica a los países de bajo y mediano ingreso, como México, debido a una menor capacidad de servicios médicos en comparación con otros países de alto ingreso. Aunque toda la población se puede ver sumamente afectada por COVID-19, se estima que la de menor ingreso será la más afectada, ya que el tipo de empleo para este sector poblacional puede dificultar el distanciamiento físico entre personas y puede ser que tenga menos facilidades para recurrir a centros de atención a la salud a tiempo. Se espera que el riesgo de muerte sea en promedio 32 % más alto para la población con mayor nivel de marginación en comparación con la de nivel socioeconómico alto.

Las poblaciones de todos los estratos sociales en países latinoamericanos, como México, suelen tener hogares con un mayor número de personas, en comparación con los países desarrollados, lo cual pone en mayor riesgo a la población, dado que al coexistir miembros de varias generaciones en un mismo hogar, es más probable que los jóvenes pongan en riesgo a los adultos mayores y que aumente su probabilidad de muerte por COVID-19.

Figura 2. Estructura y tamaño de los hogares en países de ingreso bajo y mediano

A

B

A) El número de residentes tiende a ser mayor sobre todo en los hogares de menor ingreso económico. B) Es más probable que convivan generaciones jóvenes y mayores de 60 años dentro del mismo hogar. Fuente: Reporte 22, Imperial College London

Consideraciones para la reapertura económica

Los modelos estadísticos indican que una reactivación económica, como el regreso a clases y la reapertura de negocios y restaurantes, traerá consigo un incremento en el número de casos por COVID-19, tal como se sugiere en el modelo indicado en la Figura 3. 

Figura 3. Modelo que estima el comportamiento de COVID-19 bajo distintos escenarios. 

Fuente: Imperial College, Covid19 Response Team, 2020

Conspiraciones

El tiempo libre aunado al miedo y a una gran fuente de información en las redes sociales han contribuido a una desinformación epidémica y a la generación de conspiraciones. Es natural que el ser humano busque respuestas a fenómenos desconocidos. Sin embargo, ante tanta información, es importante que tengamos en cuenta estos tres puntos: 1) la evidencia científica es clara: los microorganismos y su adaptación al medio ambiente es un fenómeno natural. 2) La infección y transmisión del virus en el ser humano no es un tema nuevo; siempre han formado parte de la existencia del ser humano. 3) El distanciamiento físico, el evitar tocar objetos potencialmente infectados y las medidas de higiene básicas son esenciales para evitar la transmisión de COVID-19.

¿Qué podemos aprender de otros países que van más adelante en la curva epidémica?

El ejemplo de Corea del Sur

En el caso de Corea del Sur, una comunicación temprana, clara y directa con la población ha sido uno de los factores que han contribuido a un nivel muy bajo de personas contagiadas por COVID-19. También, dado su previa experiencia con SARS y MERS, otras enfermedades causadas por coronavirus que han afectado severamente a la población surcoreana en el pasado, aprendieron que el monitoreo y el rastreo son cruciales para mantener el contagio del virus bajo control. Fue clave que los casos sospechosos y confirmados hayan sido aislados de manera inmediata para proteger a sus familias y al resto de la población. 

Suecia no ha sido lo que se esperaba

La experiencia de Suecia no ha sido tan buena como se esperaba. El gobierno ha puesto la responsabilidad en la población, con recomendaciones voluntarias, y no ha restringido negocios ni delimitado reglas fuertes para evitar el contagio. En consecuencia, es uno de los países con mayor tasa de mortalidad per cápita a causa de COVID-19.

Italia y España se preparan 

Italia y España ya han lanzado protocolos que guiarán a sus países mediante lineamientos para reactivar la economía durante la pandemia, dirigidos a la población y a diversos sectores como la industria y el gobierno.

