Lunes, 27 Octubre 2014
Artículos relacionados
Blanco
Años | Blog | Mutt | Uncategorized | Bartolomé Delmar | 17.01.2013 | 0 Comentarios

BartolomeBarra

Hay terrores ante las hojas en blanco, y todos los que escribimos, a ratos o siempre, tenemos que escribir en algún punto que, sí, hay veces que se prenden terrores inevitables ante la imagen de una hoja en blanco, ante la imagen del absoluto desprecio que es el blanco.

La sensación es clara, y es distinta al “no-decir”: a final de cuentas, el acto de “no-decir” generalmente implica una serie de vericuetos y trampas lógicas increíblemente sofisticadas, elaboradas y barrocas, que trascienden a lo retórico y se quedan inmóviles pero nunca mudas. “Decirlo todo”, Beckett decía, “para no decir nada”.

También es distinta al del silencio pasivo, el de la contemplación, que amarra las lenguas durante años y las libera solamente cuando ya es tiempo de decir algo. Saramago, un escritor terrible con una buena anécdota bajo el brazo, decía que había dejado de escribir por casi 30 años por no sentir la necesidad de decir algo. Rulfo, en su silencio, nos lo dijo todo.

Pero hablamos de un retrato muy particular del vacío, ese que brinca por algunos compromisos o por los agentes propios del ocio. El que obliga a comenzar con alguna frase, la que sea, y nunca deja satisfecho con el cuerpo del texto; el papel en blanco, la cejilla del monitor parpadeando, el lugar común de que nadie, en realidad, puede escribir algo.

La necedad de la palabra.

Porque así sucede, y hay que admitirlo: el mundo es fascinante en cada uno de sus rincones, pero hay momentos (y hay quienes los padecen de manera demasiado frecuente) en los que nada ni nadie logra atraparnos.

Podría, por ejemplo, escribir algo sobre la sensualidad exuberante de una mujer, los chismorreos literarios del Siglo de Oro o el engaño de las nuevas prácticas curatoriales. Podría hablar un poco de Pablo Rasgado, amigo pero artista, y como artista, objeto de crítica; de ahí pasar a Enrique Peña Nieto, de su vergüenza pública y de nuestros intentos, patéticos e idiosincráticos, por hacer de ello un humor. Podría después abordar el tema del tatuaje y las formas de recompensa y de castigo que ha impuesto en la sociedad actual, además de en la histórica. De por qué la fijación por la caída del Hindenburg y del comportamiento biológico de los tigres, ahora casi extintos, nuevos héroes de la pantalla grande.

Pero no es un día para ello. Hoy lo es para enfrentarse a la hoja en blanco, idiota, que brinque alguna frase y a ver a dónde nos lleva: el recorrido comenzó en el silencio y terminó en la necesidad de que, de vez en cuando, el silencio acomode.

La otra vez pensaba en el genio, en el ingenio y en el éxito aparente de las personas. El genio habita en pocas, en muy pocas, quizá en ninguna; el ingenio es el arte de la conversación, el ataque puntual y cínico pero inocente de la seguridad; el éxito aparente es un engaño y un producto de la suerte. Ninguna depende de las otras, aunque siempre se les asocien.

Así, mandaré este texto en blanco. Hoy, en lo particular, no hay mucho más por hacer que sucumbir.

(HOJA EN BLANCO)

Dejar un comentario



Correo del lector
Envíe sus comentarios a <dulceolivia71@estepais.com>. Las cartas escogidas podrán ser editadas por razones de espacio y redacción.     Me gustó mucho el número de julio dedicado al futbol. Es bueno que Este País aborde temas de interés general y que concilie la seriedad que la caracteriza como revista con un espíritu lúdico. La información […]
Julio 2014 (279)
Después de una gran participación en el Mundial 2014, México vuelve a casa como campeón. No ganamos el mundial pero sí la admiración de la gente por el gran esfuerzo y los emotivos momentos que nos hicieron pasar los seleccionados. El futbol por momentos deja de ser un negocio y sigue siendo una fiesta llena […]
Las sorpresas de la modernidad
Mucha de la modernidad ha resultado sorprendernos; quizá esa sea parte de la lógica de la modernidad (que aún no termina, por más que así se piense), la de sorprendernos a nosotros los blancos y occidentales, de forma casi permanente. Es una suerte de adicción, un fetiche inconfesable a nuestro propio ingenio, talentos y descubrimientos. […]
A partir de José Emilio Pacheco
Murió. Hace años que no leía nada de él. Lo había olvidado. Disfruto muchísimo de lo que escribió en forma de verso (leí Fin de Siglo hasta el hartazgo), y aquí va un pequeño homenaje, tomando como punto de partida ese asunto ridículo, pero cierto, de la pieza más popular. Sé (A partir de José […]
La satanización de la memoria
La memoria ha sido fundamental en mi vida. Yo me aprendí las tablas de multiplicar de memoria, los textos del libro de lecturas también para luego aparentar una lectura fluida en voz alta que sólo pude lograr en realidad mucho tiempo después, aprendí un poema que comenzaba así: “Sal, sol, solito y estate aquí un […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (25.733)
...

La distribución del ingreso en México (10.338)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (8.043)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (5.337)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Perfil demográfico de México (2.774)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: El acento está en las ciudades. Algunos resultados de la base de datos ECCA 2012
Suhayla Bazbaz y Eduardo Bohórquez