Fast fashion: el caso de Bangladesh

La “moda rápida” o fast fashion aumenta exponencialmente la riqueza de unos pocos en detrimento de los derechos humanos de una mayoría que vive en condiciones de extrema pobreza. Valeria Vlasich, internacionalista por la Universidad Iberoamericana, revisa el caso del colapso de Rana Plaza en Daca, Bangladesh, en 2013.

Texto de 17/08/20

La “moda rápida” o fast fashion aumenta exponencialmente la riqueza de unos pocos en detrimento de los derechos humanos de una mayoría que vive en condiciones de extrema pobreza. Valeria Vlasich, internacionalista por la Universidad Iberoamericana, revisa el caso del colapso de Rana Plaza en Daca, Bangladesh, en 2013.

Las corporaciones multinacionales juegan un papel importante en los sectores económico y político del mundo, controlan miles de millones de dólares. Algunas de ellas son mucho más ricas que los mismos países y eso las hace todavía más poderosas a la hora de tomar decisiones. De todo este sector, podemos destacar la industria de la moda o, más específicamente, la industria de la confección. Con el auge de la globalización, se produjo un nuevo fenómeno en esta industria: la “moda rápida” o fast fashion. Este tipo de moda surge debido a que las compañías de ropa trasladaron su producción al extranjero donde hay mano de obra más barata y regulaciones laxas que dañan al entorno, lo que permite que el costo de la ropa cayera dramáticamente.

Es importante resaltar que la característica definitoria de este fenómeno es que emerge de las tendencias del momento y, así, cambia y se adapta constantemente, por lo que las personas de diferentes estilos se convierten en consumidores. La moda rápida es un método de venta minorista que constantemente presenta nuevos inventarios durante todo el año y tiene un precio mucho más bajo que las marcas de diseño y la alta costura. El mercado de la moda rápida tiene mucha competencia no sólo entre los minoristas sino también dentro de las empresas individuales, lo cual es un problema principal en la forma en que los grandes nombres de la industria compiten entre sí y afectan a los trabajadores.

Además, se sabe que, en este modelo, cada minorista tiene diferentes redes que vinculan partes de la empresa con el producto (cadena de suministro), por lo que el tiempo que tarda un producto en pasar por toda la cadena incluyendo el ser comprado se conoce como “tiempo de entrega”. Este concepto que es crucial para la moda rápida. El fast fashion es un término y fenómeno reciente porque. antes sólo se podía obtener contenido de alta moda a un alto costo. Hoy en día, las tendencias están cambiando constantemente y los minoristas de moda rápida como Topshop, Forever 21, Gap, H&M y Zara son las más beneficiadas por la velocidad de su cadena de suministro.

Estas empresas afectan directa e indirectamente los Derechos Humanos y su cumplimiento como el caso del colapso de Rana Plaza en Daca, la capital de Bangladesh en 2013. Se sabe que los minoristas y las marcas mundiales a menudo eligen hacerse de  la vista gorda ante las violaciones de los Derechos Humanos que ocurren en sus cadenas de suministro, ya que la explotación de mano de obra barata se acepta como una práctica común en los países en desarrollo. A pesar de que los niveles de pobreza se han reducido en muchas partes del mundo, pero éste se está volviendo cada vez más desigual. Según lo declarado por la Organización Mundial de Comercio (OMC) de ese año: “Hoy en día, la ropa y los textiles se encuentran entre las industrias más grandes con exportaciones totales de $766 mil millones en 2013. La industria aumentó en un 8 por ciento en 2013, que es cuatro veces mayor que el crecimiento promedio de las exportaciones mundiales” (OMC 2014, 58). Y, en 2013, entre las veinte personas más ricas del mundo estaban los líderes de la dos grandes marcas de moda: el presidente fundador de Inditex, Amancio Ortega, con un patrimonio neto de $ 64 mil millones y el principal accionista de H&M, Stefan Persson, con $ 34,4 mil millones (Forbes 2014).

