Saturday, 30 May 2015
Artículos relacionados
Optimismo para Peña Nieto
Blog | Norteando | Patrick Corcoran | 29.01.2013 | 0 Comentarios

PatrickCorcoran

La llegada de Enrique Peña Nieto ha precipitado, entre otras cosas, una gran ola de optimismo en México.

Esta sensación optimista fue el tema de un artículo reciente del Miami Herald, que empezó con la siguiente frase: “A menos de dos menos en el poder, Enrique Peña Nieto ha impulsado vigorosamente una agenda reformista, ha desviado el enfoque en los problemas de inseguridad, y ha traído una dosis de alegría y prestigio a la presidencia mexicana.

El mismo fenómeno se notó en una encuesta publicada hace unas semanas en Excélsior: 55 por ciento de los encuestados creen a Peña Nieto cuando dice que este año será el momento de reformas importantes, 64 afirman que es el momento de creer en México, y 70 por ciento expresan apoyo para el flamante presidente.

Los oráculos de los mercados internacionales comparten el sentimiento. Léase, por ejemplo, Ian Bremmer, cuyo Eurasia Group etiquetó a Peña Nieto “uno de los únicos líderes en los mercados emergentes dispuesto y capaz de avanzar reformas estructurales.” (El mismo reporte le describió al nuevo mandatario como la “historia más emocionante” de América Latina hoy en día, cosa que, de ser cierto, implica una región aburridísima. Gracias a Dios, se equivocan los de Eurasia Group.)

Este cambio de opinión hacía falta; la actitud popular en México hacia el gobierno durante los últimos años ha sido negativa y de pocas expectativas. En tal entorno, es difícil, si no imposible, construir un consenso político. No solamente imposibilita reformas profundas; también genera un ambiente que premia la obstrucción. Más aún, simplemente se siente feo.

Como indica lo anterior, el optimismo actual refleja la ambición y los resultados de la administración de Peña Nieto. No ha tenido chance de aprobar legislación importante, pero inició su administración con maniobras políticas –el Pacto por México, la desaparición de la SSP, la reforma educativa propuesta, etcétera– que no son logros duraderos, pero sí se parecen a progreso real. Más aún cuando se compara con los finales del calderonismo, cuando el presidente no era capaz de sacar adelante reformas importantes, y se limitaba a jugadas que no requerían la cooperación de otras fuerzas políticas (entre otros ejemplos, el combate contra el crimen organizado, la liquidación de Luz y Fuerza del Centro).

Es decir, lo de hoy también es producto del cansancio con la época de Calderón. Desde los comicios de 2009 (cuando perdió contundentemente el PAN, por cierto), una flojera generalizada con el sexenio de Calderón predominaba (cosa que parece afectar al mismo Calderón, quien parece haber envejecido 20 años desde que llega a la presidencia). Peña Nieto se destaca por el simple hecho de ser alguien nuevo.

Cabe preguntarse qué tan profundo es el sentido de optimismo. Llama la atención que los dos previos presidentes en esta época plenamente democrática también disfrutaban una luna de miel, en que cualquier cosa se sentía posible. Analistas como Bremmer también se enamoraron de Calderón en 2006, embrujados por su maestría en Harvard y, gracias a su trayectoria dentro del PAN, por su supuesta habilidad política. Lo mismo pasó con Fox, un verdadero personaje que, debido a su carisma y su conexión con el pueblo, había acabado con la dictadura perfecta. Al iniciar sus sexenios, los dos tenían niveles de apoyo popular comparables con el de Peña Nieto.

Pero en los dos casos, las expectativas estratosféricas estallaron contra la dura realidad. Las reformas necesarias para incrementar la recaudación, mejorar el sistema educativo, hacer más eficiente al Pemex, etcétera, no se concretaron (sobre todo en el caso de Fox), pese a que todo el mundo esté consciente de su importancia.

Si queremos aprender de la historia, la pregunta esencial es, ¿por qué? ¿A Calderón y Fox les frenaron sus propios errores? O ¿será algo inevitable en el sistema actual? Es decir, ¿será que no es viable que un presidente con un mandato de seis años, que no viene de un partido mayoritario, mantenga una coalición capaz de aprobar leyes importantes más allá que la luna de miel?

Hay que esperar que la primera explicación es la buena. Así, Peña Nieto no estaría condenado al mismo ciclo de emoción, decepción, y estancamiento político. Pero en todo caso, el optimismo actual tiene fecha de vencimiento.

Dejar un comentario



Los Clinton: La familia que pretende regresar a la Casa Blanca
Hillary Clinton sigue siendo la candidata a la presidencia estadounidense más formidable. Es casi seguro que sea la abanderada de los demócratas, y muy probable que gane el puesto político más importante del país en 18 meses. Sin embargo, los reportes de las últimas semanas sobre la Fundación de su marido abren serios cuestionamientos sobre […]
A setenta años del fin de la Segunda Guerra Mundial
La semana antepasada, en varias capitales de todo el mundo, se realizaron eventos para festejar el 70º aniversario del fin de la fase europea de la Segunda Guerra Mundial (la guerra del Pacífico tenía que esperar unos meses más). Los festejos marcaron lo que quizá sigue siendo el esfuerzo colectivo más monumental de la historia […]
Estados Unidos y América Latina: una relación ambivalente
Desde siempre, la percepción de la relación entre Estados Unidos y sus vecinos latinoamericanos ha sido en cierto grado ambivalente. Por un lado, las quejas de una falta de interés de Washington en su propio vecindario son, y siempre han sido, un montón. Las columnas de Andrés Oppenheimer son un ejemplo prominente y representativo, pero […]
Las elecciones en puerta y la falta de confianza en la democracia
Mientras los comicios de medio sexenio se acercan, muchos analistas y comentaristas han dedicado unas palabras a un tema de interés eterno: la desilusión popular con la democracia mexicana. Hay muchas causas recientes de esta sensación generalizada: los estudiantes de Iguala, la casita de Angélica Rivera, la masacre en Tlatlaya y los helicópteros de David […]
La Guerra Fría ya terminó
Durante más de medio siglo, la división básica entre los países del hemisferio Occidental, por lo menos en términos de política exterior, ha sido: los cubanos por un lado y los gringos por otro. Claro, es un poco simplista, ya que había países (el más prominente siendo México bajo los gobiernos del PRI) que tejía […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (132.163)
...

La distribución del ingreso en México (41.343)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (32.830)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (24.636)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Discusiones sobre Ética y Periodismo (Exclusivo Internet) (19.313)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Indicadores económicos de México febrero 2015
INEGI y Camacro

Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos