Las siete heridas de las elecciones

Boca de lobo es el blog de Aníbal Santiago y forma parte de los Blogs EP.

Texto de 09/06/21

Boca de lobo es el blog de Aníbal Santiago y forma parte de los Blogs EP.

Las fotos de los pulgares entintados corrieron por miles, obsesivamente, acaso porque había una satisfacción que la gente necesitaba compartir: con nuestros dedos, nuestras cruces en la boleta y pocas o muchas reflexiones defendimos la creencia de que ese es el país al que seguimos aspirando, el que eligen las mayorías. Pero antes, durante y después de los sufragios aparecieron señales tristes y reveladoras: México no sólo está controlado por la delincuencia organizada, sino vota por arrebatos mediáticos, tiene poca memoria y encumbra a lo peor de la política nacional.

1. El proceso electoral del 2021, vendido como “la gran fiesta nacional”, fue una fiesta exótica porque arrancó con una masacre y un velorio. Cuando el domingo metimos nuestros votos en las urnas, ellas también eran urnas fúnebres: 91 políticos fueron asesinados, de los cuales 36 eran aspirantes y candidatos. Las decisiones cruciales, las de vida o muerte, las tomaron ellos y sus armas, no los 93 millones de mexicanos con credencial para votar.

2. Nada importó a nuestra memoria la escalofriante tradición priista chilanga, con personajes corruptos, inmorales, violentos, que edificaron mucha de la desgracia de ciudad que aún hoy somos: Alfonso Corona del Rosal, Carlos Hank, Ramón Aguirre, Óscar Espinoza Villarreal, el jefe policial Arturo Durazo, Cuauhtémoc Gutiérrez. Pese a su historia, junto a sus aliados el PRI está de vuelta y gobernará nueve de 16 alcaldías de la ciudad más importante del país. Morena perdió un tesoro y peor aún, en vez de mirarse y pensarse para saber qué sucedió, otra vez despotrica contra los medios y su “campaña de desprestigio”. Ahí está todo el problema.

3. El competidor al que difícilmente atendemos, del que poco hablamos, que despreciamos y ninguneamos es el gran vencedor: el Partido Verde Ecologista de México, casi siempre de ojos claros y tez blanquísima. Históricamente encarnan el oportunismo, la voracidad, el abuso, incluso la destrucción de la biodiversidad, y ahora su alianza con el presidente y Morena es el cinismo: así como impunemente ese partido paga a 30 influencers para que manden mensajes de apoyo en veda el mismo día de la elección, impunemente nos gobernarán con de 40 a 48 diputados federales, y su voto en el Congreso podría empujar o frenar iniciativas del partido en el poder. El chantaje será un regodeo, y mucho de nuestro destino está en sus manos.

4. Lo logró: Margarita Zavala (ergo, también su marido) está de regreso.

5. La noticia ocupó espacios pequeñitos, casi invisibles, quizá porque es un lugar “lejano”, pero si de este lado del país grupos armados se acercaran a nosotros y nuestros vecinos para inhibir nuestro voto, nos hubiéramos sentido intimidados, aterrorizados, violados en nuestros derechos. Así pasó en Tierra Caliente, donde las amenazas vaciaron centros de votación, y causaron cancelación de cerca de 100 casillas electorales; casi nada. Está claro el mensaje: el narco también gobierna, y hay elecciones si ellos así lo quieren. El presidente, que ante los homicidios de candidatos jamás dijo “se están portando mal”, pese a la sangre y el boicot a las elecciones agradecido aplaudió a la delincuencia organizada: “se portó bien”. 

6. La entidad más trascendental económicamente desea que su gobernador sea Samuel García, portento de la frivolidad, el machismo, la ignorancia, la vacuidad. Aunque el país más crítico rogaba “no lo voten”, Nuevo León respondió sonriente:  “fosfo, fosfo”. Las redes sociales lo instalaron en el firmamento.

7.  Félix Salgado Macedonio ganó la elección de Guerrero sin ninguna necesidad de estar en la boleta. Pese a su pavorosa historia personal y pese a que incumplió la ley, le bastó usar a una mujer, a su propia hija, para instaurarse en el trono de su estado. En México es fácil aplicarle un castigo mortal a la democracia, y mucho más sencillo si el partido en la presidencia es quien la desmiembra y la propia sociedad guerrerense, aunque nos duela, da su aval. EP

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER

Relacionadas

DOPSA, S.A. DE C.V
T.  56 58 23 26 / 55 54 66 08 /
56 59 83 60

Morelos 23,
Del Carmen,
Coyoacán,
04100,
Ciudad de México