La resiliencia de la naturaleza frente al COVID-19

Las poblaciones faunísticas han logrado recuperar los espacios perdidos gracias a la contingencia sanitaria y al confinamiento mundial. ¿Qué ocurrirá cuando el humano regrese a sus actividades cotidianas?

Texto de 23/06/20

Las poblaciones faunísticas han logrado recuperar los espacios perdidos gracias a la contingencia sanitaria y al confinamiento mundial. ¿Qué ocurrirá cuando el humano regrese a sus actividades cotidianas?

La población mundial está viviendo una pandemia globalizada mejor conocida como COVID-19, con repercusiones alarmantes en los terrenos sanitario, económico, social y político. Sin embargo, un sector importante de la población ha respondido de manera positiva frente al virus recuperándose a pesar de presentar distintos síntomas. Es decir que son resilientes, ya que “son capaces de adaptarse, resistir y rehacerse”. Además, dicha resiliencia es dinámica, multifactorial y “puede variar inter-situacionalmente e inter-temporalmente” en dimensión y rapidez (García Silgo y Bardera Mora, 2013). Se trata de un binomio indisociable de efecto-reacción, por lo que cada humano presenta un grado distinto y diferenciado de resiliencia en las situaciones adversas que se le presentan. 

Ya se trate de una epidemia; un cambio de uso de suelo para el desarrollo de actividades productivas como agricultura, ganadería, silvicultura y pesca; un fenómeno natural; una crisis alimentaria; el mal manejo de la distribución del agua y la tierra; cualquier conflicto bélico; un despido laboral; la aparición de una enfermedad; el fallecimiento de un familiar, pareja o amistad; cualquier clase de violencia, entre otras, el humano desarrolla a veces psicologías similares y otras peculiares y diferenciadas, todas estas acorde a sus emociones y sentimientos. 

Como consecuencia de esta epidemia se observa que la población mundial ha tenido un menor impacto ambiental y, por ende, ha disminuido su huella ecológica, la cual ha sido definida como “el impacto de un individuo, ciudad o país sobre la Tierra, para satisfacer lo que consume y para absorber sus residuos” (Martínez Castillo, 2008). Esta disminución se debe en general al reducido movimiento humano dentro de las ciudades. Lo anterior ha sido escalonado y diferenciado en el mundo, de manera que en algunas regiones geográficas ya está saliendo la población de nueva cuenta a las calles y regresando al mundo laboral, mientras otras permanecen confinadas.

Naturaleza resiliente frente al COVID-19

El confinamiento urbano mundial ha contribuido a que impere, en distintos momentos, el silencio en las ciudades donde pueden escucharse con mayor nitidez los cantos de los pájaros, el deambular de las mariposas, los mosquitos, las moscas, las abejas y las ratas de alcantarilla entre otras especies faunísticas. Hábitats momentáneos en donde la presencia antrópica no resulta amenazante, aunque también el pasar de las ambulancias y patrullas se escuche con mayor resolución acústica por la falta de actividad humana. 

No sólo el humano puede ser resiliente en entornos adversos, también lo es la naturaleza: las poblaciones faunísticas han logrado recuperar el espacio perdido gracias a la contingencia sanitaria y al confinamiento mundial, aunque constituya una recuperación transitoria ya que el humano tarde o temprano regresará a sus actividades cotidianas. 

Tanto el ser humano como la fauna han sido testigos de una recuperación flexible, ya que han logrado adaptarse de manera positiva a las transformaciones de su ambiente frente al virus actual. De manera semejante, en otras ocasiones, algunas poblaciones faunísticas han logrado evitar las consecuencias adversas ante el reemplazo de vegetación nativa por la vegetación introducida en sus hábitats originarios, o por la introducción de especies de fauna exótica. La avifauna es un indicador clave del proceso anterior y de la salud del sistema natural, por lo que algunas especies de aves que no han logrado restablecer sus sitios de anidamiento, reproducción, alimentación y descanso, al no encontrar las condiciones óptimas por la transformación ambiental, han optado por ampliar o disminuir sus rangos de distribución. Esto muestra su capacidad de plasticidad y resiliencia. 

“Tanto el ser humano como la fauna han sido testigos de una recuperación flexible, ya que han logrado adaptarse de manera positiva a las transformaciones de su ambiente frente al virus actual.”

La fauna logra adaptarse pese a las circunstancias y las actividades humanas. Sus escenarios resilientes podrían fortalecerse, lo que contribuiría a acrecentar la “capacidad de recuperación de una biodiversidad vulnerable”, además de que “no existen soluciones universales, ya que las medidas correctoras de la degradación son siempre exclusivas de un medio ambiente determinado, pero estas deben ser flexibles y adaptables en el tiempo” (Simula y Mansur, 2011). Debido a lo anterior, actualmente tenemos noticias de varias ciudades del mundo en donde la fauna ha recuperado el terreno circunscrito a los asentamientos humanos. 

En Europa han sido avistados jabalíes en Barcelona; en Santa Cruz Tenerife se han visto mirlos en las Ramblas, además de herrerillos, capirotes y canarios en la plaza del Príncipe; asimismo, en el Museo de Naturaleza y Arqueología de esta entidad canaria, acuden algunos gorriones morunos, zarapitos trinadores, andarríos chico y alpispas. En el Jardín Canario también hay algunas especies de gaviotas y en los edificios más grandes de esa ciudad construyen nidos los cernícalos (Los Angeles Times, 2020). Se han visto cabras montesas en la plaza de Chinchilla en Albacete, pavos reales en Madrid, una foca y el ave quebrantahuesos en San Sebastián. Esta última está catalogada en peligro de extinción y ha sido avistada en el Pirineo central, ya que no hay actividad aérea como vuelos en parapente y helicópteros, así como tampoco escaladores: después de 25 años de estudio se ha registrado un mayor número de crías (El País, 2020). En Gales, en el Reino Unido, se ha visto un rebaño de cabras silvestres de la raza Cachemir que pululan en el condado de Conway, en la localidad de Llandudno, debido a la falta de pastores: comen la materia vegetal que se cruza a su paso, como la que hay en los jardines de los humanos confinados (El Universal, 2020). Dos ballenas fueron registradas en un video confirmado por AP en las costas francesas de Marsella (Reforma, 2020) y se divisaron lobos aledaños a Courchevel, una estación de esquí en los Alpes franceses (Mejía, 2020). 

“Deberíamos fomentar una comunicación compatible entre dos sistemas, el antrópico y el natural, y dejar atrás las líneas divisorias que los separan.”

En Asia, en Hong Kong, dos pandas lograron reproducirse después de diez años en cautiverio en el zoológico de Ocean Park; el apareamiento, después de muchos intentos, pudo lograrse ante la ausencia de visitantes (La Razón, 2020). Mientras que en Filipinas se detectaron medusas rosas en las playas de Palawan debido a la falta de turismo (Mejía, 2020). 

En África, específicamente en Sudáfrica, se han visto leones descansando en el pavimento de una carretera aledaña al Parque Nacional Kruger, cuando estos felinos suelen reposar entre los arbustos para evitar a los turistas (Crónica, 2020).  En Oceanía, en la ciudad australiana costera de Adelaida, se vio a un canguro saltando por las principales calles vacías, como si este territorio fuera su propio hábitat (Milenio, 2020). 

En América, en la ciudad de San Francisco, se detectó la presencia de algunos coyotes caminando por las calles. En el Parque Nacional Yosemite se han observado osos que pasean libremente y han tomado el control del sitio (La Razón, 2020). También en Estados Unidos, en la concurrida bahía de Biscayne, en Miami, se avistaron dos peces sierra (El Nuevo Herald, 2020). En Indian Arm, Canadá, se han visto orcas después de 50 años de no haber sido observadas por los moradores, ya que esta zona es comúnmente de actividad industrial. En Santiago de Chile se han avistado cóndores en las ventanas de departamentos de zonas residenciales (Mejía, 2020). En Buenos Aires una garza ave tigre fue captada en un video. Se trata de un ave longeva que se alimenta principalmente de roedores, peces y culebras y cuyo hábitat natural son los humedales del norte argentino en la Reserva Ecológica (La Verdad, 2020). En ese mismo país, en la ciudad costera de Miramar, se avistó un pingüino y guanacos en Puerto Pirámide (Mejía, 2020). 

En el caso de México, en la capital, se han visto tlacuaches y cacomixtles en búsqueda de comida, los cuales han sabido adaptarse al entorno urbano por la ausencia de tráfico y movilidad urbana (Televisa News, 2020). En esta ciudad, como en otras del mundo, se han visto con mayor frecuencia las poblaciones de ratas de alcantarilla fuera de sus territorios acostumbrados, ya que sus fuentes de nutrimento han decrecido por la disminución de la actividad humana en centros comerciales e industriales, además de restaurantes y puestos de comida ambulante. Podrían invadir con mayor frecuencia las moradas y pondrían en peligro a los humanos que las habitan, ya que son portadoras de enfermedades como el hantavirus, la enfermedad de Weil y la salmonelosis (Noticieros Televisa, 2020). En Quintana Roo se vieron jaguares en un estacionamiento de un hotel en Tulum ya que no hay huéspedes en dicha zona hotelera, (Mejía, 2020). En este mismo estado, en las playas de otra zona hotelera de Holbox, la cual está circundada por la Reserva Natural Protegida de Yum Balam, se han observado mantarrayas gigantes en los márgenes de Punta Cocos (National Geographic, 2020). En Jalisco, en el Lago de Chapala, miles de pelícanos blancos arribaron en cantidades inusuales, provenientes de Canadá (Zona de Guadalajara, 2020). En Boca del Río, Veracruz, el mar adquirió un tono azul turquesa, como las aguas del Caribe, gracias a la ausencia de actividad hotelera (El Universal, 2020). Al sur de la ciudad de Monterrey se han observado osos en las colonias Valle de San Ángel en San Pedro y Sierra Alta, rebuscando alimento entre la basura e irrumpiendo en domicilios, además de jabalíes y coyotes (La Voz de Coahuila, 2020). En otras ciudades mexicanas se han detectado zarigüeyas y zorros de los cuales no había registro por la presencia antrópica (El País, 2020).

Estudio de caso: un jardín de la Ciudad de México

Debido al confinamiento he podido realizar observaciones de fauna en un jardín de la capital mexicana, localizado en el interior de una zona residencial. Desde ahí he podido registrar el proceso de recuperación del territorio remplazado. Antes de empezar el aislamiento casi no podían verse especies faunísticas, y ahora, debido a la disminución de la actividad humana, he podido observar tanto arácnidos como algunas especies de avifauna, herpetofauna y mastofauna, que enlisto a continuación. (Las fotografías son de mi autoría.)

Nombre común: colibrís
Nombre científico: sin identificar
Nombre común: tortolitas colas blancas
Nombre científico: Columbina inca
Nombre común: mirlos primavera
Nombre científico: Turdus migratorius
Nombre común: lagartijas
Nombre científico: sin identificar
Nombre común: ardillas
Nombre científico: Sciurius auregoaster
Nombre común: ratas de alcantarilla
Nombre científico: Rattus norvegicus

Nombre común: Tarántulas
NNombre científico: Aphonopelma anitahoffmannae

La fauna anterior había casi desaparecido de la zona residencial debido al efecto antrópico; en este caso, la transformación de la cobertura vegetal para la construcción de inmuebles. De tal forma que antes había, en algunas ocasiones, sólo una presencia esporádica de esta fauna, como consecuencia del talado de diversos árboles y arbustos de la zona. 

Los animales han recuperado sus hábitats “sustraídos” no sólo en el jardín, sino también al interior del área residencial, donde hay una mayor presencia de moscas, mosquitos y hormigas. Podría decirse que esta área verde es un tipo de refugio ecológico para la fauna, ya que cuenta con diversa vegetación exterior arbórea —manzanos, duraznos, nísperos, guayabos, naranjos, hules, colorines, pirules, capulines, fresnos, jacarandas, ficus, huele de noche, truenos, magnolias, laureles y álamos—, arbustiva —helechos y buganvilias— y herbácea —albahacas, manzanillas, citronelas y lavandas—. Al interior del domicilio hay violetas africanas, orquídeas y patas de elefante.

Conclusiones

Debido a esta contingencia sanitaria y al confinamiento la fauna se ha vuelto resilente: ha recuperado los espacios donde habitualmente estaban los humanos mientras que estos permanecen aislados. Estoy convencida de la necesidad de repensar la apropiación, el uso y el manejo de la naturaleza por el hombre, así como la interrelación de este con los ecosistemas y los recursos naturales. La propia naturaleza nos está advirtiendo de los efectos nocivos antrópicos de diversas formas, como esta pandemia u otras —SARS y Ébola—. Deberíamos fomentar una comunicación compatible entre dos sistemas, el antrópico y el natural, y dejar atrás las líneas divisorias que los separan; que no sean independientes, sino codependientes. ¿Qué pasará cuando termine esta pandemia?, ¿volverá el impacto ambiental antrópico sin mayores cambios? ¿Habremos aprendido de esta experiencia y se emitirá una legislación ambiental adecuada para que la fauna siga coexistiendo como lo ha hecho en estos meses de confinamiento? EP

Literatura citada

Aparece extraña ave tigre caminando en plena cuarentena, en La Verdad, 12 de abril de 2020. Disponible en: https://laverdadnoticias.com/viral/VIDEO-VIRAL-Aparece-extrana-avetigre-caminando-en-plena-cuarentena-20200412-0213.html

Avistan ballenas en costas francesas, en Reforma, 9 de abril de 2020. Disponible en: https://www.reforma.com/aplicacioneslibre/preacceso/articulo/default.aspx?__rval=1&urlredirect=https://www.reforma.com/avistan-ballenas-en-costa-francia/ar1915908?referer=–7d616165662f3a3a6262623b727a7a7279703b767a783a–

Brasileiro A (2020). ¿Qué está pasando con la naturaleza en Miami en tiempos del coronavirus?, en El Nuevo Herald, 23 de abril de 2020. Disponible en: https://www.elnuevoherald.com/noticias/sur-de-la-florida/article242224516.html

Cabras toman las calles de Gales ante ausencia de pastores por Covid-19, en El Universal, 1 de abril de 2020. Disponible en: https://www.eluniversal.com.mx/mundo/cabras-toman-las-calles-de-gales-ante-ausencia-de-pastores-por-covid-19

Castellano Bohorquez H (2015). Algunos Enfoques de la Resiliencia. Novum Scientiarum 1: 39-55.

En la cuarentena, animales pasean en las calles, en Los Angeles Time, 21 de marzo de 2020.  Disponible en:https://www.latimes.com/espanol/internacional/articulo/2020-03-21/en-la-cuarentena-animales-pasean-en-las-calles-fotos-video

En plena cuarentena oso entra a casa de NL y busca comida, La Voz de Coahuila, 23 de abril de 2020. Disponible en: http://periodicolavoz.com.mx/en-plena-cuarentena-oso-entra-a-casa-de-nl-y-busca-comida/

García Silgo M y Bardera Mora MP (2013). Introducción a la resiliencia en contextos operativos. Revista Ejército 863:36-41.

Las ratas se vuelven más agresivas por la contingencia y podrían invadir hogares, Noticieros Televisa, 24 de abril de 2020. Disponible en: https://noticieros.televisa.com/historia/ratas-cdmx-se-vuelven-mas-agresivas-contingencia-sanitaria/

Manos más limpias y cielo azul, también resultado del coronavirus, en La Jornada, 26 de marzo de 2020. Disponible en https://www.jornada.com.mx/ultimas/sociedad/2020/03/26/manos-mas-limpias-y-cielo-azul-tambien-resultado-del-coronavirus-7534.html

Mantarrayas, Delfines, Aves y Tortugas regresan a Holbox, en National Geographic en español. Disponible en: https://www.ngenespanol.com/lugares/mantarrayas-delfines-aves-y-tortugas-los-animales-regresan-a-holbox/.

Martínez Castillo R (2008). Educación y huella ecológica. Actualidades Investigativas en Educación 1:1-28.

Martínez A (2020).  Sin turistas, el mar del puerto de Veracruz se torna azul turquesa, El Universal, 29 de abril de 2020. Disponible en: https://www.eluniversal.com.mx/destinos/sin-turistas-mar-del-puerto-de-veracruz-se-torna-azul-turquesaMejía C (2020). 10 animales salvajes que están regresando a su hábitat natural, en El Universal,16 de abril de 2020. Disponible en: https://de10.com.mx/top-10/10-animales-salvajes-que-estan-regresando-su-habitat-natural

Miles de pelícanos canadienses invaden el lago de Chapala, en Zona Guadalajara. Disponible en: https://zonaguadalajara.com/chapala-miles-pelicanos-canadienses/

¡No son ratas! Tlacuaches y cacomixtles aprovechan contingencia para buscar comida en las calles, en Televisa News, 10 de abril de 2020. Disponible en: https://noticieros.televisa.com/historia/no-son-ratas-tlacuaches-y-cacomixtles-aprovechan-contigencia-para-buscar-comida-en-las-calles/

Pandas logran aparearse, tras cierre del zoológico por la contingencia, en La Razón, 10 de abril de 2020. Disponible en: https://www.razon.com.mx/ciencia/pandas-logran-aparearse-tras-cierre-del-zoologico-por-la-contingencia/

Playas de Acapulco lucen fosforescentes durante aislamiento, Info7, 24 de abril de 2020. Disponible en: https://www.info7.mx/nacional/playas-de-acapulco-lucen-fosforescentes-durante-aislamiento/2836909

Por ausencia de humanos, canguro rebota libre por las calles de Australia, en Milenio, 21 de abril de 2020. Disponible en: https://www.milenio.com/virales/fauna/canguro-pasea-calles-australia-vacias-cuarentena

Rodríguez D (2020). Tlacuaches y cacomixtles: animales de ciudad que salen cuando las personas se quedan en casa, estas especies se han vuelto más visibles ante la disminución de tráfico, El País, 9 de abril de 2020. Disponible en: https://verne.elpais.com/verne/2020/04/09/mexico/1586399481_353954.html

Rodríguez K (2020). Con los humanos encerrados, los animales se apropian del mundo, en La Razón, 1 de abril de 2020. Disponible en: https://www.razon.com.mx/virales/con-los-humanos-encerrados-los-animales-se-apropian-del-mundo/

Santana A (2020). Mirlos y alpispas: las aves siempre han estado ahí pero no las mirábamos, en Canarias 7, 11 de abril de 2020. Disponible en: https://www.canarias7.es/sociedad/mirlos-y-alpispas-las-aves-siempre-han-estado-ahi-pero-no-las-mirabamos-AE9024839

Segura C y Sánchez E (2020). La fauna gana terreno ante el repliegue humano por el coronavirus, en El País, 28 de marzo de 2020. Disponible en: https://elpais.com/ciencia/2020-03-28/la-fauna-gana-terreno-ante-el-repliegue-humano-por-el-coronavirus.html

Simula M y Mansur E (2011). Un desafío mundial que reclama una respuesta local. Unasylva 238:3-7.

Sin humanos molestando, leones descansando donde quieren en parque de Sudáfrica, en Crónica. com. mx, 19 de abril de 2020. Disponible en: https://www.cronica.com.mx/notas-sin_humanos_molestando_leones_descansan_donde_quieren_en_parque_de_sudafrica-1151433-2020

DOPSA, S.A. DE C.V
T.  56 58 23 26 / 55 54 66 08 /
56 59 83 60

Dulce Olivia 71,
Villa Coyoacán,
Coyoacán,
04000,
Ciudad de México