Exclusivo en línea: El satanizado sargazo

¿Qué es el sargazo?, ¿podemos “limpiarlo” de las playas de una vez y por todas? Una especialista en el tema despeja dudas.

Texto de 22/07/19

¿Qué es el sargazo?, ¿podemos “limpiarlo” de las playas de una vez y por todas? Una especialista en el tema despeja dudas.

En los últimos meses ha habido mucha polémica en torno a las arribazones masivas del sargazo, una planta flotante que normalmente llega a las costas de Quintana Roo y que en los últimos años se ha incrementado de manera considerable. Pero, ¿qué es el sargazo?, ¿de dónde viene?, ¿cómo llega?, ¿cuáles son los impactos de esta arribazón masiva? Y más aún, cómo tenemos que reaccionar a este fenómeno que parece haber llegado para quedarse.

Los sargazos que arriban a las costas caribeñas son principalmente dos especies de algas pardas marinas pelágicas; es decir, que están a la deriva, que a simple vista parecen la misma especie y de la que se está analizando la proporción entre una y otra. Se conoce, en todo caso, que duplican su biomasa cada 18 días. A pesar de que ahora el sargazo ha comenzado a ser noticia, es un fenómeno que ha estado en la vida caribeña desde siempre.

Por muchos años, el sargazo tuvo su origen en el centro del giro del sistema de circulación del Atlántico Norte, conocido como Mar de los Sargazos. Sin embargo, recientes estudios nos indican que la extensión ha ido más allá en la última década, y existe una región que abarca todo un cinturón que une América con África.

Ahora, desesperados por tratar de resolver, a nivel local, un problema que involucra al menos la gran cuenca del Caribe, en los gobiernos de estos países —y en particular en el de México— se han implementado medidas como barrer las playas, atrapar o desviar el sargazo antes de que llegue a la costa, principalmente por medio de barreras.

La acumulación masiva de sargazo en las costas provoca los siguientes problemas, que a menudo agravan el impacto de esta alga sobre el medio natural:

1) La acumulación masiva de la biomasa en la playa: Bajo los procesos naturales de degradación, el sargazo produce que las concentraciones de materia orgánica que se acumulan puedan ser dañinas, ya que genera un líquido de un color café resultante de este proceso conocido como lixiviado. Esto sucede en un ambiente costero caribeño que tradicionalmente ha sido de aguas turquesas y transparentes, con pobreza en nutrientes, y donde se ha desarrollado una barrera de coral. Este líquido café (o lixiviado) puede llegar hasta la zona del arrecife, pero además genera zonas anóxicas (faltas de oxígeno) fatales para algunas formas de vida de este sistema arrecifal. [1] 

2) Mal olor, problemas de paisaje y el manejo: Además del impacto del mal olor por la gran carga de materia orgánica en descomposición  y la transformación del paisaje —que pueden ser percibido por los turistas— remover toneladas de materia orgánica y decidir dónde se colocará es un reto para ambientes como la costa de Quintana Roo[2] , que tiene un suelo cárstico y permea fácilmente hacia el acuífero, y que además forma parte de un intrincado sistema de ríos subterráneos de la península de Yucatán, uno de los más importantes a nivel mundial, conocido principalmente por sus cenotes.

3) Impacto en la costa: Remover el sargazo de la playa también tiene impactos directos en la costa, ya que acelera la erosión; barrerla día a día se lleva poco a poco la arena que ha tardado miles de años en formarse, más aún si se utiliza maquinaria del tipo retro-excavadoras.

La arribazón de sargazo masivo es una llamada de atención del océano a la sociedad para repensar nuestras prácticas que incluyen las grandes descargas de nutrientes hacia los mares desde las diferentes cuencas tanto grandes como pequeñas, incluyendo de las costas. Las causas de estas descargas de nutrientes es, en parte, por aguas no tratadas vertidas al mar, fertilizantes que vienen arrastrados desde las zonas de cultivo por lluvias a través de las cuencas, cambios en el uso del suelo al deforestar las selvas que no retienen esos nutrientes, desarrollos costeros sin un sistema adecuado de tratamiento de sus aguas. Esta mala práctica de hacer del océano el gran vertedero al fertilizar constantemente las aguas que han incrementado su temperatura por el efecto del cambio climático, se tiene que acabar. Aguas cálidas y ricas en nutrientes son el gran coctel para que la biomasa de sargazo se incremente exponencialmente como lo ha hecho en la última década. El sargazo nos deja un mensaje claro: en materia global, todos estamos conectados por medio de corrientes marinas y en este sentido tenemos que actuar.

El sargazo se ha satanizado, pero podría ser una bendición ya que está absorbiendo todos esos excesos de nutrientes y de otras sustancias que vertimos al océano. Lograrlo es un gran reto, pero requiere de una visión integral y un mejor manejo de nuestras cuencas para reducir la carga de nutrientes al mar, mejorar las técnicas de extracción y colecta, buscar mejores sitios de disposición, desarrollo de tecnologías apropiadas y, paralelamente, medir las consecuencias de su llegada en el día a día a regiones que daban por hecho que se mantendrían turquesas por siempre.

Para que esto suceda, se tiene que hacer una agenda de colaboración internacional y de política pública coordinada.


 [LC1]El problema del saargazo es su acumulación en la playa donde muere y se degrada, al ser toneladas, esto significa una cantidad considerable de lixiviado.

 [LC2]No es por su toxicidad, sino la cantidad (toneladas), que no están preparados para manejar y destinarle una disposición adecuada

DOPSA, S.A. DE C.V
T.  56 58 23 26 / 55 54 66 08 /
56 59 83 60

Dulce Olivia 71,
Villa Coyoacán,
Coyoacán,
04000,
Ciudad de México