Martes, 28 Octubre 2014
Artículos relacionados
Solamente una vez
Blog | E'px | Yásnaya Aguilar | 12.09.2012 | 0 Comentarios

Yasnaya-bio

El puente que va de la oralidad a la escritura está plagado de metamorfosis, tantas que al final la lengua reflejada en el espejo del texto escrito apenas poco tiene que ver con la lengua oral. Escribir nos obliga de algún modo a reflexionar sobre la estructura que subyace a la lengua, sobre todo cuando escribir se convierte en una creación y no solo en la transcripción de lo que decimos en la oralidad. La escritura nos llega a atravesar de tal manera que resulta muy difícil pensar en el sonido de la primera vocal del abecedario sin pensar en la imagen “A”o “a”. Trate de hacerlo. Trate de pensar en el sonido de la palabra “pensar” sin pensar en la imagen “pensar”. Es complicado. Es verdad que la acústica de una palabra también nos remite a otras realidades mentales y asociaciones que no son necesariamente la imagen de las letras que la conforman, pero dentro de estas realidades mentales, los lazos entre las palabras y su imagen escrita juegan un papel muy importante.

Entre la oralidad y la escritura, los espacios que insertamos entre palabra y palabra me seducen porque implican una reflexión tácita sobre la lengua. Al leer, nadie hace pausas por cada espacio entre las palabras, nadie habla así. ¿Por qué escribimos espacios entre las palabras si no hay silencios entre ellas en la oralidad? Los niños que escriben “voya jugar” en vez de “voy a jugar” evidencian que la escritura implica siempre reflexión.

Me pregunto en qué pensaba yo al pensar en la acústica de las palabras antes de ser alfabetizada. Solamente una vez, una vez nada más se atraviesa el proceso mediante el cual la escritura transforma la manera en la que nos relacionamos y pensamos la lengua. Después, podremos aprender a escribir otras lenguas pero a eso ya no podemos llamarle alfabetización como tantas veces me lo dijo Elisa Vivas, experta en lengua escrita, mientras hablábamos sobre el tema. Solamente una vez nos iniciamos en el mecanismo de la asociación de escritura y lengua. Aprender a escribir las segundas lenguas que adquiramos solo será una adecuación de ese mecanismo que una vez fue injertado en nosotros.

El hecho de que me hayan alfabetizado en español y no en mi lengua materna seguramente determinó de algún modo mi relación con la lengua escrita. Nunca experimentaré la alfabetización en ayuujk; aún cuando haya aprendido después a leer y escribir en mi primera lengua, la experiencia de iniciarme en la escritura a través de ella me fue arrebatada como sucede aún con muchos niños hablantes de una lengua originaria. ¿Cuáles son las diferencias? ¿Cuáles hubieran sido los errores que hubiera cometido yo al aprender a escribir español una vez que hubiera sido alfabetizada en ayuujk? ¿Hubiera podido alfabetizarme en las dos lenguas al mismo tiempo de haber sido bilingüe?

La alfabetización en una lengua que no hablamos ha tenido consecuencias insospechadas, por ejemplo, en los procesos de creación de abecedarios y sistemas de escritura de lenguas indígenas que retoman su tradición escrita o que la comienzan. Muchas de las largas discusiones sobre cómo debe escribirse tal o cual fonema se explican porque, al haber sido alfabetizados en español, los involucrados asumen que las “letras” deben “sonar” como lo hacen en esa lengua. Y no, cada letra o elemento de un sistema gráfico puede estar asociado al elemento que se decida por convención. La relación entre las palabras y sus imágenes escritas no es determinante, de ahí que podría utilizar los caracteres del silabario japonés o inventarme un nuevo conjunto de signos para escribir español.

No he sido alfabetizada en ayuujk, es verdad, pero al escribirla nadie me quita el placer de ir averiguando sobre los espacios que debo imponer a las palabras que sin silencios salen de mi boca. Me pregunto si se escribirá “akmen” o “ak men”. Me pregunto y sigo reflexionando.

Dejar un comentario



Josef K. habla mixteco
En El proceso, de Franz Kafka, se narra la historia de Josef K. un oficinista arrestado, acusado y condenado por un crimen del que no se entera nunca. La narración está construida de tal manera que el protagonista tiene que enfrentar un juicio que no entiende, no entiende de qué se le acusa, no entiende […]
¿Por qué y qué traducir a lenguas indígenas?
Waldo Villalobos, nuestro profesor en el taller de traducción literaria en el que nos encontrábamos hablantes de zapoteco, mixe y mixteco, nos dijo: “La lengua a la que más se traduce actualmente es el inglés”. Esta afirmación tiene varias implicaciones, el estatus social y político del inglés parece estar directamente relacionado con el hecho de […]
¿Para qué publicar libros en lenguas indígenas si nadie los lee?
Es lamentable que una de las principales descalificaciones que sufren las publicaciones que se realizan en lenguas mexicanas distintas del español se base en la falta de lectores potenciales. Hace unos días leía una columna que descalificaba la publicación de un material de divulgación sobre nanociencia y nanotecnología en lenguas como el mixteco y el […]
¿Oralidad y tradición oral?
La oralidad y la tradición oral no son términos equivalentes. La oralidad es una propiedad de todas las lenguas del mundo: todas las lenguas utilizan un medio vocal-auditivo para establecer la comunicación. Todas las interacciones lingüísticas de una lengua, por ejemplo, del mixe o del español se dan por medio de la oralidad: todas las […]
Caminos lingüísticos de ida y de regreso:
Novelas en maya, libanas en español
Escribir novelas en mixe, obras de teatro en tepehua, poemas en tepehuano son rutas posibles en el campo de los encuentros interculturales, posibilita experimentar lenguas en los géneros literarios de otra tradición cultural. Más allá de los gustos personales estoy a favor y me interesa el resultado de estos encuentros, las implicaciones que acarrea, las […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (26.001)
...

La distribución del ingreso en México (10.344)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (8.049)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (5.351)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Perfil demográfico de México (2.781)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: El acento está en las ciudades. Algunos resultados de la base de datos ECCA 2012
Suhayla Bazbaz y Eduardo Bohórquez