Domingo, 31 Agosto 2014
Artículos relacionados
Nerón
Blog | Mutt | Bartolomé Delmar | 21.02.2013 | 0 Comentarios

BartolomeBarra

Ardía Roma. Las llamas se ocupaban de cada uno de sus rincones. Pasaban así las noches, atardeceres fríos, los vientos. Todo se perdía. Los cuerpos de hijos y madres, de nietos y perros sucumbían ante el fuego. Rondaba el silencio (si acaso, un crujir de las maderas y los pastos) y la batalla contra el calor se antojaba inminentemente perdida. En alguna cumbre, Nerón miraba la capital de su gobierno mientras tocaba una lira. Era un loco. Un despreciable; era un salvaje.

Sobrevive del Gran Incendio esta leyenda imperial. Es muy extraño que del siniestro no hayan trascendido anécdotas de libertinajes distintos, como de orgías interminables, alcoholismos súbitos y motines veloces y violentos. Es muy extraño que, ante la tragedia, el lado más oscuro del hombre se haya mantenido quieto, distante y guardado en el inconsciente, protegiendo por vía de la razón la supervivencia de la especie. Quizá nadie creyó que Roma, en verdad, fuera a destruirse entera.

Alguna lógica podría asumir que la pérdida de todo lo sagrado para un individuo se vea acompañada de la pérdida misma de su armado moral. La destrucción de una casa, de los hijos y los nietos y los perros, como condición ideal para extrapolar de ahí toda la violencia interna. El desorden como única herramienta del desarme personal.

Sin embargo, creo en nuestras reservas éticas y morales. Creo que a las condiciones ideales para el caos solamente responden los deseosos de la sangre y lo vacío, órganos inconsecuentes de todo nuestro cuerpo humano. Porque algo nos hace detenernos, evitar lo destruido, evadir la destrucción; si acaso, la máxima de las locuras pudiera ser estar ahí, a lo alto, mirando lo muerto como una poesía que merece las canciones de una lira en la mano.

No es raro que Roma esté ardiendo en todo momento.

Dejar un comentario



El timbre de las campanas: Dos encuentros con la lengua de los otros
En el mixe de Ayutla, tääy significa “ser chistoso/ser gracioso/ser ocurrente” y en el mixe de Tlahuitoltepec significa “mentir”. Una...
Maxu’nk: Duérmase mi niño, duérmaseme ya Canciones de cuna en las lenguas del mundo
En algunas comunidades mixes se cree que los recién nacidos traen consigo un torta lingüística bajo el brazo: entienden una lengua universal...
México en el mundial: crónica de una mediocridad anunciada
Hace cuatro años, el director técnico de la selección mexicana, Javier Aguirre, ofreció una opinión honesta de las posibilidades de su equipo...
Sexciudadanía
  Los vínculos entre sexualidad y ciudadanía son múltiples y vitales; entender su relación permite visualizar las problemáticas...
El novelista: esa marmota indescifrable
Hace como dos años en la Feria del Libro Independiente que se organiza en el Museo de Arte Carrillo Gil, me encontré con una obra de la editorial...
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (14.165)
...

La distribución del ingreso en México (5.265)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (4.266)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (3.163)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

México: la pobreza educativa. Entrevista con Olac Fuentes Molinar (1.626)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores