Domingo, 23 Noviembre 2014
Artículos relacionados
Teatro de Ciertos Habitantes y la experiencia epifánica
Blog | Optográfica | Helena Okón | 25.05.2012 | 0 Comentarios

HelenaOkon

Llevo años cazando obras de la compañía “Teatro de Ciertos Habitantes” y sin embargo, mis intentos casi siempre quedan frustrados. Esta semana fue otra de esas ocasiones en las cuales el destino simplemente conspiró en mi contra, y a pesar de que la compañía de teatro dirigida por Claudio Valdés Kuri presentó su obra “EL GALLO, ÓPERA PARA ACTORES” en Taxco, durante esta semana de Jornadas Alarconianas, me fue imposible asistir. Peor aún, quedé a sólo días de lograrlo. Aireando mi frustración, tomo esta oportunidad para explicar mi devoción por esta inusual compañía de teatro, que no sólo es una compañía, sino un proyecto cultural colaborativo que me parece ejemplo a seguir de guionismo colectivo.

teatro

Hace ya varios años tuve la fortuna de asistir a su puesta en escena “El Automóvil Gris”, donde se funden cine, oratoria, radio, danza, “stand-up comedy” y teatro para generar una obra que se trenza imparablemente con la mente y las reacciones de los espectadores. Fue un evento de una calidad que me hizo sentirme absolutamente orgullosa de provenir del mismo país que esta compañía. Nunca he visto nada igual. Reí como jamás he reído con una puesta en escena.

“El Automóvil Gris” tiene su origen en una película silente mexicana de 1919 donde se retrata el quehacer de la famosa “Banda del Automóvil Gris”, un grupo de delincuentes que aterrorizaron la Ciudad de México a principios del siglo XX. La película inaugura la función en su forma básica: acompañada del silencio. Tras un rato de inquietud donde el público se pregunta si acaso así será toda la presentación, se comienza a escuchar un piano, y es entonces donde cae el veinte: la música es el acompañante original del cine. No se necesita nada más, ni siquiera diálogo para comprender las imágenes. Utilizando este método “epifánico” (donde el público está constantemente asaltado por epifanías) el método de Teatro de Ciertos Habitantes conspira para construir espectadores pensantes al someterlos a experiencias inusitadas. O al menos así lo viví yo. Para mi resultó la prueba máxima de que el buen teatro no sólo transmite conocimiento, sino que lo produce al momento de estarse desarrollando la escena.

Tras un rato de música, aparece un narrador en la obscuridad, es la reencarnación de una Benshi, la profesión dedicada a contar-comentar-presentar-subtitular las películas silentes en Japón. La película mexicana continúa, pero ahora narrada en… japonés. De nuevo, el público se confunde, pero pronto llega la siguiente epifanía: ¡se entiende lo que sucede en la película aunque esté siendo narrado en japonés! Las inflexiones de voz, la dramatización y los efectos vocales todos convierten la acción muda en drama. Y así continuó la experimentación lingüística de una, luego varios Benshis. La narrativa evolucionó del japonés al español, al chilango, al inglés, al tono operático, al ladrido, hasta llegar al maullido. Al final del espectáculo, el purismo del lenguaje había sido demolido. La epifanía final quedaba en el aire: toda palabra posee el potencial de ser malinterpretada y confundida, pero esto también le permite adquirir doble sentido, convertirse en algo nuevo, y cambiar constantemente. El lenguaje es un bien mutable.

“El gallo, ópera para actores” se presentará también en León, Guanajuato el 8 y 9 de junio, puesta en escena a la que tristemente tampoco podré asistir…

Dejar un comentario



Teatro rápido y futbol de cámara
En alguna ocasión, el director escénico Rodrigo Johnson propuso una comparación entre los géneros dramáticos y los espectáculos deportivos, según la cual el futbol correspondería a la lógica competitiva del melodrama, mientras que la tragedia —con sus vértigos, catarsis y desmesuras— solo podría encontrar parangón en una corrida de toros.1 Para entender la manera en […]
El timbre de las campanas: Dos encuentros con la lengua de los otros
En el mixe de Ayutla, tääy significa “ser chistoso/ser gracioso/ser ocurrente” y en el mixe de Tlahuitoltepec significa “mentir”. Una sutil diferencia que en ciertos contextos me ha puesto en aprietos: “¿me estás mintiendo?” me preguntan y yo entiendo “¿estás siendo graciosa? ” a lo que, con entusiasmo, y con un guiño en el ojo, […]
Maxu’nk: Duérmase mi niño, duérmaseme ya Canciones de cuna en las lenguas del mundo
En algunas comunidades mixes se cree que los recién nacidos traen consigo un torta lingüística bajo el brazo: entienden una lengua universal que después se irá puliendo con las palabras de los adultos hasta sacar de ella un diamante prístino: el ayuujk. En sueños, algunas veces podemos recordar esa lengua universal con la que nacemos […]
México en el mundial: crónica de una mediocridad anunciada
Hace cuatro años, el director técnico de la selección mexicana, Javier Aguirre, ofreció una opinión honesta de las posibilidades de su equipo en la Copa Mundial de 2010:   “Se genera mucha expectativa respecto al equipo mexicano y luego hay voces que salen de tono, ¿Campeones? México es lo que es, fue 15 en Alemania, […]
Sexciudadanía
  Los vínculos entre sexualidad y ciudadanía son múltiples y vitales; entender su relación permite visualizar las problemáticas y soluciones del desarrollo humano y social con mayor nitidez desde una perspectiva integral. Existe una distancia entre la declaración de derechos y la posibilidad real de su observancia, exigencia y respeto, pues entre estas dos situaciones […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (31.265)
...

La distribución del ingreso en México (12.148)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (9.530)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (6.581)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Perfil demográfico de México (3.460)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos