Jueves, 30 Octubre 2014
Artículos relacionados
Límite
Cultura | Este País | Nabil Valles Dena | 01.02.2013 | 0 Comentarios

…y de nuevo vendrá con gloria
para juzgar a vivos y muertos
y su reino no tendrá fin.
Credo de Nicea


I

Soñé dormir atada en la altitud
de una cornisa y en el vértigo
de la vista hacia abajo
hallé mi nacimiento.

Vivir fue desde entonces
dejar que la sombra abrevara en la sangre
hasta la sonriente palidez del rostro,
dejar a la anorexia sembrar su germen
de hambre y contener el vacío.
Después volver a mirar desde lo alto
y contemplar el abismo, detenida
solo por las cuerdas con que Dios ató
mis miembros de marioneta al mundo.
También dejar sobre la hoja
el poema inconcluso,
y nunca tocar lo amado, nunca,
con los nombres,
con tanta suciedad en el borde de la voz.

Animalias (detalle), grabado al buril, 9.5 x 29.5, 2011.

Marcar como los niños
fronteras de tiza en el cemento. No llamar.
Olvidar el camino a la casa del otro,
y de noche no dormir, vaciar los ojos,
dejar que lo abierto anide al fondo.
Hundir el pie en la charca
más tibia de la lluvia
y marchar de regreso,
hacia una patria en el latido fetal.

II

Soñé dormir en la cornisa
y fui tan fuerte como la porcelana
en la muñeca de mi infancia.
Mis ojos ganaron la perfección del vidrio
ciertos días, en la veda del llanto,
y vine al mundo marcada
con un sello de fábrica:
la fecha de mi ahorcamiento,
grabada entre la nuca
y el nacimiento del pelo…
Soñé dormir en la altitud
y recordé a mi madre
cortándome las trenzas
para alargarme la vida.

III

Si me extinguiera ahora mismo
y si lo endeble
de mis formas se borrara,
si me reclamase el Dios
que me expulsó desde lo hondo,
moriría conmigo la semilla
original de la mañana,
una vara de sándalo reciente
en mi incensario anudaría
de vuelta hacia la nada
los humos y el perfume
y cesarían las corrientes
nacidas de mi aliento
en el cerrar de las ventanas.

Si me extinguiera hoy y desandara
el movimiento de mi amor
los nombres de mis hijos
escritos en la palma de mi mano
también se borrarían
y sus ángeles guardianes
los verían, uno a uno,
soltar de mi vientre
las hechizas manecitas
en su tiempo futuro.

Soñé caer de la cornisa
al desgarrarse las cuerdas
y esta sombra que bordeó
mi cuerpo hasta calcinarlo, la misma
que una vez fraguó mis huesos
bastará por sí, para resucitarme.
Se perderán las lindes, las fronteras
y no habrá reino, ni fin.
__________________
Nabil Valles Dena (Ciudad Juárez, Chihuahua,1989) estudió Ciencias de la comunicación en el ITESM campus Ciudad Juárez. Perteneció al taller literario del ICHICULT en su ciudad natal y en 2011 obtuvo el premio David Alfaro Siqueiros, que otorga el Fondo Estatal para la Cultura y las Artes en el área de poesía. Ha colaborado en las revistas Solar, Ombligo y Círculo de poesía. Actualmente es becaria de la Fundación para las Letras Mexicanas, generación 2012-2013, y trabaja en la hechura de un primer poemario.

Dejar un comentario



Velatorio
Este texto estará disponible en el transcurso del mes. Por favor, visite el sumario general o el sumario del suplemento de Cultura regularmente. Los títulos subrayados indican que el artículo completo ya está disponible. Suscríbase a Este País y reciba la versión impresa cada mes a la puerta de su casa o cómprela con su […]
Relatos
Sentido contrario Supongo que debía haber tenido alrededor de cuatro años, pero mi memoria no llega tan lejos. Lo que sí recuerdo es que fue la mano izquierda con la que comencé a tomar las crayolas, gises, lápices y lo que estuviera a mi alcance para rayar todo. Y aunque mi creatividad no tuviera límites, […]
El brazo izquierdo del modernismo: la leyenda de Jesús F. Contreras
Todo comienza en la Exposición Universal de París en 1900, evento al que Amado Nervo es enviado a cubrir por El Imparcial, periódico dirigido por Rafael Reyes Spíndola que cuenta nada menos que con el patrocinio de Porfirio Díaz. Este concede una beca al joven escultor Jesús Fructuoso Contreras (1866-1902) para ampliar sus estudios en […]
La compañía de las liendres
Estoy sentada aquí. Tengo frío y hambre. Extraño a mi mamá, no la he visto. Al que sí he visto es a Víctor. Mi mamá me dijo que le dijera “papá”. Cuando entra al cuarto, Víctor siempre me pega; pero mi mamá me dijo que ahora somos familia y me tengo que aguantar. La cabeza […]
Sobre Carlos Fuentes y Sergio Pitol
Lo otro y lo continuo en un cuento de Carlos Fuentes Shanik Sánchez Además de ironizar el consumismo, “El que inventó la pólvora”, último cuento de Los días enmascarados, también nos recuerda a Leonia, una de “las ciudades invisibles” de Italo Calvino. Se trata de dos ciudades que se rehacen a sí mismas cada veinticuatro […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (26.825)
...

La distribución del ingreso en México (10.628)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (8.315)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (5.410)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Perfil demográfico de México (2.808)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: El acento está en las ciudades. Algunos resultados de la base de datos ECCA 2012
Suhayla Bazbaz y Eduardo Bohórquez