Sunday, 26 April 2015
Artículos relacionados
Desaparecidos
Blog | Norteando | Patrick Corcoran | 26.02.2013 | 0 Comentarios

PatrickCorcoran

Desaparecido es una palabra con una larga y terrible historia en América Latina, sirve como una etiqueta informal para los horrores de Pinochet en Chile, donde los agentes del estado detenían a sus enemigos políticos (reales o inventados), para luego interrogarlos, matarlos y dejarlos en tumbas anónimas (por ejemplo, la llamada Caravana de la Muerte). La misma palabra también pesa mucho en Argentina. Durante el mandato de los generales que reinaban desde 1976 a 1983, sus subordinados solían tirar a sus enemigos internos desde un avión volando a 4000 mil metros sobre el Océano Atlántico (si tienes mucho estómago, lee: Vuelos de la Muerte). En ambos ejemplos, como varios más de la historia reciente del continente, las víctimas nunca volvieron a aparecer, ni vivas ni muertas.

El horror provocado por un desaparecido alcanza algo más profundo que un simple asesinato, no podría decir exactamente porque pero supongo que hay dos razones: la ausencia de un cadáver imposibilita el fin del luto para la familia del difunto y, por tanto, prolonga su sufrimiento; y, ya que no se sabe lo que realmente sucedió, le da a la imaginación, proveedora de terrores infinitos, la tarea de asimilar el fin del ser querido.

Afortunadamente, en cuanto a los desaparecidos aunque la historia de México no es perfecta, no se compara con la de Chile o Argentina. Sin embargo, para nuestra desgracia, el presente en México es mucho peor. El nuevo reporte de Human Rights Watch documenta más de 149 desapariciones en 11 estados en que se sospecha la participación de fuerzas de seguridad. El caso con el cual abren su reporte es apenas uno entre varios:

“José Fortino Martínez Martínez, de 33 años, quien junto con su esposa administraba una cooperativa escolar en Nuevo Laredo, Tamaulipas, el 5 de junio de 2011 se encontraba durmiendo en su vivienda con su esposa y cuatro hijos (de 16, 12, 7 y 3 años) cuando fueron despertados a la 1 a.m. al sentir que abrían la puerta de su casa con violencia. La esposa de Martínez, Oralia Guadalupe Villaseñor Vázquez, dijo a Human Rights Watch que cuando encendió la luz vio a siete u ocho hombres encapuchados en la habitación. Los hombres llevaban armas largas y vestían chalecos antibalas con la inscripción ‘Marina’.”

Cuenta Human Rights Watch como luego los infantes llevaron a Martínez Martínez a un hotel en Nuevo Laredo, donde su hijo lo vio en una ventana custodiado por tropas de la Marina. Después de esa madrugada, su familia no lo ha vuelto a ver desde hace casi dos años. Lo mismo es cierto de cinco otros hombres detenidos por la Marina la misma noche. Y este es solamente un caso entre muchos; el mismo mes, se llevaron a cabo varias detenciones similares, tanto en Tamaulipas como en Nuevo León y Coahuila.

Lo de Human Rights Watch llama la atención por el nivel de detalle que logran los autores y por la evidente participación de agentes del Estado, aunque no es una noticia sorpresiva. Otras fuentes también han apuntado una enorme cifra de desaparecidos en México. El contenido de documentos de la PGR filtrados en los últimos momentos del sexenio de Calderón, hablaban de 25 mil personas que se esfumaron desde diciembre del 2006. La Comisión Nacional de Derechos Humanos estima que hay 7 mil asesinados sin identificarse. En su contexto, tanto 25 mil como 149 son números bárbaros.

Todo lo anterior nos debe ofender y enfadar a todos nosotros, especialmente los casos en los que está implicado el gobierno. Los desaparecidos no representan, como a veces se cree, el inevitable daño colateral de una estrategia dura pero correcta. Al contrario, esta forma de actuar más que moralmente aberrante es un impedimento fundamental a la operación exitosa de las fuerzas de seguridad. Para empezar, en muchos de los casos, según Human Rights Watch, las desapariciones se deben a que los policías, soldados, e infantes entregaron a los detenidos a grupos criminales para que ellos los ejecutaran. Es decir, los desaparecidos son otra manifestación más de la corrupción oficial; en tales casos, los cuerpos de seguridad operan directamente en contra de los objetivos de la seguridad pública.

