Thursday, 18 December 2014
Artículos relacionados
La madre de la novia. Resignificación de rituales y relaciones.
Blog | Espinagero | Ana Paulina Gutiérrez | 28.02.2013 | 1 Comentario

AnaPaulinaGtzTwitter

En días pasados fui a la boda de una de mis amigas más entrañables. Después de más de 10 años de noviazgo y varios de vivir juntos, decidieron casarse y celebrar una ceremonia religiosa. Durante un año entero la novia estuvo planeando el evento, cuidando todos los detalles para que fuera la boda de ensueño que siempre imaginó. Todo a su gusto: la iglesia, el salón, la comida, el vestido, la música. El objetivo principal era que la fiesta fuera un éxito. Diseñó invitaciones tanto en papel como virtuales que nos recordaban que la fecha estaba apartada. He de confesar que yo soy un poco apática cuando de ceremonias y protocolo se trata, los tacones no son lo mío, y las misas menos. Sin embargo, estaba muy entusiasmada con esta boda en particular debido a la alegría que le causaba a mi amiga, a la prometedora fiesta de varias horas y a la poca relevancia que la ceremonia religiosa parecía tener, ya que era lo único que no mencionamos al hablar del gran día.

Así que con entusiasmo dediqué la tarde previa a la boda a construir mi personaje con herramientas especializadas en moldear cuerpos e identidades, y ataviada como toda una dama de sociedad, me encaminé a la ceremonia religiosa. Llegando a la iglesia tuve la precaución de sentarme en la orilla de la banca, junto al pasillo central que da al altar para no perderme ningún detalle de la entrada de la novia. Comenzó a sonar la marcha nupcial, entró el novio elegantísimo del brazo de su madre, el cortejo de las damas, padrinos y madrinas y después de unos momentos apareció la radiante novia del brazo de su madre.

Y sí. Estuve a dos milésimas de segundo de derramar una ateísima pero dulce lágrima cuando vi a esas dos mujeres juntas caminar emocionadas hacia el altar. Y es que a mí no me había tocado ver que fuera la madre quien entregara a la novia en la ceremonia. Siempre era el padre, el abuelo, el tío o el hermano. Nunca una mujer. Después comencé a preguntar a la gente y resulta que conocían algunos casos, la mayoría de ellos en ceremonias civiles, no religiosas. Sin embargo, este hecho que puede ser considerado un detalle, llamó mucho mi atención. Algunas colegas feministas dirán que lo de menos es quien la entregue, al final, el significado del rito es el mismo: entregar la mujer al hombre que tendrá potestad sobre ella. Pero, ¿es realmente así en estas épocas? ¿Qué mensajes se transmiten a los miembros de una comunidad cuando es la madre quien acompaña a la hija hacia el altar?

La importancia social de las bodas

Las bodas son rituales, compuestos de varios elementos con distintos significados que representan y contribuyen al establecimiento de las relaciones sociales. Dichas relaciones son tradicionalmente patriarcales, es decir, que producen y reproducen el poder masculino sobre el femenino. No solo las mujeres sino la sociedad en su conjunto está bajo el mando del patriarca o, dicho en otros términos, de los miembros que encarnan la masculinidad hegemónica quienes se benefician en mayor parte del orden social. Por ejemplo, las arras simbolizan el sustento de la pareja, mismo que tendrá que ser llevado al hogar por el varón, jefe de la familia, y administrado por la mujer, encargada de cuidar al marido y a los hijos. En el caso de la entrega de la novia, la tradición marca que es el padre quien la lleva del brazo hasta el novio, mismo que de ahora en adelante y en sustitución del padre, tendrá la obligación de protegerla y brindarle un sustento, además de tener hijos con ella y garantizar la reproducción de los linajes. A cambio, la familia del novio otorga la dote, elemento del ritual que ha quedado fuera de la práctica, al menos en las clases medias urbanas. Los tiempos han cambiado y ahora, ni los hombres son exclusivamente quienes llevan el sustento a casa, ni las mujeres están en el hogar esperando que el hombre las proteja y las mantenga, ni los abuelos esperan la reproducción de algo que podría ser considerado un linaje. Al menos no en todos los casos.

No sólo la familia y las instituciones políticas y religiosas participan en la reproducción del ritual, también los medios de comunicación lo hacen de manera aplastante. Durante la boda real de Guillermo y Catalina de Cambridge, se enviaron 300 tweets por segundo usando el hashtag #RoyalWedding. La importancia del ritual, y su performativa, se siguen manteniendo. Sigue siendo importante para algunas parejas llevarlo a cabo, como si fuera un conjuro que es preciso desplegar de principio a fin.

Pero el guión del conjuro cambia, se resignifica, de acuerdo al contexto y las posibilidades de cada pareja. Las relaciones sociales que se representan en la escena ritual no son siempre las mismas. El padre que debería entregar a la novia, está ausente en muchos de los casos, los novios desde hace mucho han dejado el hogar familiar para ser independientes o inclusive vivir en pareja y la llegada de los hijos ha dejado de ser, en muchos de los casos, inmediata a la “consagración del matrimonio”. Los tiempos cambian, los discursos se modifican y las prácticas sociales se flexibilizan. O viceversa.

