COVID-19: El origen de una enfermedad anunciada

Los virus son como los zombies del planeta. Y los coronavirus son una familia importante de virus que existe hace años. ¿De dónde surgieron?, ¿cuáles son las precauciones que hay que tomar? Aquí, un primer esbozo científico sobre el tema.

Texto de 31/03/20

Los virus son como los zombies del planeta. Y los coronavirus son una familia importante de virus que existe hace años. ¿De dónde surgieron?, ¿cuáles son las precauciones que hay que tomar? Aquí, un primer esbozo científico sobre el tema.

Los muertos vivientes siempre han estado presentes en la cultura, desde la mitología, hasta la literatura y las películas. Un ejemplo popular es la historia del doctor Frankenstein, quien, a través de su locura, logra crear un monstruo y consigue que tenga ¿vida? Este ejemplo podría llevarse a la naturaleza, a la existencia de los virus y a la reciente pandemia que nos aqueja. 

Estas criaturas —los virus—, como si se trataran del monstruo de Frankenstein, son un enigma para la biología en parte porque no cumplen todos los criterios actuales sobre qué es estar vivo. De acuerdo con la teoría celular, todos los seres vivos poseen, al menos, una célula. Es a partir de ahí que surgen varias inconsistencias, puesto que los virus no poseen ni una sola pero sí las parasitan, desde a las bacterianas hasta las células de plantas y animales. Además, los virus no respiran y no tienen metabolismo por su cuenta, aunque se replican, evolucionan y no podemos negar su existencia.

La familia de los coronavirus no es la excepción: es una familia de gran importancia y más aún por el reciente brote del virus SARS-CoV-2, responsable de la enfermedad y la pandemia de COVID-19. Este virus, y el resto de los coronavirus, se identifican por su forma esférica y proyecciones de glicoproteínas en su superficie, dando la apariencia de una corona solar. 

¿Cómo surgió?

El investigador Kangpeng Xian y sus colaboradores, en un artículo en revisión, proponen que el virus responsable del COVID-19, pudo surgir por la recombinación (o mezcla) de genes de dos virus presentes en algún animal silvestre —como el mismo monstruo de Frankenstein hecho de la combinación de diferentes partes humanas—. Esta información la sustentan en que el genoma de este virus es idéntico en un 96% al RaTG13, otro coronavirus presente en  murciélagos como Rhinolophus affinis

Sin embargo, como es raro que los murciélagos infecten directamente a los humanos, se buscó a otros posibles candidatos que podrían funcionar como portadores o intermediarios. Es así como llegaron a los pangolines malayos (Manis javanica), que ya poseían coronavirus similares al SARS-CoV, virus culpable del SARS (emparentado al SARS-CoV-2) y el coronavirus Pangolin-CoV. El genoma del Pangolin-CoV sólo tenía el 90% de similitud, haciendo poco probable que fuera el responsable del virus del COVID-19 pero, casualmente, el gen S —que produce la proteína responsable de identificar y permitir el ingreso a las células humanas para infectarlas— era idéntico al mismo gen del Pangolin-CoV. 

Ante este posible hallazgo, se expuso a los pangolines a la proteína formada por el gen S del virus del COVID-19. Rápidamente su sistema inmune reaccionó y los anticuerpos empezaron a defenderse, revelando que los pangolines ya tenían cierta inmunidad y posiblemente ya se habían infectado de un virus como el SARS-CoV-2  

Entonces, cómo se podría explicar que, a pesar de que el RaTG13 sea el posible candidato donde surgió el virus del COVID-19, sean los pangolines y el Pangolin-CoV los responsables de poder transmitirlo al humano. Xian menciona que pudo ocurrir que un pangolín se enfermara de ambos virus y, como si de una olla se tratara, se mezclaran en su cuerpo originando al virus del COVID-19. 

El COVID-19 en los humanos: Personas asintomáticas y supercontagiadores

La OMS dio a conocer que los adultos mayores de 60 años, así como aquellos con enfermedades cardiovasculares, pulmonares y diabetes, son los más vulnerables ante el COVID-19 pero, entre más jóvenes, los síntomas son más leves o incluso son la población asintomática.  

Asintomáticos

Yan Bai y sus colaboradores identificaron a una joven de 20 años que estuvo presente en Wuhan, ciudad donde surgió el virus y, mientras ella nunca presentó síntomas, contagió a cinco de sus familiares. Por otro lado, Zhiliang Hu y otros investigadores, registraron 25 casos de pacientes asintomáticos, donde 7 de ellos no presentaban ningún síntoma ni daño pulmonar y presentaban una edad promedio de 14 años. Todos estos casos se identificaron por estar en contacto con personas que sí sufrieron los síntomas y, al realizarles las pruebas, dieron positivo para el COVID-19. 

Súper contagiadores 

Aunque las personas infectadas pueden contagiar en promedio a 2.5 personas, existen aquellas que infectan a un número mayor de individuos. Tal es el caso de una mujer de Corea del Sur de 61 años que infectó a 12 personas y un hombre italiano de 38 años que enfermó a otras 13 en una semana

La existencia de estos supercontagiadores (aunque poco comunes), puede surgir ya sea porque los individuos producen más virus debido a un sistema inmune debilitado, acuden a lugares multitudinarios o bien, porque se contagiaron de una cepa de virus con mayor propagación.

¿Se pudo prevenir?

En China, Yi Fan y sus colaboradores ya advertían, desde principios del 2019, sobre la posibilidad de un nuevo coronavirus que podría ser transmitido por un murciélago, ya que previamente surgieron enfermedades provocadas por coronavirus zoonóticos como el SARS, MERS y SADS, es decir, que provenían de animales como los murciélagos, y brincaron a los humanos favorecidos por el contacto directo de las especies silvestres por culpa del tráfico y consumo de las mismas. Además, mencionaron que aún existían virus muy similares a aquellos que previamente habían afectado a los humanos. Recomendaron regular el tráfico de especies silvestres, evitar la aglutinación de estos individuos y señalar el peligro de alimentarse de animales recién sacrificados, ya que podrían poner en peligro a los humanos por el surgimiento de un posible brote, lo que apenas unos meses después se hizo realidad. 

Que esta pandemia nos sirva para aprender y tomar acciones individuales, como, —de ser posible—, respetar la cuarentena, el distanciamiento social, el aislamiento de los infectados y prácticas higiénicas también cuando sean posibles —como el lavado de manos— para reducir la velocidad de propagación de enfermedades y hacer caso a las recomendaciones de instituciones como la OMS y la Secretaria de Salud. Por otro lado, los gobiernos deben atender a las recomendaciones de la comunidad científica como la importancia de regular el trafico de especies, así como garantizar buenas condiciones en los sistemas de salud. De esta forma, no sólo se reduce el riesgo de futuras enfermedades potencialmente graves, como el COVID-19, sino que también se haría más patente la importancia de respetar a los animales silvestres y de garantizar su conservación. EP

Referencias: 

Anderson, R. M., Heesterbeek, H., Klinkenberg, D., & Hollingsworth, T. D. (2020). How will country-based mitigation measures influence the course of the COVID-19 epidemic? The Lancet395(10228), 931-934.

Bai, Y., Yao, L., Wei, T., Tian, F., Jin, D. Y., Chen, L., & Wang, M. (2020). “Presumed asymptomatic carrier transmission of COVID-19”, Jama.

Fan, Y., Zhao, K., Shi, Z. L., & Zhou, P. (2019). “Bat Coronaviruses in China”,  Viruses11(3), 210.

Forbes (2020). “OMS declara pandemia por el coronavirus Covid-19”. México, Forbes en forbes.com.mx 

History (2020). SARS Pandemic: How the Virus Spread Around the World in 2003. History en history.com 

Hu, Z., Song, C., Xu, C., Jin, G., Chen, Y., Xu, X., … & Wang, J. (2020). “Clinical characteristics of 24 asymptomatic infections with COVID-19 screened among close contacts in Nanjing”, China, Science China Life Sciences, 1-6.

Velavan, T. P., & Meyer, C. G. (2020). “The COVID‐19 epidemic”, Tropical Medicine & International Health.

World Health Organization (2020). “Coronavirus disease (COVID-19) advince for the public” en who.int 

Xiao, K., Zhai, J., Feng, Y., Zhou, N., Zhang, X., Zou, J. J., … & Zhang, Z. (2020). “Isolation and characterization of 2019-nCoV-like coronavirus from Malayan pangolins”, bioRxiv.

DOPSA, S.A. DE C.V
T.  56 58 23 26 / 55 54 66 08 /
56 59 83 60

Dulce Olivia 71,
Villa Coyoacán,
Coyoacán,
04000,
Ciudad de México