Debemos recordar que las empresas están obligadas a respetar los Derechos Humanos, debido a ciertas reglas establecidas por la comunidad internacional: “La responsabilidad de respetar los Derechos Humanos es un estándar global de conducta esperada para todas las empresas comerciales dondequiera que operen (…) Las empresas comerciales pueden asumir otros compromisos o actividades para apoyar y promover los Derechos Humanos, que pueden contribuir al disfrute de los derechos. Pero esto no compensa la falta de respeto de los Derechos Humanos en todas sus operaciones.” (Naciones Unidas, 2011, p. 13).” Los Derechos Humanos son un área que toda empresa debe tener en cuenta para sus operaciones, no sólo por la regulación internacional, sino también por mantener el apoyo y la aprobación de la población.       

Hace una década, Bangladesh se había convertido en el segundo mayor exportador de prendas de vestir del mundo como resultado de las políticas comerciales liberalizadas que atrajeron la inversión extranjera a gran escala. La creciente industria ha proporcionado al país el capital necesario para frenar las tasas de pobreza angustiantes al dar empleo a millones de mujeres jóvenes de zonas rurales, mientras que los minoristas internacionales de indumentaria han obtenido acceso a mano de obra barata y poco calificada, prácticamente ilimitada, ideal para la producción rápida de artículos de moda. Sin embargo, es una consecuencia poco sorprendente que muchos Derechos Humanos fundamentales, reconocidos tanto en el Derecho Internacional de los Derechos Humanos como establecidos en la legislación nacional de Bangladesh, se hayan aplicado de manera inadecuada para no interferir con la industria enormemente rentable.

En ese entonces, Bangladesh era el octavo país más poblado del mundo con una población estimada de 162 millones de personas.  El PIB per cápita de fue de $ 2,948 en 2013, el segundo más bajo en el sur de Asia después de Nepal y un poco más alto que muchos países en el África subsahariana. Aproximadamente el 31.5% de sus poblaciones vivía por debajo del umbral de pobreza con $1.25 dólares al día. Y alrededor del 41% de la población de 15 años y más eran analfabetos (Banco Mundial 2013). No obstante, como país independiente, Bangladesh tenía sólo cuatro décadas. Inicialmente, fue una de las adquisiciones clave del Imperio Británico a mediados del siglo dieciocho, luego de lo cual fue anexado al nuevo país de Pakistán en 1947. Su exclusión política y financiera del centro del país en Occidente creó un sensación de desigualdad y extrañamiento, que condujo a una guerra de liberación en 1971 que se ganó con la India como aliada. El nuevo país era muy pobre e inestable, y una hambruna a nivel nacional en 1974 fue exacerbada por una inundación que mató a 1,5 millones de personas y empeoró la crisis ya existente (Lewis 2011, 73-74).

            Además, en el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional de 2014, Bangladesh fue clasificado como el 145º país más corrupto del total de 175. En la publicación del informe, el presidente de Transparencia Internacional, José Ugaz, explicó cómo los gobiernos de las economías de rápido crecimiento que se niegan a ser transparente y tolerar la corrupción, construyen una cultura de impunidad en la que prospera la corrupción. (Transparencia 2014).

Aunque Bangladesh ha establecido algunas leyes comparables a las normas internacionales, la aplicación es generalmente débil debido a la mala gobernanza y la corrupción. La corrupción es más común en el sistema judicial del país, aunque es frecuente en muchos sectores, como la educación y el servicio de salud. (Transparencia 2012, 2, 6-7)

            La industria de la confección en Bangladesh había crecido hasta convertirse en la columna vertebral de la economía del país. A principios de la década de 1980, las exportaciones en la industria eran de  31.5 millones, lo que representaba el 4% de las exportaciones totales de Bangladesh. Luego empleó  aproximadamente a 150 millones de personas. Entre 2013 y 2014, la industria de la confección exportaba casi $ 24.5 mil millones, lo que representaba más del 80% de los ingresos de exportación del país y emplea a más de 4 millones de trabajadores. Alrededor del 60% de estas exportaciones iban a la Unión Europea, el 21% a los Estados Unidos y el 4% a Canadá (BGMEA 2015).

El accidente de Rana Plaza, así como el incidente del incendio de Tazreen, fueron dos eventos que tuvieron lugar en Bangladesh, y más específicamente en las fábricas de ropa, el edificio llamado Rana Plaza fue de nueve pisos y empleó a unas cinco mil personas,. Los primeros tres pisos del edificio contenían alrededor de 300 tiendas y el banco, y las cinco fábricas estaban en los pisos superiores, y el noveno piso estaba en construcción. Estas fábricas habían estado fabricando ropa para 28 minoristas de Canadá, Italia, Irlanda, España, el Reino Unido y los Estados Unidos. El edificio era propiedad de Sohel Rana, uno de los principales miembros del partido político gobernante de Bangladesh: la Liga Awami (BDnews24, 2013). El edificio se derrumbó el 24 de abril de 2013, con una tasa de mortalidad de 1,129 vidas y aproximadamente 2,512 heridos (Alam y Hossain, 2013; Butler, 2013). A las pocas horas del colapso, las Naciones Unidas ofrecieron enviar equipos expertos de rescate con perros, cámaras y otros equipos al sitio, pero esta oferta fue rechazada por las autoridades gubernamentales. También se rechazaron ofertas similares de asistencia internacional de búsqueda y rescate, incluida una oferta formal para enviar un equipo de especialistas de Gran Bretaña (Nelson, 2013). Aunque los rescatistas locales proporcionaron comida, agua y oxígeno a los atrapados e hicieron todo lo posible para rescatarlos; la lenta velocidad de la operación de rescate debido a la falta de capacitación, herramientas y equipos necesarios empeoró las condiciones. Los familiares de las víctimas expresaron su enojo por la baja velocidad e intentaron participar en la operación de rescate quitando los escombros con sus propias manos.

El público en general y las diferentes organizaciones respondieron y aportaron efectivo, alimentos, medicamentos y equipos, de acuerdo con su capacidad (Mustafa, 2013). Por otro lado, el incendio de Tazreen Fashions Limited tuvo lugar en una fábrica establecida en 2010, la cual empleba a 1,500 trabajadores. El 24 de noviembre de 2012, se produjo un incendio en la fábrica mientras se verificó su funcionamiento. A pesar de que el número total de personas que murieron y resultaron heridas no puede estar en los informes inconsistentes de los periodistas y los medios de comunicación, los investigadores estimaron que fueron de 111 a 124 muertes y de 200 a 300 personas heridas (Ahmed, 2012; Bergman y Rashid, 2012; AMRC – Asia Monitor Resource Center, 2013; Ross, 2013; Zaman et al., 2013; BBC, 2013).

            Después de estos eventos, se abrieron los casos y la investigación de las diversas violaciones de derechos humanos de las personas que trabajan en estas fábricas. En primer lugar, los derechos fundamentales del trabajador, que tiene derecho a la libertad de asociación, en otras palabras, los trabajadores de estas fábricas no tenían un seguro en el que pudieran confiar, y las grandes marcas, incluido Inditex, no tenían la responsabilidad legal de estar obligados a pagar por su atención médica.

Los sindicatos lo llamaron un “homicidio industrial masivo”. El enojo que causó el evento obligó a las marcas y minoristas a actuar. La lista completa de empresas que adquirían ropa del edificio sigue sin estar clara, pero anteriormente había incluido a Primark, Matalan y otras. Aproximadamente 250 empresas firmaron dos iniciativas, el Acuerdo sobre seguridad contra incendios y edificios en Bangladesh y la Alianza para la seguridad de los trabajadores, que es menos restrictiva. Ambos fueron diseñados para mejorar la seguridad drásticamente en más de 2,000 que suministran a marcas occidentales..

Sin embargo, el progreso es menos notorio para la mano de obra. Hasta hoy,miles de trabajadores más siguen trabajando en talleres de subcontratación. Se desconoce cuántas personas emplean estos talleres y en qué condiciones. La actividad sindical, que aumentó en los tres años posteriores a Rana Plaza, se está desacelerando. El año pasado, el número de nuevos sindicatos registrados cayó a los niveles más bajos desde antes del desastre.

Estos trabajadores han luchado por aumentos en el salario mínimo legal de su país, y en noviembre de 2013,  el gobierno votó para aumentar el salario mínimo mensual en la industria de la confección: de 3,000 takas ($35 dólares aproximadamente) a 5,300 ($63 USD). Sin embargo, como la inflación fue del 7.5% en 2013, el aumento salarial ha sido de hecho menor en términos reales debido a un aumento en los costos de vida. Bangladesh sigue ocupando uno de los lugares principales entre los países con menor salario mínimo.

Inicialmente, el incendio de la Fábrica Tazreen había sido la promesa de un cambio debido a que el gobierno hizo responsables a los culpables del accidente. Después de catorce meses sin pasar por el proceso legal, en febrero del año 2014, el propietario de la fábrica, Delwar Hossain, fue detenido y acusado de muerte por negligencia de las víctimas. Sin embargo, en agosto del mismo año, 1,600 de sus trabajadores de la fábrica lo liberaron bajo fianza debido a una huelga de hambre porque no se les había pagado. En el caso de Rana Plaza, doce personas fueron arrestadas después del accidente, incluidos 2 de los propietarios de la fábrica y 2 ingenieros.
Para 2015 todos los implicados habían sido liberados bajo fianza, excepto el propietario del edificio Sohel Rana (Benar News, 2015). EP

Referencias

  • Business & Human Rights Resource Centre 2012. University of Wisconsin Files Breach of Contract Claim against Adidas Alleging Company “Failed to Comply With Anti-sweatshop Provisions”. Disponible en: http://business-humanrights.org/en/university-of-wisconsin-files-breach- of-contract-claim-against-adidas-alleging-company-failed-to-comply-with-anti-sweatshop- provisions
  • Business Social Compliance Initiative 2011. Annual Report 2011. Towards Improved Working Conditions in Factories and Farms Worldwide. URL: http://www.bsci- intl.org/resources/annual-report-bsci Accessed: 14 April 2015
  • Business Social Compliance Initiative 2013. Statement on the Rana Plaza Building Col- lapse in Bangladesh.Disponible en: http://www.bsci-intl.org/news-events/statement-rana-plaza- building-collapse-bangladesh
  • Forbes. 2014. Forbes Billionaires. Full List of the World’s 500 Richest People. Disponible en: http://www.forbes.com/sites/abrambrown/2014/03/03/forbes-billionaires-full-list-of-the- worlds-500-richest-people/
  • Inditex 2011. Annual Report 2011. Economic, Social and Environmental Performance. Disponible en: http://www.inditex.com/documents/10279/18789/Grupo_INDITEX_Annual-Report- Inditex-2011.pdf/1d9158ad-dcbe-4ee7-b11e-6be2284e7645
  • Lewis, D. 2011. Bangladesh. Politics, Economy and Civil Society. Cambridge University Press. New York.
  • Transparency International 2012. Overview of Corruption within the Justice Sector and Law Enforcement Agencies in Bangladesh. Disponible en: http://www.transparency.org/files/content/corruptionqas/316_Judiciary_and_law_enforcem ent_Bangaldesh.pdf
  • Transparency International 2014. Corruption Perceptions Index 2014: Clean Growth At Risk. Disponible en: https://www.transparency.org/cpi2014/press
  • United Nations 2010. Rethinking Poverty. Report on the World Social Situation. Disponible en: http://www.un.org/esa/socdev/rwss/docs/2010/fullreport.pdf.
  • United Nations. The Universal Declaration of Human Rights. Disponible en: http://www.un.org/en/documents/udhr/
  • United Nations 2015. United Nations Treaty Collections. 8 . Convention on the Elimination of All Forms of Discrimination against Women. Disponible en: https://treaties.un.org/pages/viewdetails.aspx?src=treaty&mtdsg_no=iv- 8&chapter=4&lang=en#EndDec
  • World Bank 2013. Bangladesh. Disponible en: http://data.worldbank.org/country/bangladesh A
  • World Bank 2013. Bangladesh. Bolstering Economic Growth to Reduce Poverty. Disponible en: http://www.worldbank.org/en/results/2013/04/15/bangladesh-bolstering-economic-growth- to-reduce-poverty
  • World Bank 2013. GDP per capita, PPP (current international $). Disponible en: http://data.worldbank.org/indicator/NY.GDP.PCAP.PP.CD
  • World Trade Organization. 2014. World Trade Organization International Trade Statistics 2014. Disponible en: https://www.wto.org/english/res_e/statis_e/its2014_e/its2014_e.pdf

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER

DOPSA, S.A. DE C.V
T.  56 58 23 26 / 55 54 66 08 /
56 59 83 60

Dulce Olivia 71,
Villa Coyoacán,
Coyoacán,
04000,
Ciudad de México