Friday, 28 November 2014
Artículos relacionados
Celibato, eunucos y pederastas
Blog | Palimpsestos | Antonio Santiago Juárez | 05.03.2013 | 3 Comentarios

BarraBio-AntonioSantiagoNew

Si viviéramos en la antigua Grecia, la pederastia se nos presentaría no únicamente como algo natural, sino que la aceptaríamos como función cultural, institución benéfica al servicio del Estado. Se trataba de una relación entre un hombre adulto y un adolescente. Nunca un niño. Los aprendices debían ser púberes (15 a 18 años) y los maestros y amantes, responsables de su educación militar y cívica. Las relaciones eran públicas y abiertas y podían presumirse más tarde en el currículum vitae del espartano o griego solicitante ante la oficina de empleos.

Erastes_eromenos_Staatliche_Antikensammlungen_1468

El futuro maestro tomaba con una mano la barbilla del adolescente, mientras que con la otra acariciaba sus genitales. Era todo un cortejo. Si el joven le aceptaba —después de hacerse del rogar, como bien estaba visto—, podía recibir los regalos ceremoniales necesarios, incluidos los dirigidos a su padre; dones brindados por su amante para ganarse a la familia e instaurar el arreglo político entre ambas partes.

Pero las instituciones sexuales se transforman con el tiempo y lo que antes era aberrante ahora ya no lo es, y viceversa. Y así es como funciona el mundo.

Yo no veo mal que los sacerdotes tengan una sexualidad. Pero de acuerdo a Mateo, Jesús habría dicho:

“… algunos no se casan, porque nacieron eunucos del seno materno; otros, porque fueron castrados por los hombres; y otros hay que decidieron hacerse eunucos por sí mismos, a causa del Reino de los Cielos. ¡El que pueda entender, que entienda!”.

Y esa es justamente la cuestión que en los próximos años los integrantes de la Iglesia católica deberán dilucidar. ¿Qué tipo de eunucos integran el sacerdocio? No se trata de una pregunta cualquiera: si así nacieron desde el seno de sus madres (y sabemos que esto es un decir, porque la sexualidad y sus orientaciones se cristalizan en la infancia), lo que se presenta como virtud en realidad no lo es. Nos encontramos frente a mujeres y hombres que por alguna u otra razón, vieron truncado el desarrollo de su sexualidad, cosa que ha sucedido en todas las épocas y seguirá pasando por los siglos de los siglos —como pasa con la miopía. Pero para ser consecuentes, estos hombres y mujeres no deben presentarse como renunciantes virtuosos a algo que nunca tuvieron.

Decía yo que no veo mal que los sacerdotes tengan una sexualidad. Lo que está mal es, obvio, que la tengan fuera de la ley, con menores de edad que no los desean (como en el caso de Maciel). Otra discusión muy distinta es la de que el mundo está lleno de Lolitas y Lolitos come curas, pero debe reconocerse que tienen la ley de su parte y que así está bien que sea, porque se previenen abusos.

La verdadera “maldad” —por llamarle en los términos de la propia religión— se encuentra del lado de la institución del celibato, que ensalza como virtuosa la asexualidad de nacimiento, y condena al hombre bueno que por querer seguir a Dios —a donde quiera que este vaya— se sorprende viendo florecer sus impulsos homosexuales o heterosexuales, sintiéndose luego culpable por algo que es completamente sano.

Algunos defienden la institución del celibato con argumentos silvestres como el de “¿Qué sería de los bienes de la Iglesia si tuvieran que repartirse (capillas incluidas) entre la descendencia de los frailes? Pero es un argumento ingenuo que desconoce la manera en que otras religiones, más civilizadas, han resuelto el asunto. Por el bien del mundo, la Iglesia católica deberá seguir el ejemplo de estas.

Los eunucos de nacimiento, de querer seguirlo siendo —siempre podrán optar por la terapia—, se decidirán por el celibato antes de ordenarse. Los que no sean asexuales, pero quieran seguir a Jesús, deberán casarse. Se harán necesarias acciones afirmativas para que casados y célibes tengan las mismas oportunidades dentro de la Iglesia. Y ya entrados a la reforma, las mujeres tendrán que contar con la misma dignidad que los hombres.

Una solución alternativa, absolutamente contraproducente, sería la de llenar de sacerdotes asexuados los curatos, obispados y arquidiócesis del orbe. Como la sexualidad es una cosa completamente natural que por lo demás los hombres y mujeres asexuados no podrán nunca comprender —tanto como los ciegos los colores. ¿Queremos que una religión tan influyente como la católica, sea dirigida exclusivamente por hombres y mujeres heridos en su sexo?

3 Respuestas para “Celibato, eunucos y pederastas
  1. TONINO dice:

    MUY BUENO Y OPINO LO MISMO. EXCELENE

  2. Antonio Santiago dice:

    Gracias Sof! Beso!

  3. Sof dice:

    Muy padre, Santi! lo voy a recomendar a oídos abiertos a la crítica, dentro y fuera de la iglesia católica.

Dejar un comentario



Erotismo machista
Machismo, misoginia, homofobia y erotismo Nuestros sistemas de valores pueden moldear las conductas cotidianas a tal grado que cuando no se dispone de tiempo y energía para deconstruirlos se transforman en guiones vitales que alcanzan a imponer un control incluso en los ámbitos más íntimos de los individuos, como lo es su erotismo.   Erotismo […]
El timbre de las campanas: Dos encuentros con la lengua de los otros
En el mixe de Ayutla, tääy significa “ser chistoso/ser gracioso/ser ocurrente” y en el mixe de Tlahuitoltepec significa “mentir”. Una sutil diferencia que en ciertos contextos me ha puesto en aprietos: “¿me estás mintiendo?” me preguntan y yo entiendo “¿estás siendo graciosa? ” a lo que, con entusiasmo, y con un guiño en el ojo, […]
Maxu’nk: Duérmase mi niño, duérmaseme ya Canciones de cuna en las lenguas del mundo
En algunas comunidades mixes se cree que los recién nacidos traen consigo un torta lingüística bajo el brazo: entienden una lengua universal que después se irá puliendo con las palabras de los adultos hasta sacar de ella un diamante prístino: el ayuujk. En sueños, algunas veces podemos recordar esa lengua universal con la que nacemos […]
México en el mundial: crónica de una mediocridad anunciada
Hace cuatro años, el director técnico de la selección mexicana, Javier Aguirre, ofreció una opinión honesta de las posibilidades de su equipo en la Copa Mundial de 2010:   “Se genera mucha expectativa respecto al equipo mexicano y luego hay voces que salen de tono, ¿Campeones? México es lo que es, fue 15 en Alemania, […]
La cultura de la violación
  Vivimos en medio de una civilización misógina y una de sus manifestaciones más brutales es la cultura de la violación. En los últimos años y en distintos países, estudios diversos han dado a conocer  algo sobre la gran prevalencia de este mal social. Desarticular la violencia implica invertir recursos en una verdadera educación sexual […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (34.246)
...

La distribución del ingreso en México (13.054)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (10.560)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (7.073)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Perfil demográfico de México (3.809)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos