Sábado, 22 Noviembre 2014
Artículos relacionados
Violencia y mala fe. ¿Tú tienes la culpa del crimen organizado?
Blog | Palimpsestos | Antonio Santiago Juárez | 12.04.2012 | 0 Comentarios

AntonioSantiago

De la violencia en México ¿quién tiene la culpa? ¿Todos nosotros? Quizá Jean Paul Sartre hubiera respondido afirmativamente: “la mala fe no es sino el arte con el que encubres tu decisión para unirte a la violencia”. Así lo describió en su obra Muertos sin sepultura:

FRANCOIS.- No es culpa nuestra si el asunto falló.
SORBIER.- Sí. Es culpa nuestra.
FRANCOIS.- Hemos obedecido órdenes.
SORBIER. – Sí.
FRANCOIS.- Nos dijeron “Suban allá y tomen la aldea”. Les dijimos: “Es idiota, avisarán a los alemanes en veinticuatro horas”, Nos respondieron: “A pesar de todo suban y tómenla”. Entonces dijimos: “Bueno”. Y subimos. ¿Dónde esta la culpa?
SORBIER.- Había que lograrlo.
FRANCOIS.- No podíamos lograrlo.
SORBIER.- Lo sé. Había que lograrlo a pesar de todo. (Una pausa.) Trescientos. Trescientos que no habían aceptado morir y que han muerto para nada. Están acostados entre las piedras y el sol los ennegrece: han de verse desde todas las ventanas. A causa de nosotros. Por nosotros, en esta aldea ya no hay más que milicianos, muertos y piedras. Será duro reventar con esos gritos en los oídos.
FRANCOIS (gritando).- Déjanos tranquilos con tus muertos, soy el más joven: no he hecho nada sino obedecer. ¡Soy inocente! ¡Inocente! ¡Inocente!

La mala fe que Sartre explora es el intento de rechazar la libertad a la que hemos sido lanzados por el simple hecho de ser humanos (y el vértigo concomitante).

Integrantes de la resistencia francesa, Francois y Sorbier han caído en manos de colaboracionistas y serán interrogados y torturados. La mala fe se presenta tanto del lado de los guerrilleros como entre sus verdugos. Todos han ocasionando la muerte de otros en cumplimiento de instrucciones.

La angustia de no saber qué hacer con la libertad nos empuja a brindarnos al líder que sí lo sabe (o cree saberlo). Pero regalar nuestros cerebros no excusa de los crímenes cometidos en nuestro nombre. Y así, todos seríamos responsables de cada asesinato en el mundo por consentir un orden que mantiene a gran parte de la humanidad en exclusión de lo considerado valioso.

Sin embargo, detrás de esta afirmación puede esconderse un germen conservador que supieron criticar muy bien los marxistas. Sartre revisó sus argumentos y si existió un “segundo Sartre” lo hizo gracias a la distancia que tomó de sus ideas primeras, matizándolas al reflexionar que el individuo pierde libertad cuando el mundo ha minimizado sus elecciones y le ha levantado a sangre y lodo un destino-corredor a través del cual se desplazará durante su vida, incapaz de escapar.

A partir de los argumentos del primer Sartre, podría decirse que todos somos culpables de la violencia en México al consentir taxis pantera, comprar películas piratas, darnos una vuelta prohibida o morder al poli, hacer mal nuestro trabajo, robarnos un chicle o permitir los abusos de las autoridades a los derechos humanos. Pequeñas acciones alimentan grandes hazañas criminales, tráfico de órganos, estupefacientes, armas. No somos víctimas sino responsables.

No se oye mal y comprendo la buena intención del argumento tanto como la de una campaña de optimistas o una oración colectiva. Pero además de ser ineficaz, confunde y equipara acciones como si no existiera diferencia entre quien mata a la vaca y quien le agarra la pata.

Todo dentro del mismo granero de maldad, a lo que conduce es al chivo expiatorio: yo no robo chicles, no compro pelis, no me subo a taxis pantera ni doy mordidas, la culpa no es mía sino, sobre todo, de los demás que sí lo hacen, de los millones de ignorantes y corruptos adictos que consumen el objeto de la violencia, famoso punto de vista hegeliano: cada pueblo tiene el gobierno que se merece.

Como si no existieran antinomias entre razonamientos válidos: la necesidad de los taxistas pantera, la falta de alternativas para vendedores de películas pirata, el lento y delicado proceso de socialización de la ley que se interrumpe o destruye con la miseria y desintegración de núcleos familiares. De allí, miles de jóvenes y niños sicarios dispuestos a morir a manos del Ejército o bandas rivales.

Meter al Ejército en las calles o realizar detenciones sin mandamiento judicial es tratar a la ciudadanía como si fuese lo que los gobernantes piensan: corrupta y delincuente. Cuando militares y procuradurías irrumpen sin orden judicial o encarcelan sin pruebas a ciudadanos, tratan a la ciudadanía criminalmente. Todos tenemos la culpa de la violencia y ellos están aquí para enseñarnos la forma de comportarnos.

La aplicación de una ley incompleta y sin bases porque se ha olvidado de los derechos humanos es muestra de la naturaleza del régimen: no importan las leyes a la hora de hacer “justicia”.

Cuando los gobernantes acusan que los jueces sueltan a los delincuentes “por cuestiones técnicas” no hablan como abogados y olvidan que tales aspectos son la base de un país democrático, barrera al autoritarismo.

Cuando el Presidente asegura que su gobierno respeta los derechos humanos está afirmando una imposibilidad lógica y se entiende que en el último año aumentaran 70% las violaciones cometidas por policía federal, ejército y marina, instituciones que han matado y torturado “por error” a cientos de personas. Su enseñanza es atacar y su adiestramiento causar bajas.

¿Y si no era involucrando al Ejército y violando los derechos, cómo hubiera podido lograr su cometido el Presidente? Si hacemos caso omiso de la cuestión “¿lograr qué?”, Tenía la opción de respetar el marco legal democrático, investigar a políticos corruptos y secuestradores, aprehenderlos con las armas de la ley y sin buscar ganancias electorales. Si se apuesta por la violencia se acepta la posibilidad de ser confundido con un narco y dejarse torturar o matar por militares si con ello se contribuye a la seguridad del colectivo. Totalitarismo.

El Presidente se va, pero nos deja fuerzas armadas menos sujetas al derecho que en décadas. Se va, pero seguirá siendo responsable del incremento de la violencia inherente a su estrategia, de cada ciudadano asesinado por la policía federal o por la brutalidad de militares o marinos, por su imprevisión de “efectos colaterales”.

LANDRIEU.- ¿Qué harías tú si te arrancaran las uñas?
PELLERIN.- Los ingleses no arrancan las uñas.
LANDRIEU.- ¿Y los antifranquistas?
PELLERIN.- No nos arrancarán las uñas.
LANDRIEU.- ¿Por qué?
PELLERIN.- A nosotros no pueden sucedernos esas cosas.

Dejar un comentario



¿Las remesas ayudan a reducir el crimen?
En pos de una respuesta a esta pregunta, un reporte publicado por el Banco Internacional de Desarrollo el pasado mayo analiza a México durante el periodo de 2002 a 2010. México es un país ejemplar para considerar los efectos, ya que las remesas son una gran parte de la economía; según los autores, las remesas […]
El timbre de las campanas: Dos encuentros con la lengua de los otros
En el mixe de Ayutla, tääy significa “ser chistoso/ser gracioso/ser ocurrente” y en el mixe de Tlahuitoltepec significa “mentir”. Una sutil diferencia que en ciertos contextos me ha puesto en aprietos: “¿me estás mintiendo?” me preguntan y yo entiendo “¿estás siendo graciosa? ” a lo que, con entusiasmo, y con un guiño en el ojo, […]
Maxu’nk: Duérmase mi niño, duérmaseme ya Canciones de cuna en las lenguas del mundo
En algunas comunidades mixes se cree que los recién nacidos traen consigo un torta lingüística bajo el brazo: entienden una lengua universal que después se irá puliendo con las palabras de los adultos hasta sacar de ella un diamante prístino: el ayuujk. En sueños, algunas veces podemos recordar esa lengua universal con la que nacemos […]
México en el mundial: crónica de una mediocridad anunciada
Hace cuatro años, el director técnico de la selección mexicana, Javier Aguirre, ofreció una opinión honesta de las posibilidades de su equipo en la Copa Mundial de 2010:   “Se genera mucha expectativa respecto al equipo mexicano y luego hay voces que salen de tono, ¿Campeones? México es lo que es, fue 15 en Alemania, […]
Violencia en México: la erupción de un volcán. Entrevista con Guillermo Valdés Castellanos
Guillermo Valdés Castellanos, exdirector del Centro de Seguridad Nacional (Cisen) en el sexenio pasado, luce tranquilo. Como él mismo dice: “No es lo mismo estar en un cargo como el que tuve en el Gobierno de Felipe Calderón, que aquí en mi oficina”. Esa misma calma, con la que vive ahora, lejos del escrutinio público […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (31.177)
...

La distribución del ingreso en México (12.123)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (9.500)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (6.567)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Perfil demográfico de México (3.451)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos