Friday, 27 February 2015
Artículos relacionados
Foto rayada: la tachadura como mácula
Blog | Optográfica | Helena Okón | 11.01.2013 | 0 Comentarios

HelenaOkon

Existe un sin fin de razones para querer tachar, magullar y destrozar una fotografía. Todos hemos sido adolescentes. Todos hemos perdido un amor que añoramos, tuvimos y nos vimos perder. Yo sólo he quemado la fotografía de un hombre en mi vida, y ni siquiera fue uno de los importantes. Durante mi breve carrera como destructora de fotografías han resultado mucho más significativas las fotografías que se salvaron de las llamas, pero no del todo. Aquellas cuya mácula infligida quedó expuesta, las que no destrocé completamente, las que sólo he dañado. Arrugadas por exceso de amor retacado en la cartera, o por la carencia de cariño propia del abandono sobre el escritorio y el arrumbe en el cajón atestado de objetos filosos. Las fotografías que más he dañado nunca han retratado a amores—esos siempre los he sabido guardar con cuidado. Las fotografías más dañadas, las que han sufrido las simples pero avasalladoras consecuencias del paso del tiempo y el manoseo, inevitablemente, han sido los retratos familiares.

Tengo un álbum de fotos donde aparezco de bebé. Lo recopiló mi madre. Mucho antes de que aprendiera a escribir decidí tachar varias de las fotografías con crayola. Siempre me taché a mí misma y no fue otro rostro, más que el mío, el que sucumbió ante el reiterado zig-zag de grasa negra. Debajo de la capa de rayones aparezco sonriente y con pelos ensortijados; mi madre no era buena peinadora de bebés.

Contrario a lo que podría parecer, no creo que el gesto de mi pequeña mano infantil blandiendo la crayola fuera de obliteración, de negación de mí misma, eso sería demasiado dramático. Al contrario, creo que con esta acción la niña, que en ese entonces era yo, reiteraba el reconocimiento de su propia existencia a través del trazo de la crayola. Me parece que se trataba de una forma tangible del señalamiento. Esta soy yo. En lugar de apuntar hacia la foto, la pintaba. Quizás primero señalé mi rostro con la punta de la crayola y simplemente decidí no dejar de señalarlo, una y otra vez, hasta que la crayola cedió ante la presión de la mano y el señalamiento se convirtió en tachadura línea por línea. Aunque, por supuesto, puede ser que la verdad sea exactamente lo contrario.

Defaced, c.1950. Colección BarbaraLevine

Puede ser que tachar la imagen de la foto significara, para la niña garabateadora de dos años, el reconocimiento de que esa otra niña, la de los pelos parados que salía en la foto, no era la misma que sostenía la crayola y se veía tan bien peinadita en el espejo. Aunque se llamaran igual. La de la foto era alguien más, y había que desaparecerla. Crecer es destruir nuestro ser pasado. Amputárnoslo de la memoria. Quizás. Pero insisto, me parece que sería demasiado dramático a pesar de lo mucho que se divertiría un psicoanalista con esta versión. Pero por algo será que la idea de destrozarle simbólicamente el rostro a alguien por medio de un plumón siempre estará asociada a la violencia, al impulso de hacer daño, de desaparecer… de verdaderamente destruirle el rostro en la vida real.

Se dice que cierto tipo de brujería borra el rostro de la gente en las fotografías. No podría jurarlo, y ningún ejemplo concreto me viene a la mente, pero podría afirmar que más de una película de terror involucra fotografías tachadas como símbolos ominosos de lo que habrá de venir. Pero, una vez aceptado que sí, en efecto toda fotografía tachada tiene algo de desconcertante, quiero volver a mi argumento inicial en contra del dramatismo ante la foto rayoneada. Quiero abogar a favor de la idea de que destrozar no necesariamente significa destruir. Dañar no es lo mismo que eliminar. Uno puede rayar, cortar, herir, pero con el fin de construir algo diferente, algo nuevo. La vieja imagen del fénix y las cenizas.

Toda mácula fotográfica puede constituir la elaboración de algo nuevo. Aunque, por supuesto, la mayoría de las veces ese efecto productivo post-daño sea involuntario. Uno primero raya, y hasta después se pone a pensar en porqué habrá rayado. Uno destroza algo, se enfurece digamos que con el tostador de pan y lo lanza contra la pared. Uno lo ha dañado, se ha roto, irremediablemente. Ya no tostará pan, de la misma manera en que una vez tachoneado el rostro en una fotografía éste jamás podrá ser visto de la misma manera. Pero ninguno de los dos objetos, ni el tostador ni la fotografía, han sido destruidos. Han sido dañados. Y sólo un tonto los tiraría a la basura. Alguien con intuición se pondría a leer el acto, a leer la foto; se preguntaría por qué el rostro fue tachado, por qué el tostador fue lanzado contra la pared. Y trataría de aprender algo de todo ello.

Dejar un comentario



Retrato de familia
Para Reed Heustis El secreto Miro los rostros. Todos son de una seriedad enorme, convencidos de que esa es la mejor pose para acceder a la Historia. Alguno de los mayores insinúa una sonrisa que lanza a manera de desafío, escéptico ante quien busca revelar el secreto de los muertos. Solo se muere dos veces […]
La ínsula más frágil
Miro esta foto y falsea mi comprensión de la materia. Hay un remolino de texturas cuyo centro es una herida de gas hecho color —un arcoíris— y un centauro mineral —el gran bisonte—, que se rasca contra una roca y asemeja un parto de la piedra inseminada por la luz. Miro también la hierba que […]
Imágenes singulares de Witkin
Un artista que llama la atención con sus fotografías es, sin lugar a dudas, Joel Peter Witkin. Su fama trascendió fronteras y se hicieron exposiciones en los principales museos de Estados Unidos. Incluso en el Palacio de Bellas Artes, al conmemorar los ciento cincuenta años de su trayectoria fotográfica, se quisieron mostrar de manera dual […]
Cultura 113, febrero de 2015
En cultura, José María Martínez nos comparte su luminosa obra y reproducimos el discurso de Eraclio Zepeda al recibir la Medalla Belisario Domínguez.
El rostro del misterio
De no existir las imágenes fotográficas, estaríamos condenados a padecer la frustración del aposento doble, fenómeno de la percepción o estado psíquico descrito con delectación y abatimiento por Baudelaire en uno de sus Pequeños poemas en prosa. Ahí el poeta narra la fugaz ensoñación que lo impele a ver el cuchitril donde vive como “una […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (76.926)
...

La distribución del ingreso en México (23.957)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (22.221)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (14.461)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria? (9.960)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Indicadores económicos de México
INEGI y Camacro

Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos