Espacio ¿público?

El arquitecto Diego García Córdoba explica brevemente qué es la arquitectura hostil y cómo afecta nuestro uso del espacio público.

Texto de 07/04/20

El arquitecto Diego García Córdoba explica brevemente qué es la arquitectura hostil y cómo afecta nuestro uso del espacio público.

Por definición el espacio público debería de ser el más inclusivo, democrático y plural de todos los espacios en una ciudad. El espacio público es para compartir, convivir, contemplar, estar, descansar, etc. Es un lugar donde convergen las distintas personas que componen un barrio. Sin embargo, muchas veces no es así y el espacio público se convierte en una serie de espacios que reflejan los miedos, las fobias y el odio enraizado en la sociedad. Como menciona el arquitecto finlandés Juhani Pallasmaa: “Las ciudades son excavaciones habitadas de la arqueología de la cultura, que exponen el denso tejido de la vida social” y eso se ve reflejado en el espacio público. 

Es cada vez más común encontrarnos con elementos de “anti-arquitectura” en aceras, plazoletas, parques, etc.; mobiliario urbano diseñado específicamente para hacer estancias breves, para evitar que las personas puedan descansar en ellos, con elementos colocados de manera consciente para lastimar a quien quiera utilizar el mobiliario de manera distinta al uso “sugerido”, eso no es arquitectura. Son elementos agresivos e inhumanos, reflejo del pensar actual, de una sociedad que busca ocultar los problemas que la rodean. 


ESTE PAÍS QUIERE SEGUIR SIENDO UN ESPACIO ABIERTO
Frente a estos tiempos Este País quiere seguir.
Nos puedes apoyar: suscríbete. Difunde.


De acuerdo a la Secretaría de Desarrollo Social, solamente en la Ciudad de México se cuenta con un registro de más de seis mil personas aproximadamente en situación de calle, de las cuales 2,400 habitan en distintos albergueslo que nos lleva a pensar en dónde habita la población restante en el espacio público. Por lo mismo, éste debería de albergar a cualquier individuo, sin importar clase social, nivel económico, educativo o cultural. Se cree que por lo menos deben de existir alrededor de cuatrocientas mil personas en dicha situación en todo el país, lamentablemente no se cuenta con información clara y precisa al respecto Desgraciadamente, cada vez se observan más elementos de “arquitectura hostil” en distintas ciudades del mundo

El twittero @chadloder menciona algunas de ellas (Ciudad México, Londres, París, Sao Paulo, etc.) en una de sus recientes publicaciones, donde se aprecian elementos punzo cortantes en espacios “residuales” debajo de puentes viales, jardineras con perfiles de acero que impiden a uno sentarse o acostarse en los perímetros, bancas para paradas de autobús con medidas mínimas, etc

En un reciente estudio de ilusión óptica llamado “The Blue Dot Effect”, realizado por científicos de Harvard, NYU y Dartmouth, mostraban a varios grupos de estudiantes una serie de puntos de tonalidades azules y púrpuras; el ejercicio era que, los participantes pudieran identificar si el punto mostrado era azul. La tarea parecía bastante sencilla, incluso absurda y los estudiantes lograban identificar sin problema los puntos azules, pero lo interesante vino después; a medida que avanzaban en el número de pruebas, el índice de puntos azules comenzó a bajar y los puntos púrpuras a aumentar, sin embargo, los participantes mantuvieron el mismo índice de detección de puntos azules. ¿Cómo podía estar pasando eso, a qué se debía dicho cambio de percepción? Para sumar a dicho estudio, se realizó una segunda prueba utilizando rostros generados por computadora con expresiones comunes y amenazantes; la prueba consistía en identificar los rostros amenazantes de entre todos los demás. Los resultados fueron muy similares a la prueba inicial: al disminuir la cantidad de rostros amenazantes por no-amenazantes después de varios ejercicios, los evaluados siguieron manteniendo la percepción del mismo número de rostros amenazantes. En resumen, de acuerdo a los investigadores, el cerebro humano no actúa de acuerdo a reglas duras y marcadas, sino a estímulos. Y mientras más buscamos por amenazas o situaciones de riesgo, más las percibimos, sin importar si éstas existen o no, incluso en ambientes completamente seguros.

Esto se puede ver reflejado en nuestro contexto día a día, ligado directamente al espacio público y a las personas sin hogar, a las cuales se les ve como si fueran un peligro en las calles y por lo mismo, se quiere evitar su presencia a toda costa, ya sea en plazas, aceras, parques, etc., sin considerar que, son producto de una serie de problemas sociales más grave: falta de oportunidades, poco acceso a los servicios de salud mental (en el caso de las adicciones), retraso en la educación, entre otros. Esos son los problemas reales. Es casi como una comedia de Woody Allen siquiera pensar que, colocando “mobiliario agresivo”, se evitará ver a “gente así” en la calle. Es ridículo. Los problemas sociales están mucho más arraigados que eso y se deben de enfrentar de otra manera, sin duda con ese tipo de acciones, no. EP


https://www.sibiso.cdmx.gob.mx/storage/app/media/Diagnostico%20Situacional%20de%20las%20Poblaciones%20Callejeras.pdf

2 https://www.milenio.com/estados/sin-cifra-oficial-sobre-la-gente-en-situacion-de-calle

3 https://www.jornada.com.mx/2019/09/11/capital/033n2cap

4 https://twitter.com/chadloder/status/1212510165938782208?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1212510165938782208&ref_url=https%3A%2F%2Fwww.sopitas.com%2Fmientras-tanto%2Fhilo-twitter-arquitectura-hostil-que-es-para-personas-sin-hogar-mundo%2F

5 https://www.architecturaldigest.com/story/designs-combatting-homelessness

6.-https://www.livescience.com/62962-blue-or-purple-dots-illusion.html

DOPSA, S.A. DE C.V
T.  56 58 23 26 / 55 54 66 08 /
56 59 83 60

Dulce Olivia 71,
Villa Coyoacán,
Coyoacán,
04000,
Ciudad de México