Aún tratándose de casos que son resultado de la voluntad propia de los cuerpos de seguridad –que no ilustran la corrupción sino un exceso de afán para castigar a los criminales– el resultado es operacionalmente deplorable. Más allá de ser legalmente inocentes, los que se convirtieron en desaparecidos eran una fuente de inteligencia. Si la meta es dificultar la vida de los criminales, en lugar de matarlos, sería mucho mejor convertir a sus halcones y a sus narcomenudistas en espías dentro de la propia organización delictiva.

Además, desaparecer a la gente mina la confianza de los ciudadanos. Finalmente el reto en zonas como la Sierra Madre de Sinaloa o la Tierra Caliente de Guerrero es imponer el estado de derecho. Eso no se hace solamente de arriba a abajo, es decir, a través del cañón de un soldado que representa al gobierno federal. Tiene que existir el compromiso y la confianza de la propia comunidad para que se acepte la legitimidad del gobierno y el Estado de derecho que pretende establecer. Si el mismo gobierno levanta a sus hijos, a sus hermanos, a sus padres y a sus tíos, es casi imposible que una población lo acepte.

Es esencial, claro, que se investigue y se castigue estos crímenes, cabe mencionar que el reporte de Human Rights Watch también ofrece un contrapunto optimista: gracias a la presión de las familias de las víctimas el gobierno de Nuevo León ha esclarecido los hechos en varios casos. Pero más aún, es importante que se cambie la cultura dentro de las mismas fuerzas de seguridad, para que exista un rechazo determinante a las acciones extralegales. Finalmente, una mejoría duradera en la seguridad en México no es posible mientras una gran parte de sus cuerpos policiacos participen en los ataques más graves contra sus propios ciudadanos.

Lamentablemente, falta que los que tienen el poder político lo vean así.

Dejar un comentario



La Guerra Fría ya terminó
Durante más de medio siglo, la división básica entre los países del hemisferio Occidental, por lo menos en términos de política exterior, ha sido: los cubanos por un lado y los gringos por otro. Claro, es un poco simplista, ya que había países (el más prominente siendo México bajo los gobiernos del PRI) que tejía […]
Acuerdo con Irán
El pasado jueves, si usted vive en una zona de Manhattan, Washington, Londres o Tel Aviv (entre otras ciudades), quizá notó un sonido medio raro, como una gran estampida de elefantes, inmediatamente después del anuncio del acuerdo nuclear entre Irán y los poderes de Occidente. Eso fue el apuro colectivo de miles y miles de […]
Carmen Aristegui vs. MVS
La salida de Carmen Aristegui de MVS y sus estragos posteriores provocan unan serie de observaciones sobre el estado actual de los medios mexicanos y a la sociedad que éstos sirven.   Primero, el pleito entre Aristegui y MVS no parece tener mucho sentido en sí. Que Aristegui y su equipo hayan querido apoyar a […]
Las Cortes de Estados Unidos: un campo de batalla
Durante años recientes, el politólogo estadounidense Francis Fukuyama, una estrella en su ámbito desde la publicación de El fin de la historia y el último hombre, en 1992, ha dirigido sus atenciones hacia un nuevo blanco: el supuesto declive en la función de las instituciones políticas dentro de su propio país. En el artículo en […]
La oposición a Castro desde Florida
Hace poco más de 10 años, mientras el mundo luchaba para explicar una acción militar estadounidense de insólita agresividad y de motivos muy cuestionables, empezó a difundirse una observación muy curiosa: la guerra en Iraq era culpa de Elián González. Por si usted no lo recuerda, González fue el niño cubano que el Gobierno de […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (106.935)
...

La distribución del ingreso en México (35.741)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (28.779)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (20.324)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria? (16.403)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Indicadores económicos de México febrero 2015
INEGI y Camacro

Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos