¿Etno-jazz en las montañas? El proyecto Kumantukxuxpë

Ayuujk es el blog de Yásnaya Aguilar Gil y forma parte de los Blogs EP

Texto de 26/04/21

Ayuujk es el blog de Yásnaya Aguilar Gil y forma parte de los Blogs EP

Si hay un aspecto en el que las culturas hegemónicas se relacionan con los pueblos indígenas es cuando establecen relaciones atravesadas por una mirada folclorizante. La categoría indígena no es una categoría cultural, no hay un rasgo cultural que sea común a los pueblos indígenas del mundo, y en las manifestaciones musicales, podemos encontrar una gran variedad que se ha logrado gracias a un intercambio continuo de instrumentos y tradiciones. En la Sierra Norte de Oaxaca, la música de viento ha sido fundamental no sólo como manifestación artística sino como articulación de relaciones sociales y relaciones intercomunitarias; las bandas de música marcan el ritmo, literal y metafóricamente, de los acontecimientos de la vida política de las comunidades mixes, uno de los pueblos indígenas del país. Las escuelas en donde se transmiten los conocimientos musicales son gestionadas por cada comunidad y el acervo musical de cada banda filarmónica se resguarda con celo en cada una de las sedes a la vez que se comparte en los encuentros musicales que se dan constantemente. Así como existe un universo y un canon musical en cada cultura, los pueblos de la sierra han conformado su canon y, dentro de éste, sus innovaciones.

Si hay elementos permeables y maleables en las culturas del mundo, son las manifestaciones estéticas. La música en particular se combina y se nutre de elementos y ritmos que vienen de otras culturas y otros lugares del mundo, afirmar esto constituye casi un lugar común. Sin embargo, a pesar de lo evidente, sorprende que sorprenda la existencia de géneros no tradicionales desde los pueblos indígenas: ópera mixe, rap en maya, rock en seri, cumbia wixarika o pop zapoteco. La música tradicional de los pueblos indígenas ha sido siempre una tradición en constante innovación, por más tradicional que nos parezca un son mixe no podemos negar que los instrumentos de viento como la trompeta o el saxofón vienen del otro lado del océano. Como toda tradición viva, la música que se hace en los pueblos indígenas cambia y mantiene las formas antiguas y, al mismo tiempo, las recrea interviniéndolas constantemente. Como dice Jean Jaurés: ”Mantener la tradición no es conservar las cenizas, es soplar las brasas, es cuidar para que el fuego pueda siempre calentar e iluminar. Del pasado apoderémonos del fuego, no de las cenizas”.

Además de las artes musicales, las artes verbales juegan un papel fundamental en la cultura ayuujk, el habla poética es necesaria en los rituales y habita en la memoria de las personas especialistas. Dentro del arte verbal ayuujk, existe un corpus de narraciones tradicionales que explican el mundo, mitos fundacionales con un alto simbolismo. Dentro de este universo habita un personaje particular: el kumantukxuxpë. un ser que, de día, aparenta ser una persona normal pero que por la noche se desprende de su cabeza y viaja por los cielos convertido en bola de fuego; estos seres se alimentan de la sangre de sus víctimas, al amanecer vuelven a colocarse la cabeza y despiertan en su casa de nuevo. Este personaje ha inspirado el proyecto musical llamado Kumantukxuxpë, músicos que se desprenden de la cabeza, lo racional, para emprender exploraciones musicales que algunas personas han llamado “etno-jazz”. Benjamín García, músico mixe de la comunidad de Tlahuitoltepec en la Sierra Norte, fue formado como en las escuelas comunitarias de música de las que hablé líneas arriba; además de formar parte de la banda filarmónica tradicional de su pueblo, se formó también en espacios académicos que le permiten participar en una orquesta sinfónica de tradición occidental. Desde esta ecléctica trayectoria, Benjamín García, junto al músico electrónico Roi Martínez, comenzaron el proyecto musical Kumantukxuxpë que resulta, en algún punto, sorpresivamente indescriptible. Su música incorpora elementos de la música tradicional mixe por medio de la trompeta de Benjamín y dialoga con las creaciones electrónicas de Roi; además, la voz es un elemento fundamental pero no en forma de canto. A las piezas se han incorporado, como en loop, la voz de narradores tradicionales que transmiten los relatos antiguos de la cultura mixe. La voz de estas personas se convierte en un elemento orgánico de cada pieza y tiene un poder evocador muy peculiar. Las artes orales y narrativas se conjugan con sonidos tradicionales de una trompeta que improvisa y explora sobre un tejido electrónico. No por nada, el proyecto Kumantukxuxpë constituye una de las exploraciones musicales desde los pueblos indígenas más originales e inquietantes.

Esta peculiar combinación musical dio a luz un disco llamado también Kumantukxuxpë en el año 2019. El disco como objeto incluye creaciones visuales del artista gráfico Gilberto Delgado, mixe también. Estos elementos gráficos se unen a la trompeta, a las creaciones electrónicas y a las voces en cada una de sus presentaciones en vivo. Además es posible escucharlos en plataformas musicales como YouTube o Spotify:

¿Puede llamarse etno-jazz a esta propuesta? El prefijo que precede a la palabra jazz suele ser bastante problemática y, personalmente, creo que esta exploración musical escapa de clasificaciones predeterminadas. La respuesta la tendrá siempre el público al que invito a visitar ese extraordinario universo musical, electrónico, narrativo y visual. Las conclusiones, si las hay, podremos armarlas después. Lo que sí podemos decir contundentemente es que Kumantukxuxpë escapa a la mirada que intenta siempre proyectar la simplificación de lo floclorizante sobre las creaciones que se gestan desde los pueblos indígenas. EP

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER

Relacionadas

DOPSA, S.A. DE C.V
T.  56 58 23 26 / 55 54 66 08 /
56 59 83 60

Morelos 23,
Del Carmen,
Coyoacán,
04100,
Ciudad de México