Boca de lobo: Calderón, el castigo maldito

Boca de lobo es el blog de Aníbal Santiago y forma parte de los Blogs EP

Texto de 18/12/19

Boca de lobo es el blog de Aníbal Santiago y forma parte de los Blogs EP

Su nombre es un castigo maldito: Felipe Calderón.

Cada hora con más fuerza, México carga con pesadumbre al expresidente: día a día, el país camina bajo su tormentosa sombra, con ese fantasma que lastima cada paso y que con el tiempo no se disipa sino se vuelve algo real: Felipe Calderón sigue haciendo daño.

Antes aún de asumir, cuando habían pasado horas del recuento de votos y a la elección la opacaban las acusaciones de fraude y la infame campaña negra de “AMLO es un peligro para México”, soltó la frase que lo definió: “haiga sido como haga sido”. Insinuaba que si bien violó la ley, él sería presidente. Cinismo para trepar a lo más alto del podio aunque fuera segundo, no primero.

Ese socarrón “haiga sido como haiga sido” que aniquilaba el nacimiento de la democracia pudo ser un institucional “gané”. Y punto. Pero no, necesitaba burlarse con un “no te gané pero te gané”. La burla lo divertía, agitaba su vientre abultado cada vez que lo repetía.

La burla fue su esencia. Se burló de la libertad de prensa el día que impulsó la salida de Aristegui al formular ella la válida pregunta de si el presidente estaba sano y era o no alcohólico. Se burló de la sociedad cuando inició una guerra contra el narco que fue un disparate, una improvisación sin brújula que fraccionó a la delincuencia en mil grupos despiadados que se descuartizaron entre sí y lucharon contra el ejército hasta volvernos esto: un país como un sudario, con amaneceres marcados por la muerte. Se burló cuando a dos estudiantes del Tec los volvió narcotraficantes por decreto pese a que eran solo eso, estudiantes, a quienes el ejército asesinó y sembró armas en sus manos muertas. Se burló al designar como su escudero a un policía capaz de crear montajes de tv para hacernos creer que grupos delictivos eran vencidos en operativos hollywoodenses. Y se burló cuando ese escudero, Genaro García Luna, quien debió ser el primer mexicano libre de mácula, recibió, como sugieren las investigaciones de la justicia estadounidense, sobornos del narco.

Hace días Calderón volvió a sacar su revólver, la burla, en cuanto su leal García Luna fue detenido por haber recibido hasta cinco millones de dólares para que un cártel traficara libremente cocaína. “desconocía por completo los hechos que se le imputan, ya que jamás tuve información o evidencia sobre ellos -expresó Calderón-. Por lo mismo, me sorprende profundamente lo que está ocurriendo”. Es falso: Anabel Hernández de Reporte Índigo y otros periodistas investigaron e informaron el actuar de García Luna. Calderón lo sabía, no hay modo de que lo sorprenda.

En 2011 Anabel declaró: “García Luna sigue empeñado en matarme”. Hoy tiene que vivir custodiada fuera del país.

El México del peligro sin tregua, de la masacre constante, no vislumbra el retorno, y el gran culpable está ahí, participando de la vida pública, intentando dinamitar de mil modos al gobierno, y riendo: siempre la burla. Si solo fuera eso sería casi una fiesta. Pero no, hace días tuiteó: ¡La Asamblea 200 de @MexLibre_ en Xochimilco, CDMX!! ¡Bravo a todos los ciudadanos en todo el país que lo están haciendo posible, gran esfuerzo que está llegando al éxito!”.

Aunque en la foto que acompañó al texto dos personas duermen y hay muchos con cara de ¿dónde estoy?, Calderón quizá está a días de tener un partido político que recibirá el dinero que todos pagamos. Él y su esposa lucharán por volver. No le bastó un sexenio para crear un desastre: quiere más. Creímos que su sepultura sería el arresto de su gran policía antinarcóticos, y al parecer nos equivocamos.

Haiga sido como haiga sido, México Libre va, y con él una nueva desgracia. EP

DOPSA, S.A. DE C.V
T.  56 58 23 26 / 55 54 66 08 /
56 59 83 60

Dulce Olivia 71,
Villa Coyoacán,
Coyoacán,
04000,
Ciudad de México