Saturday, 01 November 2014
Artículos relacionados
Marca de tinta sobre papel
Blog | Optográfica | Helena Okón | 08.02.2013 | 0 Comentarios

HelenaOkon

En esta época, donde el hartazgo en torno a la discusión sobre si desaparecerán los libros físicos o no ha superado, por mucho, a la discusión misma, parecería necedad retomar cualquier elemento de ella. Sin embargo, quisiear apuntar un detalle ínfimo, pero crucial, que toca muchas veces a la discusión: la interacción física que resulta exclusiva de nuestra relación con los libros impresos. Mi pregunta va encaminada hacia mi propia curiosidad. Tengo la certeza de que la humanidad se adapta a todo, y por eso estoy segura de que el mundo digital, algún día, encontrará una equivalencia para aquello que yo llamo “destazar” al libro, o practicarle una autopsia. Espero vivir lo suficiente como para vivirlo.

Para mí, leer un libro es hacerlo pedacitos. Romperlo en partes y volverlo a leer con las secciones reacomodadas. Al momento de recibirlo, inmediatamente todo libro se convierte en un objeto tridimensional sujeto a ser destazado por mi lápiz, pluma, o marcador. Ésta, que podría considerarse es una pésima costumbre, tiene sus orígenes, como todo, en mi infancia. Desde niña he tenido el impulso de convertir a los libros en mis libros. Y me ha costado aceptarlo como eso: un gesto de apropiación.

Me adscribo voluntariamente, desde hace años, a la filosofía que se esconde tras el exlibris, sin que esto signifique que busque adueñarme de los libros para siempre. No es que los quiera retener, sólo quiero dejar huella en ellos. O más bien, no sé si es que lo quiera, sino que más bien creo no tener opción. Lo que busco es que se sepa que ese libro fue leído (no necesariamente que fui yo, sino simplemente alguien) que al hojearlo se revele algo sobre aquel que lo leyó y de qué manera lo vivió. Me parece que se trata de una buena costumbre, eso de dejar pequeñas huellas.

Creo que las notas y glosas que agregamos al libro cuando nos permitimos la libertad de rayarlo constituyen un nivel adicional de lectura del libro.

Pocas cosas más reveladoras que el volver a un libro, y encontrar resabios de la época en que fue leído. Por ejemplo, en mi copia de “Gracias por el fuego” de Benedetti, el cual leí hace 12 años, uno puede encontrar,
• Mi firma, con el año en que lo compré,
• Dos frases de canciones de Silvio Rodríguez (estaba yo en mi época hippi, pido disculpas),
• El titulo, autor y clasificación ISBN de un libro sobre migración inglesa durante la segunda guerra mundial, cuya razón de ser nota en ese libro ignoro absolutamente.
• Entre sus páginas hay una foto rota (también ignoro porqué) donde aparezco en Ciudad Universitaria, durante los primeros días de mi entrada a la facultad. Me sorprende aún ese testimonio de que alguna vez tuve el cabello hasta la cintura.
• En la solapas hay una frase sobre la inmediatez del placer carnal,
• En el cuerpo del texto un subrayado bajo la frase “porque hay una desesperada necesidad, casi diría una obligación, de marcar al otro, a la otra, aunque sea con los dientes”,
• En un papel suelto, está escrita una frase de Nicolás Boileu, que reza “quien no se conforma con nada, posee todas las cosas”.
• Quien sepa leer las insignificancias más ínfimas, sabrá que el libro fue comprado en la librería El Parnaso, en Coyoacán, ahora tristemente desaparecida, pues en su interior está la característica etiqueta de laberinto cuadrado que usaban como estrategia antirrobos en ese establecimiento.

A través de estas huellas mínimas, este bloque de hojas, que es un libro, se vuelve mucho más que sólo la obra de Benedetti, se convierte en un pedazo de mi historia personal, no sólo como lectora, también se vuelve el retrato de una época de mi vida, de una yo, que ya no es. Con cada lectura, todo lector participa de la construcción de una genealogía del libro.

Los libros son entidades frágiles. Eso nadie lo discute. Pero los libros están hechos para ser trabajados. A mí no me interesan las bibliotecas intocadas, bellamente ordenadas, con volúmenes pulcros y bien empastados, a mí me interesa descubrir a quien leyó el libro, dentro del libro. Lo crucial, me parece, es que cada lectura sea una intervención que busque dejar huella de lectura sobre el libro. Insisto, mi curiosidad crece cada vez más al pensar en cómo se resolverá este impulso dentro del mundo del libro digital.

Dejar un comentario



El timbre de las campanas: Dos encuentros con la lengua de los otros
En el mixe de Ayutla, tääy significa “ser chistoso/ser gracioso/ser ocurrente” y en el mixe de Tlahuitoltepec significa “mentir”. Una sutil diferencia que en ciertos contextos me ha puesto en aprietos: “¿me estás mintiendo?” me preguntan y yo entiendo “¿estás siendo graciosa? ” a lo que, con entusiasmo, y con un guiño en el ojo, […]
Maxu’nk: Duérmase mi niño, duérmaseme ya Canciones de cuna en las lenguas del mundo
En algunas comunidades mixes se cree que los recién nacidos traen consigo un torta lingüística bajo el brazo: entienden una lengua universal que después se irá puliendo con las palabras de los adultos hasta sacar de ella un diamante prístino: el ayuujk. En sueños, algunas veces podemos recordar esa lengua universal con la que nacemos […]
México en el mundial: crónica de una mediocridad anunciada
Hace cuatro años, el director técnico de la selección mexicana, Javier Aguirre, ofreció una opinión honesta de las posibilidades de su equipo en la Copa Mundial de 2010:   “Se genera mucha expectativa respecto al equipo mexicano y luego hay voces que salen de tono, ¿Campeones? México es lo que es, fue 15 en Alemania, […]
Sexciudadanía
  Los vínculos entre sexualidad y ciudadanía son múltiples y vitales; entender su relación permite visualizar las problemáticas y soluciones del desarrollo humano y social con mayor nitidez desde una perspectiva integral. Existe una distancia entre la declaración de derechos y la posibilidad real de su observancia, exigencia y respeto, pues entre estas dos situaciones […]
Recomendaciones y reseñas
Recomendaciones Nassim Nicholas Taleb, Antifrágil: Las cosas que se benefician del desorden, Paidós, Barcelona, 2013.   En El cisne negro, el autor criticó la forma en que las grandes empresas financieras manejan el riesgo, y la crisis de 2008 le dio la razón. Pero Antifrágil va mucho más allá de la economía: nos ofrece todo […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (22.917)
...

La distribución del ingreso en México (9.014)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (6.997)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (4.870)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Perfil demográfico de México (2.443)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: El acento está en las ciudades. Algunos resultados de la base de datos ECCA 2012
Suhayla Bazbaz y Eduardo Bohórquez