En su nuevo protocolo, Italia prepara la reapertura de los sectores relacionados con la construcción, la fabricación y el comercio con uso obligatorio de cubrebocas y protección personal. Aunque señala que la efectividad de este equipo no asegura la protección completa ante el virus, pero pudiera disminuirla. Sugiere que la población debe mantener las normas de distanciamiento social y el uso de cubrebocas y que todas estas normas deben establecerse de manera gradual. También establece que las medidas se probarán con una reapertura parcial de actividades laborales por un período de al menos 14 días acompañado por monitoreo del impacto de la liberación gradual de la cuarentena.

Los estados mexicanos viven la experiencia de COVID-19 a un tiempo diferente de la Ciudad de México y del resto del mundo. 

Cada país cuenta con condiciones muy distintas. Deben tomarse en cuenta factores como la densidad poblacional, la conexión de vuelos, el nivel de salud —obesidad, diabetes y otras enfermedades crónico-degenerativas— de la población, así como los recursos económicos y los preparativos por parte de los gobiernos y, sobre todo, la infraestructura y los recursos con los que se cuenta como hospitales, equipo de protección, ventiladores y personal de salud. También se debe considerar la calidad de los espacios para el esparcimiento y la actividad física. En México, aunque se han realizado esfuerzos extraordinarios por incrementar la capacidad para afrontar esta crisis, las características de la población mexicana indican que tiene un mayor riesgo de infectarse, de afectaciones en general y de muerte por COVID-19. Una razón más por la cual se debe actuar con mayor cautela y esfuerzo en comparación con otros países. 

A diferencia de la Ciudad de México, diversos municipios del país cuentan con una menor densidad poblacional y una menor conexión con vuelos internacionales; por estos y otros factores, el contagio masivo por COVID-19 apenas está iniciando.

La mayoría de los países que se encuentran retornando a las actividades tienen en común que han logrado estabilizar el número de muertes por día: han hecho la transición y en lugar de aumentar cada día el número de muertes, estas van en declive. En parte, esta es la razón por la que se atreven a establecer una ‘nueva normalidad’; además, tienen preparados protocolos específicos para reabrir lentamente algunos negocios y actividades, los cuales han sufrido adaptaciones para incrementar la probabilidad de sobrevivir en la pandemia.

Si se visualiza la Figura 3, se advierte que los países que se vieron afectados por COVID-19 antes que México, se encuentran de bajada en la primera curva respecto al número de casos; mientras que diversos estados de México, como Sonora, apenas se encuentran de subida en la primera curva y, sin embargo, se piensa ya en abrir la economía.

Las acciones que todos debemos poner en marcha ya

El virus puede infectarnos de dos maneras principalmente: al entrar en contacto con otra persona infectada y al tocar objetos infectados por SARS-Cov2. El gobierno mexicano ha publicado también una serie de recomendaciones para regresar a la nueva normalidad que intenta disminuir la probabilidad de infección y buscar una reapertura económica. ¿Qué significa esto y qué debemos hacer?

ACCIONES POR PARTE DE LA POBLACIÓN 

1. Quedarse en casa

Las personas con enfermedades crónico-degenerativas, que padezcan obesidad y sean mayores de 60 años deben tomar precauciones extremas y permanecer en casa y solo salir para caminar y hacer ejercicio en zonas al aire libre manteniéndose lejos de otras personas que no sean de su hogar.

2. La sana distancia o distanciamiento social

Hay una solución que es muy efectiva para la prevención de COVID-19. Esta es la distancia que se guarda entre personas. Conocido como distanciamiento social o sana distancia, la distancia física es una de las medidas comprobadas y más efectivas para evitar la transmisión del virus. Las personas que tengan que salir de sus hogares deben respetar y fomentar con su ejemplo la distancia entre personas. Es una nueva costumbre que debemos acatar y facilitar hasta la llegada de mayor investigación, tratamientos y vacunas para COVID-19.

La distancia recomendada varía entre países, pero todos concuerdan que debe ser de uno a dos metros. Mientras mayor sea la distancia entre las personas, menor es el riesgo de transmisión del virus. 

Estas dimensiones fueron sugeridas a partir de investigaciones que estudiaron la distancia en la que puede transmitirse el coronavirus entre personas. Una carcajada, una exhalación, un estornudo o una tos pueden expulsar gotas cargadas de virus cuya meta principal es llegar a una mucosa humana, tal como la que se encuentra en nuestros ojos, nariz, boca, oídos. Sin embargo, si no logra llegar a estas entradas del cuerpo, el virus es vulnerable y pesado y tiende a caer al piso o a superficies. Al estar expuesto al aire y a la luz solar, se encuentra más vulnerable y se puede desactivar pronto; su duración dependerá de las condiciones de la superficie donde aterrice. Si respetamos la distancia entre personas (fuera de nuestro hogar), tengan o no tengan síntomas, es menos probable que el virus se transmita entre personas.

3. Higiene y lavado de manos

El jabón es una de las mejores armas contra COVID-19. Al entrar en contacto con el jabón, el virus se inactiva

Figura 4. Acción del jabón en SARS-CoV-2

5. Uso de tapabocas, caretas y guantes

El equipo de protección como tapabocas, caretas y guantes sirven de barrera y sobre todo previenen que personas potencialmente infectadas transmitan el virus a otros, interrumpiendo así el ciclo de transmisión del virus. Puede ser útil siempre y cuando no se estén reacomodando la máscara o tocándose la cara sin antes haberse lavado bien las manos.

ACCIONES CONCRETAS PARA EL GOBIERNO SONORENSE

Comunicación y transparencia

Diversos estados en México se encuentran en una etapa de incremento exponencial de casos y vienen momentos difíciles por la pandemia. La confianza del pueblo será vital en la batalla contra COVID-19. Para ello, se requiere de una transparencia total, mensajes claros y nítidos que sean coherentes y sobre todo que las personas al mando rijan con el ejemplo y con honestidad. 

En otros países, el pueblo ha perdido la confianza en su gobierno y esto ha tenido consecuencias muy negativas para el control de COVID-19. Por ejemplo, en Inglaterra, asesores del primer ministro y miembros del gobierno han ido en contra de las propias recomendaciones gubernamentales establecidas para la prevención de la transmisión de este virus, mientras la población respeta las medidas. Como consecuencia, el gobierno ha perdido la confianza del pueblo por su hipocresía. 

Es importante que los mensajes y las recomendaciones que se emitan por parte de los diversos mandatarios sea claro y preciso, y vaya a la par de programas y acciones que faciliten que las personas puedan acatar las recomendaciones.

¿Qué acciones pueden marcar la diferencia en esta pandemia?

Implementación de áreas verdes monitoreadas para realizar actividad física

El hacer ejercicio al aire libre de manera segura hoy es más importante que nunca. Una de las acciones más urgentes que el gobierno debe poner en marcha es la preparación y creación de espacios al aire libre y áreas verdes para hacer actividad física. La mayoría de los municipios en México no cuenta con áreas verdes amplias y seguras para poder ejercitarse durante esta pandemia.

Importancia de las áreas verdes para la práctica de las actividades físicas

Para poder mantener las recomendaciones de sana distancia y que sea una acción fácil de llevar y sostenible, es importante preparar y crear espacios que permitan la distancia entre personas. Este recurso es vital para 1) poder mantener las acciones preventivas de transmisión de COVID-19 a largo plazo 2) el cuidado de la salud mental, 3) el cuidado de la salud física y el control y prevención de obesidad y enfermedades crónico-degenerativas como diabetes tipo 2 que es un factor de riesgo para complicaciones por COVID-19.

El sedentarismo trae consigo una afectación a nuestro estado mental, a nuestra condición física y nos pone en mayor riesgo de experimentar una enfermedad grave con complicaciones por COVID-19. Por ello, la actividad física, como caminar o andar en bicicleta al aire libre, es fundamental durante esta pandemia.

A diferencia de practicar ejercicio en espacios cerrados, el ejercicio al aire libre permite que la piel produzca vitamina D, la cual provee apoyo al sistema inmunológico, mediante la producción de péptidos antimicrobianos en el epitelio respiratorio, que disminuye la probabilidad de afectaciones graves por infección y reduce la respuesta inflamatoria por infección de SARS-CoV-2. Cabe recalcar que se debe tomar el sol con moderación y con protector solar que previene el cáncer de piel. 

Por otra parte, el riesgo de transmisión del virus es mayor en los espacios cerrados: gimnasios, aulas de clase y otros espacios con poca ventilación natural y con una sola entrada.

Se deben tomar en cuenta los siguientes factores para el fomento de zonas para hacer actividad física:

1. Las altas temperaturas

Para proteger a los habitantes del calor, se puede lograr una disminución de la temperatura mediante la reforestación masiva con plantas y árboles nativos.

2. Mayores espacios para una mayor distancia entre personas

Al practicar una actividad física, las personas deben extremar precauciones: uso de barreras como caretas, cubrebocas y mantenerse lejos de otras personas. Existen pocas investigaciones de la transmisión de COVID-19 entre personas en movimiento. La OMS reporta que se puede transmitir el virus por microgotas emitidas de una persona a otra. Una simulación de la distribución de partículas indica que si se camina debe mantenerse un mínimo de 5 metros entre personas; si se corre, un mínimo de 10 metros de distancia entre personas; si se anda en bicicleta, un mínimo de 20 metros, ya que las personas que corren o andan en bicicleta pueden expulsar partículas que infecten a otros. Por eso, mayores espacios son requeridos urgentemente. Si hay mayor cantidad y amplios lugares para realizar actividades físicas a la intemperie, disminuirá la cantidad de personas que se congregan en un lugar reducido. 

El uso de equipo deportivo, tal como bandas elásticas, pudieran utilizarse de manera individual al aire libre manteniendo la distancia entre personas. Equipos de este tipo y ejercicios de fuerza, resistencia y flexibilidad pudieran reemplazar los ejercicios que se hacen en el gimnasio. 

Se deben diseñar zonas peatonales, expandir banquetas, ya sea de manera permanente (si es posible) o utilizando conos para delimitar el espacio peatonal para que sea posible caminar libremente y con una sana distancia entre personas.

3. Seguridad, monitoreo e infracciones

Se requiere de policías y vigilantes que monitorean las zonas para asegurar el distanciamiento entre personas, así como la prevención del crimen. 

Todas estas acciones requieren de monitoreo y recordatorios constantes. La policía y vigilantes juegan un papel muy importante en asegurar de manera pacífica, con distancia y utilizando equipo protector, que las medidas preventivas para frenar la transmisión de COVID-19 se acaten de manera efectiva. En otros países, policías con protección hacen rondas a caballo y en diversos vehículos para asegurar que estas medidas sean obedecidas.

4. Solidaridad y ejemplo

Se necesita que la comunidad se solidarice, cuide y proteja estas zonas, que se les enseñe a los hijos a respetar el espacio de los demás y a dejar la basura en su lugar. 

5. Carriles de bicicleta

El uso de la bicicleta es una mejor alternativa que el uso del transporte local para disminuir la transmisión del virus. Se deben incrementar y expandir carriles especiales para bicicleta que estén claramente delimitados con barreras físicas como plantas y árboles. La probabilidad de infección disminuye con las personas que se encuentran al lado, pero incrementa en personas que van atrás de corredores o ciclistas.

6. Transporte público

Se deben incrementar las rutas y la frecuencia de transporte público para que se pueda conservar la distancia entre las personas al interior de las unidades. El uso de cubrebocas debe ser obligatorio en estos espacios. 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, se requieren entre 10 a 15m2 de áreas verdes por habitante. Gran parte de los municipios en México no tienen este tipo de acceso. Son urgentes acciones al respecto. La pandemia por COVID-19 es una oportunidad para mejorar e incrementar las áreas verdes en México. 

Otros programas y acciones que son necesarios en México

  • Puntos de apoyo psicológico virtual, líneas de atención por teléfono y en línea.
  • Mayor claridad en qué hacer y a dónde acudir cuando ya se tienen síntomas.
  • Se debe facilitar la información sobre la disponibilidad de cada hospital, para así evitar perder tiempo cuando se tiene la necesidad de acudir a uno, sobre todo cuando se empiecen a saturar (pico máximo de curva en Figura 3).
  • Rastreo de casos y cuarentenas supervisadas con mayor intensidad de manera que se incorpore esta práctica en empresas, negocios y comercios.

ACCIONES PARA NEGOCIOS E INSTITUCIONES

Barreras entre empleados y consumidores que salvan vidas

El uso de barreras —paneles de vidrio, plástico u objetos como mesas— son excelentes herramientas que pueden interrumpir la transmisión del virus. La creación de barreras puede ser útil para microempresas, en tiendas de conveniencia, expendios, iglesias, jefaturas de policía y otras zonas donde el riesgo de contacto puede ser alto.

Existen varios ejemplos exitosos de pequeños negocios alrededor del mundo que han logrado esta transición rápidamente mediante el apoyo del gobierno y de la comunidad. Por ejemplo, en pueblos de Suiza se ofrecieron cursos por televisión para informar a pequeñas empresas cómo ofrecer sus servicios por internet. En Inglaterra, negocios independientes de herreros, carpinteros y otros se organizaron para fabricar paneles y barreras físicas útiles para las necesidades de cada negocio. Estas se ofrecieron de manera gratuita a los pequeños negocios que no pudieran pagarlas. 

Aquí presento una serie de recomendaciones para diversos sectores que están siendo puestas en marcha en otras ciudades o países de manera exitosa.

Prácticas religiosas

La congregación en vivo de personas puede ser un foco rojo para la transmisión del virus. Sin embargo, puntos de apoyo espiritual pueden ser de gran ayuda. Por ejemplo, la instalación de confesionarios al aire libre con barreras de vidrio o plástico para evitar la transmisión del virus pueden ayudar a las personas a conllevar la presente situación. 

Negocios y establecimientos alimentarios

Todos los negocios, como los supermercados, deben delimitar claramente las zonas para hacer fila y circular de manera ordenada en 1) la entrada del establecimiento, 2) en los pasillos y zonas de circulación, 3) en mostradores y zonas de pago y atención al cliente y 4) en zonas que deben quedar despejadas.

Estas separaciones y delimitaciones se pueden hacer con mesas, paneles, muebles, pintura en aerosol o cinta adhesiva. Por ejemplo, para la señalización de suelos, la cinta adhesiva de colores brillantes colocada cada 2 metros puede contribuir a mantener la distancia de seguridad, a dar indicaciones claras sobre las zonas que deben estar despejadas y, junto con una adecuada planificación, a proteger a trabajadores y clientes.

Puntos clave para incorporar en negocios, abarrotes y microempresas

1. Pasillos de un solo sentido 

El establecer y delimitar pasillos con un solo carril mediante calcomanías, anuncios claros y con vigilantes es una manera de evitar que las personas se conglomeren en establecimientos como los supermercados. 

2. Restricción de tránsito en entradas

Restringir la entrada en negocios mediante la colocación de anuncios, conos, cinta adhesiva facilitará el flujo ordenado. Reforzar con vigilantes que porten equipo protector en las entradas es importante para moderar el flujo de personas, establecer orden y llevar una cuenta de las personas que entran y salen del establecimiento mediante un contador. Otros países, donde la cooperación poblacional es alta, se han instalado sistemas de monitoreo de ocupación automatizado — mediante el uso de cámaras y pantallas— que indican cuándo está permitido entrar a un establecimiento. Ya sea con vigilantes y contadores manuales o con sistemas automáticos: lo importante es evitar puntos de conglomeración física.

Una persona a la vez

En establecimientos muy pequeños, como las abarroterías, se pueden poner reglas claramente señalizadas que solo permitan la entrada de un cliente a la vez. Esta regla protegerá tanto al despachador como al consumidor y creará una sensación de seguridad, orden y confianza. 

3. Establecer zonas de intercambio

¿Qué es una zona de intercambio? Un espacio físico como una mesa o superficie donde se puede colocar mercancía y hacer pagos sin la necesidad de acercarse o entrar en contacto con otra persona, que permita hacer intercambios (mercancía-dinero) de manera segura e independiente y que facilite una distancia considerable entre despachador y consumidor. 

4. Ofrecer y aumentar los servicios a domicilio libres de contacto

El servicio a domicilio se puede ofrecer vía telefónica o por medio de páginas de internet, redes sociales o aplicaciones digitales accesibles desde celulares y otros dispositivos electrónicos. 

Los pequeños negocios pueden protegerse económicamente mientras que protegen a sus clientes ofreciendo servicios a domicilio por teléfono y creando páginas de internet que permitan compras seguras (por ejemplo, PayPal o transferencias electrónicas) o registrándose a servicios de entrega. 

Ofrecer productos frescos, sanos y locales mediante servicios a domicilio es importante para fomentar una oferta de alimentos buenos para la salud de los mexicanos en este tiempo de pandemia. También la regulación, la higiene en las entregas y el monitoreo de la salud de los repartidores es básica para que la población pueda depender de manera segura de ellos. 

Apoyos para la digitalización 

La disponibilidad de alimentos y servicios vía internet en varios estados de México aún es limitada. Este tipo de servicio es importante durante la pandemia ya que puede disminuir la transmisión del virus al evitar la conglomeración de personas. Se necesita apoyo por parte del gobierno, de ONGs, de voluntarios y de la comunidad para apoyar a pequeños negocios a hacer la transición a ventas digitales. Se necesitan cursos, asistencia técnica y voluntarios que ayuden a diseñar páginas, fotógrafos que tomen imágenes de calidad e informativas de los productos en venta. 

Criterios importantes para los servicios a domicilio y las compras en línea

  • Servicios a domicilio de tiendas que ofrezcan frutas, verduras y alimentos saludables debe ser fortalecida e incrementada.
  • Entrenamiento de repartidores en las nuevas normas de higiene.
  • No se debe solicitar firma en las entregas, ya que esto aumenta la cercanía y la probabilidad de transmisión del virus.
  • Se deben facilitar las transferencias electrónicas, los pagos en línea o pagos con tarjeta sin contacto.
  • Para el servicio a domicilio de alimentos y otros productos, se deben establecer puntos de intercambio seguros y libres de contacto entre repartidores y consumidores.

Todos los trabajos que puedan deben permanecer en línea

Educadores, diseñadores gráficos, arquitectos, entrenadores físicos, nutricionistas, todas estas labores, entre otras, pueden seguir de manera exitosa desde casa mediante el uso de plataformas en línea. Cuando sea necesaria la asistencia presencial, el número de personas debe ser el mínimo y se debe respetar una distancia en todo momento.

Construcción y otras labores esenciales

Se debe monitorear que los empleados con síntomas no se presenten a trabajar. Siempre que sea posible se debe promover y facilitar la distancia entre personas y si la cercanía es esencial, es mejor dirigirse a las personas de manera lateral que de manera frontal para evitar la transmisión del virus. Aunque el uso de equipo de protección puede ser complicado en algunos oficios, las caretas y los guantes se recomiendan en la medida de lo posible.

En casa

En casa también se pueden implementar estas zonas de intercambio. Tenga cerca de su puerta de acceso un espacio designado para recibir compras del super, paquetería o cualquier entrega externa. En este espacio se puede colocar el pago y recibir la mercancía, y así mantener la sana distancia y evitar que se incremente el riesgo de infección.

En temas de educación

La educación a distancia se encuentra en evolución hacia la digitalización mediante plataformas en línea que son útiles y diseñadas para este fin. Varias universidades alrededor del mundo se encuentran planeando su próximo año escolar de manera virtual. Es recomendable que las universidades en México continúen preparando todas sus actividades para que se puedan llevar a cabo en línea; exámenes profesionales, reuniones, seminarios y conferencias se pueden realizar a distancia, evitando así exponer a docentes, alumnos y familiares. Asimismo, se debe modificar o eliminar cualquier actividad burocrática que pueda ser reemplazada por el uso de herramientas electrónicas como correo electrónico o plataformas en línea. 

Existe una serie de plataformas que las universidades y los centros educativos ofrecen. Muchas de estas plataformas son gratuitas y de fácil acceso. Otras requieren un pago o incluso entrenamiento. Todas se pueden ajustar a las necesidades de cada evento o actividad académica.

Ya existen múltiples manuales, protocolos, recomendaciones y cursos para hacer la transición a las actividades académicas en línea. Aquí dos ejemplos:

Cambridge: https://www.cambridge.org/elt/blog/2020/03/16/using-video-conference-platform-teaching-online/; https://www.cambridgeinternational.org/support-and-training-for-schools/teaching-and-learning-when-school-is-closed/tools-remote-teaching-and-learning/

Harvard: https://teachremotely.harvard.edu/best-practices; https://dart.harvard.edu/about

El aprendizaje y la educación son esenciales para la motivación y el bienestar social. Nadie debe quedarse sin la oportunidad de seguir aprendiendo a causa de la pandemia. Otras plataformas útiles para todo tipo de cursos y educación incluyen las siguientes:

Es una responsabilidad moral y ética de las instituciones académicas el proteger a alumnos y profesores de la transmisión de COVID-19. De no ser posible la implementación del uso de plataformas electrónicas en línea, por ejemplo, experimentos de laboratorio relacionados a COVID-19 o clases introductorias especiales para alumnos de primer ingreso, estos deben ser en áreas bien ventiladas donde se permita la distancia entre personas y el uso de cubrebocas o caretas debe ser obligatorio. En el futuro, cuando los casos de COVID-19 vayan a la baja, se debe modificar o instalar infraestructura que permita la distancia entre profesores y alumnos y se pueda regular la entrada a aulas y oficinas. Las universidades deben preparar y delimitar espacios para propiciar la distancia en pasillos, entradas, cafeterías, puntos de venta y aulas mediante cintas adhesivas, conos, barreras físicas, ventanas o paneles divisorios y disminuir los puntos de contacto como puertas y manijas.

Otros países han recurrido a clases vía televisión, radio y vía internet. Hacen falta apoyos y recursos para que alumnos de escasos recursos tengan acceso a una computadora. 

Computadoras e internet para los más necesitados

El acceso al internet y equipo de cómputo se ha vuelto esencial en esta pandemia. También se ha convertido en un factor de inequidad social. Se requieren acciones por parte del gobierno para revertir la desventaja en la que se encuentran personas que no tienen acceso a internet ni un equipo de cómputo.

En conclusión

La digitalización de servicios y eventos, la creación y expansión de áreas verdes, la actividad física y el monitoreo de la distancia física entre personas pueden marcar la diferencia en México para disminuir las afectaciones por COVID-19. Se requiere de una solidaridad y cooperación de todos los sectores de la población. La prevención y acciones inmediatas que permitan la distancia entre personas son inminentes para evitar el avance devastador de COVID-19 en México. La prevención está en las manos de todos los mexicanos. EP


 1 Coronavirus que afectan a humanos

  1. 229E (alfa coronavirus)
  2. NL63 (alfa coronavirus)
  3. OC43 (beta coronavirus)
  4. HKU1 (beta coronavirus)
  5. MERS-CoV (beta coronavirus que causa el síndrome respiratorio del medio oriente o MERS, por sus siglas en inglés)
  6. SARS-CoV (beta coronavirus que causa síndrome respiratorio agudo severo, o SARS, por sus siglas en inglés)
  7. SARS-CoV-2 (el nuevo coronavirus que causa la enfermedad de coronavirus 2019, o COVID-19)

DOPSA, S.A. DE C.V
T.  56 58 23 26 / 55 54 66 08 /
56 59 83 60

Dulce Olivia 71,
Villa Coyoacán,
Coyoacán,
04000,
Ciudad de México