Pero esto no sucede de un momento a otro ni de manera natural. Pocas cosas en el ámbito social y cultural lo hacen. Los discursos sobre bodas en internet nos permiten notar la reticencia a los cambios o la sorpresa ante la innovación de las prácticas. En Yahoo Respuestas, encontré dos tendencias distintas al respecto. En México, ante la ausencia del padre, las respuestas sugerían buscar algún hombre con autoridad en la familia, ya fuera el abuelo, el tío o el hermano mayor, o inclusive el suegro. Los comentarios sobre la posibilidad de que fuera la madre eran negativos, diciendo que sería demasiado raro, que no se usaba y que seguramente el sacerdote no lo permitiría. La otra tendencia, un foro sobre bodas en España, era a favor de que la madre entregara a la novia, diciendo que era “justo, por el reconocimiento que se le daba con ese detalle”.

Mensajes, rituales y cambio social

Cuando es la madre quien entrega a la novia, podemos suponer dos cosas. Primero, que las hijas otorgan a las madres el lugar que tradicionalmente se reservaba para los varones del grupo y que por tanto hay un reconocimiento, tanto del papel de la madre como autoridad, como de la decisión de la hija, a nivel familiar, pero que también se transmite hacia afuera del núcleo. En segundo lugar, y lo que me parece más significativo del hecho es que, si bien se continúa con el rito de la entrega de la novia, este elemento es una vuelta de tuerca que muestra que los cambios en los discursos y prácticas sociales son posibles y que nuevos actores pueden entrar en escena y establecer nuevas relaciones sociales y simbólicas entre ellos y con las instituciones, incluyendo las sagradas.

Así, las madres pueden entregar a sus hijas a los novios. O novias, pensando en que existen ceremonias que celebran uniones entre personas no heterosexuales, que si bien no son reconocidas hasta ahora por la Iglesia católica, se llevan a cabo con todos los elementos rituales. Las parejas pueden entrar de la mano a la iglesia en una proclamación de autonomía e igualdad, sin que nadie las entregue al otro. De acuerdo con el antropólogo Víctor Turner, las creencias y prácticas religiosas son algo más que reflexiones o expresiones de las relaciones económicas, políticas y sociales. Son claves decisivas para comprender cómo piensa y siente la gente estas relaciones y el entorno en el que actúan. Los miembros de una comunidad pueden apropiarse de los rituales y resignificarlos a su conveniencia para alcanzar sus aspiraciones personales en relación con el matrimonio y la socialización del vínculo. Así que los más apegados a las normas institucionales podrán decir misa, pero los cambios sociales son posibles hasta en los recintos sagrados.

boda

Una respuesta para “La madre de la novia. Resignificación de rituales y relaciones.
  1. ANA dice:

    Felicidades a Paulina Gutiérrez que bueno que se aproveche su talento y se editen sus artículos ademas es una magnífica escritora. EN HORABUENA.

Dejar un comentario



De símbolos y agresiones cibernéticas: algunas notas sobre la lactancia
Para Martha, Mónica y Matías El conocido dicho popular para preservar la integridad física y mostrar la civilidad urbana a la que se aspira en las clases medias, está incompleto, o al menos, desactualizado. En este nuevo contexto donde todo mundo emite opiniones en las plataformas virtuales, debería decir: “En la mesa (red) no se […]
¿Quién estaba dormido? Las protestas en Brasil. Crónicas brasileiras 2.
“Há certos protestos que cimbran o mundo. A crescente e estancada “classe média” parece ter esse poder. Mais os lucros não se atingem tão só com tremores.”   “Desde faz tempo, muito, tem tido gente que grita. Só que não têm querido os escutar.”[i]   “¡El Gigante ha despertado!” Esta fue la frase favorita en […]
¡Cuerpos al sol! La ilusión de la dicotomía público/privado en la ciudad (Crónicas brasileiras 1)
“Llegué en la primera juventud, una mañana, mucha gente caminaba rápida por las calles hacia el mercado, las mujeres tenían hermosos dientes y miraban derecho a los ojos, tres soldados sobre una tarima tocaban el clarín, todo alrededor giraban ruedas y ondulaban papeles coloreados. Hasta entonces yo sólo había conocido el desierto y las rutas […]
¡Échame la sal Eugenia! El control del Estado sobre los cuerpos
“Eugenesia es hacer obra positiva, es crear seres que se acerquen al tipo ideal fisiológico y psicológico.” “No le queda a la mujer otro camino que elegir: o la maternidad, y por esto mismo la igualdad con el hombre, ser madre lo más posible ante todo y siempre, o si renuncia a la maternidad, ser […]
De placeres, cuerpos y tecnologías
“Para torturar a un hombre tienes que conocer sus placeres”, Stanislaw Lem. Durante mi adolescencia, la Zona Rosa fue uno de los lugares recurrentes para pasar el tiempo libre. Estudiaba muy cerca de ahí, en la colonia Cuauhtémoc y con sólo cruzar avenida Reforma mis amigos y yo accedíamos a ese lugar de calles adoquinadas […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (42.687)
...

La distribución del ingreso en México (15.420)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (13.931)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (8.987)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Planes a futuro. (Cuento radiofónico) (5.395)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos