Tuesday, 26 May 2015
Artículos relacionados
Una semana para decirle adiós a Calderón
Blog | Norteando | Patrick Corcoran | 27.11.2012 | 0 Comentarios

PatrickCorcoran

A una semana de su salida de Los Pinos, tanto los detractores como los devotos de Felipe Calderón están de acuerdo en una cosa: su gestión no alcanzó lo prometido. Esto es especialmente cierto en el ámbito de la economía, precisamente donde más se necesita un avance.

Pero no ha sido por una falta de imaginación. Hace unas semanas, volví a leer el Plan Nacional de Desarrollo que se publicó en 2007, cosa que ahora sirve como un testamento a la ambición inicial del equipo de Calderón. Es decir, las páginas están llenas de una buena idea tras otra, sobre todo en el ámbito económico. Lamentablemente, en la mayoría de los casos, la sabiduría solamente se quedó en la letra escrita, sin haberse convertido en una realidad.

El PND de Calderón tiene cinco secciones principales, de las cuales una trata directamente de la economía. Las recetas que contiene reflejan no un dogma derechista que a veces se le atribuye a Calderón, sino un consenso internacional sobre las necesidades de países emergentes como México. Promete, por ejemplo, aumentar acceso al financiamiento para las PyMES; promover la creación y consolidación de estas mismas empresas, para mejorar la eficiencia; fomentar el empleo a través de incrementos en la productividad; y alentar la entrada de productores mexicanos al mercado mundial. En pocas palabras, busca impulsar la productividad en el sector más rezagado: las PyMES, el sector donde se encuentra 50 por ciento de la actividad económica y 70 por ciento de los empleos en México.

Para lograr este objetivo, los autores abogan por ciertos cambios en la forma en que el gobierno maneja la economía. Por ejemplo, buscar más coordinación entre los diferentes niveles de gobierno; mayor facilidad en crear nuevas empresas; el crecimiento de más clusters industriales, en que el gobierno colabore con el sector privado; y el movimiento hacia arriba en las cadenas productivas, para que las empresas mexicanas generen más valor agregado.

Igual y lo anterior no le suena a usted como algo tan maravilloso, pero insisto que el PND que salió hace casi seis años representa un resumen conciso de los nudos principales en la economía mexicana y las maneras más aptas de desenredarlos. Además, el hecho de que un conservador acérrimo como Calderón esté promoviendo un papel más intervencionista en el manejo de la economía demuestra como se ha concretado un consenso económico que puede guiar las políticas del país durante muchos años futuros.

Sin embargo, elaborar una lista de intenciones es muy fácil. Hacerlas realidad es otra cosa completamente, y ahí es donde ha fallado Calderón. Las opiniones internacionales sobre la economía de México han mejorado mucho en años recientes, pero el sexenio de Calderón no será recordado como una época dorada. Al contrario, se recordará que la mayoría de las reformas necesarias no se concretaron, que los mecanismos para implementar la agenda económica del PND no tuvieron el apoyo político y financiero necesario, que la economía creció lentamente, y que las filas de los mexicanos viviendo en pobreza creció por millones.

Así que repito, el sexenio de Calderón tuvo sus aciertos, eso sí, pero no cumplió con el programa ambicioso que se formuló al principio de su gestión. La pregunta ahora es, ¿por qué? ¿Será por la pésima suerte que le tocó a Calderón: el brote de influenza, y el recrudecimiento en la violencia vinculada con el crimen organizado? Hay evidencias que apoyan esta posición.

Otra teoría sostiene que no existe la suerte, y el problema verdadero es Calderón. Sus prioridades no fueron las correctas, y su liderazgo no fue suficiente para superar los desafíos que salieron y sacar adelante las pocas buenas ideas que sí tenía. Uno se pregunta si le habría quedado más espacio para reformas económicas si no tuviera que dedicar tanto tiempo y esfuerzo a temas de seguridad pública, cosa que fue necesario gracias en gran medida a la estrategia que el mismo Calderón buscó implementar.

La verdad queda entre estos extremos, y en unos días más, el debate ya será para los historiadores.

Dejar un comentario



A setenta años del fin de la Segunda Guerra Mundial
La semana antepasada, en varias capitales de todo el mundo, se realizaron eventos para festejar el 70º aniversario del fin de la fase europea de la Segunda Guerra Mundial (la guerra del Pacífico tenía que esperar unos meses más). Los festejos marcaron lo que quizá sigue siendo el esfuerzo colectivo más monumental de la historia […]
Estados Unidos y América Latina: una relación ambivalente
Desde siempre, la percepción de la relación entre Estados Unidos y sus vecinos latinoamericanos ha sido en cierto grado ambivalente. Por un lado, las quejas de una falta de interés de Washington en su propio vecindario son, y siempre han sido, un montón. Las columnas de Andrés Oppenheimer son un ejemplo prominente y representativo, pero […]
Las elecciones en puerta y la falta de confianza en la democracia
Mientras los comicios de medio sexenio se acercan, muchos analistas y comentaristas han dedicado unas palabras a un tema de interés eterno: la desilusión popular con la democracia mexicana. Hay muchas causas recientes de esta sensación generalizada: los estudiantes de Iguala, la casita de Angélica Rivera, la masacre en Tlatlaya y los helicópteros de David […]
La Guerra Fría ya terminó
Durante más de medio siglo, la división básica entre los países del hemisferio Occidental, por lo menos en términos de política exterior, ha sido: los cubanos por un lado y los gringos por otro. Claro, es un poco simplista, ya que había países (el más prominente siendo México bajo los gobiernos del PRI) que tejía […]
Acuerdo con Irán
El pasado jueves, si usted vive en una zona de Manhattan, Washington, Londres o Tel Aviv (entre otras ciudades), quizá notó un sonido medio raro, como una gran estampida de elefantes, inmediatamente después del anuncio del acuerdo nuclear entre Irán y los poderes de Occidente. Eso fue el apuro colectivo de miles y miles de […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (128.974)
...

La distribución del ingreso en México (40.682)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (32.307)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (24.076)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Discusiones sobre Ética y Periodismo (Exclusivo Internet) (18.842)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Indicadores económicos de México febrero 2015
INEGI y Camacro

Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos